#Sociedad

Delincuencia: Dando palos de ciego

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los delincuentes, tanto los de abajo como los de arriba, pareciera que nos están viendo las canillas. Los de abajo, los que entran y salen de las cárceles una y otra vez por falta de espacio; los de arriba ni siquiera entran, por algo están arriba, mal que mal son de otro planeta.


La detención por sospecha me hace recordar la famosa ley de control de armas que precedió al golpe del 73. Recuerdo que el espíritu que se presumía era el de desarmar, pacificar el país. En la realidad sirvió para tantear el terreno y prepararlo para lo que vendría. En vez de impedir el golpe, la ley terminó por asegurar el éxito de los objetivos del golpe y de quienes estaban tras él, los mismos que aprobaron la ley de control de armas.

Los más diversos hechos delictuales son puestos en vitrina a través de medios de comunicación que se encargan de atizar el fuego. Los “serios”, denunciando la delincuencia callejera, las protestas capturadas por el lumpen, y submarineando los delitos cuyos protagonistas son de “cuello blanco”, los de arriba.

En medio de este escenario, a los iluminados no se les ocurre, ni más ni menos que “prevenir” mediante la política de detención por sospecha. Sería interesante que luego de implementada esta audaz y original política se lleve una estadística respecto de quienes son las personas a las cuales se les pide identificarse. Lo más probable que sean más los bajos, morenos, mechas tiesas; menos los blancos y rubios; lo más probable que los escogidos por los encargados de implementar la detención por sospecha lo hagan en los sectores y barrios “marcados” por sus antecedentes.

Me pregunto si se hará detención por sospecha a quienes residen en La Dehesa, en Vitacura o en Las Condes. Me pregunto dónde viven quienes haciendo gárgaras con su amor por la patria sacan sus dineros para invertir fuera del país, o para evadir el pago de impuestos invirtiendo sus recursos en paraísos fiscales. ¿Dónde puso sus recursos el innombrable? ¿Agustín Edwards, propietario de El Mercurio y toda su cadena? ¿se le detendrá por sospecha? Lo dudo.

Me pregunto quiénes hacen más daño. Leyendo la prensa “seria” no hay por donde perderse. Es la delincuencia del día a día, a vista y paciencia de todos. Sin embargo me asiste la duda. Sería interesante que los economistas evaluaran los costos que generan al país unos y otros, los de abajo y los de arriba, con sus actividades delictuales. Sospecho que estos últimos puntearían la tabla por paliza. Por tanto no puedo dejar de ver el interés hacia la detención por sospecha como un volador de luces, orientada a distraernos de las denuncias por corrupción que afectan a los de arriba, esto es, a las élites empresariales, políticas, deportivas y eclesiásticas.

No sé porqué, pero toda la faramalla armada en torno a la detención por sospecha me hace recordar la famosa ley de control de armas que precedió al golpe del 73. Recuerdo que el espíritu que se presumía era el de desarmar, pacificar el país. En la realidad sirvió para tantear el terreno y prepararlo para lo que vendría. En vez de impedir el golpe, la ley terminó por asegurar el éxito de los objetivos del golpe y de quienes estaban tras él, los mismos que aprobaron la ley de control de armas.

Estamos pagando caro el preocuparnos solo de nuestro respectivo metro cuadrado, del cosismo al cual es tan adicto el neoliberalismo, y no del contexto en que nos encontramos, de la realidad que nos rodea.

¿No estaremos dando palos de ciego?

TAGS: #Delincuencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

11 de abril

Probablemente damos palos de ciego, es lo más probable, pero es peor no darlos, quedarnos inmóviles, víctimas de tanto desalmado al cual le importamos un soberano rábano, gente sin la más mínima humanidad, que si te pillan mal parado o te atreves a decir algo no vacilará en convertirte en cadáver. Estimado, cuando dibuja su sujeto probablemente detenido por sospecha, si, es muy probable que también sea como dice, los bajos, morenos, mechas tiesas somos casi todos, 99%, le recuerdo que esto no es Noruega.

11 de abril

Las alternativas no se limitan a no hacer nada o hacer lo que se está haciendo. El asunto no es dicotómico. Existen otras alternativas. En la medicina existen políticas preventivas y correctivas. La primeras, conducentes a evitar, prevenir que te enfermes; las segundas, a sanarte una vez enfermo. Las más efectivas son las primeras.

Lo mismo pienso en este caso, creo que el énfasis debe ponerse en la prevención, atacando las causas de la delincuencia, proveyendo oportunidades, dando un sentido a la vida, disminuyendo la marginalidad. Digo énfasis porque deben combinarse políticas preventivas con correctivas. Combinar lo urgente con lo importante, no solo abordar lo urgente.

Saludos,

rodolfo

Servallas

11 de abril

El asunto de fondo es entender que la maldad existe, como Ud. dice no sólo la encontramos en las periferias, en los de abajo, está en todas parte, esa maldad, esa inhumanidad no se gesta en los problemas de la niñez, ni en los dramas sociales, eso es insultar a las gentes buenas, honradas, decentes que vienen de ambientes tóxicos y trabajan como burros, el problema parte por la ambición, por el deseo de poseer, por el deseo incontrolado sin entregar nada, por hacer siempre la cortada.

11 de abril

Asi es! a unos, la codicia les conduce por estos derroteros; en tanto que otros, se amparan en la injusticia; en fin, de todo hay en la viña del Señor! personalmente considero más grave cuando es la codicia la que impulsa a la delinquir.

11 de abril

El defecto es del ser humano, pero tenemos una ventaja y es la capacidad de mirarnos, de darnos cuenta de nuestros errores y horrores, por lo tanto si tenemos la voluntad, podemos cambiar:

¿Libertad vigilada?

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica