#Sociedad

La épica de la igualdad

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La nueva épica es la igualdad, sin apellidos ni viñetas que aligeren el peso de sus promesas. Igualdad desde la cuna y hasta la vejez, para sentirnos parte de una sociedad que abraza a sus compatriotas y les otorga las herramientas suficientes para tallar su libertad.

Pocas veces en la historia un país suele encontrarse con tantas señales de cambio. De pronto, hechos extraordinarios se precipitan, unos sobre otros en una secuencia caprichosa y febril; son signos en el aire, fragmentos de un destino en desarrollo. En la actualidad, Chile vive un momento paradojal: cuando los indicadores de crecimiento y empleo muestran una importante vitalidad bajo el cuño de un gobierno de derecha, la ciudadanía no aplaude y aun más, exige en calles y pueblos apartados poner fin a las desigualdades y los abusos. La letra chica del modelo económico se impone porfiadamente a cualquier gigantografía oficialista.

La frustración del gobierno no puede ser mayor. No salen de su asombro, mientras ministros y dirigentes pierden la compostura al comentar los últimos datos arrojados por una encuesta. El abismo entre los buenos indicadores económicos y los malos resultados en aprobación ciudadana parece no ceder y consolidarse a solo meses de las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias. La resignación debe ser un trago amargo en el palacio presidencial mientras el país disminuye el desempleo y el último Imacec es más alto que el trimestre anterior.

Fue la revolución pingüina del 2006 la que abrió esta corriente de aire fresco. Esa tormenta secundaria que se tomó las avenidas del territorio nacional; insolentes y furiosos, traían el signo de un hastío que el país y la política no supieron comprender a tiempo. Las históricas protestas del 2011 lograron unir movilizaciones sociales y adhesión ciudadana en un país acostumbrado a ser un ejemplo de progreso y estabilidad en la región.

Los ciclos históricos rebasan años y a veces decenios, son tiempos sin fronteras convencionales atadas por un sentido premonitorio y sin retorno. Nuestro país experimenta desde hace tiempo un intenso anhelo de cambio, no en el sentido de alternancia en el poder -como algunos equivocadamente creyeron- sino como un activo malestar ciudadano que la política tradicional no ha sido capaz de canalizar o no ha tenido el valor de hacerlo.

En la oposición, las últimas semanas han estado marcadas por el regreso al país de Michelle Bachelet, confirmando que será candidata presidencial y enviando las primeras señales de lo que será el sello programático de su campaña. Fin al lucro en la educación, repensar las bases del modelo de desarrollo y construir una amplia mayoría social y política por los cambios. Ha sincerado un discurso centrado en las dramáticas desigualdades de nuestra sociedad. Ha puesto en el horizonte la promesa de cambiar -de una vez por todas- el sistema binominal y generar una nueva carta fundamental nacida en democracia. Es la expresión de una voluntad política para abrir un nuevo ciclo de cambios en Chile.

La acusación constitucional contra Harald Beyer pasó de ser una promesa incierta a un acontecimiento de hondas repercusiones nacionales. Lo que parecía extemporáneo y tardío, se convirtió al pasar de los días y semanas en un momento de extraordinaria cohesión opositora. Es cierto que no fue fácil construir esa mayoría, pero muchas apuestas se perdieron esta vez porque ocurrió lo que era menos evidente, lo que resultaba más riesgoso. El desenlace de este tenso episodio, es otro signo más que los tiempos han cambiado y que las fuerzas de centro-izquierda están preparadas para abrir otra etapa democrática en nuestro país.

En los años ochenta, la oposición hizo lo que muchos creían imposible, pudo sobreponerse a diferencias que parecían insalvables. En aquel entonces, las discrepancias eran mucho más profundas que hoy. El golpe de estado había pulverizado nuestra democracia, dividiendo a los chilenos entre patriotas y extremistas. Las desconfianzas eran precipicios y abismos insondables, pero en menos de una década la oposición supo construir acuerdos y prepararse para vencer al dictador con sus propias reglas, en paz y participativamente aquel inolvidable 5 de octubre del 88.

No habrá una lectura única de los gobiernos de la Concertación. No se escribirá una verdad consensuada sobre sus logros y omisiones. Autoflagelantes y autocomplacientes amasarán sus tesis durante mucho tiempo: crecer con equidad en una frágil democracia a principio de los noventa, con avances sociales significativos a partir del año 2000 que sin embargo no logran torcer las lógicas del modelo neoliberal. En fin, las legítimas discrepancias para analizar nuestro pasado reciente persistirán pero lo que no pueden hacer, es paralizar la construcción una nueva mayoría portadora de otro entusiasmo.

Una renovada épica debe unirla voluntad de la oposición, esa que anhela cambiar un modelo de desarrollo hecho a imagen y semejanza del mercado más cruel, ese que evita competir y secolude en los precios de medicamentos para niños y adultos mayores. Con un retail que engaña mensualmente a sus clientes y “encalilla” a la gente como única forma de conseguir progreso material. Ese sistema previsional que entrega pensiones miserables a sus trabajadores y jugosas utilidades a las AFP´s. Contra esa barbarie estamos luchando.

La nueva épica es la igualdad, sin apellidos ni viñetas que aligeren el peso de sus promesas. Igualdad desde la cuna y hasta la vejez, para sentirnos parte de una sociedad que abraza a sus compatriotas y les otorga las herramientas suficientes para tallar su libertad. Esta épica debe alentarnos a encontrar un camino para la más amplia unidad de la oposición en la próxima década. Si ayer fue la recuperación democrática lo que nos pudo juntar, hoy el anhelo de igualdad debe fundar una nueva fraternidad que recoja y materialice las esperanzas mayoritarias de nuestro país.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

01 de mayo

“la más amplia unidad de la oposición”

no me parece que sea realmente el concepto más adecuado

porque se supone que la mejor solución que pueda presentar alguien, no sólo debe satisfacer a la ciudadanía, sino que no debe dejar embarradas

y de preferencia debe tener una aceptación multisectorial

e implementarse siguiendo planes que vigilen que a “a nadie le duela los cambios del sistema”…

Por ejemplo, cuando se implementó el transantiago, entiendo que hubo choferes o micro empresarios que quedaron fuera del sistema y terminaron quitándose la vida. Este tipo de cosas no debe suceder al implementar cambios profundos en un sistema político y económico, motivo por el que le sugiero siempre a quien me lea que

que no pida cosas como si hiciera una lista al viejito pascuero, sino que pida una herramienta para ejercer la democracia, tal como una Cámara Ciudadana, de forma que:

si queremos cambiar la Constitución, lo hagamos con la transparencia y el análisis suficiente como para evitar errores precisamente por falta de análisis o falta de profundidad en el estudio de las alternativas…

02 de mayo

Los cambios que requiere nuestra sociedad son de largo plazo y debemos avanzar con persistencia y de manera inclusiva, lo que no podemos hacer es dejar las cosas como están.

02 de mayo

En algún minuto la “épica de la igualdad” chocará con la realidad; igualdad a rajatabla, en todo, no se puede lograr. Por lo tanto la frase de “igualdad desde la cuna y hasta la vejez” asociado al concepto de “libertad” es un poco utópico y un contrasentido.
Y, finalmente, la “igualdad”, ya restringiendose al tema económico, provocará la pregunta de en que nivel quedaremos iguales. ¿se tiene que igualar para abajo a todos los que están sobre la media, para con ello subir a los que están bajo la media? ¿de verdad alguien piensa que el que está en esa situación no se sentirá despojado de su libertad, y que no reaccionará?

02 de mayo

Es un riesgo mencionar la libertad cuando se releva la igualdad, pero a mi me resulta fascinante. Estoy convencido que la única forma de proteger la libertad es avanzar en una sociedad que garantice oportunidades. Hay sociedades que lo han logrado, ¿por qué nosotros no podemos hacerlo?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis