#Sociedad

El estigma del apellido mapuche

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Dos personas se presentan a un trabajo. La primera con un ostentoso apellido europeo oriental; la segunda con un apellido mapuche. Ambos tienen el mismo grado académico, estudios y algunos trabajos previos. Viven más o menos cerca con familias parecidas. Andan vestidos más o menos igual y tienen un muy buen vocabulario los dos. Ninguno tiene caries ni se les salió un botón del terno. Pasan a ver los resultados. Quedó el de apellido europeo. La excusa: ninguna. Había que tratar con un público de clase alta y el apellido mapuche no sólo era mal visto sino que daba mala espina.

¿Sorpresa? No, ninguna. Es más común de lo que cree. Llevar el apellido mapuche para muchas personas es sinónimo de exclusión y de falta de oportunidades, de certificarlo ante la CONADI para recibir una beca, de ser “pariente de los que queman camiones”. Porque llevar el apellido mapuche para mucha gente en Chile es sinónimo de tirar piedras.

Aunque también haya personas que se sienten orgullosas de llevarlo (y otras con una envidia sana de no tenerlo aunque les encantaría) hay un montón inconmensurable de gente chilena que le da vergüenza o no le interesa ni siquiera saber lo que significa. ¿Se imagina que el apellido que tiene en este momento en su carné puede ser el reflejo de algún linaje en el Wallmapu, en el país mapuche?

Sí, país mapuche. Porque Chile tiene que partir de la base que el territorio que hoy es ocupado por las provincias de Arauco, Biobío, Malleco, Cautín, Valdivia y Osorno fueron siempre un territorio con autodeterminación, costumbres propias, ritos, tradiciones, lengua, cosmovisión y forma de vida independientes. El Estado chileno es un aparecido en estas tierras: no lleva más de dos siglos; los mapuche, miles de años.

Es verdad, no se puede revivir a los muertos defendiendo la ñuke mapu o todo el daño causado. Es por ello que el Estado, en su rol compensatorio de esta realidad ha dispuesto un programa de beneficios reparatorios para los pertenecientes a este pueblo, (y no porque siempre se les dé todo).

¿Se imagina que de un día para otro le invadieran la casa argumentando que es un flojo, le matan a toda la familia, lo emborrachan, le compran la casa por cinco mil pesos, obligándolo a firmar, lo desalojan y no consigue trabajo en ninguna parte? Así les pasó a miles de personas durante décadas.

A los descendientes se les obligó a callar la lengua materna por décadas y a vestirse como un chileno más. Se le inculcó que tenía que bailar cueca y celebrar el 18, y que el año nuevo que valía era el 1 de enero. Se le obligó a trabajar como uno más y no ser de esos que “tiran piedras y queman camiones por reclamar”.

Es por ello que muchos sienten vergüenza de llevar el apellido y no ostentarlo con honor y orgullo. Porque el llevar el apellido mapuche no es como en la sociedad occidental: es el reflejo de un pasado glorioso, de una conexión con el medio en sus raíces más profundas, de una carga simbólica que le impresionará.

Como me dijo alguien muy sabio una vez: ser mapuche no es sólo llevar el apellido, es querer la cultura, sentirse parte de ella. Es por esto que de a poco se reivindican las raíces. Cada día nacen más Lientur y Lefrtaru, se habla más mapudungún, se elaboran talleres para la comunidad. Sin embargo, sigue siendo insuficiente.

Cuando el Estado de Chile se ponga realmente los pantalones y no para la campaña electoral, y pida un perdón histórico con humildad por las bárbaras y sanguinarias acciones cometidas por Saavedra, Urrutia, Escala, Baquedano, Lagos y otros; realice consultas a los pueblos y mesas de diálogo no con los apitutados de turno sino con todas las comunidades; haga cumplir la ley a cabalidad y de un real reconocimiento de pueblo a los mapuche y elabore un Plan Educacional adaptado a la zona y no por imposiciones centralistas con la decisión firme de la Universidad Intercultural como mínimo; ahí, recién, podremos siquiera pensar en una mirada de futuro con todos los involucrados.

Porque Chile debe una disculpa a nuestros pueblos originarios,  sólo es cosa de voluntad. Chile es el país más conservador de América del Sur en cuanto a este tema y es hora de cambiar si quiere mirar al futuro. Cientos de veces y en todas las formas se ha avisado de esta situación, pero quiere hacerse el sordo.

Porque el Chile del 2030 debe querer de verdad a nuestros pueblos originarios. Porque mi sueño en el futuro es que más personas digan con orgullo que su apellido es mapuche, para que en el futuro no sea un símbolo de odio, exclusión y estigma. 

———–

Foto: Osama Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
SAUL SEGUEL PALMA

26 de septiembre

MUY BIEN EXPUESTO EL ARTICULO Y MUY BIEN FUNDADO. SOLO HACER NOTAR QUE POR ALGUNA RAZON QUE IGNORO, PERO QUE DEPLORO. CUANDO EDITARON ESTE ARTICULO, SOLO USARON EL NOMBRE Y UN APELLIDO “DIEGO VRSALOVIC”, QUE PASO CON SU APELLIDO MATERNO?
“MADRE HAY UNA SOLA” REZA EL DICHO POPULAR. Y NO RESULTA COMPRENSIBLE EL AHORRO DE PALABRAS EN ESTE CASO. MAL QUE MAL LA PALABRA MAS LINDA DEL MUNDO ES MAMÀ…

Sara de las Mercedes Aranda Ampuero

16 de junio

Quisiera pedirles si me pueden decir de que origen es el apellido Quilares.
Muchas gracias desde ya.

Sara Aranda

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica