#Tecnología

Tecnologías disruptivas: economía, estado y sociedad

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Un estudio de Mc Kinsey (“Disruptive technologies: Advances that will transform life, business, and the global economy”) describe el impacto que van a tener para el año 2025 12 tecnologías disruptivas (TD), mejorando la calidad de vida de miles de millones de personas al entregar productos y servicios existentes a costos radicalmente inferiores a los existentes. Las TD crean un excedente del consumidor que puede llegar hasta el 100% para algunos productos de Internet, reemplazando industrias completas, como sucedió con Wikipedia y las enciclopedias o con Skype y la larga distancia.


Cada persona creará su propia malla curricular, acreditándose en habilidades y competencias concretas desde múltiples fuentes de acreditación, en menor tiempo que el actual.

Esos costos de producción radicalmente más bajos tienen un curioso efecto en el PIB: un país puede ver declinar su PIB y mejorar su calidad de vida, porque produce a costos radicalmente más económicos. Las TD cambian la naturaleza del trabajo. La Sociedad Industrial inventó el modelo de trabajo que conocemos, basado en la actividad presencial alrededor del elemento creador de valor (fábrica u oficina). Con las TD ya no es necesario. Pero además los puestos de trabajo se desagregan en tareas especializadas que no requieren personal 100% dedicado a una sola organización, creando un contrato por resultados.

Las TD requieren nuevas habilidades y competencias de la mano de obra. El sistema de acreditación de competencias por parte de un monopolio -las Universidades- pierde sentido, y las mallas curriculares generales también. Cada persona creará su propia malla curricular, acreditándose en habilidades y competencias concretas desde múltiples fuentes de acreditación, en menor tiempo que el actual.

Las TD traen un cambio social. El sentido de pertenencia a una comunidad pasa desde un entorno geográfico a un entorno virtual. La asimetría de información entre gobernantes y gobernados, y entre empresas y consumidores se reduce a cero: todos tienen acceso a la misma información. Consecuentemente, las relaciones de poder son desafiadas.

Todo lo anterior supone un cambio de mentalidad para economistas, empresarios y gobernantes. No es que cambien las reglas del juego: cambia el juego mismo. Igual como sucedió cuando se pasó desde el despotismo ilustrado hacia la democracia y desde el mercantilismo al capitalismo y la revolución industrial.

Según Mc Kinsey, el impacto económico que estas 12 tecnologías disruptivas van a tener sobre la economía mundial es de entre 15 y 40 trillones de dólares, es decir, entre un 90% y un 230% el tamaño de la economía de Estados Unidos. Imposible que no nos afecte profundamente. Para Chile, esta es su primera experiencia como nación de un cambio profundo de paradigma económico. Nosotros nacimos al amparo de la revolución industrial. Nunca habíamos enfrentado un cambio tan radical en el sistema.

De cómo respondamos dependerá el papel que jugaremos en el nuevo orden mundial que está emergiendo. El uso intenso de tecnologías siguen siendo una materia pendiente para Chile, y la ventana de oportunidad es cada vez menor. Tenemos que transitar desde una sociedad basada en recursos naturales hacia una basada en talento y capital humano. Por ejemplo, en vez de exportar solo cobre, exportar conocimiento de cómo se extrae cobre. En vez de solo poner el sol para la generación de electricidad solar, desarrollar tecnología propia. Esta es la mejor apuesta para superar las inequidades, dar de verdad un nuevo aire a nuestra economía, y enfrentar el desafío de destrucción de trabajos tradicionales que traen las tecnologías disruptivas.

TAGS: Consumo Sociedad Tecnología

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de diciembre

“””cuando se pasó desde el despotismo ilustrado hacia la democracia”…

¿Cuál democracia?…

La definición de democracia pasó desde:

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.
2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

A:

1. f. Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos.
2. f. País cuya forma de gobierno es una democracia.
3. f. Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes.
4. f. Forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etc.
5. f. Participación de todos los miembros de un grupo o de una asociación en la toma de decisiones.

______

¿A qué democracia se refiere usted don Alfredo y por qué cree que es una democracia?

17 de enero

A la democracia que estas disfrutando en este mismo instante, donde puedes intervenir donde te plazca y opinar lo que quieras, sin censuras ni controles.

A la que redujo a cero la distancia entre tú y tus gobernantes a los que puedes decirles lo que te parezca por redes sociales

A la que te permite asociarte libremente con quien quieras en cualquier lugar del mundo para trabajar por la causa que quieras

A la que te iguala a todos los demás 3.000 millones de personas que están en Internet, independiente de su estatus económico, su género, su raza, sus creencias o su edad.

Así pues, a ninguna de las definiciones de democracia que citas, porque en este siglo 21 estamos definiendo los conceptos de nuevo. Los que tu citas estaban bien para el siglo 19 y 20. Hoy son anacrónicos. Se extinguirán como los dinosaurios

Gracias por compartir tu opinión en esta columna

megatroncho

12 de enero

interesante columna, de acuerdo en muchas cosas y otras q faltaron por nombrar.

¿Cuales son esas 12 TD?

quedo atento

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno