#Sociedad

La desigualdad: ese doloroso flagelo que a nadie le importa

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Como futuro elector informado, seguramente usted se habrá dado el trabajo de leer en detalle las propuestas de los candidatos (las que existen, desde luego). Dígame, ¿en alguna de ellas aparece el combate contra la desigualdad como el eje central de las propuestas? ¿Ubicó aunque sea una donde se mencione la desigualdad como un problema serio, se haga un análisis profundo de sus causas, se definan indicadores que permitan medirla, y se propongan medidas concretas para disminuirla? ¿Hay algún candidato que plantee “reducir la desigualdad” como un objetivo concreto, medible, de su eventual gobierno?

El combate contra la desigualdad ―esa anomalía que se produce en una sociedad cuando sólo una parte de los socios se beneficia, en forma abusiva, de los frutos que entre todos generan― es de larga data. Ya el mismísimo Jesús, a comienzos de nuestra Era, arremetía en su contra con ese potente mensaje, tan anti-neoliberal y tan pro-equidad, de “ama a tu prójimo como a ti mismo” (a propósito, ¿se imagina usted a Jesús en la UDI?).

Dos milenios más tarde, sin embargo, el asunto no ha variado en demasía. El mundo entero ha progresado, es cierto, pero ese progreso ha distado mucho de alcanzarnos a todos por igual. En la mayoría de los países, de hecho, existen pequeños grupos que lo acaparan en su mayor parte, apoyados por poderosas organizaciones (partidos políticos, centros de estudios, sectas “religiosas”,  gremios empresariales, etc.) cuyo fin último es, por más que se intente disfrazarlo, proporcionarle sustento político e ideológico a semejante despojo.

Chile, qué duda cabe, es uno de esos países. Aquí, unas pocas familias concentran más de un tercio de la riqueza, y los ingresos del 10% más acomodado de la población son 30 veces superiores a los del 10% menos favorecido. Las cifras son lapidarias: estamos entre los veinte países con mayor desigualdad del mundo.

Un estigma como ése no debería ser tolerado por las sociedades. Quienes se interesan en el tema (no muchos, lamentablemente) saben que en otras latitudes el combate contra la desigualdad forma parte explícita de las políticas de gobierno. Se discute en los parlamentos y se incluye en los programas de gobierno. Mantener niveles de desigualdad razonables es allí no sólo un anhelo, sino una obligación de quienes ocupan cargos gubernamentales.

En Chile, sin embargo, a nadie parece importarle.

Como futuro elector informado, seguramente usted se habrá dado el trabajo de leer en detalle las propuestas de los candidatos (las que existen, desde luego). Dígame, ¿en alguna de ellas aparece el combate contra la desigualdad como el eje central de las propuestas? ¿Ubicó aunque sea una donde se mencione la desigualdad como un problema serio, se haga un análisis profundo de sus causas, se definan indicadores que permitan medirla, y se propongan medidas concretas para disminuirla? ¿Hay algún candidato que plantee “reducir la desigualdad” como un objetivo concreto, medible, de su eventual gobierno?

¿Me entiende cuando señalo que a nadie parece importarle? Porque además no se ve una masa vociferante recorriendo las calles en pro de una mayor igualdad. Es un tema del que se habla en columnas, blogs, artículos de prensa, pero que al momento de “quiubos”, se oculta debajo de la alfombra como si fuera algo vergonzoso. Ni a los que la sufren, ni a los que podrían remediarla, parece quitarles el sueño.

¿Por qué?, se preguntará usted.

La respuesta parece sencilla. Es cosa de mencionar las principales causas de la desigualdad, y se cae de madura. ¿Y cuáles son éstas? Primero, condiciones naturales distintas (irremediablemente, cargamos con los talentos que la naturaleza nos brindó hasta el día de nuestra muerte); segundo, diferentes capacidades (mejorables, en gran medida, por medio de una educación de excelencia); y tercero, la asimetría del poder.

Esta última es la madre de todas las causales. En cualquier sociedad que adolezca de ingentes niveles de desigualdad (piense, por ejemplo, en las sociedades esclavistas), usted encontrará concentraciones brutales del poder político y económico. Ergo, si usted quiere combatir la desigualdad, necesariamente debe desconcentrar el poder. Entonces, ¿se entiende mejor por qué el combate frontal contra este flagelo está ausente de los programas de los candidatos?

Así que, según parece, tendremos desigualdad para rato.

Seguiremos escuchando a los defensores del modelo de desarrollo vigente ―gente tan ajena a la filosofía cristiana como la UDI casi completa, parte importante de RN, algunos sectores de la Nueva Mayoría, el Opus Dei, los Legionarios de Cristo, la Universidad Católica, El Mercurio, Libertad y Desarrollo, la SOFOFA y algunas otras entidades que se me escapan―, plantear su absurda tesis de que tan brutal inequidad es natural; que forma parte de la esencia del ser humano; que Dios, en definitiva, lo quiso así; y que, por eso hay que acostumbrarse a vivir con ella, ya que no tiene arreglo. Seguiremos oyendo a estos ejemplos de amor cristiano plantear que hay que disminuir aún más el tamaño del Estado; que hay que reducir los impuestos; que la desigualdad no es un problema; que el modelo neoliberal vigente es un ejemplo, un verdadero paradigma, para el mundo entero. Si Jesús viniera a darse una vuelta por estos lares y contemplara la conducta de estos próceres, se lo firmo, vomitaría.

Y seguiremos también observando cómo quienes podrían cambiar esto, porque tienen el apoyo y el mandato popular para hacerlo, ni siquiera lo intentan. Ya no lo hicieron en los 20 años en que dispusieron del poder, y tampoco, probablemente, lo harán en los 20 años próximos. ¿Será porque hay que preocuparse de asegurar buenas pegas para el momento en que salgan del gobierno?

Las sociedades enfermas son así: pese a estar carcomidas hasta lo más profundo por el gusano del egoísmo exacerbado, no se percatan de ello y siguen caminando como si nada pasara.

Hasta que se desploman, desde luego. Y allí, Dios nos pille confesados.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Nicolas

07 de octubre

Muy de acuerdo con lo propuesto por sergio. Quisiera agregar una cosa; también el tema de la desigualdad social es un problema de pensamiento egoísta muy internalizado en nuestra sociedad, es decir, si de verdad se propusiera una reforma tributaria concreta y de peso, en donde los impuestos a pagar por todos se elevaran sustancialmente, estoy seguro de que una gran mayoría estaría en desacuerdo, auque esto signifique una mejora en la calidad de educación, salud, transporte, infraestructura, etc.

12 de octubre

Don Sergio
Gran señor es don dinero y a este lo carga el diablo
“Nadie dice nada”, solo hablan los marginados del poder y le advierto que son millones ¿no será el sistema?, ¿será que el dinero despierta el deseo insaciable de tener más dinero y así el dinero despierta la ambición y la ambición induce a la corrupción ¿no será que el dinero genera el poder, y el poder absoluto es absolutamente perverso.
Ahora si la corrupción es contagiosa ¿Quién nos podrá defender?
¿El corrupto enriquecido descarriado y poderoso tendrá la voluntad para escuchar al pueblo?
Y aquí estamos en serios aprietos, si el sistema responde a la estructura piramidal del poder, resulta que la mayoría es el pueblo que patalea, pero que lamentablemente está en la base de la pirámide, y el poder en la cúspide que no escucha, porque tiene dinero por lo tanto es…….
Hace un tiempo, en el transcurso de una entrevista, el periodista pregunta: señor “extranjero”, ¿qué la parece Chile? Resp. El mejor país del mundo, pero cuando lo terminen, Preg. ¿Qué nos falta para saltar al desarrollo?, Resp. Cuando tengan un presidente honesto.
Un filósofo filosofaba con un copete. A este país se le puede conocer con 10 años viviendo en él, por lo tanto le está permitido opinar sobre el país real que todos conocemos, pero lamentablemente los gobiernos se van por la tangente que nadie entiende, solo ellos, el poder sabe que nos lleva a todos como corderito a su país que responde a su modelo.
Pues así como vamos terminaremos con un Chile parecido a fundo administrado con un patrón y un capataz.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla