#Sociedad

Por qué cuesta tanto pedir perdón

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En el fondo, los partidarios de la dictadura saben esto. Saben que pedir perdón por los crímenes cometidos también implica un reconocimiento de que el sistema económico y político no tiene legitimidad y que por lo tanto corresponde pedir perdón por este también. Por las AFP. Por las Isapres.

A propósito del perdón público que hace poco emitiera el senador Hernán Larraín muchos nos estamos preguntando porqué ha costado tanto que todos aquellos que participaron activamente en la dictadura (y aquellos que fueron simpatizantes) pidan perdón por los crímenes cometidos contra millones de chilenos. A fin de cuentas, pedir perdón es reconocer un error. Entonces la pregunta es: ¿acaso no fue un error apoyar una dictadura que asesinó, torturó, desapareció y exilió a miles de chilenos? ¿Acaso no fue un error apoyar una dictadura que impuso miedo y terror en la vida de tantos? ¿Por qué cuesta tanto reconocer ese error y pedir el perdón correspondiente?

Me atrevo a afirmar que existen, a lo menos dos razones. Ambas, por cierto, relacionadas e interdependientes. La primera razón que propongo tiene relación con la gravedad y la profundidad de los cambios que se produjeron en Chile bajo la dictadura. Pinochet no sólo exterminó y aniquiló físicamente a miles de chilenos. Más allá del número de individuos que fueron físicamente violentados, Chile sufrió un cambio estructural que tuvo implicancias para las vidas espirituales de los chilenos. Se impuso una filosofía atomista, individualista, egoísta y competitiva. Se desmantelaron los lazos sociales y se destruyó el sentido de pertenencia y de comunidad. Se impusieron, a sangre y fuego, las AFP y las Isapres. Se debilitó el Estado, se privatizaron los servicios básicos, y se instaló la idea que el individualismo y el lucro son virtudes. Todos estos cambios fueron impuestos sobre los cuerpos de los detenidos desaparecidos y de los ejecutados. Todos estos cambios fueron impuestos sobre la base del miedo y el terror. Entonces, ¿qué legitimidad tiene un sistema económico, social y político que se construyó sobre la base del crimen?

Es por esto que, dado que el actual sistema social sólo se pudo instalar en Chile violando los derechos humanos, cualquier perdón que se haga por los crímenes cometidos implica también un perdón implícito por la instauración del actual sistema económico y político. En el fondo, los partidarios de la dictadura saben esto. Saben que pedir perdón por los crímenes cometidos también implica un reconocimiento de que el sistema económico y político no tiene legitimidad y que por lo tanto corresponde pedir perdón por este también. Por las AFP. Por las Isapres.

Por esto pedir perdón les cuesta mucho. Para los partidarios de la dictadura es más fácil pedir perdón por los “excesos” cometidos que pedir perdón por todo un sistema que montó para asesinar e imponer un nuevo orden social. Se podrán censurar los crímenes cometidos (que según ellos son siempre casos “aislados”), pero el sistema en sí no se puede tocar. Entonces prefieren guardar silencio y no pedir perdón. Así se cuida el sistema.

La segunda razón que propongo como explicación por la reticencia a disculparse públicamente tiene relación con el ethos que impera en Chile. Es cosa de salir a la calle para darse cuenta que en nuestro país pedir perdón es algo muy raro y poco común. ¿Cuándo fue la última vez que usted esperó que otro conductor le diera la pasada para cambiarse de pista? ¿Cuándo fue la última vez que usted pidió perdón cuando pasó a llevar a alguien en la cola del supermercado? ¿Cuándo fue la última vez que usted pidió que “por favor” le cambiaran la mercancía defectuosa que compró? Me atrevo a afirmar que en Chile se pide muy poco perdón en comparación con otros países más desarrollados.

Aquí se cree que, tal como ocurre con la candidata a la presidencia Evelyn Matthei, decir garabatos y tratar a periodistas de “voh” es señal de “carácter” (cuando en realidad es señal de falta de carácter y de inseguridad, por lo tanto, aquellos que voten por Matthei sepan que estarán votando por una candidata sin carácter y esencialmente insegura). En Chile los valores están tergiversados y Matthei, junto a todos aquellos que aplauden su proceder, son prueba de ello. La buena educación, tratar al otro con respeto y pedir perdón cuando corresponde son virtudes que en nuestro país escasean.

Es por estas dos razones que los partidarios de la dictadura difícilmente pedirán perdón. Por eso no sacamos nada con esperar que algún día la derecha (a través de, por ejemplo, sus dirigentes) pida perdón. Lo mejor es asumir que no lo harán y que la historia por lo tanto los juzgará no sólo como cómplices de crímenes sino como incapaces de reconocer el error moral que fue apoyar la dictadura. En última instancia, el acto de pedir perdón siempre implica un reconocimiento de la dignidad inherente que tiene el otro. La dictadura, y sus partidarios, siempre le negaron ese reconocimiento al otro. Y parece que lo siguen y seguirán negando. Por lo tanto, si ellos son capaces de dormir tranquilos en la noche, allá ellos.

*Columna publicada originalmente en Cambio 21

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

11 de septiembre

Cuando la virtud en lugar de tranquilizar y reconciliar solo logra mas odio y hostilidad es mejor ocultarla señor.

11 de septiembre

¿Por que cuesta pedir perdon? Porque todos los que participaron directa y voluntariamente en la dictadura sabian lo que estaban haciendo, estaban plenamente concientes de que estaban apoyando a un regimen criminal. Y no les importo, es mas, por eso precisamente lo apoyaron.

Es como exigirles perdon a los de la Concertacion por haber perpetuado un modelo economico nefasto cuando lo hicieron porque varios se beneficiaron personalmente. O como hacerles entender a los congresistas que no tiene la menor importancia si cambian o no el binominal cuando lo que se quiere es ignorar que la gente quiere una nueva Constitucion.

Cuando las personas hacen las cosas concientemente, no piden perdon y no pueden pedir perdon, porque sabian el daño que hacian antes de realizarlo. Pedir perdon en esas circunstancias es hipocrita y una forma de evadir el justo castigo que merecen.

“Me atrevo a afirmar que en Chile se pide muy poco perdón en comparación con otros países más desarrollados.”

JAJAJAJAJAJA!!!!! ¿has visto a algun frances pedir perdon por la responsabilidad de Francia en el genocidio de Rwanda? ¿O por el desastre que es ahora Libia? ¿En que momento va a pedir perdon España por lo ocurrido durante el franquismo, o Gran Bretaña por sus multiples desastres en Africa y Asia? El dia que Estados Unidos o Rusia o China o Japon o Alemania pidan perdon por todo el daño que han hecho sera despues del juicio final. Alemania solo asumio lo de los nazis, ni una palabra por su parte en el genocidio contra los kurdos, o su papel crucial en Yugoslavia.

Increiblemente, Chile es uno de esos raros paises en que sí se pide perdon por el pasado. Que ese perdon valga en la practica menos que una moneda de un peso es otra historia, pero lo ha hecho, y cuando te das cuenta qué paises han realizado el ejercicio de revisar su pasado y asumir lo ocurrido, ninguno es desarrollado. Sudafrica, Liberia, Peru, Argentina, El Salvador, Paraguay….

Asi que no miremos tan en mala a Chile, el problema es tener una clase politica con vicios de la de paises desarrollados 🙂

paolo

11 de septiembre

Los chilenos somos frios y mucho mas parecidos a ciertos paises desarrollados de lo que creemos, somos a la vez, inteligentes en discutir huevadas, preparados, informados y universitarios para racionalizar dictaduras, justificar golpes, etc. Somos tambien increiblemente bieneducados, buenos para pedir perdon, para pedir las cosas por favor. Pero empatia, poca, el dia que empaticemos de verdad y dejemos de poner al mismo nivel la vida humana con la plata, avanzaremos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco