#Sociedad

Veganos y vegetarianos, ¿Olvidados por el Estado y el mercado?

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En la última década el número de personas que han optado por llevar una alimentación vegana o vegetariana ha ido en aumento. Esto dado principalmente por razones de salud o razones éticas. Sin importar cuál sea la razón para optar por este estilo de alimentación, el principal problema que se presenta es el olvido en que se encuentran veganos y vegetarianos, tanto por el Estado como por el mercado.

Es cierto que en la última década se ha expandido este estilo de alimentación / vida (o como guste llamarlo), generando que surja oferta, sobre todo en la capital, donde existen múltiples opciones que van desde restaurants veganos/vegetarianos, locales que venden productos veganos/vegetarianos, orgánicos, etc., hasta vendedores ambulantes que ofrecen distintas opciones al paso. Pero mirando a regiones, la cosa cambia, el número de opciones enfocadas netamente en veganos/vegetarianos, se reduce drásticamente. De igual forma, siempre existen emprendedores que intentan hacerse un espacio en este mercado, el cual a pesar de no tener mucha competencia, muchas veces es bastante inestable. 


"Siendo que el mismo Estado tiene una posición garante de los derechos ciudadanos, esto se convierte en una enorme contradicción, ya que no se está tomando en cuenta a este grupo de personas, el cual día a día va en aumento. Y es que quizá, aún se considera que dejar de consumir productos derivados de animales y su explotación es sólo un capricho de adolescentes."

Enfocándonos en el mercado convencional, las opciones son mínimas. Todo vegetariano y vegano principalmente, se ve en la obligación cada vez que va a un supermercado de tener que mirar los ingredientes de cada producto, porque prácticamente un 80% de los productos contiene derivados de origen animal. Productos que muchos creerían que no son problema, como cervezas, jalea, etc. también son una complicación a la hora de decidir.

Ante el aumento de la demanda, en los últimos años, empresas convencionales han sacado al mercado productos enfocados en este segmento. Loncoleche es un ejemplo, quienes lanzaron yogures y leche de soya. Por su parte, empresas como PF y La Crianza, también cuentan con una línea de productos de soya. Para muchos, este es un comienzo para que empresas convencionales se den cuenta que la demanda de productos para veganos/vegetarianos va en aumento y puede ser un mercado rentable. Aun así, surge la contradicción de consumir estos productos que provienen de empresas que avalan y lucran con la explotación animal.

Otra arista importante, son los productos de belleza e higiene personal, donde las opciones del mercado convencional, también son mínimas. Productos como shampoo, pasta dental, cremas, etc., en su mayoría son testeados en animales, y encontrar productos que no lleven a cabo tales prácticas es muy difícil.

Por su parte, el Estado también se ha olvidado de este grupo, ya que no existen políticas enfocadas en resguardar o facilitar la adopción y mantenimiento de este estilo de vida. Hace un tiempo, surgió la iniciativa de “mi menú vegano”, el cual buscaba regular la provisión de alimentos vegetarianos en establecimientos públicos. Esto sin duda, sería un gran avance en la materia, ya que actualmente, colegios, universidades, hospitales públicos, etc., no presentan una opción para veganos/vegetarianos, coartando de cierta forma su estilo de vida.

Esta iniciativa, la cual busca ser un proyecto de ley, se apoya en la misma Constitución, la cual dicta que “toda persona tiene el mismo derecho de los demás de diseñar y ejecutar, de acuerdo a sus consideraciones éticas y morales, el proyecto de vida que le permita alcanzar su mayor realización material y espiritual posible, sin perjudicar a terceros” (Artículos: 1 y 19 N° 6 de la Constitución). Mi menú vegano, señala que este derecho fundamental, es letra muerta para aquellos vegetarianos y veganos respecto de los cuales el Estado provee alimentos no aptos para su consumo al no adecuarse con sus valores y proyecto de vida.

Siendo que el mismo Estado tiene una posición garante de los derechos ciudadanos, esto se convierte en una enorme contradicción, ya que no se está tomando en cuenta a este grupo de personas, el cual día a día va en aumento. Y es que quizá, aún se considera que dejar de consumir productos derivados de animales y su explotación es sólo un capricho de adolescentes.

TAGS: #EstiloDeVida #Vegetarianos Alimentación Veganismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de junio

Esto ya raya en el absurdo.

Si escogiste ser vegano ¿por qué el Estado tiene que diseñar politicas para “resguardar o facilitar la adopción y mantenimiento de este estilo de vida”? ¿Que te pasa? ¿Como pretendes que el Estado se preocupe por “tu” estilo de vida, uno que, por lo demas, es una moda que tiene consecuencias muy poco sanas para tu salud?

