Columna en Sociedad
2
Difunde: Whatsapp

La Familia maniatada entre el Estado y su historia

Es importante comenzar declarando como las palabras resuenan en la historia de cada uno de los integrantes del grupo (@GrupoMiradas). Que se agrupa para abrir espacios de diálogo sobre el hacer en relación a las acciones y vivencias de la infancia. Esto sucede dado que no se puede olvidar el sujeto histórico y las marcas que dejaron en nuestro crecimiento las experiencias vividas en el interior de cada una de las familias. Esta transgeneracionalidad o relato que se viven dentro de los espacios individuales que nos performa e identifica. Las identificaciones pueden ser desde la importancia de la educación hasta la legitimidad de eventos violentos, sexuales e infracciónales. Son esta entrega del legado simbólico que tanto peso genera en la conformación de cada uno de los sujetos y en especial de estos niños, niñas y adolescentes.


Esta transgeneracionalidad o relato que se viven dentro de los espacios individuales que nos performa e identifica. Las identificaciones pueden ser desde la importancia de la educación hasta la legitimidad de eventos violentos, sexuales e infracciónales. Son esta entrega del legado simbólico que tanto peso genera en la conformación de cada uno de los sujetos y en especial de estos niños, niñas y adolescentes.

Como punto de partida nos encontramos con las variables estructurales sociopolíticas y como estas inciden en la conformación de los/as sujetos con los cuales nos desenvolvemos en nuestros espacios laborales. Los niños vulnerables de familias que han sido históricamente vulneradas; debido a que estos padres vivieron desde la violencia del estado (malos accesos a cada una de las políticas públicas) hasta la normalización de las acciones que realizan las personas del entorno cercano.

Los primeros planteamientos se refieren a la pobreza y como esta no es condicionante de vulneración, sino que es vista como parte de un contexto político, que no configura de per se una obligatoriedad como espacio vulnerador. Dentro de este aspecto, si es importante declarar como el mal ejercicio por parte del Estado en la conformación de su cuadro de políticas públicas en los servicios básicos para el desarrollo de un sujeto a escala humana, olvidando temas como la espacialidad, salud, educación y habitabilidad.

El segundo de los planteamientos esta visualizado desde las normalizaciones o legados que realizan los espacios familiares como elementos transgeneracionales que se posicionan desde las acciones que estos perpetúan en su quehacer. Como es en el caso de un zapatero que le enseña a su hijo su oficio; el delincuente padre es quien muestra un mundo que el niño, niña o adolescente reconoce desde su primera infancia. Es un espacio que estos niños, niñas o adolescente sienten cercano y acogedor; pero que evidentemente esta en contraposición con lo establecido en las normas sociales. De este planteamiento nacen diferentes preguntas que retumban en cada una nuestras cabezas y cuerpos; ¿Es posible para estos NNA romper con este legado? ¿Es posible abandonar tu historia?

Para buscar ciertos atisbos de respuesta, es necesario establecer diálogos entre ambos puntos. Desde donde emergen los espacios comunes de la intervención en los espacios vulnerables para poder sanear los problemas de los disruptivos. Pero este es claramente un problema más profundo, uno que se encuentra en las bases fundacionales de esta franja de tierra que conocemos como Chile. Dado que este problema no solo se encuentra en un estrato social, en esa población pobre que está expuesto al escarnio de la prensa; la vulneración también es parte de la clase media y alta, lo que nos demuestra que esto no es un tema puramente de acceso, sino que, se esconde en los dolores que las personas no son capaces de comunicar o de trabajar en su crecimiento. Uno que se esconde en las raíces y que utiliza a estos sujetos vulnerados como chivo expiatorio.

Es por estos motivos que se debe hacer una intervención estructural (NNA-Familia-Sociedad Civil-Estado), que esté acorde a las personas. Esta debe nacer desde diagnósticos que posicionen el dolor, olvido, necesidades -no solo económicas, sino que esencialmente afectivas- para que desde este nicho comience el posicionamiento de las acciones que ubiquen al sujeto como el elemento trascendental en este trance histórico. Acercarse a organizaciones civiles para poder levantar visión de protección integral. Partir desde la comunidad para comunicar, hacer que el lenguaje de la protección sea el lenguaje de la gente.

Para finalizar es importante mencionar que la historia de nuestras familias es parte trascendental de quienes somos en la actualidad, desde los elementos positivos a los negativos. Es por lo mismo relevante el lograr identificar cuáles son los lamentos y prácticas de memoria que recorren los pasillos de cada uno de los espacios sociales donde se desenvuelven las familias, para poder comenzar a posicionar el buen trato y la contención como elementos efectivos y afectivos relevantes en los procesos de crecimiento de cada uno de los niños, niñas y adolescentes en este caso; pero que debiese ser parte de todos y todas.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Constanza

06 de enero

Si al menos nos recordaramos de niños, en nuestras emociones, en nuestros dolores, en nuestras alegrías, probablemente hoy como adultos lograríamos conectar con el mundo de la niñez de una mejor manera, buscando al menos, evitar, q otros revivan y hereden nuestros propios traumas. Creo q una de las más grandes falencias, es q vivimos en un mundo adultizado y reprimido en la emocionalidad, permientiendo-nos, expresar principalmente por medio de la ira, la molestia… Siendo agresivos, validando conductas patriarcales, jerárquicas, en donde se busca olvidar la popia historia, para enajenarnos en un sistema complejo, repetitivo y lleno de estereotipos.
Buen articulo!! Falta hablar, pensar y replantaer ésta temática.

ghfdkjghfdkjg

11 de enero

Y,

¿cómo identificarías

“cuáles son los lamentos y prácticas de memoria que recorren los pasillos de cada uno de los espacios sociales donde se desenvuelven las familias”?

Y luego de hacerlo, ¿qué haces con ellos y cómo?…

De hecho, si propones eso, ¿por qué supones que ya no está hecho?
¿Por qué supones que esto no se sabe?

De lo contrario, si no fuera así, ¿no sabemos nada sobre campamentos o filas de espera en los hospitales?

¿Nada sobre la usura bancaria que empobrece a la población?

¿Nada sobre el sistema de pensiones que se jode a los trabajadores el día que quiere, además de jodérselos todos los días?

¿Nada sobre las personas que duermen en la calle o niños(as) que se prostituyen?

¿Nada acerca de todo lo que un niño quiere y no puede conseguir de ninguna forma?

¿Nada sobre madres solteras, niños o ancianos abandonados o enfermos fuera del auge?…

Lo curioso es que elquinto preste su portada para una cosa tan superflua como su artículo, don Cristopher…