#Trabajo

Temporeros agrícolas: Una realidad escondida, un cambio necesario

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

el Estado debe tener un rol más activo al momento de fiscalizar este tipo de contrato y así garantizar efectivamente los derechos a cada trabajador y trabajadora.

Con lo acontecido esta semana referente a la catástrofe que golpeó al norte de nuestro país, quedaron en evidencia algunas situaciones preocupantes para las autoridades y para nosotros como sociedad. Entre ellas, la noticia de la localidad de San Antonio, ubicada al interior de Tierra Amarilla, donde se dice que un grupo de trabajadores agrícolas que se encontraban encerrados en un contenedor, fueron arrastrados por el aluvión.

Lo expuesto merece varios análisis más profundos que, si sucedió o no en realidad este hecho, instala el debate acerca de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras agrícolas de temporada, un análisis respecto del Código del Trabajo y una crítica a la reforma laboral impulsada por el gobierno.

Si en los albores del siglo XX se hablaba de la casi esclavitud en la que se encontraban los trabajadores, especialmente los de las salitreras, hoy no existen mayores diferencias, pues las empresas recurren a mantenerlos encerrados y separados, sometiendo a sus trabajadores a condiciones que denigran su dignidad humana.

Si bien nuestro Código del Trabajo contempla en su artículo 95 que el empleador debe proporcionar condiciones adecuadas e higiénicas en su alojamiento y lugar de trabajo, la realidad de los trabajadores y trabajadoras agrícolas es muy distinta a lo que nuestra legislación prescribe. Son constantes los abusos y las infracciones que los empleadores cometen, tomando en cuenta, sólo como ejemplo, esta grave noticia que deja en evidencia lo que se repite en toda el área laboral agrícola de nuestro país.

La legislación vigente no está siendo suficiente, pues en sólo tres artículos no se logra contemplar la amplitud de este importante sector de la producción, y el Estado debe tener un rol más activo al momento de fiscalizar este tipo de contrato y así garantizar efectivamente los derechos a cada trabajador y trabajadora.

Luego de este análisis se ve reflejado que es más que necesario un cambio, no sólo de nuestra legislación laboral, sino que de un modelo completo que desde la Dictadura no ha sido capaz de hacerse cargo de nuestros trabajadores.

Hace unos meses el gobierno envió el proyecto de reforma laboral encabezado por la Ministra del Trabajo Javiera Blanco, con toda la expectación que provoca un proyecto de tal envergadura. No obstante, sorprende que no contemple ni un solo cambio respecto del trabajo agrícola de temporada.

Así, se decidió continuar la tramitación del “Estatuto del temporero” del gobierno anterior, el que tal como fue ingresado sólo contempla un par de cambios a los artículos ya establecidos en la legislación vigente, que versan sobre el cambio del tipo de contrato al superar una cantidad específica de días, flexibilidad horaria y pacto de horas extraordinarias.

El proyecto no contempla en ninguna de sus aristas mayor fiscalización para estos contratos, lo que es el principal problema por los constantes abusos y atribuciones de que gozan los empleadores, como ya lo señalamos. No contiene mejoras laborales, las que son fundamentales para evitar casos como lo ocurrido hace unos días en el norte y que en la realidad ocurren diariamente en cada temporada agrícola de trabajo.

Los trabajadores no cuentan con horas fijas, con un contrato que se respete, con mecanismos eficientes para asegurar sus derechos, con lugares de descanso y condiciones higiénicas adecuadas, considerando además el trabajo específico de diversas zonas (manipulación de materiales tóxicos).

Hoy tenemos un Código del Trabajo insuficiente y un proyecto de ley que no da solución alguna a los abusos y los derechos no respetados diariamente de nuestros trabajadores y trabajadoras de temporada agrícola. ¿Qué estamos esperando? ¿Una catástrofe más grande para recién iniciar un proyecto real y serio para cambiar estas condiciones reprochables de nuestros trabajadores?

TAGS: Código del Trabajo Derechos Laborales Temporeros Agrícolas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de abril

Cuando el año pasado la CONFECH se sentó con Eyzaguirre para dialogar sin preguntarle a las bases, dijeron que lo hacían sólo para informarse. Esto fue un error estratégico de proporciones porque le daba cierta legitimidad a un gobierno que no la tiene porque no es ni nuevo ni mayoría. A los dos días en los medios aparecía más información que la que se entregó a los dirigentes estudiantiles en esa reunión. Esto demostró mi punto de vista, de que la búsqueda de consenso es un error, porque más que una jugaba política de Bachelet ésta era una provocación. Algo parecido pasó con la CUT respecto de la “reforma” laboral; la diferencia es que la Central apoya decididamente el proyecto de la “democracia” en la medida de lo posible.

¿Lecciones? Que no sirve sentarse en instancias pre-legislativas con la casta política- empresarial, con quienes crearon y con los que incluso se convirtieron en funcionarios, dueños, sostenedores o accionistas de las isapres, de las AFP, de las universidades privadas, etc. La fórmula es otra: el poder popular que se crea desde la calle; de hecho, la movilización ha resultado ser mucho más prometedora para doblegar a una derecha duopólica que vive otra realidad. Hoy surgen huelgas y paro de actividades que son pequeños pero importantes, que además son cada vez más frecuentes porque vemos que somos los pobres los que siempre sufrimos bajo el paradigma y la falta de lógica del modo capitalista de producir. La batalla por un código laboral que reivindique nuestros derechos debe plantearse en esos términos, a partir del combate por un Chile auténticamente democrático.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros