#Sociedad

De sociedades, valores y Eugenio Tironi

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En una reciente entrevista publicada en La Tercera, Eugenio Tironi expone, con esa rotundidad a la que nos ha acostumbrado, sus descargos ante los múltiples cuestionamientos que se le han hecho por apoyar, en calidad de miembro del directorio, el multimillonario aumento de capital anunciado por Enersis.  La sospecha de que en la operación los mayores beneficiados serían Endesa España y la italiana Enel, y no precisamente la sociedad anónima en su conjunto, le ha obligado a utilizar toda tribuna posible –de lo que sabe bastante- para explicarnos por qué él actuó bien y nosotros, el resto, entendimos mal.  Para variar, los chilenos (hoy incluidos excepcionalmente entre éstos los altos ejecutivos de las AFP) no cachamos una de cómo funciona la sociedad (la real, no la bursátil).

Que en esta ocasión Tironi no haya pensado en el interés de todos los socios de Enersis sino sólo en el de quienes lo pusieron donde está –suponemos que por sus redes y expertise social y no por ser una luminaria de la ingeniería eléctrica o las finanzas- no es algo distinto de lo que su consultora Tironi Asociados ha hecho sistemáticamente en casi dos décadas de soporte comunicacional y lobby.

Lo distinto hoy es que dentro de los afectados por la cuestionada operación están las AFP, que, en total, poseen el 13 por ciento de las acciones de Enersis.  Para una empresa cuya valoración bursátil supera los 10 mil millones de dólares, el monto involucrado no es una cifra menor. Aunque me gustaría pensar que los ejecutivos que gestionan nuestros ahorros previsionales pusieron el grito en el cielo en defensa de las pensiones futuras de miles de chilenos, presiento que el tema escaló por motivos menos elevados.

Los activos de sus empresas están siendo afectados y eso es lo que protegen, y como en el fondo su plata es la nuestra –más aún, se la entregamos para que la bien gestionen con miras a momentos laboralmente menos productivos- la controversia se instaló como un tema de interés nacional y público.

Una vez más, Tironi, usando el tono de gurú en el cual la prensa, el empresariado y sus colegas concertacionistas lo han instalado, nos intenta convencer de que la operación liderada por capitales españoles e italianos es por el bien del país, pero que lamentablemente quienes se oponen piensan sólo en su bolsillo, es decir, están en la pelea chica.  “He descubierto que el mercado sigue aún razonando en una perspectiva de súper corto plazo, o sea, ¿qué irá a pasar con fondos A, B, C, D? Y un poco elaborando este juicio que dice ‘a mí no me importa dónde operen, que hagan lo que quieran; lo que me importa es cuánto me renta ahora la empresa?” es la frase que resume su mirada.

Sorprende que el sociólogo explique todo el enredo dividiendo entre quienes piensan en el largo plazo y el bien del país y los que quieren su muy individual “cuarto de libra ¡ahora!”.  Porque lo que desde hace mucho tiempo hemos sabido de él es su fundamentalismo pro mercado, pro utilitarismo económico, donde el bien común de largo plazo no forma parte del protocolo que ha aplicado –y hemos sufrido los chilenos- tantas veces. 

Donde la empresa del ex militante Mapu, reconvertido en capitalista, ha aplicado con todo el pragmatismo, pero ha caminado a la patá y los combos con la ética.

Como sin memoria no hay aprendizaje, recurramos a tres sintomáticos ejemplos.

Tironi Asociados fue la empresa tras la estrategia comunicacional de Celco –del grupo Angelini- luego de que explotara la controversia por la masiva muerte de cisnes en el río Cruces en Valdivia. Emblemática es la escena del documental “Un mundo miserable”, del periodista y escritor Dauno Tótoro, donde Eugenio Marcos, sociólogo de la consultora, entrena a ejecutivos de la compañía para que adapten su discurso público, aconsejándoles incluso llegar a “vibrar con los cisnes” como parte de una estrategia tendiente a mostrar empatía con la legítima ira ciudadana.  En la cinta el propio Eugenio Tironi reconoce que no existe el mundo donde “todos nos movemos por valores y no por intereses”, llegando a la conclusión que “tenemos que resignarnos a nuestra condición de seres miserables.  Ahora yo actúo y vivo en ese mundo”. Lo lamentable es que ese mundo miserable que describe lo ha sido mucha más para las comunidades donde han operado las empresas a las que ha asesorado.

Otra de sus operaciones, donde el lobby apuntaló muy bien las comunicaciones, fue la de 2001, cuando se descubrió en un local de McDonald’s, en Santiago, la presencia de una peligrosa bacteria.  A los pocos días de que el Servicio de Salud Metropolitano del Ambiente cerrara el recinto, los corpulentos subsecretarios del Trabajo, Ricardo Solari, y de Salud, Ernesto Behnke, se exhibieron en un punto de prensa consumiendo un par de las cuestionadas hamburguesas de pollo.   En ese momento, la imagen de su cliente sanguchero valió más, por cierto, que la del gobierno (que salió trasquilado en la pasada) y que la salud de sus conciudadanos.  Luego se supo que Eugenio fue quien montó el espectáculo.

Por último, tenemos la Patagonia.  En varias columnas en El Mercurio, donde pocas veces informa de su rol como director de una de las empresas que impulsa el proyecto HidroAysén (como le cuestionara Patricio Navia por twitter), nos ha intentado convencer de la relevancia de las represas de Endesa y Colbún.  En este caso tampoco ha importado el largo plazo involucrado.  Porque la intervención que se pretende en este territorio excepcional sería irreversible, y todos quienes piensan seriamente en el futuro de Chile y los chilenos han dicho que lo correcto es evaluar otras alternativas antes de pensar siquiera en avanzar con este resistido proyecto.

Por todo esto, suena extraño hoy que Eugenio Tironi señale a los cuatro vientos que él está viendo el cuadro completo y el resto, nosotros, sólo una parte de él. No encaja en ese mundo que en su opinión se mueve sólo por intereses mezquinos y no por valores no monetarios como la naturaleza, la vida, la salud, en el fondo, el bien común.

Esta discusión no se relaciona sólo con miradas distintas de sociedad sino con un sistemático trabajo a favor de quienes tienen poder y dinero (y casi siempre ambos).  Yo, por lo menos, no he escuchado nunca que esta consultora haya apoyado comunidades afectadas por grandes proyectos.  Si alguien tiene algún dato que contradiga esta afirmación, lo espero con interés.

Tironi es la mejor representación de la caída del muro de Berlín.  No precisamente porque se hayan acabado los sueños de muchos de construir una sociedad más justa sino porque cuando se derrumbó el murallón parece que a muchos les cayó un ladrillo en la cabeza, produciendo una lobotomía ideológica que transmutó los valores de la sociedad por los valores del mercado.

—–

Foto: Revista Caras

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de agosto

La lógica de Tironi sigue siendo la lógica del Politburó, donde él sabe lo que conviene a la sociedad y la sociedad no sabe lo que le conviene porque no entiende el devenir histórico, y claro quién se preocupa o lo cuestiona es un egoísta y no piensa en el bien común. Con un detalle, esa lógica está adecuada al mercantilismo capitalista crony capitalista –de libre mercado nada, y los ejemplos lo denotan-.

Él sigue creyendo que es un iluminado, el intelectual orgánico que es parte de la vanguardia, que debe guiar a la masa. No le cayó ningún ladrillo.

Por eso, hablando de muros liberticidas derrumbados, la lógica de Tironi es la misma que siguieron muchos ex jerarcas igualitaristas, educados ideológicamente, antes y después de la caída de las catedrales. La lógica del poder por el poder. Y el poder por el poder no es ideológico ni ético.

Saludos y paz

Vicente Lopez

15 de agosto

Estimado Jorge: si bien concuerdo con su opinión más que con la del articulista creo que no existe otro “poder”, que “el poder por el poder”. Suponer otra cosa es de una ingenuidad ya no aceptable en los tiempos que se viven la dada la naturaleza de los hombres y dada la naturaleza del poder.

Ahora toda la política no tiene otro norte que la obtención del poder, por lo tanto todos esos cuentos de los sueños, los idealismos, las ideologias, la ética, la igualdad, la justicia valen hongo

Aqui se trata de tiburones blancos que aspiran a quitarle el poder a otros tiburones blancos y nada más.

Castro,Bush,Stalin,Castro,Chavez,Hitler,Pinochet, son exactamente lo mismo y cualquiera otro que aspire al poder.

Vea usted como terminan todos Hitler,Mussolini,Kadaffy y ahora el sirio sin importarles un carajo desangrar a sus pueblos solo por permanecer en el poder. Y es que el poder es algo demasiado atractivo para ciertos hombres especialmente para el mediocre que cuando llega a él se convierte poco menos que en un semidiós.

La persona inteligente solo le queda observar como se pelean estos grandes escualos por el poder, observando a la distancia
y evitando que le vayan a dar una dentallada a uno.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera