#Tecnología

¿Pueden entregar los movimientos sociales una nueva idea de Estado?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El discurso político oficial ve en este movimiento social un disidente de las instituciones democráticas, cercano muchas veces en sus propuestas al caudillismo o populismo. Algo así debe ser mantenido alejado de nuestra experiencia política a toda costa, nosotros creemos en el Estado de Derecho, en la solidez de las instituciones y la participación de la sociedad civil a través de los canales establecidos (vía institucional).

La proximidad de las elecciones presidenciales y parlamentarias genera una masificación de economistas y comités de expertos proyectando cifras y presupuestos. Una tecnocracia que habla indistintamente de desarrollo humano y crecimiento económico como objetivos históricos del Estado en Chile. Si larealidad fuese de esta forma explicable, sería todo muy sencillo. El neocapitalismo no necesitaría regulaciones de ningún tipo. Dependerá de las personas que se reúnen, que fraternizan en las calles, demostrar que, a diferencia de lo que los tecnócratas proyectan,  existe un espacio no cuantificable e infranqueable para la economía y la lógica capitalista. De no ser así, compartiríamos la visión de que en las calles no se reúne un movimiento social, sino sólo consumidores frustrados, engañados, estafados y no muchas veces despechados por una situación económica que no pueden mejorar. Hayalgo más sin embargo tejiéndose allí que no se ha conceptualizado a profundidad. Allí detrás de las demandas sociales de gratuidad en la educación, el fin al lucro, el sistema binominal, la recuperación de recursos naturales o la demanda por una asamblea constituyente,  hay también una verdad inmersa sobre el orden político social. Un discurso que se está articulando en línea horizontal, que no responde a las autoridades y lógicas del poder tradicional y que por sobre todo reinterpreta la forma de ejercer el poder hasta entonces conocida,vulnerando con ello la legalidad existente, es decir, contra el Estado de Derecho.

El discurso político oficial ve en este movimiento social un disidente de las instituciones democráticas, cercano muchas veces en sus propuestas al caudillismo o populismo. Algo así debe ser mantenido alejado de nuestra experiencia política a toda costa, nosotros creemos en el Estado de Derecho, en la solidez de las instituciones y la participación de la sociedad civil a través de los canales establecidos (vía institucional). Las instituciones públicas deben, por tanto,  guiar el desarrollo, sólo a través de ellas los procesos políticos, sociales o culturales verdaderamente legítimos pueden llevarse a cabo. Mientras las instituciones funcionen, así reza el credo, las personas pueden mejorar su calidad material de vida, avanzar en la inclusión social y en la disminución de la desigualdad e índices de pobreza. El Estado y las instituciones deben favorecer por tanto el crecimiento económico, respetando el modelo y creando instancias favorables para su feliz funcionamiento y la inversión. En este marco además florece el pluralismo, la tolerancia entre otras virtudes cívicas republicanas.

Para comunicarnos y ser aceptados a participar, es fundamental que se utilice la misma retórica, que se baje el volumen y se dejen las críticas añejas para otro momento, para la calle. La tecnocracia exige entonces volver a la realidad, dejar el lenguaje belicista revolucionario para sentarse a conversar de verdad.En ese ámbito ellos dominan y conocen la solución para mejorar la calidad de vida de las personas, el resto pareciera ser discurso populista.

El verdadero conocimiento acerca del orden social y sus problemas, sin embargo, no nace en la iluminación de las encuestas, en la disminución o aumento de ciertos índices económicos, o en la proyección de ciertas cifras por parte de las cúpulas dirigentes. La verdadera y tal vez más legítima interpretación de la realidad social nace en el conocimiento más banal intercambiado y sociabilizado entre las personas comunes y corrientes en su relación cotidiana con el poder. Allí parece clara una cosa, el Estado al que pertenecemos,  es más un problema que una solución a la realidad humana. El Estado y sus instituciones no son algo dado, sino simplemente un discurso instaurado exitosamente por las elites tradicionales de poder. Ellos tapan o encubren el funcionamiento y conservación de tal orden bajo el nombre de Estado de Derecho e instituciones democráticas, e hicieron de tales conceptos propiedad de su discurso de dominación, bajo él se perpetra un orden que llaman serio,democrático, legitimo, ajustado a derecho, republicano.

Lo que el movimiento social hizo fue ver que en realidad aquello que entendíamos por Estado tenía una génesis ilegitima y por tal podía, en sudiscurso actual,  ser desenmascarado. Rebuscando en la historia reciente, finalmente se le pondría en tela de juicio para desmoronarlo por completo. La gran verdad social que descubre este movimiento y que destruye la hegemonía del discurso oficial imperante es que el Estado, hoy en día, es la protección de relaciones ilegitimas de propiedad, por tal la génesis del Estado es la injusticia, a los “poderosos” se les asegura disfrutar de su superioridad en forma de ley, de modo que se reprime en cuanto se aseguran la posición social y legitimidad a través del Estado mismo y su orden institucional.

La lógica neocapitalista disciplinó al Estado de Derecho a favor de los intereses de una elite oligárquica, desprestigiada al máximo y que en cualquier otro escenario institucional distinto no existirían. Una institucionalidad así no merece ser defendida.

Vivir en un Estado de Derecho así concebido, es vivir en una organización desigual del poder, en el que la legalidad produce desigualdad, profundiza la segregación económica y por tal atenúa la diferenciación social. Debajo de la coraza del Estado de Derecho no existe objetividad ni neutralidad. Pensar que tal orden normativo está lleno de ingenuidad, que carece de toda intencionalidad política-económica y responde a criterios supremos de justicia, es un ejercicio de autoengaño. La realidad dice lo contrario. Todo el sistema de enriquecimiento y perpetuación de las elites está protegido legalmente y fue naturalizado con el tiempo para no ser cuestionado, para funcionar por aguas subterráneas, para no perder o perder muy poco y tras largos años de ganancia. Sin culpa ni culpable. La clase política esta escudada en el discurso de la defensa del Estado de Derecho y la solidez de las instituciones republicanas como remedio a todos los males sociales, pareciera, en este sentido, que toda la acción de las elites encuentra sustento en la norma y por tanto se hace incuestionable.

La experiencia histórica muestra, por el contrario,  que el Estado republicano no es un proceso rígido y acabado, no tiene dueño, ni modelo estrella, la república sea francesa, bolivariana o popular China, no es solamente un dispositivo de organización, sino es un modelo de pensamiento, un proceso de reflexión acerca del orden político y social. Hoy pareciera ser que estamos frente a una nueva reflexión que rehace las definiciones tradicionales de territorio, soberanía, seguridad, igualdad y participación, porque ellas tampoco son ideas cerradas, concluidas, ni tienen propiedad, sino están siempre abiertas a revisión.

El Estado necesita una idea sobre sí mismo, una respuesta a la pregunta por su legitimidad. Le tocara, entonces,  a los movimientos sociales la tarea de responder a tal pregunta e imponer una nueva idea de Estado.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de abril

Claro.

¡ Qué no va a poder !…

Aunque, poder en este caso, significa tener una herramienta con la que se pueda, tal como una Cámara Ciudadana Digital.

Ya sabes… Un instrumento INSTITUCIONAL donde la voz del pueblo sea conocida, donde sea escuchada la razón…

Apoyando lo que dices, que me parece muy bien dicho y que espero difundir, respecto de lo que se nos hace creer, me resuenan las palabras expresadas hoy por un candidato que tiene RN a la Presidencia, el que decía, en resumen, que si la Presidencia la tomaba la concertación, o algún residuo político tóxico parecido de ella, el país retrocedería, que habría menos empleo y .. lo mismo que dice siempre la ultra extrema derecha.

Yo creo que, según la visión que expresas,

primero:

la ciudadanía percibe .. something about reality
y desea que las cosas cambien

por lo tanto, segundo:

se requiere la creación de una instancia político administrativa, en la que, conferido determinados poderes a la “ciudadanía unida org y s.a.”, esta pueda ser partícipe de la gestación del camino que tome el Estado, en coparticipación con el Gobierno, el Congreso y demás instituciones pertienentes para llevar a cabo sus propósitos.

Motivo por el que te invito a reflexionar cómo debiera funcional una Tercera Cámara Nacional, tal como una Cámara Ciudadana Digital, o algo parecido, con el objeto de

hacer efectiva toda la conclusión de la exposición, mediante la búsqueda de una herramienta que implemente el la democracia que se desea crear.

Es decir. Asociado a la realidad descrita, se deben encontrar soluciones y, mientras se piense en la nacionalización del cobre y otros, o se hable de la educación, constituyente y una lista diversa de temas que desarrollar,

en todas ellas, no estamos especificando LA HERRAMIENTA QUE NECESITAMOS O QUEREMOS PARA EJERCER LA DEMOCRACIA.

Si tan sólo solicitáramos al futuro Gobernante y a los futuros congresistas su compromiso por desarrollar la Cámara Ciudadana, desde ella, se podrían construir virtualmente todas las visiones del Estado que quisiéramos, analizando lo expuesto, para implementar soluciones precisas…

Etc…

30 de abril

Hay dos elementos que siempre hay que tener en cuenta en este devenir: si el proceso de movimientos sociales toma un giro violento, con lo que se produce una clara reacción ciudadana, y por que no decirla, de las elites, en su contra. Eso termina, casi siempre, con un golpe de autoridad, y un “caudillo restaurador” en el poder. Por lo tanto, la inteligencia y buen manejo que se haga de la presión ciudadana es crítico para llegar a un buen puerto.
Lo otro es que, sobre todo los teóricos de izquierda que le tratan de dar un fundamento a estos movimientos, se debe dar, de una vez por todas, una definición respecto a la propiedad privada y la desigualdad, cuales deben ser sus relaciones y sus límites. Sino, la poca claridad del “modelo” que se quiera impulsar puede ser un factor de dilución brutal de todas las energías mostradas. Luego de eso, se puede buscar la institucionalidad que acompañe con fuerza esas definiciones.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada