#Sociedad

Del patriotismo y sus ribetes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Septiembre produce en los chilenos una más que curiosa y sensible devoción por la patria, por el país, por lo propio. Es como si nos reserváramos este mes para exacerbar el sentido de pertenencia con nuestro país y su acervo cultural. Los seres humanos estamos sujetos a nuestras costumbres, y como tal, esta es una más que legítima, sobre todo si está orientada al divertimento y la alegría. Sin embargo, nunca está demás aprovechar dicho impulso para reflexionar sobre el trasfondo: el patriotismo y algunas de sus aristas.


Cuando junto con la comprensión de símbolos como la bandera o la cueca vienen también lecciones orientadas a la alienación y el arbitrario separatismo entre ‘los que son y los que no’ de nuestro país, es imposible considerar el patriotismo como bondadoso o imitable.

La idea de identificarse con la tierra en la que se nació no es otra cosa que una hipérbole o una extrapolación del sentido del vínculo familiar, de alguna forma es ampliarlo. El patriotismo implica reconocerse parte de algo, tomando como base de esa pertenencia una serie de valores, afectos, elementos culturales e históricos.

En principio, como categoría afectiva el patriotismo no es analizable lógicamente, sin embargo sí lo es cuando escapa a dichos límites. Identificarse con una nacionalidad a priori no es nocivo ni repudiable, antes bien parece ser una consecuencia comprensible que emana del hecho nacer y vivir en un lugar determinado. Lo complejo se da cuando ese nivel de pertenencia escapa de la esfera sentimental y roza riberas ideológicas, cuasi políticas, y a veces incluso se utiliza como parámetro de análisis en cuestiones públicas.

El germen de esa tradicional y objetable conducta aparece en el propio sistema educativo. Una sociedad que enseña a sus miembros a no distinguir críticamente el patriotismo del chovinismo, está sentando las bases de lo que luego será una comunidad excluyente, discriminadora e intransigente. Es riesgoso intensificar el sentido de pertenencia mediante la diferenciación o incluso la exclusión de aquellos que no califican como nacionales.

Todos recordamos momentos en que, viendo un partido de fútbol un familiar descargó su frustración en un grito racista, o un profesor que espetó comentarios xenófobos en el fragor de una clase; casos donde el fundamento del insulto radica en que se vive al otro lado de una línea fijada en un mapa. Con hechos como esos, se está fomentando inconscientemente un sistema valórico que roza el extremismo, sobre todo cuando se afirma sin cuidado alguno que la nacionalidad supone algo de lo que sentirse orgulloso, se le predica como un factor comparativo que te hace mejor que los demás.

La propuesta que reconoce en la nacionalidad -natural o adoptada- un factor que genere autoestima, presunción o engreimiento es cuestionable pues generalmente esconde un pensamiento que contradice los principios de una sociedad multicultural. Cuando junto con la comprensión de símbolos como la bandera o la cueca vienen también lecciones orientadas a la alienación y el arbitrario separatismo entre ‘los que son y los que no’ parte de nuestro país, es imposible considerar el patriotismo como una idea bondadosa o imitable.

George Carlin, un lúcido comediante estadounidense afirmó: “nunca he entendido el orgullo étnico o el orgullo nacional, porque creo que el orgullo debe reservarse para aquello que logras u obtienes por ti mismo, no para algo que ocurre por el accidente de nacer. Tener una nacionalidad no es una habilidad, es un accidente genético. No puedes estar orgulloso de cuanto mides o de tener una predisposición genética al cáncer de colon, como no se puede estar orgulloso de nacer en un país. Se puede aceptar que estés feliz por ello, pero no orgulloso.”

Ahora bien, no pretendo abogar por la supresión de la idea de patriotismo. Es válido que quien lo estime relevante se identifique cuanto pueda con su tierra, su cultura, su historia. Sin embargo, hay ciertas cortapisas imprescindibles que deben acompañar esta idea. Cuando dicha valoración sentimental supera la esfera personal para fundamentar ideologías con trascendencia política existe un riesgo innegable. Sin duda, se debe enseñar a reconocer los elementos culturales que nos definen como chilenos, pero dicha formación debe orientarse a un sano y equilibrado afecto por el contexto sociocultural nacional asumiendo que eso no nos hace ni especiales, ni mejores, ni únicos.

Valoro la instancia de disfrutar las costumbres nacionales. Sin embargo, existe aún en nuestra sociedad esa peligrosa noción que justifica o naturaliza la exclusión con base en la historia y la nacionalidad, que necesita ser morigerado. Debemos reconocer que el patriotismo es un factor de riesgo y una muy fuerte arma pedagógica que usada desprolijamente resultará dañina.

Por último, enfatizar que distinguir lo nacional de lo extranjero puede resultar útil en políticas de Estado, pero es deber de las sociedades evolucionar ideológicamente hacia la construcción de criterios de convivencia sustentados en la comprensión de la multiculturalidad, la integración y el reconocimiento de lo distinto como un factor positivo. Si existe acaso una noción de patriotismo legítima y predicable, será una en la que podamos valorar el acervo cultural propio sin sobredimensionarlo menospreciando otros.

TAGS: #Cultura Nacionalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco