#Sociedad

Chile: Sociedad de oportunidades asimétricas (mantenida por nosotros)

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chile, lejos de asegurar oportunidades equitativas para todos,  parece facilitar en extremo la acumulación de oportunidades para ciertos grupos privilegiados. Tristemente ya no es novedad decir que en este país, los nacidos en el seno de la familia correcta y que más adelante logran ingresar a los círculos correctos, tienen inmejorables condiciones para alcanzar un futuro próspero. El argumento conservador (y el de los desilusionados con el cambio social), sostendrá que las cosas siempre han sido así,  incluso en sociedades como Estados Unidos que han basado su éxito en distribuir más equitativamente las oportunidades. Creo que ese es un argumento al que hay que oponerse.

Yo he sostenido -de diversas formas y por largo tiempo- que nuestro modelo de sociedad basado en oportunidades tan asimétricamente distribuidas no es un camino deseable para Chile, ni menos inevitable. Se puede cambiar. La pasividad de nosotros los ciudadanos es cómplice de la continuidad histórica de este modelo asimétrico.

Lo más grave es que con nuestro silencio, las consecuencias de tal asimetría van más allá de la prosperidad material de los beneficiados, garantizando privilegios e impunidades que ponen a unos pocos muy por encima del resto en casi todos los planos de la vida.

Los que creemos en que es posible y deseable construir un país más justo y equitativo debemos rechazar siempre los intentos de grupos privilegiados por consolidar y ampliar su posición a costa de la mayoría. No se trata de cortar las alas a los que por su talento quieren surgir, sino de reducir y en lo posible eliminar las estructuras que facilitan que unos pocos abusen de su posición en desmedro del resto. En síntesis: No se debe permitir la continuidad de un modelo de sociedad de privilegios tan radicalmente mal distribuidos.

Quiero presentar sólo dos ejemplos que muestran lo que ocurre cuando nos quedamos de brazos cruzados aceptando la desigualdad de privilegios.

¿Qué tienen en común huasos y médicos?

“Ellos se burlaban”… “a mí me echaban los caballos encima, hacían que nos pegaran las yeguas con las patas…” " Después, vino un huaso por atrás, me amarró con el lazo y empezó a tirarme, me arrastró como cinco metros”, relató hace unos días Constanza a La Tercera. Esto, como la mayoría sabe, ocurrió no hace 200 años, sino hace pocos días, en un rodeo organizado en Santiago en el contexto de las celebraciones del Bicentenario. Constanza, una estudiante secundaria de Santiago,  junto a otros activistas, protestaban contra el abuso animal en el rodeo cuando fue capturada por parte de los jinetes. Además de la acción de los huasos cobardes que la atacaron y denigraron en público, en el incidente también destacó el locutor avivando la acción y la complicidad de parte del público que aplaudió la “captura” de la niña.

Luego de este incidente se han dado algunas disculpas, pero no muy categóricas.  Sin embargo, fue la declaración del presidente del Club de Rodeo de Ñuñoa, que organizó el evento (Sergio Covarrubias) al diario La Tercera la que más deja en claro el fondo del asunto: “Hay que pensar que los huasos están acostumbrados a hacer esto, a veces es difícil controlar a los campesinos”.

El segundo caso que quiero mencionar es el destapado por una extensa investigación periodística de CIPER que publicó revista Qué Pasa. En ella se muestra que algunos médicos usan hospitales públicos para prácticas privadas, que no respetan normas  ni horarios, que en definitiva hacen lo que les place.

¿Qué tienen en común ambas cosas?

Tras estas dos cuestiones aparentemente desconectadas,  hay un hilo conductor común: abusos de poder por parte de grupos privilegiados y nuestra complicidad al considerarlo como algo “natural” o “inevitable”.

Los huasos que participan de estos rodeos, tal como la declaración de arriba deja entrever,  no son simples campesinos, sino señores con cierto aire feudal. En la práctica del rodeo se muestran “tradiciones” que se remontan a mucho tiempo atrás. De hecho, esa cultura tan “naturalizada” de patrón latifundista  tiene más sabor al siglo XVIII que al XXI. Estas prácticas se extienden con sus abusos más allá de los campos, entrando a las empresas y organizaciones de todo tipo. Supone que seres inferiores (vacas, niños, mujeres, campesinos, empleados, etc), pueden ser controlados y neutralizados con la fuerza de un jinete hábil (patrón, gerente, etc).

En el caso de los médicos, la cosa es similar. Un grupo que gracias a su poderosa asociación gremial (Colegio Médico) y a la desproporcionada cuota de poder que tienen en el Parlamento y otros círculos de influencia, son capaces de conseguir un trato muy favorable en casi cualquier contexto. Las denuncias que hace el reportaje que he citado son tan inaceptables que de haber afectado a cualquier otro grupo menos privilegiado habría significado un escándalo nacional y quizás sanciones legales. Hasta este momento, no se ha vislumbrado nada de eso en este caso.

¿Cómo logran algunos médicos tanto poder, con tan poco control y afectando con ello a tanta gente? La respuesta es simple: Nosotros les damos ese poder.

La posición de médicos como personajes poderosos en la sociedad es algo que se remonta a cientos de años atrás.  Algo similar podría decirse con los “señores de la tierra”, que en cualquiera de sus formas se extienden por siglos como actores que han impuesto su dominio en los campos y que gracias a la aceptación de mucha gente lo sostienen hasta ahora. ¿Cómo es que se preserva ese estatus hasta el día de hoy?  La respuesta es compleja y no hay espacio aquí para extenderse pero un hecho es cierto: No hay una imposición por la fuerza, sino tradiciones, costumbres y formas de ordenar la sociedad que se sustentan en nuestras acciones.  Nosotros hacemos posible esas asimetrías.

Conclusión

Nada de lo anterior es eterno o inmodificable.  Es conservador suponer que no es posible cambiar el orden de las cosas y ninguna persona que cree en una sociedad más justa debería sumarse a ese argumento conservador.

Además, sostener que aquí hay sólo dos hechos aislados es un error.  Estamos frente a síntomas de una misma enfermedad: Nuestra sociedad de oportunidades asimétricas nos lleva a pensar que nada puede hacerse frente a situaciones abusivas como las de esos  médicos o esos huasos en el rodeo porque las cosas siempre han sido así.

Aclaro por cierto que este no ha sido un ataque contra los huasos del rodeo o los médicos abusivos, sino una reflexión que apunta a lo que sus privilegios suponen y cómo nosotros somos los que en definitiva los garantizamos.

No podemos engañarnos. De nada sirven las políticas sociales o el fomento de la equidad sin atacar las bases culturales, las prácticas y las formas de entender el mundo que nosotros mismos ayudamos a sostener con nuestros  silencios y nuestras complicidades. Sino cambiamos esto, el tricentenario tendrá una vez más la misma historia de huasos abusando de una niña y médicos abusando de todos nosotros.

(*) Luis Ramírez es Licenciado en Gobierno y Gestión Pública y Administrador Público de la Universidad de Chile. Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Chile y MSc en Psicología Social y Organizacional, y MPhil en Sociología en London School of Economics.

———————————–
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de septiembre

La pregunta que surge es ¿Quién debe cambiar eso y cómo?

Sí la respuesta es “los políticos”. Ya estamos mal, pues ese es uno de los sectores que más privilegios obtienen actualmente, sobre todo gracias a sus nexos transversales con otros grupos privilegiados.

En lo personal, creo que la respuesta está -y aquí coincido contigo- en la propia ciudadanía, no con la pretensión de reemplazar a unos privilegiados por otros, sino debilitando los privilegios en todo sentido.

01 de octubre

Jorge,
Lo que intenté hacer en este artículo fue relevar (por la vía de dos ejemplos) la existencia de asimetrías de poder mantenidas por nosotros mismos.
Los mayores conservadores del status quo somos nosotros los ciudadanos. La respuesta de quién debe motivar y gatillar cambios también pasa por nosotros. En algunos casos ese “nosotros” tomará la forma de activistas, políticos, sacerdotes, etc. Pero creo que más allá de los rostros del cambio, lo que intenté plantear era (inspirado claramente por Foucault) la multiplicidad de formas que adopta el poder y cómo dichas formas se despliegan en cuestiones mucho más mundanas que las grandes estructuras y maneras de entender el poder. En síntesis, el poder no está sólo en los partidos, las grandes empresas o en la Moneda. Fluye en las prácticas cotidianas.

Gracias comentar,

saludos,
LR

cindy-iriarte

01 de octubre

Justo por estos días está ocurriendo en el New York Times un debate que, de manera indirecta, interesa para esta conversación: ¿son las redes sociales herramientas de movilización que facilitan y promueven el cambio social? Recomiendo su lectura:

http://www.nytimes.com/roomfordebate/2010/09/29/can-twitter-lead-people-to-the-streets

Debate motivado por un artículo de Malcom Gladwell publicado en The New Yorker, que precisamente apunta que las redes sociales tienden a hacer más eficiente el status quo y por tanto preservar el orden estalecido:

http://www.newyorker.com/reporting/2010/10/04/101004fa_fact_gladwell?currentPage=all

No comparto el juicio de Gladwel, pero si ayuda a pensar como logramos en Chile hacer de estas redes un espacio para promover mayor equidad. Las redes por sí solas no son garantía.

01 de octubre

Jorge y Luis, me parecen que sus argumentos reflejan las concepciones a las que hemos llegado muchos, eventualmente queremos el cambio y nos faltan redes. Ahora bien me parece que el país están generando nuevas oportunidades que planean equiparar las opciones de todos, lo cual me parece un alivio, hay formas de llegar, las civilizadas de las cuales hemos de estar orgullosos, y por país me refiero a todos nosotros, los ciudadanos y los políticos, pues todos tenemos un rol que hacer efectivo.

02 de octubre

Tal vez hablando por la herida…soy médico, pero lo del reportaje hay que contextualizarlo: La ezquisofrénia entre los ingresos y condiciones de trabajo, y el déficit de médicos (que por es seguro por alguna razón de mercado) ente el area privada y pública ha provocado este desastre. El ideal para el trabajo medico es tener UN lugar de trabajo, pero es imposible. Además la falta al horario es confusa. Los Medicos tienen horarios semanales y muchos van al hospital mas de esas horas pero en forma flexible, por acuerdos con los jefes y compatibilizar ingresos y aporte al Servicio Publico. Ezquizofreenia entre derecho a la salud y la salud como bien transable en el merxcado es una definición Social. Hecharle la culpa a los Medicos es un poquitón simplón
Gracias

02 de octubre

Enzo: gran tema el que mencionas. Lo comenté en extenso para el blog “la naturaleza del software” y quizás valga la pena ordenar esas ideas y transformarlo en un artículo de seguimiento para este.
Dr Sepulveda: Creo que falto leer el artículo. No era ANTI médicos.

saludos

LR

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Ética, Consecuencia, Compromiso y Dignidad, ideas que no se pueden perder en la vida que seguramente en este escenario reivindicarían nuestros colegas, pues, los dolores que nos queda son los compañeros ...
+VER MÁS
#Sociedad

Trabajo Social: Pasados Inquietos

Ahora Piñera contará con el 100%% de los votos de Kast y hará laboriosos esfuerzos, utilizando el vocablo humanistas cristianos, para que los escasos votantes de Goic se plieguen a su candidatura.
+VER MÁS
#Política

Guillier versus Piñera : ¿quién será presidente?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno