#Sociedad

La carne como un crimen

21 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace algunos día se dio a conocer la noticia de un grupo de activistas chinos que interceptaron y liberaron a cientos de perros que iban en un camión directo al matadero. Se trata de una práctica relativamente común en China (la de comer perros), pero acá provoca un escándalo de proporciones. La gente se tapa la cara y hacer arcadas. Pobres perros. Lo curioso es que muchas veces las personas hablan de ese horroroso tema en un asado, mientras mastican indiferentes carne de vaca. ¿Qué diferencia hay entre un perro y una vaca? Pocas, creo yo. Pero vamos por parte.


¿Qué diferencia hay entre un gato (o un perro) y una vaca (o un chancho)? En esencia ninguna. Los dos son animales no humanos conscientes de su entorno, que respiran, que sienten, que se relacionan entre ellos y con otros, que se comunican (entre ellos y con otros). Que sienten miedo, que perciben la muerte, que conocen algo parecido a la tristeza. Que no merecen la muerte (ni la vida) que se les da en un matadero.

Fue por mis gatos que me hice vegana. No por haber leído una de estas noticias, o haber visto videos de masacres al interior de algún matadero (verdaderas industrias de la muerte). Tampoco por el encendido discurso de algún activista encadenado a un camión de cecinas, explotando el morbo de la crueldad animal.

No fue por eso sino por estos dos hermosos gatos hermanos que  adopté en la plaza por necesidad (me cambié de casa y había ratones en la nueva). Ella, delgada, plástica y elegante. Él, peludo torpe y dominante.

Nunca había tenido gatos, pero bastaron un par de días para sentirme total y absolutamente abducida por esas criaturas enigmáticas y maravillosas.

En ellos concentré el amor que nunca había sentido por otra cosa o persona. Al poco tiempo intenté transmitir desde ellos amor a todos los animales que existen o existieron desde que hay vida en la Tierra.

Fue mientras los veía corretear durante la noche, en juegos que siempre terminan en peleas, que comprendí que lo último que quisiera es que algo o alguien les inflingiera la más mínima incomodidad, el más leve dolor.

Mi amor hacia el par de felinos se extendió automáticamente y sin racionalidad a toda especie animal. Dejé de comer carne (proveniente de cualquier animal) y cualquier producto derivado de animales.

Aquí lanzo de nuevo la pregunta. ¿Qué diferencia hay entre un gato (o un perro) y una vaca (o un chancho)?

En esencia ninguna más que las formas. El gato es pequeño, tiene piel blanda y de pelos suaves. La vaca es más grande, tiene piel áspera y pelo duro. El gato es más ágil. La vaca muge, el gato maúlla, en fin. Da para largo. Pero en su esencia son lo mismo: dos animales no humanos conscientes de su entorno, que respiran, que sienten, que se relacionan entre ellos y con otros, que se comunican (entre ellos y con otros). Que sienten miedo, que perciben la muerte, que conocen algo parecido a la tristeza. Que no merecen la muerte (ni la vida) que se les da en un matadero.

¿Te imaginas a tu gato (o a tu perro, a tu preciosa mascota), avanzando apretujado y asustado entre medio de miles de otros gatos, caminando en pésimas condiciones (muchas veces malheridos), hacia el cadalzo, donde lo mojarán con fuertes chorros de agua para que después la electricidad le pegue más fuerte. Y donde probablemente no morirá y será desollado vivo chillando de dolor y terror?

Seguro que no te gustaría. Entonces ¿Por qué la indiferencia hacia ese mismo dolor experimentado por una vaca? ¿Porque no la puedes tomar en brazos? ¿Porque no ronronea? ¿Porque no te entiende? ¿Porque no te hace caso? (¿El gato te hace caso?) ¿Porque no te reconoce? (¿Has vivido el tiempo suficiente con una vaca como para asegurarlo?) ¿Porque “Dios” la puso ahí para que la comamos? (¿Dios se habrá imaginado que iban a existir los mataderos?). Al final no hay ninguna respuesta real y profunda a esas preguntas que no suene estúpida, vacía o egoísta.

Comer cualquier producto que provenga de la industria de la carne es, desde mi punto de vista,  inmoral (si proviene de animales de libre pastoreo es otro tema, del que seguramente escribiré más adelante). La industria de la carne se alimenta de animales salvajemente capturados, encerrados, maltratados, en muchos casos violados (para reproducción), hinchados de hormonas, cruelmente torturados, asesinados, faenados y envueltos hasta llegar a tu cocina.

Así las cosas, no hay que ser un fanático activista animalista militante para eliminar de tu dieta carne de cualquier animal. Solo hay que tener así un pelo de sensibilidad y sentido común.

TAGS: Alimentos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de diciembre

Saludos. Yo también tengo gatitos. Vivo con mis gatos la poco común situación de que es una familia completa, si algo así fuese posible de describir entre estos felinos. La mamá gata, una típica gata de calle, su marido, un siamés, y los hijos, seudo siameses de colores rarísimos, que por hoy juegan con su padre al corre que te pillo. Eh, esos gatitos elegantes, mimosos, bigotudos y lanudos, son carnívoros, depredadores incansables, responsables de la extinción de cuanta lagartija, pajarito o libélula urbana pueda haber. Y eso, ¿qué nos dice? Primero, y sumando el hecho de que hay tanto fósil de bicho raro extinto, que es una una falacia la creencia de que el único responsable por la extinción de otras especies sea el ser humano. Segundo, que es una falacia la creencia en la “Naturaleza”, como una especie de ente en equilibrio y contrapuesto al animal humano, perverso. Tercero, los animales entre ellos se tienen poco o ningún grado de compasión, por lo tanto puede decirse que cuando nos compadecemos de nuestros filetes, no estamos siendo comprensivos con la Naturaleza, estamos siendo aún más antinaturales. Y ahora me agacho y escondo para que no me acierten tantos huevos, tomates y demás que me arrojarán por decir estas ideas que se me han venido de repente a la cabezota.

29 de diciembre

Señor, en ninguna parte de lo que escribí dije que el ser humano era el único culpable de la extinción de otras especies. Sin embargo sería interesante averiguarlo. Hasta donde yo sé, el rinoceronte blanco y otras especies en vías de o ya extintas, fueron borradas de la faz de la tierra por la caza indiscriminada (del hombre). Pero eso no tiene nada que ver con lo que escribí. Y claro, los animales cazadores no tienen compasión de sus presas, pero cazan a sus presas de a una, no se organizan para meterlas a una moledora de carne para darle de comer al resto (y de paso cobrar por el servicio). Me parece que está usted rebatiendo cosas que yo no he dicho (o escrito). Slds

Felipe

30 de diciembre

Se me anduvo perdiendo po abuelito (con todo respeto), si la cuestión es que, si, es cierto, somos depredadores, en un sentido igual que sus gatitos, pero a diferencia de lo que usted dice, sus gatitos SI tienen compasión con sus filetes al lado de nosotros ¿por qué? porque nosotros encerramos a nuestros filetitos, toda su vida (que no es tan corta) en 1 metro cuadrado, sin ventilación, sin sol y siempre con la misma comida. Imagínese usté como nos veríamos nosotros dos ahí, mirando todo el día la misma tabla de madera. Nos volveríamos locos (y de hecho a los cerdos, que son menos tranquilos que las vacas, les pasa, se vuelven locos). Lo incito a informarse sobre como funcionan los mataderos y que tan inteligentes son los animales que comemos

Roberto

29 de diciembre

Ya está bueno de tantas fantasías posmodernistas. Los animalistas cometen el gran error de antropomorfizar a los animales, proyectando en ellos atributos humanos y negando actuaciones explicables sólo a partir de su diseño genético. Eso es resultado de 80 años de cultura Disney.
Pero lo peor es la misantropía o antropofobia que esconden estas personas, que creen que los animales son los únicos seres dignos de respirar en este mundo.
Esta gente es la que cree que los los perros deben caminar libres por las calles en vez de estar en un corral. Prefieren anteponer la vida de un perro callejero a la de un niño que se expone a la mordedura de los mismos. Pero bueh… así es esta gente.

29 de diciembre

Señor, yo no proyecto atributos humanos a los animales. ¿Me va a decir que una vaca no se comunica? ¿Me va a decir que no tiene conciencia de su entorno? ¿Usted cree que la vaca no siente dolor? ¿Que no siente miedo? Tristeza es difícil comprobarlo, pero le aseguro que sabe perfectamente lo que está pasando cuando está en la fila del matadero y le aseguro que no lo está pasando bien. Lo otro, me carga Disney, por lo que su asociación (por cierto antojadiza) con el tema, no ha lugar. Y por último, no sé en qué parte leyó que prefiero anteponer la vida de un perro callejero a la de un niño. Quizás usted quiso leer eso, pero yo no lo escribí y por cierto tampoco lo pienso. No respondió nada de lo que yo expuse, respondió cosas que usted quiso escribir, pero que yo no dije. Saludos.

Felipe

30 de diciembre

¿antropomorfizar a los animales? de que estamos hablando. Sentir afecto, anticipar el futuro, entender el entorno, comunicarse y ser consciente de uno mismo NO son capacidades exclusivamente humanas. Es muy barsa usar la palabra “antropomorfizar” !!!

Tarea pa’ la casa, buscar en google sobre Koko la gorila, buscar videos de vacas y chanchos en youtube y conocer un perro inteligente, vamos que los hay muy tontos y a veces muy inteligentes

29 de diciembre

Estimada Isabel, puede estar tranquila. Mi comentario no significa una refutación. No siempre lo que uno escribe es para refutar o llevar la contraria. He mencionado aristas que forman parte del mismo dilema y hecho ver la irracionalidad de muchas de nuestras creencias y valores. Pero al fin y al cabo, ¿por qué deberían ser racionales? Los cientifistas creen que sí, que debieran, y yo me cuestiono: Pero si el raciocinio es un invento más, una técnica más, como los abrelatas y el uso de computadoras, y por lo tanto puede que el día de mañana quede obsoleto y sea reemplazado, y también resulta de ello que no todo el mundo sabe usarlo o no quiere hacerlo. Retomando el tema central, digo que entiendo esto de compadecernos de los animales, si la compasión y la igualdad son los dos valores que pegan fuerte en el presente. Tan solo hago ver que hay componentes contradictorios, que mientras más queremos acercarnos a los animales y cuidarlos, menos nos comportamos como ellos. Y cuando presto atención a esto, no quiero decir que desee ocurra de otro modo. Hago ver tan solo las paradojas, que el Universo y la vida no son racionales, y con esto llamo la atención sobre uno que otro misoneìsta.

29 de diciembre

Dado que no solo es posible estar de acuerdo, sino que además complementar con un grano de arena una columna, devengo en dejar este link aquí:
http://fcmconference.org/img/CambridgeDeclarationOnConsciousness.pdf
Totalmente de acuerdo con la frase ” Solo hay que tener así un pelo de sensibilidad y sentido común.”

Saludos.

Felipe

30 de diciembre

Las vacas son especialmente inteligentes, es difícil de asimilar, las tomamos por tontas. Estas lloran cuando pierden un ser querido, si les pones música bailan, entienden máquinas o mecanismos, saltan para expresar felicidad e incluso me arriesgaría a decir, que más de alguna, con su lenguaje muy rudimentario, se ha dado cuenta de su existencia (si pienso luego existo… estoy pensando, existo), es decir, son conscientes de ellas mismas y su entorno

¿son razones para no comerlas? No se, pero por lo menos si te las vas a comer no las hagas sufrir toda la vida en un matadero (imagínate estar encerrado en metro cuadrado, mirando la pared todo el día)

Dejo un video de vacas inteligentes: https://www.youtube.com/watch?v=HC0A3qwTRmo

Excelente artículo, aunque soy carnívoro, pero te entiendo el punto

Roberto

30 de diciembre

Insisto: posmodernismo al chancho. ¿Quién podría estar de acuerdo con el maltrato animal? Nadie, salvo un psicópata. El tema es que los animalistas no tienen idea de las múltiples consecuencias que podría tener su fantasía posmo. ¿Qué hacemos con los ratones? ¿Dejamos que desborden las alcantarillas y los sumemos a la mesa? Si nos ajustamos a su desopilante y extravagante visión del mundo, el ser humano no podría alimentarse de nada, pues toda acción, por mínima que sea, aun en base a vegetales, influye en la cadena alimenticia de esos mismos animales que dice proteger. Pero la peor contradicción filosófica es que, en su incesante búsqueda de buscarle atributos humanos a los animales, se muestran como lo que son: antropocéntricos a morir. Pero ni siquiera se dan cuenta de eso.

30 de diciembre

Esta es una respuesta a Roberto. ¿Quién puede estar de acuerdo con el maltrato animal? Muchísima gente. Partiendo por los dueños de mataderos (donde no solo se mata sino que se maltrata cruelmente a los animales), los funcionarios y todo el andamieje que los sostiene ¿Quién más está de acuerdo? Todos quienes compran carne en el supermercado cortadita y buen envuelta en una bandeja plástica. El comprador no participan de la matanza, pero están de acuerdo con ella porque están dispuestos a pagar por consumir carne de un animal maltratado y violentado (y sí, también estresado y asustado) Así que como ve, hay muchísima gente que está de acuerdo con el maltrato o que sabiendo de su existencia, no hace nada por evitarlo. Ah! y para los ratones están los gatos pues. Eso es instinto animal y no maltrato. Son pésimos sus argumentos. Y además descalifica y etiqueta sin conocerme.

instigador

30 de diciembre

pero ningún problema en llevar gatos a casa para que se coman a los pobres ratoncitos

30 de diciembre

Bonita tu columna, encuentro genial como surgió en ti esta nueva forma de consciencia, la verdad es

30 de diciembre

(continúo) que pensé que al leer este artículo se entraría en un debate con matices técnicos, respecto a nutrición, digestión y presupuesto, pero nuevamente observo que la gran mayoría prefiere cuestionar tus palabras y tratar de superar tus argumentos con contra argumentos.

En lo particular me gusta la carne, TODA, vacas, caballos, pescados, mariscos, aves, etc…. sonará totalmente troglodita, pero encuentro super interesante viajar a Sudáfrica a comer carne de jirafa, solo para saber cual es su sabor; no digo esto para provocarte, sino mas bien porque he sido criado carnívoro e irónicamente, mi hermano que recibió esta misma educación, hoy también evita las carnes.

Anecdócticamente he tratado de preparar carne de soya de distintas formas, he tratado de pasar un buen tiempo comiendo champignones como base proteica y me he dado el tiempo de comparar los huevos de campo, con los huevos industriales con los huevos de gallina libre, y los de campo son los mas ricos.

Para intentar profundizar mas, reconozco haber visto esos videos animalistas donde muestran como se mata a los animales de los criaderos, pero mas allá del asco y cierta pena (especialmente cuando veo como tratan a las crías de chanchito cuando mueren), no se merma mucho mi gusto por un buen asado al día siguiente.

En resumen, hace harto tiempo tengo la sensación de que dentro de los seres humanos existen herbívoros, carnívoros e ictiófagos, pero por este amor que tenemos de cuestionar al otro, muchas veces nos olvidamos que todos somos distintos.

Respecto a tu pregunta, la verdad es que creo que algunos seres humanos son capaces de crear vínculos con los animales, independiente de cual, algo así como una conexión supralingüística, he visto huasos arriba de caballos asemejando centauros, he visto mil veces a Jane Goodal con los Simios de espalda plateada, cuidadores de zoológicos con animales salvajes, incluso busos nadando con tiburones, basta revisar youtube para incluso ver a un tipo jugando con un pescadito (lo lanza y el pez vuelve a sus manos para que lo lancen de nuevo). Entonces para definir las diferencias entre tus gatos y una vaca, necesitaríamos un sistema para analizar la relación.

Y he ahí el problema, que pasa si la nanotecnología logra un avance y nos damos cuenta que las plantas también sufren, sienten y tienen miedo; recordemos cuantas personas conversan con sus plantas e indican que estas reaccionan hasta con la música. ¿Que pasaría ese día?, ¿los veganos se deberían alimentar con minerales?, es complejo sin duda.

Solo quiero decir que en esta sociedad, existen quienes sabemos separar a una mascota de una fuente de alimentación y quienes prefieren considerarlos a todos seres vivos, ambas opciones respetables.

Sinceramente, espero no ofenderte.

Jose Luis Silva Larrain

30 de diciembre

Buen articulo y los comentarios me parecen buenos tambien. Pero tampoco muy original.

Yo sé que si los animales tuviesen oportunidad para alimentarse con nostros no lo dudarian y no es culpa de uno ser parte de la especie dominante.

Se me ocurre que un tema mas novedoso seria saber cuando y porque el homo sapiens se hizo carnívoro. Asi sabriamos si nuestra especie habria sobrevivido en caso que estos animalistas hubiesen existido en tiempos de las cavernas.

Feliz año chicos

Camilo Pereda

30 de diciembre

En cortito: estoy de acuerdo en lo que respecta a la industria animal, para mí el horroroso maltrato a que son sometidos es inaceptable (más allá que a estas alturas de la humanidad podamos provocar un cambio de verdad estructural al respecto). Pero la pregunta de “por qué unos sí y otros no” se puede llevar también a los vegetales. También son seres vivos que sienten y respiran, y a mi parecer también son maravillosamente misteriosos. Por qué una lechuga si y una vaca no? Porque no emite sonidos que escuchamos? Porque no “camina”? Porque no tiene respuestas instantáneas si le hacemos cariño? Porque se parece menos a uno (ojos, patas, boca) que un animal? O como se argumenta por ahí, porque no tiene sistema nervioso central? Esto último es la contradictoria vuelta de muchos vegetarianos y veganos al ponerse de nuevo como humano por encima de lo demás: YO defino qué es qué. Dejo planteada la inquietud.

30 de diciembre

La única diferencia entre el gato y la vaca es cultural, y el ser humano es cultural, por lo que no es menor. Hace algunos meses leí un reportaje sobre insectos para reemplazar la proteína cárnica, como gusanos, ¿provocaría en ti el mismo sentimiento de repudio ante la “fábrica de muerte” donde procesan los vacunos?
Por otro lado, los vegetales, aun que no sientan por carecer de sistema nervioso central, son vida, por lo que igual estarías transgrediendo esa vida y provocando la muerte, sin mencionar toda la contaminación que provoca insecticidas, fungicidas, la transformación de la tierra de cultivo, la de los cursos de agua…etc…
Imagino que el tema va más bien por lo que presenta algún grado de consciencia, de inteligencia, de “sentir”.
Creo que lo mejor que se puede hacer para evitar esas inmoralidades es el suicidio

31 de diciembre

La vision neoliberal de la vida, todo es materia prima o mano de obra.
No soy vegano ni vegetariano, pero tengo un gran amor hacia los animales

01 de enero

Ahj, ja,ja. solo faltaba usted, pues, estimado, para que le echase la culpa al neoliberalismo. Seguramente en el matadero morirían menos animales o con menos sufrimiento si fuese propiedad del Estado.

02 de febrero

creo que el tema de lo que comemos es netamente cultural ejemplo : la biblia señala : no comeràs del animal de la pezuña partida. Y, la empatía es parte del ser humano y podemos empatizar con todo, desde una planta hasta una persona.

Vitoco

10 de octubre

No soy vegetariano, me gusta la carne y disfruto de un día de pesca, pero el maltrato es un término relativo, lamentablemente para muchos somos los humanos carnívoros, tenemos un estomago no cuatro, ojos al frente, intestino muy corto y digestión rápida, no Sintetizamos un aminoácido fundamental, la taurina que sólo existe en las carnes rojas indispensable para procesar el calcio y el hierro.
Cuando han ido veganos a mi casa les sirvo verduras.. los respeto y no los insulto. USD podrían ser nas tolerantes.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional