#Sociedad

Ari, una vida de sueños por cumplir

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace dos años, en Coyhaique, fue parte de esa marea ciudadana que movilizó a los patagones contra esa obra de teatro (¿a alguien le cabe alguna duda?) en que se convirtió la aprobación de HidroAysén. Al igual que miles de ayseninos y chilenos que coparon las anchas calles para expresar su indignación. Su rabia. Y también su impotencia. ¿Es necesario castigar a quien anhela cambiar un sistema que considera injusto? No lo creo.

El 28 de mayo cumplió 2 meses sin libertad. Sesenta días extirpada de los suyos: de su madre, sus amigos y compañeros de estudios y causas.  Un tardío marzo fue detenida en Temuco, lejos de su Patagonia, acusada de fabricación, tenencia e instalación de artefactos explosivos.  Es Ari.  Es coyhaiquina.  Y recién se empina sobre los 20.

Quizás a muchos su nombre no diga mucho.  En algo ha colaborado la nula repercusión de su encarcelamiento –junto a otras dos jóvenes- en los medios locales.  Casualidad o intencionalidad, no lo sabemos.  Lo claro es que Ari hoy siente sobre sí todo el poder del Estado, como sólo el Estado de Chile suele ensañarse con algunos.  Pero sólo con algunos, con quienes no siente suyos.  Porque para nuestras instituciones, ciudadanas como Ari no son parte del nosotros, pertenecen a los otros.

Gisela ha partido rumbo a la Araucanía.  En esa ajena región transita el calvario que recorre la madre cuando una hija (o hijo) no la está pasando bien.  No será la primera ni la última, sin embargo su dolor es tan importante como el de cualquiera.  La vida nos enseña que la pena profunda del alma es imposible de promediar.

Nos han dicho que las historias no pueden ser anónimas.  Y la de Ari no lo es.  Nunca lo ha sido.  Ha sabido de la nieve que cae silenciosa en Patagonia, de la escarcha que congela hasta el alma del más movedizo, del viento, de los bosques, de los ríos.  Esos ríos que como reservas de vida han conmovido a toda una generación de jóvenes niños, jóvenes y hoy adultos ayseninos.

Hace dos años, en Coyhaique, fue parte de esa marea ciudadana que movilizó a los patagones contra esa obra de teatro (¿a alguien le cabe alguna duda?) en que se convirtió la aprobación de HidroAysén. Al igual que miles de ayseninos y chilenos que coparon las anchas calles para expresar su indignación.  Su rabia.  Y también su impotencia.  ¿Es necesario castigar a quien anhela cambiar un sistema que considera injusto? No lo creo.

Claro, nos dirán que la justicia hará su labor. Con justicia.  Pero, ¿es posible aún confiar? Demasiadas veces hemos sabido de sentencias que de lo que menos podemos tildarlos es de ser justos.  Y en otras ocasiones de fiscalías y ministerios del Interior empeñados en dar ejemplos.  ¡Que nadie se desenriele!,  es la consigna.  Más aún en la Araucanía, territorio por décadas escogido como el laboratorio de la mano dura contra el que piense distinto.  Desde siempre, contra el que se vista, hable y sea diferente.  Que pertenezca, en concreto,  a los otros.

Ari tiene una vida de sueños por cumplir.  Uno de ellos, un mundo mejor, aunque limite con el cliché.  Muchos compartimos sus anhelos.  Somos tan culpables como ella.

Ari es de Coyhaique, de la Patagonia.  Hoy está encarcelada a cientos de kilómetros de su tierra natal.  ¿Existirá para ella un poco de la, a veces, tan declamada solidaridad?

—————

Foto: mayu / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de junio

¿Quiénes están organizando la ayuda para Ari?.¿Tiene abogados que la defiendan, cuál es la situación real de su familia?.¿De que forma podemos ayudar?

Renato Rivera Zubicueta

04 de junio

Su relato, es entretenido y señala una situación que es según Ud. injusta. Lo Oficial desde la oficina del Fiscal:
En uno de los domicilios se encontraron dos bombas explosivas, una lista para armar y otra en pleno proceso de fabricación. En dicho domicilio había tres imputadas, dos de ellas se encontraban durmiendo al lado de la bomba que estaba en proceso de fabricación, por tanto, pasarán mañana a control de detención por infracción a la Ley de Control de Armas”.
Después de leer su relato, considero que Ud. no ha investigado nada, ¿Es verdad lo que dice la Fiscalía? No me deja claro, ha investigado Ud. más alla de “su relato”. Considero que su opinión es solo eso una personal visión de los hechos, pero no aporta a la verdad. ¿Cual es la verdad? La que Ud. quiere creer o la verdad objetiva. Deme algo con que comparar, de hechos objetivos y no opiniones. Si Ud. cree que un sistema injusto se cambia con bombas esa sigue siendo una opinión, pero no puede quejarse de que el Estado ejerza su rol o si? Si las personas detenidas son inocentes ayude con pruebas de que eso es así. Las opiniones no cuentan judicialmente. Las mentiras caen por su peso, encuentre la verdad.

09 de junio

Y ud. le cree a la fiscalía?
Yo conozco a la Ari, esas bombas las puso la policía.
Dejen de ser tan ingenuos… pensando que el gobierno no se ensucia las manos con cosas como esa… esa es la ventaja que tienen, que los ignorantes que piensan poco siempre le creen a los de arriba, Y ESO QUE NI LOS CONOCEN EN PERSONA.

edxedx

05 de septiembre

Usted señor Segura es un cara de raja, como se llena la boca con la situación de la Ari, si varios sabemos que usted es responsable de otro de los episodios amargos de su vida. así que no se llena de politiquería barata.

05 de septiembre

No sabía si responder o no a alguien que no es capaz de dar su nombre para atacar a otra persona, pero eso no lo puedo manejar.

Sólo puedo decir sobre lo que señala que no tengo la más mínima idea a qué se refiere.

Saludos

Patricio Segura

05 de septiembre

Si el caso es una trampa policiaca, se entiende la crítica.
Pero, bajo las palabras del columnista, el hacer bombas (artefactos que al detonar pueden matar personas) para “cambiar un sistema que considera injusto” es perfectamente justo.
Bajo esa perspectiva, ¿justificamos entonces que hagamos bombas, escopetas hechizas, etc, para sacudirnos de cosas que consideramos injustos? Yo considero injusto que me cobren impuestos, así que podría tener una bomba guardada para cuando venga la gente de Impuestos Internos a cobrarme……
Si la defensa de la persona va por el lado de que esta NO estaba haciendo bombas, se entiende; pero si es que lo que se quiere justificar es que hacer bombas NO es grave, estamos mal como sociedad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

La sociedad, el ciudadano corriente, proyectó con estupor y horror la posibilidad de que una oposición que avala y promueve el terrorismo a ese nivel se convirtiera en gobierno. “¿De que sería capaz l ...
+VER MÁS
#Internacional

La MUD movilizó millones de votos para el chavismo

Un día en donde la lucha feminista gana un nuevo paso hacia una sociedad más igualitaria, más inclusiva y que nos reconoce como sujetas de derechos. Las lágrimas de emoción de muchas y muchos presentes ...
+VER MÁS
#Género

#aborto3causales ganamos todas, incluso ustedes

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable