#Sociedad

La repugnante rebaja de sentencia a Mauricio Ortega

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Repugnante, por decir lo menos, es la rebaja de sentencia otorgada a Mauricio Ortega por parte del máximo tribunal del país, nuestra “Excelentísima Corte Suprema”. Ortega, quien fue hallado culpable por el delito de “femicidio frustrado y de lesiones graves gravísimas” en contra de Nabila Rifo, por lo que fue condenado a 26 años de cárcel por el Tribunal Oral en Lo Penal de Coyhaique.

La decisión de la Corte Suprema fue desestimar el delito de “femicidio frustrado” y cambiar la figura legar solo por el delito de violencia en el contexto intrafamiliar, dado que el condenado “no tuvo las intenciones de dar muerte a Nabila”, esto según los jueces del Centro de Justicia. Con este fallo, que por lo demás es inapelable, queda una sensación de desamparo por parte de la justicia -primeramente con Nabila- y de desazón e incredulidad social con quienes deberían protegernos de seres tan deplorables como Ortega y aplicar justicia ejemplificadora en casos tan horrorosos. Lo más terrible de todo este caso es que marca un lamentable muy mal precedente para futuros delitos en contra de la mujer.


¿Qué faltó, señores “expertos jueces”, para creer que sí quería asesinarla? ¿Otro miembro del cuerpo desmembrado? ¿Que su cráneo tuviera más fracturas de las que tuvo? ¿Que abriera su abdomen? ¿Que expusiera sus entrañas? Como si el hecho de romper su cráneo y sacarle los ojos no fuera suficiente.

El sentido común indica que claramente el señor Ortega tenía intenciones homicidas en contra de Nabila, dado el ensañamiento y brutalidad de la agresión. Sin embargo, para tres de los cuatro jueces no fue suficiente para acreditar que ese animal no quería matarla. ¿Qué faltó, señores “expertos jueces”, para creer que sí quería asesinarla? ¿Otro miembro del cuerpo desmembrado? ¿Que su cráneo tuviera más fracturas de las que tuvo? ¿Que abriera su abdomen? ¿Que expusiera sus entrañas? Como si el hecho de romper su cráneo y sacarle los ojos no fuera suficiente.

Dolorosa y vergonzosa  muestra al mundo de cómo en Chile la justicia da señales de inoperancia frente a estos casos y de cómo actúa más ancho para un lado que para otro: si tienes un buen apellido o eres hijo de… ¿Qué tan justa es nuestra justicia? Como sociedad existe la esperanza de que esto cambie, que el poder, el dinero, el género no sean factores para dictaminar de acuerdo a la ley.

Finalmente, este fallo es mucho más violento contra Nabila que la violencia de su agresor físico, violencia machista ejercida por parte de un poder del Estado que en vez de actuar como garante y protector del ciudadano en cualquier situación que vaya en su perjuicio, hace todo lo contrario.

TAGS: #MauricioOrtega #NabilaRifo #NiunaMenos #ViolenciaDeGenero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de julio

¿Y qué crees que merecía “el animal”?…

_
Ante un hecho de violencia como este, se puede presumir intención. Sin embargo, la Corte Suprema es independiente. Que yo sepa no da muchas explicaciones. Desautorizarla, por cierto, no parece inteligente…

Yo creo que no es en la tierra donde se enjugarán todas las lágrimas. En donde se obtendrá justicia y habrá olvido de todas las malas obras…

Sin embargo creo que el impío será muy recompensado en la tierra, de acuerdo al orden de su maldad. Esto quiere decir en términos prácticos que usted no tendrá consciencia sobre los años de condena del agresor, y lo más probable es que no se pueda referir o pronosticar con la suficiente precisión qué será aquello que vivirá el condenado, que tenga un verdadero sentido de justicia.

Pienso que instrumentos como la Corte Suprema y todas las entidades de justicia, están puestas para perseguir al malo, pero, no necesariamente deben imponer toda clase de justa justicia, porque por mucho que se les pretendiese atribuir semejante cosa, no tienen el poder para juzgar como se entiende que juzgará o juzga el que puso a los jueces en la tierra, así como al que pone los gobernantes.

Es decir, la justicia le pertenece a Dios, creo yo, y las instituciones terrenales administran parte de ese poder para hacer justicia, porque por mucho que se pueda creer que presentan sesgos en su actuar, actúan y determinan. Resuelven de alguna manera. Funcionan, pero, no darán el pago que dará Dios…

16 de julio

La independencia de la Corte Suprema en ningún caso está en discusión, ni tampoco la intencionalidad de mi comentario se fundamenta en desautorizarla. Creo menos inteligente no tener una opinión concreta ante un hecho tan violento en contra de una mujer y quedarse como un mero espectador, perdiendo toda capacidad de asombro.

Los tribunales de justicia son los encargados de administrar la aplicación de castigos con o sin cárcel de acuerdo a los tipos de delitos cometidos. La Corte Suprema aplica las condenas de acuerdo al Código Penal y están, reitero, tipificados de acuerdo a cada delito.

La justicia que haces referencia, la divina, no está en debate ni cuestionamiento ya que pertenece a cada persona con sus credos correspondientes y no tiene relación alguna con lo planteado en mi comentario. La concepción que tiene cada persona respecto a la justicia que Dios aplicará a cada individuo por sus actos, es sin lugar a dudas, algo personal e individual.

17 de julio

Personalmente me merece mis dudas un tipo de inteligencia que caricaturice a la Corte Suprema y a sus jueces, sólo por “tener una opinión”.

¿Qué tan justa es nuestra justicia? es una pregunta que puede ser respondida de varias formas. La teoría bíblica es una de ellas, particularmente una que proporciona un sentido completo de justicia…

Si la Corte Suprema puede juzgar personas, más sencillo le debe resultar juzgar “animales” y se apega a la Ley, tienen un canon para hacerlo que, hoy por hoy, no a todos tiene por qué asombrarnos…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno