#Sociedad

Ley 20.609: Un año, muchos engaños

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A un año el balance es triste, Chile no ha avanzado, aun cuando ese sea el mensaje que intentan vendernos. La tragedia de Zamudio sensibiliza a muchas personas, pero son esas mismas personas quienes dicen no a la adopción y cuestionan el derecho al matrimonio igualitario.
 
 
La condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fue eclipsada por la tragedia, aun cuando está directamente relacionada con ella, ya que a un año de la ley, debemos recordar que quienes golpearon y mataron a Daniel Zamudio no fueron sólo sus agresores, sino toda una sociedad que, irónicamente, ya había sido condenada antes de la tragedia.

A un año de la promulgación de la Ley 20.609 que establece medidas contra la discriminación, creo necesario visualizar dos hechos que dicen relación, creo directa, con la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

El 24 de febrero de 2012 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictaba sentencia condenatoria en contra de nuestro país en el caso Atala Riffo e Hijas versus Chile, por la violación de los derechos humanos que el Estado, a través del poder Judicial, había cometido en contra de la ya emblemática Karen Atala a quien se le vulneró el derecho a la no discriminación, igualdad ante la ley, la honra y la salud al ser despojada del cuidado de sus hijas por su orientación sexual.

En un hecho histórico, la Corte fallaba indicando que la orientación sexual e identidad de género son categorías protegidas por el derecho a la no discriminación, en una interpretación aplicada al principio de igualdad de los tratados internacionales de derechos humanos. Se enviaba así un mensaje claro a Chile y a todo el continente americano (a excepción claro de los países juntos del norte) del deber de protección que recae sobre los estados, que se dicen respetuosos de los derechos humanos y que son parte del Pacto de San José de Costa Rica, en razón de respetar, proteger y valorar la diversidad.

Sin embargo la diversidad sexual en Chile no alcanzó a celebrar la noticia. La constatación hecha por la Corte, al indicar que Chile es un violador de derechos humanos de las personas con orientación sexual e identidad de género diversa, no tardó en mostrarnos su peor cara. Después de todo la inactividad del Estado por proteger y defender la diversidad es una realidad que hasta hoy nos golpea y que la noche del 2 de marzo de 2012 tocó fuertemente a Daniel Zamudio.

En una especie de ironía a sólo 7 días de ser condenado Chile por la Corte Interamericana, se vivía uno de los peores ataques homofóbicos que recuerde nuestro país. Chile se conmocionó, la larga agonía de Daniel trajo la discusión a la mesa de todas y todos. ¿Es Chile un país tolerante de la diferencia? ¿Tienen derechos las personas LHBTI? ¿Qué ha hecho el Estado por el respeto de los derechos de estas personas?

Hoy, a un año de la existencia de una norma contra la discriminación la conmemoración es triste, deplorable y nefasta.

La condena de Chile como violador de derechos humanos no ha repercutido en la legislación interna chilena y sólo ha conseguido un descolorido reconocimiento por parte del Estado y compromisos sin fundamentos por parte de políticos y legisladores, como es el caso del AVP. El poder judicial continúa sin entender los conceptos de orientación sexual e identidad de género, los tribunales civiles continúan negando el derecho a la identidad al ser requeridos por un cambio de nombre para personas trans. Los tribunales laborales continúan negando demandas de tutelas por discriminación por orientación sexual de personas que sufren acoso laboral o son despedidas de sus trabajos por este motivo. Lo servicios públicos siguen sin ser capacitados en el respeto por las personas sin discriminación. El Estado continúa sin realizar acciones afirmativas en favor de la igualdad de derechos.

La muerte de Daniel Zamudio ha sido utilizada políticamente, a veces por grupos de la misma diversidad sexual y muchas veces por políticos oportunistas que salieron a la palestra indicando la necesidad de la Ley Antidiscriminación, la misma que durmió 10 años en sus escritorios. Finalmente se unió esta tragedia a la dictación de la ley 20.609 o “Ley Zamudio”, sin embargo las falencias obvias de esta ley no hacen más que una triste utilización de su nombre y del dolor de una familia y un país golpeado por la intolerancia y la discriminación. La mal llamada Ley Zamudio no evitaría un nuevo ataque igual o peor que el sufrido por Daniel, no enseña el respeto a la diversidad, no logra que el Estado se haga cargo de su obligación Constitucional de respetar los Derechos Humanos de todas y todos.

A un año el balance es triste, Chile no ha avanzado, aun cuando ese sea el mensaje que intentan vendernos. La tragedia de Zamudio sensibiliza a muchas personas, pero son esas mismas personas quienes dicen no a la adopción y cuestionan el derecho al matrimonio igualitario.

La condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fue eclipsada por la tragedia, aun cuando está directamente relacionada con ella, ya que a un año de la ley, debemos recordar que quienes golpearon y mataron a Daniel Zamudio no fueron sólo sus agresores, sino toda una sociedad que, irónicamente, ya había sido condenada antes de la tragedia.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje