#Tecnología

Hacia una sociedad de bienes y servicios colaborativos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Estamos ante un cambio de época trascendental. El mundo, tal como lo conocemos, estructurado en base al vínculo entre el Estado y el mercado está siendo fuertemente modificado por la irrupción un tercer agente: la red y las tecnologías.


Los consumidores se transforman en productores y generan su propia electricidad verde; más de 6 millones de estudiantes asisten a las mejores universidades sin haber pisado nunca la facultad y pagando un mínimo arancel, mientras que todos quienes tengan acceso a una impresora 3D pueden tener una reproducción del busto de Nefertiti en su casa.

La revolución digital no sólo transformó nuestras formas de comunicarnos y relacionarnos, sino que también ha intervenido en áreas que antes resolvían el Estado o el mercado, generando un nuevo sistema económico basado en el surgimiento de bienes y servicios colectivos.

Tal como plantea el pensador social Jeremy Rifkin en su libro La sociedad de coste marginal cero, la innovación y la creatividad generan una comunidad que se basa más en el deseo de fomentar bienes sociales, que en la expectativa de una recompensa económica. Esta nueva organización democratiza la economía y crea una sociedad más sostenible desde el punto de vista ecológico.

Siguiendo a Rifkin, en una economía de intercambio de mercado, los beneficios derivan de los márgenes. Por ejemplo, un músico vende el producto de su trabajo artístico a un sello a cambio de un contrato y de los futuros derechos por el disco. Luego, antes de llegar al comprador final, el disco pasa por varios intermediarios como un productor, un arreglador, un estudio de grabación, un distribuidor y, finalmente, una disquería. Cada parte que interviene en esta cadena aumenta los costos, añadiendo un margen de beneficio económico que justifique su participación en ella.

Hoy, sin embargo, el costo marginal entre producir y vender un disco se acerca a cero. Los sellos, disquerías y músicos han tenido que reinventarse ante la capacidad de estos últimos de grabar y vender sus canciones ellos mismos a través de Internet, a precios muy bajos y prescindiendo de toda la cadena involucrada en la producción de un disco. Este fenómeno ha transformado a industrias como la editorial, la de las comunicaciones y de entretenimiento porque miles de millones de personas tienen cada vez más acceso a más información y contenidos de manera casi gratuita, descontando el hecho de que ellos mismos pueden generar sus propios contenidos de entretenimiento e información.

A su vez, con la aparición de las energías renovables, la educación virtual y la impresión 3D, la revolución del costo marginal casi nulo comienza a afectar a otros sectores comerciales. Los consumidores se transforman en productores y generan su propia electricidad verde; más de 6 millones de estudiantes asisten a las mejores universidades sin haber pisado nunca la facultad y pagando un mínimo arancel; mientras que todos quienes tengan acceso a una impresora 3D pueden tener una reproducción del busto de Nefertiti en su casa.

Lo que ayer era entregado por el Estado o el mercado, hoy lo tenemos al alcance de la mano. Ya nadie piensa que existe un mercado de enciclopedias o diccionarios; con skype no se paga por llamadas de larga distancia y, con la capacidad de duplicarse cada dos años, las energías renovables no convencionales (solar o eólica), serán prácticamente un bien libre para el año 2030.

En este escenario, en el que el tamaño del Estado y el mercado comienzan a disminuir ante la irrupción de este tercer sector, la pregunta es: ¿Cómo somos capaces de introducir estos elementos que nos plantean una nueva realidad en las políticas públicas?, ¿Cómo lo incorporamos a nuestro mundo?

Tenemos que ser capaces de incluir tanto al Estado como al mercado en este nuevo espacio colaborativo, donde millones de personas se conectan entre iguales y participan en la creación de infinitas oportunidades y prácticas económicas que conforman un mundo común. Y, es este mundo común, el que permite que el capital social aumente a una escala sin precedentes y posibilite una economía basada en el hecho de compartir.

Debemos prepararnos para esta transformación global hacia un mundo colaborativo, e incorporar esta nueva organización económica como parte de nuestro desarrollo personal, local, nacional y mundial.

TAGS: Economía Colaborativa Internet de las cosas Nuevas Tecnologías

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de mayo

Comenzar por la creación de un ministerio de ciencia y tecnología, que pueda ser capaz de llevar esta transformación como país, actualizando y fomentando las nuevas tendencias tanto en las políticas publicas como en el diario vivir de las personas. Debe existir un ente que pueda ser facilitador y de apoyo a los parlamentarios. Es verdad que la nueva era esta marcada por lo elementos que se mencionan en el artículo, pero eso es a nivel mundial. Muchos países se han preparado de esta forma, incorporando un ministerio que facilite el camino de una sociedad de bienes y servicios colaborarivos.

30 de mayo

¿Cómo?
Con descripción y desglose de operaciones que lleven a un modelo de datos orientado a resultados.

La pregunta es: ¿Quién o con qué?

La respuesta es una o con una Cámara Ciudadana Digital.

La pregunta es ¿cómo se compone esa Cámara y qué podría tratar?

La resp. deb considerar universidades, ministerios, partidos, entes importantes, personas, en general, que califiquen como representantes o estudiosos y fanáticos de la Cámara Ciudadana.

En ella se estudia y plantea una estructura lógica y funcional con criterios de optimización de resultados a una amplia gama de situaciones o asuntos de interés y trascendencia nacional.

Tener la capacidad de poder procesar una idea o planteamiento con una estructura adosada a nuestra institucionalidad

es algo que podríamos interpretar como una herramienta para ejercer la democracia y con la que convertirnos en estudiosos de los problemas que tenemos, para plantear soluciones factibles y económicas.

Poder desarrollar ideas políticas colaborativas podría poner de pie y a trotar a nuestro país en nuevas áreas que podrían provenir de formas asociativas de inversión para los chilenos y formas alternativas de usos del Presupuesto Nacional que optimicen los resultados que esperamos lograr con prioridad y extensión en el tiempo.

Poder llegar a poner en la misma mesa a los distintos actores de un problema, evitando el coloreo político que plantea negación a trabajar en equipo, podría ser una forma de sumar c

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje