#Tecnología

La realidad como aliada

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
No tengo cable. Parte de mi realidad la configuro a partir de lo que la televisión abierta me entrega. En este contexto, en las tardes culturales los escasos programas de conversación medianamente inteligente son un bálsamo entre tanta chatarra. Vivo cerca de la Población La Victoria cuyo canal comunitario Señal 3 me dio horas de contenido cuando bajaban la señal de Telesur y lo esparcían como buena nueva con una recepción pésima, pero llena de buena programación.
 
Hace una semana veía las noticias haciendo zapping y todos mostraban paquetes de vacaciones al Caribe y playas hermosas de América. Al otro día un canal me instruía sobre los wedding planners, personas especializadas en hacer eventos para matrimonios cuyos costos eran altísimos tomando en cuenta que el fondo del negocio es simplemente celebrar un compromiso de amor, más allá del servicio de mantelería, o de los jarrones con flores, o de la banquetería. Otra nota mostraba los regalos más requeridos para esta Navidad. Otra nota los gimnasios top para estar en forma para las vacaciones.
 
Pertenezco a un quintil económico que objetivamente podría pagar todo aquello que esa vitrina, que se supone se hizo para informar (e inevitablemente formar), ofrece. La oferta agresiva dispuesta en un noticiero, aquel que se supone nos informa de lo importante, no me excluye, me hace ser parte de “eso” que me imagino muchos aspiran y que difícilmente podrán obtener. No estoy diciendo nada de lo que no se hayan enterado, por este medio o por otro: vivimos en un país desigual, con pocas oportunidades para muchos y muchas oportunidades para pocos.
 
El consumismo como mantra subliminal conjugado en todos sus tiempos y personas se cuela por el escenario que nos muestra lo que culturalmente hemos configurado como el proveedor oficial de la “verdad”. “¡Es verdad, si salió en las noticias!” dice mi hija, como si fuera una máxima irrefutable, incuestionable, irreversible, mientras la realidad, duerme embriagada y sucia tirada en la calle, trasnochada, como un vago ebrio, olvidado.
 
Estudié en la Escuela E62 de San Felipe. Mi escuela tenía niños pobres y niños de buena situación. Siempre recuerdo a mi compañero Leonardo, con los mocos verdes eternos, con su uniforme sucio, su bolsón viejo y sus zapatos viejos y gastados. Recuerdo a mi profe tirándole las patillas y diciéndole “inmundo”. Como si un niño de 7 años tuviera siquiera la posibilidad de decidir mejorar sus zapatos, lavar su pelo, comer mejor o tener un bolsón más nuevo. Sus zapatos de gastados ya no se podían ni lustrar, estaban tan viejos y secos que jamás podrían haber vuelto a brillar.
 
Mi familia tenía una buena situación, sin embargo la realidad, esa que no ocupa un espacio en la vitrina pública, se sentó siempre a mi lado o en el banco de atrás. Demasiado cerca como para no querer verla. Demasiado evidente para hacer como si no existiera.
 
¿Cuánta frustración puede provocar un medio de comunicación al presentar en el espacio institucionalizado como el “proveedor de la verdad” el repertorio de posibilidades tan lejanas a la mayoría de los fervientes telespectadores?

¿Cuán importante es la verdad y la realidad en los medios de comunicación? ¿Cuánto lo es en nuestra sociedad en general? ¿Cuánto estamos dispuestos a arriesgar en nombre de esa bendita realidad?
 
Esta semana me compré la revista El Periodista y me encontré con una frase muy potente en la columna de Marta Blanco: “Es necesaria una reflexión seria sobre el peor de los males que nos aqueja: no ver la realidad. El espíritu criollo, nuestra naturaleza cauta y temerosa, nuestro no saber qué "conviene" decir, como si la verdad fuera un commodity que sube y baja en un extraño mercado moral. Es la manía de conservar "la pega", de no comprometernos y entrar en un estado larval de hechizo primario, donde no vemos lo que no soportaríamos ver."
 
Nuestra tóxica relación con la verdad, esa pasadita de refilón, ese “hacernos los lesos”, eso de “si no es para tanto”, eso de “no te hagas problema”, eso de “acuérdate, en unas semanas más se les va a olvidar”, puede que un día se vaya a la cresta. La realidad, esa hermana incómoda de la verdad, un día nos va a estallar en la cara, irreversible e irremediablemente. Llegará el día en el que los “invisibles”, “los innombrados”, los que no viajaron al Caribe, los que no contrataron al wedding planner, los que no se pudieron comprar los regalos top y los que nunca pisaron el gimnasio del noticiero de las nueve, se cansarán de que el país y su vitrina no conjugue sus nobles nombres, porque no solo son consumidores, también son ciudadanos, de una ciudad que tiene hijos ocultos.
 
Santiago es tan plano que a diferencia de Caracas y Río de Janeiro, sus bolsones de pobreza, históricamente excluidos a la periferia, contribuyen con su “invisibilidad” urbana, a no “afear” el barrio cuico, no opaca el brillo de los edificios de vidrio, pero la lejanía se puede acortar y su presencia se puede empezar a volver algo incómoda. ¿Sabe usted por qué? Porque como dice José Comblin, Teólogo de la Liberación, "nuestra aliada es la realidad, el que no ve la realidad, no ve lo que es la humanidad. Se queda con palabras y discursos, pero no puede crear nada".
 
Disminuir las horas de historia, como estrategia para mejorar la educación no es otra cosa que ponerle otra mordaza y antifaz más a esa realidad, para inyectarnos amnesia, para solo ubicarnos detrás de la vitrina, anestesiados, incautos compradores de felicidades perecibles.
 
“Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez” decía la Proclama de la Junta Tuitiva en 1809. Doscientos años después sigue pareciendo cierto, pero se lo aseguro, no por mucho tiempo.
—————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de enero

Qué se puede decir de la lucidéz de ese texto, sólo que quien no está de acuerdo no vé la realidad. A cierta edad, las mujeres tendemos a disenti,r por todo lo que aceptamos quizás y disiento en la idea de que algún día esa ceguera tenga reversa, se encuentra demasiado arraigada en las sociedad latinoamericana donde la sociedad de consumo prospera atravesando las crisis económicas de modo insuperable, donde a paso agigantado escasea la perfección docente y a ello escapa incluso el ámbito universitario. Gracias, por apagar el TV

03 de enero

Bueno el analisis , bien escrito , bien sentido. ¿ Y la receta? , ¿ Que propones? Comunismo como en cuba? , terminamos con la pobreza , pero quitamos la libertad , la verdad creo y espero que como sociedad seamos capaces de ver , pero tambien de proponer cambios dentro del sistema , que en una sociedad libre , siempre son bienvenidos, en eso la educacion es clave , LA clave.

03 de enero

La apelación a la realidad y la verdad es compleja y peligrosa.

Todos creen tener la verdad o presumen estar más cerca de ella. Y también todos le hacen el quite, incluso aquellos que dicen apreciar más la realidad y por tanto tener más humanidad.

Este texto también cae en ese error, al presuponer que: hay “una verdad” latente, una verdadera humanidad, “oculta por el consumismo imperante” que aflorará de manera inmanente y colectiva…

03 de enero

Gracias por los comentarios. La clave es entender que en una democracia buena todos los sectores tienen espacios para participar activamente, no solo la elite. Las TiC nos ofrecen la posibilidad de estar a un clic de mucha información necesaria para no ser “solo víctima” de lo que quienes tienen poder decidan. Hoy tenemos más oportunidades que nunca para compartir información con quienes han sido excluidos. Estas mismas herramientas sirven a sus vez para visibilizar a los invisibles y darles espacios en la mesa pública. Los esfuerzo para la integración de los sectores excluidos son mucho más abordables ahora que hace 10 o 20 años atrás.

Don Jorge, cuando usted habla con las personas que habitan en bolsones de pobreza eso es lo ellos y ellas señalan, que , por ejemplo cuando un noticiario habla de sus barrios solo habla de lo malo y nunca de lo bueno. No lo digo yo , lo dicen ellos. Los estudios de pobreza y medios de comunicación también así lo señalan.Hay partes de un Chile que no se invoca, no se nombra si no es solo para denostarlo y estigmatizarlo. Sabe usted que el elegido como mejor blog comunitario hace algunos años fue el de La Legua? sabe usted quién es Gerardo Ouisse? Gerardo es el párroco de La Legua a quien hace unas semana se le otorgó la nacionalidad por gracia: la cobertura mediática fue mínima, de seguro usted ni se enteró, pero de seguro usted sabe que hay narcotráfico en La Legua, que hay un plan de intervención, que dicho de paso no existe y solo es un nombre mediatico que se le da al allanamiento de moradas.
A eso me refiero con que hay voces silenciadas, a eso es a lo que se refieren ellos y ellas.

03 de enero

Estimada Erika, nadie niega que los medios oligopólicos no cubren todos los hechos y que muchas veces estigmatizan, o que los estudios y encuestas de diversos tipo y tendencia crean una realidad según intereses. De hecho, eso ocurre incluso en sociedades que se presumen más democráticas.

Hay muchas cosas que no sabemos, que los medios no cubren, como los ejemplos que mencionas, y hay muchos más, etc.

No obstante, mi crítica no apunta a negar eso, sino a cuestionar la idea con que enlazas eso, en cuanto a que los silenciados, por estar supuestamente más cerca de la realidad y alejados de los espejismos del consumo, serían portadores de una ” verdad” superior.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La industria 4.0 se apoya esencialmente en el análisis de grandes volúmenes de datos, la computación en la nube, la ciberseguridad, la robótica y la integración de los procesos. Se aspira a que toda em ...
+VER MÁS
#Tecnología

Hacia una empresa inteligente

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Popular

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

Esperaríamos que este y futuros gobiernos anuncien con la misma fuerza que anuncian una operación policial claramente discriminatoria, un programa social destinado a enfrentar definitivamente la condició ...
+VER MÁS
#Política

Huracán y las vacaciones de Aleuy