Ya no es una cuestion de ataques malvados y otros cuentos de victimizacion: la dieta vegana es un atentado contra la salud. Puedes serlo, unos meses, nadie se muere por no comer carne unos meses. Pero no hay nada, y la prueba la tienen los casos de bebes muertos por culpa de padres veganos, nada que reemplace los aminoacidos de la carne. La soya no reemplaza a la leche. La quinoa no reemplaza a la leche. El tofu no es igual que el queso. No hay pastillas que tengan el mismo efecto, ademas de que pasar de comer carne por un supuesto amor a los animales para consumir pastillas en frascos plasticos que no se degradan, por lo cual dañan el ambiente, no es precisamente coherente.

Para que entiendes con claridad: ser vegano no tiene ningun efecto en los animales. EL problema para los animales es que existes. En este planeta, el ser humano es un cancer. Y como no vamos a morir, deberiamos limitar el consumo y la produccion de carne, limitar la expansion de ciudades dañando ecosistemas animales. Limitemos los cultivos, no desperdiciemos comida, obliguemos a la gente a plantar mas… Eso seria mejor que lo de comer semillitas

19 de junio

Estimada Marcela, partiendo por lo primero, no apunto a que el Estado diseñe políticas públicas a favor de veganos y en desmedro de quienes llevan una alimentación omnívora, sino que se diseñen políticas que no nos dejen fuera. Por ejemplo, que recintos estatales puedan ofrecer una opción de alimentación vegana o vegetariana.
Mencionas el veganismo como una moda, en parte tienes razón, ya que el veganismo ha ido en aumento y precisamente porque las personas han ido tomando conciencia de que el consumo y la explotación de animales son algo completamente irracional. Me pregunto, ¿por qué nosotros debemos decidir sobre la vida de otro ser vivo como si de un objeto se tratase? A pesar de esto, el considerarlo una “moda” es infantil, porque el veganismo va en aumento, y para nada es algo pasajero.
Dices también que es un atentado contra la salud, pero ese pensamiento está totalmente obsoleto, por no decir “prehistórico”. Está demostrado que el veganismo es la forma de alimentación más sana que podría existir, ya que una alimentación basada en legumbres, frutas, verduras, granos, etc. te ofrece todos los nutrientes necesarios, y al contrario como piensas que es necesario suplementarse de mil vitaminas distintas, la única que es necesaria es la vitamina b12, para lo cual hay múltiples opciones y de fácil acceso.

19 de junio

(Continuación) Quizá te vendieron esa imagen típica del vegano/vegetariano ojeroso, flaco, enfermo, pero ese estereotipo lamentablemente ha sido fomentado por quienes optan por esta alimentación, pero no se informan o asesoran correctamente. Existen deportistas famosos, inclusive fisicoculturistas que llevan este estilo de alimentación y señalan que su rendimiento y salud ha mejorado en comparación a cuando llevaban una alimentación omnívora.
Finalmente, señalas que el ser vegano no tiene efecto en los animales y su explotación, pero si poco a poco se va reduciendo el consumo de ésta, sentimos que podemos ser un pequeño aporte contra la industria ganadera, la cual es la principal responsable del deterioro indiscriminado de recursos naturales en el mundo. Y obviamente existe un factor ético y empático importante que nos lleva a optar por este estilo de vida.

sergio alfredo

20 de junio

Grande Marcela Castor. Al fin alguien que canto claro a esto de los veganos, vegetarianos y/o culto a los que crece y no mete ruido. Conozco ninos de madres veganas que nacen chiquitos que parecen sietemesinos, cuerpos chiquitos, lloran y lloran y no se llenan y casi no crecen pero….el fanatismo los lleva a eso. Me golpeo la frente y no puedo entender que no puedan ver la logica y las consecuencias, siendo ademas totalmente sordas a cualquier comentario que pudiera darseles. Deberian removerse los caninos siquiera para ser de la causa. Ah, una de ellas dijo hace unos dias que le pediria al dentista que se los dejara planos. Ni siquiera quise preguntar el porque.

20 de junio

Es ell precio de la carne y la dereconocida calidad de no ser sana por todos los arreglos y agua que se le agrega, no solo a ella y otros animales que son parte de la dieta del hombre desde los tiempos despues de los dinosaurios el que nos a obligado a ser vegetarianos y como las leyes de oferta y demanda estan al dia, los vegetales estan igual de caros y eso de organico…mmm…tan cuestionable como las promesas de cualquier politico.

roberto

20 de junio

Formamos parte de un grupo de personas que comemos caviar, vino tinto calidad premium, atun magallánico y otras delicias de la naturaleza. Solicitamos al Estado que no se olvide de nuestros derechos, garantice y financie nuestro estilo de vida.

24 de junio

En ningún momento mencioné que el Estado debía hacerse cargo de veganos y vegetarianos, sino que el Estado debería añadir opciones para no dejar fuera a veganos y vegetarianos. Por ejemplo, un niño vegano o vegetariano, no tiene la opción de comer la comida ofrecida en la educación pública. Asimismo, alguien que está en un hospital, carece de opciones que se adecuen a su tipo de alimentación.

Pablo M.

20 de junio

Me parece que este tipo de petitorios es nuevamente una bravata de determinadas minorías vociferantes con cierta tendencia a creerse superiores en algún sentido a los comunes.

La opción de ser vegano/vegetariano es indiscutiblemente legitima, al igual que fumar o tratar de vivir haciendo fotosíntesis, más allá de las aprehensiones respecto a sus efectos en la salud, y los cuidados especiales en caso de que se imponga, legítimamente, esta dieta a menores sujetos a la potestad de sus padres, de ser posible.

Sin embargo, suponer que el estado de alguna forma deba propender o fomentar ello me parece desde luego un sinsentido, ya que cada quien debe hacerse cargo de sus propias opciones, de otra forma el estado debería hacerse cargo de cada particularidad y gusto al comer, así, bajo este mismo criterio, debería propenderse la comida kósher, la dieta mormona, e incluso debería resguardarse a quienes por simple antojo no consumen algún tipo de alimento sin una razón justificable. (v.g. a Mafalda debería ser provista o asegurarse una dieta sin sopa por parte del estado)

Me parecería razonable que el estado garantice dietas celiacas o aquellas necesarias por razones médicas a propósito de una afección o dolencia, excluyéndose aquellas dietas que tienen una razón ética o religiosa por ser una opción cuya adhesión no conlleva ningún mérito y por tanto su contravención un riesgo, sin perjuicio a que esa persona asuma los costos de su opción.

24 de junio

En parte estoy de acuerdo contigo. Es cierto que el ser vegano o vegetariano puede ser una opción voluntaria, a diferencia de otras dietas que son por motivos de salud, y las cuales obviamente, también deberían ser tomadas en cuenta. A lo que voy yo, es que sería una buena iniciativa el incluir opciones en colegios, hospitales, etc. A esto apunta el proyecto “mi menú vegano”. Asimismo, también voy a que las opciones con que cuentan veganos y vegetarianos en el mercado son mínimas. En lo que no estoy de acuerdo es el hecho de que pienses que tenemos un complejo de superioridad moral, cuando en realidad, quienes consumen carne son los que tienen este complejo de superioridad en desmedro de los animales.

27 de junio

El estado no está para prepararle el menú a las personas. Este es un problema de oferta y demanda, a medida que la demanda aumente habrán mas locales que provean con este tipo de alimento. Me da la impresión, de que esta persona es de aquella, que solo quiere que el estado le soluciones sus problemas y el no está dispuesto a hacer nada para solucionarlo, excepto de publicar este artículo.

27 de junio

Andrés, como mencioné anteriormente, no voy a que el Estado se haga cargo de nuestra alimentación, sino que éste regule ciertos aspectos que han sido dejados de lado, como el hecho de no ofrecer opciones en recintos estatales (colegios, hospitales, etc), así como también el regular quizá una ley de etiquetado que señale cuáles productos son aptos para el consumo vegano. Con respecto a oferta-demanda, eso está más que claro, el público vegano/vegetariano, aún no es tan masivo como para que el mercado te ofrezca más opciones.

27 de junio

Entonces sobre eso debió escribirse el artículo.

Frank Dawson

03 de julio

No soy vegano ni animalista, pero tengo una hija vegetariana (desde los 16 años ahora tiene 20 años) , lo que nos complicó y preocupó como familia. Debo reconocer que la evidencia científica está hechando por tierra muchos de los prejicios que tenemos sobre esta forma de alimentarse . Esta evidencia vienen de dos grandes estudios de cohorte, uno Britanico y otro Americano, este último, ha seguido a 96000 personas por años para ver los riesgos a la salud (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24898223 , adjunto el link donde pueden ver el trabajo a texto completo). El ser vegano/vegetariano demostró que bajo el indice de masa corporal, bajó la incidencia y prevalencia de diabetes, sindrome metabólico, prevalencia de hipertensión y bajó la mortalidad general, incluso bajó el riesgo de algunos cánceres, en relación a las personas que se alimentaban en “forma normal”. Ahora creo que esta forma de alimentarse no es fácil porque tienes que educarte en donde están los nutrientes para tus necesidades y recien estan saliendo artículos que enceñan a los médicos como hacerlo ( “Plant-based nutrition for healthcare professionals: implementing diet as aprimary modality in the prevention and treatment of chronic disease” también se puede descargar gratis). Creo que mi hija no estaba tan equivocada…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile