#Sociedad

Memoria y justicia para que Nunca Más

15 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Yo, como tantos otros, no viví la dictadura de cerca, pero decidí tomar una posición. Decidí ponerme del lado de quienes sufrieron la represión brutal de un régimen que te perseguía por pensar distinto. Yo, como tantos otros, tengo el derecho y la obligación de tener una opinión para que estas atrocidades no se repitan jamás en nuestro país.

Nací el 82, 9 años después del bombardeo gratuito y ese discurso inolvidable que hablaba de las grandes alamedas, discurso que algún día colgó de la pared de mi pieza, junto a un póster del Ché.

El 85 viajé a Venezuela, a vivir la dictadura desde el Caribe debido al auto exilio de mis padres, que tuvo ribetes políticos y profesionales. El hecho es que de niño, chico y sin memoria, viví la dictadura desde afuera, con todas las comodidades de una tierra que recibía a los extranjeros como reyes. Entre aguas turquesas y colegios caros, jamás me enteré de lo que pasaba en mi país. Hasta que en marzo del 90, ya en Chile, vi como a mi madre se le caían las lágrimas cuando, frente al reloj de flores de Viña, pasaba orgulloso el flamente nuevo presidente de Chile: Patricio Aylwin.

No sabía que era la derecha ni la izquierda, pero tenía la infantil certeza de que ese caballero traía cosas buenas a mi país que, por lo demás, apenas conocía.

Después empecé a entender todo, y mi corazón eligió a culpables e inocentes. Y supe que Allende era un gran hombre y Pinochet un viejo de mierda. Apenas lo conocía, pero sus lentes oscuros siempre me hicieron desconfiar. Si bien soy más hijo de la democracia que de la dictadura, no deja de ser cierto también que, entre viajes a Venezuela y algunos emocionados himnos nacionales, me di cuenta que la dictadura nos quitó mucho y nos dio poco. No fue difícil entender que los miedos de mi sociedad chilena eran la herencia de ese viejo de mierda que se hizo recurrente en mis ensayos escolares.

Yo, como tantos otros, no viví la dictadura de cerca, pero decidí tomar una posición. Decidí ponerme del lado de quienes sufrieron la represión brutal de un régimen que te perseguía por pensar distinto. Yo, como tantos otros, tengo el derecho y la obligación de tener una opinión para que estas atrocidades no se repitan jamás en nuestro país.

Porque han pasado 40 años del Golpe y hay heridas que siguen abiertas. La sensación de impunidad en torno a los crímenes cometidos en dictadura no hacen más que seguir profundizando el dolor de los familiares de las víctimas.

Producto de este cuadragésimo aniversario, los especiales en televisión y, en general, todos los medios de comunicación han desempolvado crudos testimonios de esos años y, al menos yo, que tuve la fortuna de no haber sido “afectado” directamente por la violencia militar, empatizo inevitablemente con el dolor de Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas, con el recuerdo de Nattino, Guerrero y Parada y, en general, con las miles de familias que sintieron como la injusta bota militar les cagaba la vida.

Memoria y justicia. Aunque sea tarde, memoria y justicia es lo que se necesita. Memoria y justicia para que nunca más. ¿Y el perdón? Eso es patrimonio de los familiares. No debemos meternos ahí.

Ahora que vivo mis 31 años, sólo espero que llegue el momento de mirar a mis padres y ver certezas, tener la absoluta convicción de que la lágrima emocionada que mi madre le regaló a la Democracia, algún día valió la pena. Por ahora, seguimos esperando.

————–

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

05 de septiembre

Ud. no se decicdió por “tomar posición” en favor de quienes sufrieron la represión, mas bien la gran maquinaria comunicaciónal del odio y el engaño fué la que tomó posición de usted. Su corazón no eligió a culpables e inocentes, solo se dejó llevar por la masa visceral que no piensa

La Justicia que se imparte con odio se llama venganza.

Pero por sobre todo está en error letal al creer que puede prevenir que vuelvan a ocurrir cosas horrorosas al relatarlas y denunciar a sus autores en lugar de conocer las causas.

Después de la primera guerra hubo una marea literaria, artística y fílmica con obras supuestamente “antibelicas” (como “sin novedad en el frente”) que relataban los horrores de la guerra con las armas químicas mientras se humillaba, perseguia y gravaba económicamente a los alemanes, convencidos con la misma soberbia suya de que asi jamás podría volver a ocurrir algo tan horroroso en el mundo, lo que ayudó a que mas temprano que tarde llegara la 2da guerra. ¡¡ Ni se imagina como se equivoca Ud. señor !!

Deje esa soberbia al lado y parta al revéz: pregúntese con humildad que ocurrió en Chile para que esas personas se conviertieran en animales que torturaban a sus semejantes. Conosca las razones reales del porqué se pedia intervención militar desde mucho ántes que Allende fuera elegido presidente, la intervención cubana, la proclamación de la lucha armada para el poder total, etc… etc.. lea un poco lo que pasó y piense por si mismo antes de sumarse a los slogans de la masa como un robot y declarar su mente tan esteril como la de la mayoria

Solo conociendo las causas y no los efectos de lo que ocurrió podrá prevenir que ocurra de nuevo algo como eso, madure un poquito y no olvide que mientras mas conoce la hostoria de un pais se hace mas dificil jusgar esa historia y a sus protagonistas.

Saludos

05 de septiembre

Créame José Luis que he leído más de lo que usted decidió creer. Conozco la historia de mi Chile lo suficiente para entender que NADA justifica lo que pasó durante 17 años en Chile.
¿Usted sabe que el nazismo está prohibido en Alemania? ¿Usted cree que esa forma de justicia es una venganza fue producto del odio de los judíos?

El problema de quienes apoyan la dictadura militar y el golpe de estado es que buscan tranquilizar sus conciencias jugando al empate. “Nos expropiaron las tierras, entonces los matamos”. “No había pan ni leche, entonces los torturamos”. “Querían convertir Chile en una dictadura marxista, entonces los desaparecemos”.

Porque si quiere jugar al empate, José Luis, le recuerdo que así como existía Cuba, también existió Estados Unidos. Así como se proclamaba la lucha armada, era al mismo tiempo respaldada por Patria y Libertad.

Echarle la culpa Allende del clima de división que había en el país es no entender que una gran parte de la sociedad chilena desde los años 60 venían denunciando los abusos de los grupos privilegiados de nuestro país.

Por último, y con todo respeto, no me venga a mi a hablar de madurez si no me conoce.

Saludos y gracias por comentar.

jose-luis-silva

05 de septiembre

Esteban:

Agradesco su deferencia al dialogar. Ademas con inusual gentileza.

Una cosa es el gobierno militar, con grandes logros en muchas áreas pero con esa sombra terrible que todos conocemos, y otra distinta es el pronciamiento militar. No voy a justificar las violaciones a los DDHH durante el gobierno militar, pero sí el golpe.

El pronunciameitno fué solicitado, apoyado y agradecido por la mayoria del pais porque evitó una guerra civil, no porque habia que hacer cola para el pan. Nadie pensó en torturas, solo en salvarse de una revolución.

Respecto a Cuba y su influencia desde los 60, con toda su simbologia de guerra. con Fidel discurseando por estadios llamando a la lucha armada, guerrilleros, campamentos en el sur, armas, todo desde cuba, con esa doctrina de mártires, ajusticiamientos y sangre que era tan extraña a nosotros, creame lo único que queriamos era que los gringos intervinieran y no llegaron nunca, nunca. Mucho despues, durante la UP, enviaron plata al Mercurio y a los camioneros en huelga, una ayuda tan mezquina como tardia, fué mucho mas una burla que un empate.

Respecto al Frente Nacionalista Patria y Libertad, apareció recien el 71, despues de que una columna del MIR, dueños y señores de las calles y de la violencia desde 1965, atacara brutalmente una manifestación de mujeres. P y L fué otra reacción tardia, mezquina y que sabiamos seria inevitable desde mucho antes, tampoco fué cercano a un empate.

Desde mucho antes de los 60 se denuncian abusos de grupos privilegiados, probablemente eso seguirá asi. Pero lo diferente es que en los 60 se resolvió tomar la via armada, para conquiestar el poder, eso es lo distinto. Y Allende sí fué un articulador principal de eso, lea resoluciones del congreso de Chillan el 67, por nombrar algo. No tiene mucho valor llegar a presidente bajo amenaza de guerra civil.

Definitivamente no ha leido mucho.

Siento heberlo tratado de inmaduro, tiene razón, disculpe.

Saludos

05 de septiembre

José Luis:

El motivo de la columna que ha propiciado esta conversación no es hacer una revisión político-social del siglo XX en Chile, sino que dar cuenta de lo que, para mi, es trascendental: después de una dictadura en la que miles de chilenos fueron brutalmente torturados, asesinados y desparecidos, persiste en el país una sensación de impunidad que hace que, incluso después de 23 años de democracia, no podamos sanar las ideas.

Usted puso el énfasis en Allende y en las razones que pudieron haber “justificado” el Golpe de Estado. Fue por ese argumento en que le mencioné el clima de los años 60.

El año 62 incluso la Iglesia Católica denunció las injusticias y abusos que la derecha de ese entonces inflingía sobre campesinos, obreros y trabajadores. Un comentario, en este mismo portal, rescata este documento de gran valor histórico y que representa una fotografía muy clara de lo que se vivía en esos años http://documentos.iglesia.cl/conf/documentos_sini.ficha.php?mod=documentos_sini&id=968

Ahora, mi ánimo no es relativizar lo que pasó el 11 de septiembre del 73 con datos históricos que lo único que hacen es reafirmar que un Golpe Militar era necesario. El bombardeo a La Moneda, las violentas declaraciones de Pinochet y todo lo que siguió no eran la solución a un conflicto social provocado décadas antes por las profundas desigualdades en Chile que, paradójicamente, la dictadura militar reafirmó y potenció.

05 de septiembre

Pero deberiamos, deberiamos hacer un analisis politico social del siglo XX. Porque no se tu, pero yo estoy mas que harta del cuentico que todo iba super hasta que llego Allende.

Me gustaria que recordasemos las matanzas previas (como la de la Poblacion Jose Maria Caro) y dejaramos claro que solo un gili**** de marca mayor no se habria dado cuenta de que si se alentaba un golpe militar este no iba a ser nada suave ni corto.

Me gustaria que revisaramos la historia del primer gobierno democratacristiano para que entendamos por que fueron tan canallas con Allende. Que hablaramos de la Alianza para el progreso y de como Alessandri nos vendio a los gringos.

Me gustaria que hablaramos de los poderes facticos que llevan gobernando este pais desde hace mas de 100 años, que promovieron la miseria durante los primeros años del siglo XX, luego siguieron abusando de la gente durante la mitad del siglo, luego combatieron duramente a quien les criticase, como al padre Hurtado o al cardenal Silva Henriquez, como han seguido abusando de su poder contra la gente.

Seria bueno hacer un recuento de eso y tener en cuenta que Allende no era el malvado de la historia como quieren pintarlo.

jose-luis-silva

06 de septiembre

Ud. no estuvo en ese tiempo, yo no era tan niño y lo viví. No habia mas salida que con un golpe militar, asi de crudo, asi de simple, por mas vueltas que le demos. O que alguien diga claramente que alternativa habia antes de reclamar algo que ni entiende.

Tomese la lata de leer el acuerdo de la Camara del 22 de Agosto de 1973, 3 semanas antes del pronunciamiento, militar, donde se explican las razones del golpe, ahí se pide el golpe y se dará cuenta que no se podria haber justificado mejor.

Saludos

05 de septiembre

Fe de Erratas: …Golpe militar era *innecesario.

06 de septiembre

Hola José Luis:

Le pido prestado a Francisco Ortega la mejor respuesta para su “tu no lo viviste, así que no opines” http://voces.latercera.com/2013/09/06/francisco-ortega/no-viviste-lo-que-ocurrio-no-puedes-hablar-de-eso/

Si mi opinión no vale, entonces no pierda el tiempo aquí, estimado.

Saludos!

jose-luis-silva

07 de septiembre

No he pensado que su opinión no vale nada, todo lo contrario.

El articulo del señor Ortega es bastante entretenido y tiene algo de razón en lo que plantea en algunas lineas del dialogo, en otras esta bastante lejano al caso.

Sigue confundiendo las causas que justificaron el golpe, como si fuesen argumentos para defender atropellos a los derechos humanos. Las causas del peonunciamiento estan en el acuerdo de la cámara. ¿ Donde lee argumento en favor de torturas para para pedir el pronunciamiento..?

05 de septiembre

Gracias Marcela por tu comentario.

Tienes mucha razón. Toda la historia de Chile nos habla de esa profunda desigualdad, que las elite disfrazan siempre como “resentimiento social”.

En 1925, Vicente Huidobro escribió su “Balance Patriótico”, un brutal testimonio que demuestra lo poco que ha avanzado Chile en casi 90 años http://ballotage.cl/wp-content/uploads/2010/11/Huidobro_1925.pdf

Saludos!

05 de septiembre

Es que tienen mucha cara para llamarnos resentidos sociales porque simplemente no les dejamos a los abusadores disfrutar de sus privilegios sin criticarlos. 😛

Gracias por lo de Huidobro :), ya lo descargue. Pero es fuerte, sobre todo en estos dias, leer lo de “Frente a la antigua oligarquía chilena, que cometió muchos errores, pero que no se vendía, se levanta hoy una nueva aristocracia de la banca, sin patriotismo, que todo lo cotiza en pesos y para la cual la política vale tanto cuanto sonante pueda sacarse de ella. Ni la una ni la otra de estas dos aristocracias ha producido grandes hombres, pero la primera, la de los apellidos vinosos, no llegó nunca a la impudicia de esta obra de los apellidos bancosos.” Jope, ya me deprimi por lo actual de ese parrafo 🙁

05 de septiembre

MEMORIA Y JUSTICIA PARA UN NUNCA MAS. Lamentablemente esto no pasa de ser un sueño, por que los poderes que operan en este País no se han visto desprovistos del control del poder económico y de las armas del País. O hay alguien que crea que si la Derecha necesita defender sus intereses económicos, no creará el escenario apropiado, al igual que el 73, para que Las Fuerzas Armadas intervengan nuevamente en defensa de la élite. Todavía en las Fuerzas Armadas no ha ocurrido ningún cambio. Aún, en la Escuela de Oficiales no logra egresar gente de La Pintana o de la José María Caro.
El primer deber del militar, sigue siendo cumplir la orden dada por su superior, aunque ésta incluya asesinar compratiotas, de lo contrario el que no cumple la orden es tratado como desertor y de acuerdo al Estado en que se encuentre el País puede ser fusilado por aquello.
El golpe militar del 73 fué como cualquier guerra, por motivos económicos y los ganadores, que pelearon contra un ejército imaginario, los supuestos enemigos fueron sacados de sus hogares para ser torturados, vejados, asesinados para mostrarle al Pueblo las consecuencias de haber cometido el vejamen de expropiar empresas a sus dueños, enterrando sus sueños de igualdad y justicia para este País.
Tras estos 40 años, está claro quién obtuvo los beneficios, Chile es el País donde hay más millonarios en los Ranking, que cada cierto tiempo sabemos que se publican. Todos los informes que las noticias nos entregan, hablan del 10% más rico del País recibe más del 60% de los beneficios que produce el País. Lo impuestos que pagan los más ricos son irrisorios. El caudal fiscal se sustenta en un 42% por el IVA, impuesto al consumo que pagamos todos los chilenos, por lo tanto, las clases medias hacia abajo, que gasta casi el 80% de sueldo en consumo, paga este impuesto que no llega tampoco en su totalidad a las arcas fiscales, porque no le dieron boleta en los almacenes.
Por lo tanto, el Poder económico no a vuelto al Estado ni tampoco el control total de las Fuerzas Armadas.
Mientras esto no cambie, EL NUNCA MAS, no es más que un sueño.

05 de septiembre

Hola Mario:

No puedo más que estar de acuerdo con cada una de tus ideas. Agradezco el tiempo y el aporte que tus argumentos le entregan al debate.
Espero que, algún día, ese Nunca Más, deje ser un sueño.

Slds!

05 de septiembre

No hay que ser mago para adivinar que tu columna me representa plenamente, mal que mal, el proceso lo vivimos juntos.

Creyendo que ya está todo dicho, solo quiero aportar con esta reflexión de don Roberto Contreras Olivares, Ministro de la Corte de Apelaciones de San Miguel, quien a 40 años del Golpe y entendiendo que el pedir perdón es insuficiente, también se hace una pregunta:
¿Menos perdón, más acción?

A propósito de los 40 años del Golpe Militar, una reflexión de Roberto Contreras Olivares, Ministro de la Iltma. Corte de Apelaciones de San Miguel.

¿Menos perdón, más acción?

Por estos días insistentemente una pregunta ronda en cada uno de los rincones de esta tierra. ¿Usted debe pedir perdón? Y en verdad, esa pregunta repetida y gastada, ya ha perdido su sentido original. Como si el tiempo la hubiera transformado en algo vacío y desprovisto de oportunidad.
Yo, hoy, como juez no me atrevo a responder esa pregunta de ninguna manera, ni positiva ni negativamente.
Intuyo, desde mi experiencia cotidiana con la muerte, con el horror, con la mentira, con el encubrimiento, con la usura, con el fraude, con la agresión bestial que cotidianamente se cierne sobre gran parte de los hijos de nuestro pueblo, con mi experiencia de amor, entre muchas otras, que lo que este país, sus víctimas y familiares necesitan es mas perseverancia, mas consistencia, mas entrega desinteresada y pasión, mas trabajo, mas sinceridad, no más perdón.
Se requiere, en mi perspectiva personal y judicial, gestos de restauración equivalentes a la dimensión de la tragedia ocurrida ese día 16 de octubre de 1973 en que 22 campesinos y habitantes de Paine fueron detenidos y ejecutados horas más tarde en una quebrada a las orillas del Lago Rapel. Se necesita el trabajo laborioso, silencioso y constante del Ministro Héctor Solís Montiel para desenterrar los más de mil pedacitos de esos campesinos y permitir que sus familiares pudieran rencontrarse con ellos, esa mañana en que el Servicio Médico Legal y el Ministro Solís simbólicamente, 34 años después, se los devolvió, para por fin enterrarlos con dignidad.
Igualmente, se necesitan jueces que vayan a las cárceles a supervisar su funcionamiento y la permanencia de quienes están allí, muchas veces hacinados y en el límite de lo humanamente aceptable, jueces que visiten los hogares infantiles de acogida, jueces que conduzcan adecuadamente sus audiencias y potencien el debido proceso, jueces que dialoguen y escuchen a la comunidad en sus clamores y necesidades jurisdiccionales, que brinden adecuada protección a las víctimas de los delitos, que expliquen en un lenguaje comprensible sus decisiones. No más perdón.
Quizás dejar de preguntarnos tanto y accionar mejor. Ser más eficientes en nuestra labor cotidiana, brindar nuestros mejores esfuerzos por superar la adversidad de cada día, el ocultamiento, la mentira, la desidia.
En este país de poetas, lo que necesitamos es más poesía, escuchar y actuar, amar y acoger. Necesitamos hacer carne los versos de la poeta Stella Díaz Varín, la entrañable colorina, cuando en su poema “2 de noviembre” nos exige que descubramos a nuestros muertos, los personales y los ajenos, que los acariciemos, que limpiemos su rostro, los pongamos a flor de tierra, de cara al sol, para subirlos acá a compartir con nosotros, entre instituciones confiables, con funcionarios laboriosos e íntegros que cumplan sus promesas, cada día, a cada instante. Pedirles, en fin, a nuestros muertos que vengan hasta aquí, donde debe estar esperándolos “el nido de la acústica”.
Ciertamente, intuyo, que nuestro amado, sufrido y maltratado pueblo y sus hijos lo que necesitan es un poco más de acción que de perdón.

05 de septiembre

Gracias hermano por compartir tu opinión y la del Ministro Contreras. Si hubiesen más jueces como él, con esa visión tan humana de la Justicia, nuestro país sería harto mejor. Un abrazo!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco