#Tecnología

¿Por qué se cerró la Estrategia Digital del Gobierno de Chile?

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace justo un mes, cuando se hizo público el proyecto de ley de presupuesto presentado por el gobierno ante el Congreso, publiqué una entrada sobre el fin del Programa 070106 del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo (“Fortalecimiento de la Estrategia Digital de Chile”), que entregaba recursos a la Secretaría Ejecutiva de la Estrategia Digital. Me parecía una señal que debía relevarse, más en el plano simbólico que en el de los recursos reales que dejarán de dedicarse al tema. Nunca fue un programa que manejara grandes presupuestos y parte de sus fondos ya habían sido traspasados este año al Ministerio Secretaría General de la Presidencia para reformular y potenciar el desarrollo de gobierno electrónico (que sí se mantendrá el 2012). Pero era un programa orientado a definir la mirada estratégica del Estado en el ámbito, coordinando a todos los actores (públicos y privados) y diseñando planes en todos los frentes del desarrollo digital del país (uno de los cuales es el gobierno electrónico, pero no el único).

Dicen que la curiosidad mató al gato, por lo que, haciendo uso de la Ley sobre Transparencia y Acceso a la Información Pública, envié una consulta al Ministerio de Economía, solicitando recibir en formato digital “todos los informes y resoluciones que fundamentaron la cancelación del programa 070106”. El miércoles pasado me llegó el mail con la respuesta, un oficio firmado por el subsecretario (s) de Economía y Empresas de Menor Tamaño, Eduardo Escalona, y que pueden revisar en detalle al pie de esta entrada.
 
Les hago el resumen. El Programa Multifase de Fortalecimiento de la Estrategia Digital en Chile tuvo en su origen financiamiento a través de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con un presupuesto total de US$ 18.9 millones, de los cuales US$ 12.8 fueron un aporte del BID y el resto aporte del Estado de Chile. Indica la respuesta del Subsecretario que este programa concluyó en enero de 2011 y que el gobierno tomó la decisión de traspasar el componente de gobierno electrónico a la Segpres. Como antecedente adicional, se indica que se destinarán recursos el 2012 ($ 450 millones) en el presupuesto de la Subsecretaría para apoyar “las políticas de la Estrategia Digital en Chile”, aunque no se informa en que se invertirán esos fondos. Por último, se anexa copia del oficio que formaliza ante el Ministerio de Hacienda el traspaso del componente de gobierno electrónico y la ficha de definiciones estratégicas 2012-2014 de éste.
 
Por lo tanto, de la respuesta se desprende que el único fundamento en la decisión de cerrar el programa fue que se terminó el financiamiento del BID. Si el programa a cargo de coordinar como se define, ejecuta y sostiene el proceso que define las políticas públicas que permitan a Chile insertarse en la Sociedad de la Información se cierra por esa razón, estamos mal, muy mal. Y los estamos por dos razones, principalmente.
 
La primera. El crédito del BID –como bien indica el nombre formal- era “multifase”, siguiendo una lógica del Banco que permite acceder a nuevos financiamiento previa evaluación de las etapas anteriores. Lo que se cerró en enero fue su primera fase, pero desde hacía varios años se habían iniciado ya las conversaciones para entrar en la fase dos, con nuevos recursos del Banco. Estas gestiones estaban bien encaminadas, sobre la base de la buena evaluación que el BID tenía de lo realizado en la primera fase.
 
Y la segunda razón, sin duda la más compleja, es que el gobierno cuyo presidente prometió en su campaña liderar la revolución digital de Chile, le quitó toda la prioridad política a la estrategia digital. De hecho, no deja de ser un triste guiño que la respuesta ante la consulta haya llegado de un ministerio que estaba destinado a convertirse en el Ministerio de Innovación, Emprendimiento y Desarrollo, pero que ahora se limita a informar –en lo central- que la mayor parte de los recursos han sido traspasados a otro ministerio. Por lo demás, si la “revolución digital” dependía de un crédito del BID que el Estado de Chile decidió no llevar a una nueva fase, más bien recuerda en su espíritu a la acotada reforma agraria impulsada por el gobierno de Jorge Alessandri, que por su escaso impacto en la redistribución de la riqueza en el campo chileno fue conocida como “la reforma del macetero”.
 
Mientras esto ocurre, la clase política nacional, los medios de comunicación, la ciudadanía en general y la empresa privada, siguen enfrascados en resolver problemas sin duda más urgentes, pero sin hacerse la pregunta sobre cómo puede la tecnología contribuir a encontrar las respuestas para las preguntas que definen el país que queremos para el siglo XXI. La estrategia digital no es un tema de hardware, software y conectividad, es una manera de enfocar lo que vamos a entender por democracia, ciudadanía y desarrollo equitativo, inclusivo y sustentable en un mundo hiperconectado.
 
———-
 
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de noviembre

Estamos mal, ya que si todas las políticas públicas dependen del financiamiento del BID, y èste las deja sin efecto….No hay planes de contingencia

enzo-abbagliati

06 de noviembre

Lamentable, Romanina.

06 de noviembre

Enzo:
Tal como lo mencionas en tu nota, aquí hay tres cosas que molestan profundamente:
1. la gratuidad del no cumplimiento de un conjunto de promesas de campaña. Se suponía que se venía la huracán digital, y no le dió ni para garuga. Enerva que candidatos hagan promesas de campaña respaldadas por documentos, una powerpoint que ha circulado casi tanto como el papelito de los 33 mineros, y que luego se desentiendan y nadie las cobre. ¡Será posible algún recurso de protección, por engaño o estafa?
2. Molesta también la falta de convicción acerca de la relevancia del tema. Aquí no hay estudios o evaluaciones que respalden la decisión de terminar con la estrategia digital (yo creo que efectivamente este era el momento de superarla, pero no de liquidarla). Lo ocurrido sólo es atribuible a la negligencia y ceguera de algunos tomadores de decisión. ¿Se configura el notable abandono de deberes? Yo apuesto que sí.
3. Finalmente, es chocante ver cómo un Gobierno puede liquidar en dos años , lo que entendíamos era una política de Estado, construida a partir de grandes esfuerzos y acuerdos ciudadanos con la industria, las universidades etc., acuerdos que tomaron años en elaborarse.

¿cuánto nos demoraremos en reconstruir una institucionalidad y programa que reemplacen y superen la estrategia digital? ¿Tendremos que partir de cero la travesía a través del feroz entramado público? Debiésemos decretar día de duelo para nuestra comunidad digital.

enzo-abbagliati

06 de noviembre

Mascarón,

salvo lo que se pueda avanzar en Gobierno Electrónico, área de la cual hace poco se dio a conocer la estrategia hasta el 2014 (y que me parece muy interesante lo propuesto), mi sensación (y la de muchas personas con las que he conversado) es que éste es ya un período perdido en el fortalecimiento del desarrollo digital de Chile. Supongo que lo más sano es pasar del lamento a la acción y empezar a pensar como logramos que en diciembre de 2013 este sea un tema relevante en los programas de todas las candidaturas presidenciales.

07 de noviembre

Qué ganas de tener fe en que no sólo los recursos, también los objetivos de la Estrategia Digital hayan sido movidos a otros ministerios. En un mundo ideal, la estrategia tecnológica (nunca debió llamarse “digital”) estaría en el Gobierno al servicio de los objetivos del bien común como algo central y no relegado a una oficina, como estaba en el gobierno anterior. Sin embargo no parece ser el caso, claramente estamos observando un retroceso y no un avance, porque no parece haberse fecundado desde dicha oficina una estrategia general.

Aumentar la comunicación, la inclusión, la educación, la desintermediación, participación, etc. va claramente en contra de los objetivos de los representantes del empresariado que gobiernan hoy. Para sus negocios y los de sus amigos, la fragmentación social, inequidad, vulnerabilidad cultural y comunicacional aseguran una clase media con dificultad para defenderse ante los abusos del reino de de los que controlan el dinero.

enzo-abbagliati

07 de noviembre

Ignacio, creo importante poner en contexto una afirmación que haces. El fin del Programa de la Estrategia Digital no implica que los ministerios y servicios públicos dejen de avanzar en sus desarrollos sectoriales en este ámbito. Lo que a mi juicio se pierde es la mirada de su conjunto (salvo en gobierno electrónico). Sería injusto afirmar lo primero.

El porqué de mi precisión tiene que ver con cuán intencional es lo que indicas en tu segundo párrafo. ¿Es una decisión premeditada no potenciar de manera integral el desarrollo digital de Chile o es producto de un reordenamiento de las prioridades políticas que, por rebote, restaron importancia a este ámbito? Difícil hacer juicios categóricos, más cuando en otros temas el gobierno también ha demostrado una línea confusa y con frecuencia contradictoria con su propio programa.

10 de noviembre

Precisamente, no implica.

Y hablo de fe porque –desde fuera– me gustaría poder creer que implica lo contrario, pero no lo creo; en el segundo párrafo intento decir por qué.

Quizás no me expliqué bien, pero la cuestión de “especializar” lo “digital” versus integrarlo a una organización es algo con lo que ya me he topado en otro ámbito.

Por ejemplo diarios y canales de TV están pasando a organigramas más funcionales y coherentes, donde no hay “area digital”, porque cada vez más *todo* es “digital”. Se que es un poco forzado el paralelo, porque un gobierno y un país son algo bastante mayor, pero lo propongo para provocar reflexión; en estos sucede que la “estrategia digital” pasa a ser parte de la estrategia general de manera profunda y total.

También podría ser razonable incorporar Internet como en tema central de la infraestructura. No estaría mal tener un Ministerio de Transportes, Obras Públicas, Telecomunicaciones e Internet. Pero eso tampoco sucedió; en vez de eso se crea una superintendencia y se deja el tema en manos privadas, como se hace con salud, educación y pensiones.

Lo expreso de manera categórica porque estoy re convencido. Independientemente de contradicciones propias por acceder al poder quienes hace tiempo no gobernaban, podemos observar en varios ámbitos que gobernar de manera poco efectiva es funcional a la destrucción de lo público y el fortalecimiento de lo privado, y sospecho que eso no es casual. En educación y salud, donde no solucionar los problemas existentes ayuda a que los usuarios junten sus chauchas (o capacidad de deuda) y se las arreglen como puedan abandonando infraestructura pública e incrementando su dependencia de privados.

La Internet tiene un potencial tan grande que desde lo ideológico se puede tratar como educación y salud; la red sirve para que la gente se informe mejor, se comunique mejor, se organice mejor y constituya de manera espontánea un poder que le puede hacer el peso a la elite gobernante. Esto va mucho más allá de tener un mejor portal de trámites, ventanilla de reclamos, etc., y por esta razón veo difícil que desde la ideología neoliberal se quiera poner un esfuerzo significativo desde el Estado.

Si el paso 1 era crear una estrategia “digital” (para lo cual servía un programa y una oficina), el paso 2 podría ser crear un ministerio y/o incorporar el tema al gobierno de manera profunda, pero volvimos al paso cero: independiente de algunas buenas iniciativas en curso, no parece haberse incorporado la Internet o la llamada estrategia “digital” a la práctica gubernamental de la manera prometida en campaña.

Y esto no es sorprendente. Crear más Internet desde el Estado puede ayudar a abrir la caja de pandora: una participación mucho más directa de la ciudadanía en la democracia porque si hoy tenemos encuestas espontáneas y el potencial de consultas masivas, nada impide que mañana tengamos votaciones vinculantes vía Internet, todos los días, sobre todos los temas.

¿Se entiende mejor así?

23 de mayo

Aunque 6 meses después, hay un tema de fondo que planteas y que es muy interesante: Internet ¿va a mejorar con políticas de Estado o no?

En la reunión mantenida en París por los países de la OCDE respecto del futuro de la economía en Internet, y a la que me tocó asistir, se generó un consenso bastante amplio al respecto: que el Estado ayude en 1) acceso y conectividad, 2) derechos y deberes del ciudadano digital y 3) seguridad. El resto, déjenlo como está. Si no se ha roto, no lo arregle.

Internet ha generado la mayor ola de innovación que recuerde la historia. Hoy su economía, según el informe de Mc Kinsey de mayo de 2010 (Internet Matters) es de lejos la más dinámica del mundo: crece al 15% anual, crea 2.6 puestos de trabajo por cada uno que destruye, tiene un PIB mayor al de Canadá (a pesar de que tiene solo 20 años) y generó comercio electrónico por más de 8 trillones de dólares. Y eso se hizo con un aporte de los gobiernos básicamente alrededor de los 3 ejes señalados arriba. Si no se ha roto, no lo arregle.

Personalmente pienso que el problema de fondo en Chile es uno de mentalidad (mindset en inglés, no confundir). Nos constituimos como nación – al igual que el resto de LATAM – como un país que basa su desarrollo en la explotación de recursos naturales o – en el más amplio de los casos – en recursos tangibles. No hay mentalidad para focalizarnos en los recursos intangibles, como el talento, la creatividad o la innovación. Es esto, más que ninguna otra cosa, lo que nos va a pasar la cuenta en poco tiempo. Basta con que el cobre baje a US$2,5 la libra para que quede el desparrame.

A lo mejor entonces despertamos y empezamos a movernos en el sentido correcto.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En serio compañero Gutiérrez, es momento que alguien te lo diga con todas sus letras, Chile necesita que sumes, basta de seguir viviendo en la polémica y empieza a luchar por causas donde si puedes ganar.
+VER MÁS
#Política

El diputado símbolo del PC

Exigimos la remoción de Consuelo Contreras y queremos de vuelta a Branislav Marelic.
+VER MÁS
#Ciudadanía

No queremos a Consuelo Contreras en el INDH

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento

Bachelet, tiene la última gran tarea con la Patria… y no es preservar su legado solamente, sino que dirigir al PS de Chile en cuanto partido que debería ser capaz de replantearse vía nuevo Programa Par ...
+VER MÁS
#Política

Bachelet, el PS de Chile y la Patria toda

Popular

Para tener una mirada comprensiva del establecimiento del modelo neoliberal de nuestro país, tenemos que remontarnos a una época previa a las guerras mundiales
+VER MÁS
#Política

Hijos del Capitalismo ¿Por qué somos así?

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?