#Sociedad

Detención ciudadana: ¿Justicia o injusticia?

12 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen


Es hora de dejar a un lado la lógica simplista, el populismo penal, y vencer nuestros miedos, para así salir adelante de manera humanista e inteligente en un tema que a todos nos afecta de manera transversal.

Hace unos meses hizo noticia una detención ciudadana en Santiago, en la cual el detenido fue golpeado, desnudado y humillado en público ¿Es esa la manera de hacer justicia ciudadana? Yo lo dudo. Es difícil entender que humillar a otra persona puede reparar en uno el daño provocado por ella. Más bien sucede lo contrario, al realizar ese bestial ajusticiamiento ciudadano lo que hacemos es caer aún más bajo que quien hizo el daño por primera vez. Teniendo la opción de ser mejores, no la aprovechamos.

Hay muchas cosas que se dicen y que son ciertas como, por ejemplo, la poca efectividad del sistema judicial y penal en el país, aunque esto último no se debe a la falta de aplicación de penas, sino que más bien a que, quien cae preso, probablemente sale más delincuente de lo que entró. Ese es el gran mal de nuestro sistema penal, ya que al enviar a un simple ladrón a una cárcel o al Sename (en caso de que sea menor de edad), el condenado termina convirtiéndose en algo más dañino para la sociedad de lo que era antes de ser recluido. La reincidencia delictiva es claramente un problema a nivel país.

Al final todas estas humillaciones públicas cometidas por los nuevos “pseudo-héroes”  ciudadanos, solo terminan estigmatizando más aún a quien delinquió por lo que es bastante probable que, esta persona en vez de mejorar y rehabilitarse socialmente, termine convirtiéndose en una persona más marginal y peligrosa para la sociedad.

Todo esto al final convierte al supuesto héroe, en el nuevo villano. Nos hace mostrar nuestro peor lado como sociedad, el más violento y rechazable. Estas actitudes son desarrolladas por los guetos sociales que estigmatizan y rechazan a quienes son diferentes, en vez de darles una mano.

¿Cual es la solución? Claramente no está bajo nuestra narices, no será fácil combatir todo esto, pero por algo se empieza. Ya se aprendió que solo basta con detener y disminuir a quien delinque. Todo acto de violencia adicional sobra y no es necesario, ya que golpeando a una persona no vas a recuperar lo que te robó o el mal momento que te hizo pasar.

El siguiente paso es reclamar por una justicia que no termine creando más criminales, sino que rehabilite. Trabajos, capacitaciones y educación en las cárceles son mecanismos que podrían ayudar en este proceso de rehabilitación social que tan urgentemente se necesita. Hoy algunas empresas privadas tienen espacios para la inserción social del delincuente, siendo estas iniciativas un gran éxito gracias a las capacitaciones y el seguimiento psicológico-social que se entrega. Tal vez un sistema penal y de reinserción social así podría replicar el Estado a nivel nacional.

Es hora de dejar a un lado la lógica simplista y el populismo penal y vencer nuestros miedos, para así salir adelante de manera humanista e inteligente en un tema que a todos nos afecta de manera transversal.

TAGS: #Delincuencia #SeguridadCiudadana Detención ciudadana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
megatroncho

22 de septiembre

Alex :

Este tema en realidad ya ha sido expuesto bastante veces por este medio….también por otros.

te lo resumo al máximo mi exposición referente a este tema.

– He leído a bastantes columnistas como tú hablando de re-insercion social , involución de la sociedad , populismo penal….etc etc etc.
-Que con estas detenciones no se logra nada , ya que no vas a recuperar lo perdido.

Dejame decirte que la reinsercion no existe , y estas detenciones a pesar de que a veces no se recupera lo perdido , es la unica manera que la gente normal , la de a pie..la q toma metro y micro ya no creen en la justicia…y para q ? si al otro dia el lanza estara en el mismo paradero colgando a alguien y ademas tomando represarias contra los q lo denunciaron.

Que es mas efectivo…una buena patiadura….una humillacion al maximo , el vejamen mismo.

Aunq no lo creas esta es la única manera que la gente cree q se hace justicia (y eso q estamos en un estado de derecho)

por último , no se si tu has sido victima de un asalto , o te robaron el auto , o te han asaltado…..en caso de que nunca hayas sido victima de la delincuencia , toda tu columna no vale nada.

Salu2

22 de septiembre

Caes en lógica simplista y negacionista. La reinserción social existe, y para que lo compruebes, te invito a leer el porcentaje de rehabilitados en el sistema penal (mínimo, debido a la ausencia de presupuesto y de políticas) como también los casos de empresas como Komatsu Cummins, donde a delincuentes de tipo se les rehabilita a través de capacitación y un seguimiento psicológico-social. Que tú no quieras que exista, porque te parece un camino más costoso o más complicado, es otra cosa, pero existe. En países como Suecia o Reino Unido por ejemplo, las cárceles han ido disminuyendo debido a la falta de presos, y esto justamente es gracias al alto porcentaje de reinserción social.

Y repito: No tiene nada de efectivo “una pateadura”, al menos que seas un sádico o persona hambrienta de venganza (lo que te pondría al mismo nivel que el delincuente), no te va a servir en lo absoluto. Sino que será hasta peor, ya que delincuente adquirirá mayor resentimiento y odio hacia la sociedad, volviéndose así más violento.

Y sí, me han asaltado 3 veces y trabajo con familias que por una razón u otra están ligadas al mundo de la delincuencia. Saludos.

22 de septiembre

Caes en lógica simplista y negacionista. La reinserción social existe, y para que lo compruebes, te invito a leer el porcentaje de rehabilitados en el sistema penal (mínimo por cierto, debido a la ausencia de presupuesto y de políticas) como también los casos de empresas como Komatsu Cummins, donde a delincuentes de todo tipo se les rehabilita a través de una capacitación y un seguimiento psicológico-social. Que tú no quieras que exista, porque te parece un camino más costoso o más complicado, es otra cosa, pero existe. En países como Suecia o Reino Unido por ejemplo, las cárceles han ido disminuyendo debido a la falta de presos, y esto justamente es gracias al alto porcentaje de reinserción social.

Y repito: No tiene nada de efectivo “una pateadura”, al menos que seas un sádico o persona hambrienta de venganza (lo que te pondría al mismo nivel que el delincuente), no te va a servir en lo absoluto. Sino que será hasta peor, ya que el delincuente adquirirá mayor resentimiento y odio hacia la sociedad, volviéndose así más violento (como también quienes lo rodeen).

Y sí, me han asaltado 3 veces y trabajo con familias que por una razón u otra están ligadas al mundo de la delincuencia. Saludos.

servallas

23 de septiembre

Concuerdo con la critica anterior a este artículo, se sigue en el mismo discurso una y otra vez, al final del día, al ladrón hay que llevarlo a un centro médico de alta tecnología, procurar que no quede con secuelas sicológica y llevarlo en taxi a su casa, y la víctima, normalmente mujeres y personas de la tercera edad meterla presa por causar tanto barullo y quizás pagar una indemnización, porque deberían dejarse robar por ese ciudadano que probablemente tuvo problemas en su niñez, no fue comprendido y se encuentra en una situación de inestabilidad.. ¿hasta cuándo?, este discurso se repite y repite y repite, no basta decir que esos ciudadanos que actúan ante este tipo de ataque de la delincuencia no se levantan en la mañana pensando… voy a agarrar un delincuente y le voy a dar una pateadura en el traste…, se olvida que esos ciudadanos que así actúan son transeúntes, son chilenos de buena cepa, gente hastiada, cansada, que no cree en la justicia por su inoperancia, porque ve que la clase política no quiere o se resiste a cambiar las leyes, y que ya no acepta quedar inmovilizada por el miedo. Este discurso titulado “Detención ciudadana: ¿Justicia o injusticia?” me parece netamente ideológico y busca inmovilizarnos, dejarnos como niños temerosos frente a la delincuencia, finalmente hay algo de anarquismo escondido, una postura de dependencia ante la maldad que en mi caso no podría nunca aceptar.

megatroncho

23 de septiembre

q buena Sergio !!!! me dio risa lo de la clínica…pero aunq suene chistoso, estamos ad-portas de llegar a eso.

23 de septiembre

Es que reaccionar de manera violenta, a tal punto de cometer barbarie, no ayuda y nunca lo hará.
Y está comprobado que tanto la rehabilitación como también las políticas de prevención (recuperación de espacios públicos, educación, cohesión social, etc) son las más eficientes.

23 de septiembre

“Detención ciudadana: ¿Justicia o injusticia?” es sólo un título propagandístico. También lo podría ser, “Detención ciudadana: ¿Chicha o limoná?, ¿empanadas o sopaipillas?”… Al respecto, pareciera que el editor tiene influencias de un programa de tv que hacia este tipo de preguntas que no dejaban de tener un tono capcioso… Diferente sería un título que diga: ““Detención ciudadana: Los ciudadanos que lo detienen, deben sacarle la cresta al delincuente, deben humillarlo, deben golpearlo, deben hacerle cariño o simplemente deben llamar a carabineros de Chile, la PDI, el cuerpo de bomberos, la defensa civil, la fuerza aérea, a los militares, al FBI, la interpol, la KGB or something like that????”… Pero, se ve que sería muy largo y menos sensacionalista… La poma es vender el cuento…

El hecho es que al compadre lo detienen y quienes lo hacen son parte de las personas que seguro que han sido asaltadas y están hasta el seso de la delincuencia… Pregunta, ¿lo van a tratar con cariño?… No pu… El delincuente, además, ¿se va a dejar detener sin procurar escapar, manotear, patear o insultar a quienes lo procuran detener?… Obvio que no va a cooperar, porque así reaccionan y si esto pasa, más bien quienes lo detienen suben su exitación, o caluroso ánimo de propinarle algunos cariñitos cargados a sobre impulsos físicos en áreas donde vean que es posible conectar parte de las extremidades de su cuerpo con algunas zonas del cuerpo del delincuente, o en resumen, traten, por ejemplo, de cerrarle la comisura de sus labios a patadas en lo’ hocico… , demostrando con ello esta efervescencia que se capta de la población por procurar una especie de venganza en contra del delincuente y de todo lo que representa la delincuencia, más aún con un largo historial que nos habla de las entradas y salidas del delincuente al sistema legislativo penal, que no sé si debiera llamarse sistema de justicia, sistema de injusticia, o algo parecido.

Justicia es otra cosa, lo mismo que ser justo o injusto. Significa dar un pago adecuado o inadecuado, a ojos del sentido común, digamos, pero, no sé si se podría hablar de justicia o injusticia cuando se hace una detención ciudadana… Al respecto y más en rigor, creo que sería más pertinente hablar de “Detención ciudadana: ¿es esto un aporte a la Justicia?” … Y aquí cabe un sí o un no, con mucho más sentido…

Personalmente creo que al comprobarse la autoría de ciertos delitos, el sistema debiera sentenciarlos a dos etapas, una primaria donde el delincuente es azotado conforme a su delito y otra que corresponda al resto de lo que usualmente hace la justicia o injusticia del sistema. Esto pondría en la mente de quienes detienen “ciudadanamente” a un delincuente, bajo la idea de que el tipo será efectivamente azotado y que ellos no necesitarán propinar golpes por su cuenta o algo parecido en pro de una conformidad que provenga de alguna clase de venganza que “los haga sentir mejor”, ya que las personas usualmente esperamos, más que justicia, que exista venganza… Claro, todos conocemos qué se dice de la venganza en la Biblia, o debiéramos, supongo, para tener cierta tranquilidad ante la delincuencia, pero, como tenemos un sistema educativo como la mona, estás cosas no se saben entre la gente y en la mayoría de los casos existe el ánimo beligerante de hacer esa tal justicia por cuenta propia…

23 de septiembre

Las últimas medidas me parecen, de manera alarmante, inhumanas e ineficientes. El fin de la justicia es proteger a las sociedad y buscar la reinserción social de quien delinque, y es así en todo país desarrollado donde se ha logrado combatir la delincuencia de manera eficaz.

Los 5 países con menor delincuencia (Islandia, Nueva Zelanda, Suecia, Noruega y Holanda), lo han logrado gracias a eficientes políticas de prevención (recuperación de espacios públicos, educación, mayor cohesión social, etc.) y con interesantes políticas de rehabilitación.

Ahora, si no crees en ellas o no crees que se puedan aplicar en este país, te dejo a continuación con un link de un reportaje donde justamente se relata el caso de una empresa privada (en Chile) que rehabilita a delincuentes de todo tipo. Es esta: http://www.eldefinido.cl/actualidad/lideres/1535/3_mitos_sobre_la_delincuencia_y_5_estrategias_de_rehabilitacion%20/ Además en dicha columna, se desmienten los típicos mitos acerca de la delincuencia.

Volviendo al tema de la detención… La detención puede ser brusca, pero la posterior humillación o linchamiento, es barbarie, por lo tanto, también reprochable. Sin olvidar, que como expliqué en la misma columna, no es más que un retroceso en materia de seguridad; el delincuente o mejor dicho, los delincuentes, se volverán más agresivos y peligrosos, justamente para evitar ser linchados o atrapados. O sea, si uno actualmente te amenaza para robarte algo y capaz que en algunos casos hasta te golpee para intimidarte, ahora simplemente te disparará primero y te quitará tus cosas después (como sucede mayoritariamente en EE.UU).

23 de septiembre

Los azotes son una medida de corrección que tienen efectos positivos. Aparecen mencionados incluso en la Biblia. Corregir al muchacho con vara es algo que puede enmendar su camino. Ese es el sentido que se aplica en la Biblia. Personalmente lo comparto. Hoy vivimos en una sociedad que, a pesar de muchos derechos o supuestos derechos que otorgue a las personas, cuando se le otorgaron, la sociedad juvenil se desbandó… Aparecieron con ellos numerosas formas de mal y falta de respeto a los padres o a la autoridad que antes no eran tan masivos o se daban en pocos caso o no con tanta masividad. De hecho, no corregir a los jóvenes, o particularmente a los delincuentes, que en muchos casos son jóvenes, es una medida de falta de amor por ellos. Una forma sencilla de comprenderlo es tener en mente dos citas de la Biblia. Una se refiere a que Dios corrige al que ama y ello mediante alguna clase de castigo. Y otra dice que lo mismo debe hacer un padre o una madre cuando ve que su hijo lleva un mal camino. Entonces, se deduce una asociación entre corrección y amor o cariño. Ella se puede resumir como que se corrige a quien se ama, pero, no se corrige a quien no se ama. La forma en que se corrige puede que haya cambiado en algo, aplicando algo de psicología tal vez, o conversando con la persona, en el caso de una corrección aplicada en el seno familiar, pero, de alguna forma debe haber una imposición mayor cuando particularmente la cabeza de una familia quiere conducir el comportamiento de uno de sus miembros más jóvenes hacia una zona de “buen comportamiento”. De hecho, una corrección temprana de los jóvenes puede aliviarles de males mayores. Luego, ¿es esto “alarmantemente inhumano” o más bien algo propio de la humanidad que se quiere formar en justicia?… Si usted no corrige al joven cuando es niño, este tomará caminos tal vez recomendados por sus pares jóvenes y así tal vez faltos de sabiduría. Más aún, a los niños se les debe enseñar un buen camino cuando son niños, ya que si se hace, aún cuando sean adultos, no se apartarán de ese camino y esto también nos lo enseña la Biblia. Esto redunda en que lo más lógico es que si la sociedad quiere corregir a sus jóvenes, sería recomendable que quienes son detenidos y encarcelados no tengan la posibilidad de salir de la cárcel mientras no hagan una lectura de la Biblia completa, en voz alta y gravada… Puede parecer una medida extraña, sin embargo, no hay mayor aplicación psicológica a una persona que los consejos de la Biblia. Es lógico que las personas que no creen en la existencia de Dios y que jamás han leído la Biblia lo desestimen con alguna clase de argumento con pocos o ningún fundamento, pero, no hay cosa más efectiva en términos de corrección para una persona que las palabras de la Biblia. De hecho, ella misma dice que: “”Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para INSTRUIR EN JUSTICIA, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”” Además, “”… La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.””

Mi comentario iba en respuesta al de otro comentarista, sin embargo, agradezco la respuesta, aunque no me satisface…

Saludos

23 de septiembre

Te lo explicaré de una manera muy simple: Si la persona es capaz de razonar ¿Por qué haces uso de la violencia? Y si la persona todavía no es capaz de razonar ¿Qué esperas sacar de la violencia si la persona no logrará razonar al respecto? Lo único que sirve entonces, es el contructivismo; la educación, la capacitación, la tulela, el siguiendo psicológico social. Lo demás sobra.

Y que te bases en la Biblia, lo siento, pero a lo menos para mi no tiene un peso práctico ni mucho menos empírico.

Yo al menos no criaré a un niño en la violencia, y agradezco no haber sido criado en ella, como también agradezco la existencia de los Derechos Humanos para evitar todo acto que atente contra la integridad física y/o psicológica de una persona, en especial en este caso, un niño.

24 de septiembre

Me parece que no se debe confundir corrección con violencia, porque son dos cosas muy diferentes. Tampoco se debe ver el mundo en blanco y negro, es decir, no se debe entender que si no es corrección de algún tipo psicológico, entonces ha de ser violencia.

La corrección se aplica primeramente de forma verbal mediante el uso de consejos y la enseñanza vía ejemplos y razonamientos, muchos de ellos basados en la experiencia. Partes de ellos procuran evitar el mal de la persona que se quiere corregir. Un ejemplo típico es “no toques la tetera cuando está en el fuego, porque te puedes quemar y te va a doler y vas a terminar llorando y lastimado”. Otro es retirar a la persona de la proximidad de la tetera caliente o interponerse entre ella y la tetera. Otro es mostrarle un daño que haya sufrido alguien ocasionado por entrar en contacto con la tetera. Si la persona no acoge el consejo, ¿tú lo dejarías que él toque la tetera y la quiera sacar del fuego cuando está hirviendo, para permitirle a un niño que “ejerza su derecho a tocar la tetera si acaso quiere”?… Puedes subir el tono de voz al prevenirle del daño, si quieres, o adoptar otra forma de corrección que tú estimes conveniente para evitarle el daño a esa persona, pero, si crías a un niño que amas, ¿qué harías y bajo qué circunstancias para evitarle el daño evidente que sufrirá si entra en contacto con la tetera caliente?… La misma situación se puede extender a otros tipos de áreas que ocasionarán daño a un niño o a un joven si él se acerca o pone en contacto con determinada situación, por ejemplo, pepito, no tengas relaciones psico-sexu-sociales con alguien que no es tu pareja, porque puedes terminar relacionándote psico-sexu-socialmente con alguien que te transmita el sida… Ejemplos hay miles… Proverbios, por ejemplo, nos habla de diferentes class de consejos para jóvenes, para que sean más sabios, avisados y dejen la simpleza natural de las personas que actúan con poca cordura.

Ahora, si para ti la Biblia “no tiene un peso práctico ni mucho menos empírico”, eso no es algo que la invalide para las personas que la valoran, ya que por algo se dice que “la sabiduría es justificada por sus hijos” y aunque no se diga en la Biblia, yo añadiría que la ignorancia también es justificada por sus hijos. Es decir, si para ti “no tiene peso la Biblia”, sólo demuestra que no la has leído y que por lo tanto no tienes la base de información correcta para referirte a ella. Si insistes en ir por el mundo diciendo esto, lo más probable es que algunas personas pensarán igual que tú, sin embargo, habrá otras, como yo, que te verán a ti como una persona demasiado ignorante al respecto y que no estarán dispuestas a tener contigo un “proceso par de discusión”, porque te falta preparación…

Ahora, respecto a la violencia, explícame cómo aplicas tus dos postulados al respecto de ella y la capacidad de razonar, cuando enfrentas a un delincuente que razona y te trata con violencia… Él no te trata con corrección, pero, sí con violencia… ¿Qué le dirías a un delincuente que te trata con violencia durante un asalto?… ¿Acaso que debe actuar de forma contructivista, educada, capacitada, tutelada y que debe permitir un seguimiento psicológico social?…

Me alegro por ti que no hayas sido criado en un ambiente de violencia. Por mi parte, tampoco fue mi caso, sin embargo, buscar la sabiduría es algo que en parte debe hacerse por si mismo y ello se logra con información. Si te falta información, por más que no hayas sido violentado cuando niño, ello no quiere decir que serás sabio en tu madurez…

Respecto a los derechos humanos que tanto celebras, puedes hablarme todo lo que quieras de lo que garantizan, pero, después explícame los dichos de una persona que escribió hace poco lo siguiente:

“”También me desvelo día y noche, pensando en la triste realidad que viven gran parte de los niños de nuestro país (Chile, supongo), ya que actualmente tenemos un Estado que no sólo no ha sido capaz de proteger y cuidar a sus hijos, sino que también en un montón de ocasiones estos hasta han terminado siendo maltratados por quienes deberían defenderlos.””

El maltrato al que se refiere la persona que escribió ese párrafo, ¿tú lo ves o lo verías como una forma de violencia?… Luego, si el Estado que debe amparar a los hijos de la patria en condición de desamparo, lo llegas a ver tú como alguien que maltrata a “sus hijos”, ¿por qué podría causarte algún problema que yo hable de la corrección que necesita un joven, aún sin haber mencionado la palabra violencia?…

24 de septiembre

Simple, la violencia no se corrige con violencia. La violencia solo engendra violencia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco