#Sociedad

La organización del saber y su valor democrático

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No condeno la especialización del saber sino la falta de incentivos en la educación, en todos los niveles, para dialogar sobre asuntos transversales, independientes de la especialización arbitraria de los saberes.

La vida es demasiado corta como para estudiar todas las materias, aprender todos los oficios y hablar de todos los temas. Por eso nos hemos encargado de dividir los ámbitos de la vida en categorías que nos permitan ordenarlas y así elegir a cuáles de ellos dedicamos nuestro tiempo. Un ejemplo claro de esto es la elección de carrera universitaria. ¿Podríamos estudiar todas las carreras, aprender todos los saberes? No. Especialmente cuando insistimos en que esta elección -cuando recién tenemos diecisiete o dieciocho años- marcará toda nuestra vida de modos que a esa edad no alcanzamos a imaginar.

Una consecuencia de esta división de los saberes y actividades es la convicción de que efectivamente están separados de facto: que nada tiene que ver la política con el arte, la matemática con la literatura, la música con la geografía, la biología con la astrología, la psicología con el derecho, la ingeniería con la religión. “No le pidas peras al olmo” o “Pastelero a tus pasteles” decimos para expresar la incongruencia temática entre un saber y un quehacer. Esta distinción opera en términos prácticos no sólo en la elección de una carrera sino en la división entre científico y humanista de nuestro modelo educativo. Tempranamente organizamos el saber y etiquetamos a los estudiantes acotando sus posibilidades según modelos productivos de desempeño potencial e interés. “Usted tiene habilidad para los números” decimos, descartando de plano que esa habilidad sea compatible con lo que suponemos su opuesto: las letras y el lenguaje verbal.

Pienso que esta organización del saber puede ser muy útil para categorizar la oferta del saber -tecnificado en estas categorías- como si fueran productos en un pasillo del supermercado. Claro: un bien de consumo. Pero ¿Cuáles son las consecuencias de esta decisión? ¿Quién la tomó y en base a que supuestos antropológicos? ¿Cuál es la idea de ser humano que funda esta decisión? ¿Qué criterios operan finalmente en el ordenamiento del saber y la organización del trabajo? Finalmente: ¿Están realmente separadas estas dimensiones en el quehacer del ser humano?

“La especialización es necesaria y positiva para el desarrollo económico y social” me dirán. Sí. Lo he escuchado muchas veces. Mi pregunta es si acaso los cambios y movimientos sociales no nos estarán diciendo otra cosa. Hay asuntos transversales que exceden el lenguaje tecnificado propio de las disciplinas del saber. Qué sea la vida no es un problema simplemente biológico; la pena de muerte no es un asunto exclusivo del derecho penal; ¿Acaso nada tienen que decir los músicos sobre la educación? ¿No hemos visto marchar a padres, abuelos, estudiantes, músicos, abogados, artistas, ingenieros todos defendiendo causas que nos parecen transversales? ¿No consiste precisamente en eso un movimiento social?

No condeno la especialización del saber sino la falta de incentivos en la educación, en todos los niveles, para dialogar sobre asuntos transversales, independientes de la especialización arbitraria de los saberes.

Creo que toda actividad humana expresa una comprensión de lo que somos y como nos relacionamos con el mundo, ese gran conjunto de otros. Si todo acto humano comprende de manera implícita lo que somos -la matemática concibe al mundo como relaciones de unidades; la literatura como relatos que expresan sentido; la música como interacción de vibraciones acústicas; la política como el ejercicio de influir y decidir un tipo de convivencia- puede que poniendo sobre la mesa los supuestos desde los que operamos, juzgamos y tomamos decisiones, comencemos a oír voces allí donde hasta ahora sólo hay diálogos de sordos. “Entender al otro como un legítimo otro” es eso. Abrirnos a su lenguaje y entender que más allá de toda especialización hay elementos en común desde donde construir una sociedad.

—–

Foto: Fortimbras / Licencia CC

TAGS: #Democracia Conocimiento Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Anónimo

05 de agosto

Me parece interesante tu planteamiento del tema. Estamos condicionados a elegir una carrera y a dedicarnos toda una vida a eso, nos forman desde pequeños con preguntas “¿qué quieres ser cuando grande?” limitando orientando implícitamente a un solo rumbo. Cuantos nos hemos dedicado a estudiar una carrera y salir del margen del supuesto quehacer de ese marco de estudio? cuántos nos hemos sensibilizado con las artes e incorporado en las escuelas más teóricas?, cuántos vemos la oportunidad de vibrar con razones y emociones y como dices, construir una sociedad transversal legitimando al otro?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje