#Sociedad

A los periodistas de mi país

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP


No les puedo pedir que el fondo de las informaciones sea veraz, importante y socialmente un aporte a la comunidad, pero sí creo que estoy en el derecho de solicitarles que la forma en que me presentan las noticias sea con todas sus letras: profesional.

Me permito escribirles como una ciudadana que tiene la costumbre de leer el diario.  Con lo acontecido con el medio escrito “hoy x hoy”, que publicó un error ortográfico en un titular, el que fue festinado por la red social Twitter, (de la que soy asidua), me quedó dando vueltas la realidad del periodismo escrito en la actualidad.

Criticar la labor de los medios parece repetitivo, simple, obvio.  Bien sabemos que los medios de nuestro país parecen estar desde antes de la dictadura en dos lugares, o aquí o allá.  No hay términos medios.  O se está en la izquierda o en la derecha.  Las líneas editoriales son el gran muro que impide el ejercicio de la profesión  despojado de subjetivismos y cumpliendo el ético y sacro rol de informar la verdad, no olvidando que la verdad es relativa y cada persona la ve desde su perspectiva.

El periodista es un trabajador que tiene que ajustarse a lo que el empleador le solicita. No entenderlo sería poco realista, pero ese pensamiento no me impide ver que el periodismo, además de estar cercado por poderes fácticos, está suicidándose con ciertas conductas que ya no son una excepción.

Hace unos 30 años atrás, cuando el diario local publicaba errores, se utilizaba la siempre graciosa fe de erratas culpando a los “duendes de la imprenta”.  Era una manera de asumir a medias la falta.  El error se daba por superado y con eso bastaba. Hoy en día no hay ni corrección ni disculpas, ni lo más importante: un cambio de actitud. Porque para lectores permanentes como yo, que leemos cada página del medio escrito, las faltas ortográficas, los cortes insólitos, los cambios de nombre, edad, cantidades, lugares y situaciones dentro de la misma nota son tan habituales y tan burdos que muchas veces pienso que quien escribe ni siquiera es un periodista, porque de serlo, me parece que sería una persona falta de ética  y respeto por el trabajo que realiza.

No les puedo pedir que el fondo de las informaciones sea veraz, importante y socialmente un aporte a la comunidad, pero sí creo que estoy en el derecho de solicitarles que la forma en que me presentan las noticias sea con todas sus letras: profesional.

 

TAGS: Medios de comunicación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de abril

Concuerdo plenamente con lo que usted ha expuesto en su artículo. No vislumbro que tenga solución. Tal vez es el signo de los tiempos.
Saludos.

20 de abril

Gracias por leer Sr. Ivelic

Lamento que veamos esos signos de desgano, mediocridad y falta de energía en estos tiempos como algo que pareciera no tener ni importancia ni solución.

Saludos.

GIACOMO MARASSO

20 de abril

Estimada Viviana, no sé si Usted es periodista o no. Yo sí y ejerzo la Presidencia del Consejo Metropolitano del Colegio de Periodistas. Mucho podemos hablar de la ética y la veracidad. Este link le permite conocer el Código de Ética Periodística: http://www.colegiodeperiodistas.cl/p/etica-periodistica.html .
Así que le dejaré un comentario sobre la forma. La banalidad cultural que caracteriza nuestra sociedad chilena también se contagia en quienes debieran “in-formar” con sus titulares y artículos. Las nuevas generaciones de colegas entran con desventajas profesionales serias al “mercado” de la información. La materia Ética Periodística está menospreciada en las mallas académicas de las Escuelas de Periodismo. Importa más formar periodistas corporativos. Antes les llamábamos simplemente “relacionadores públicos”. En la Asamblea Nacional celebrada en Valparaíso hace tres años, intervine señalando que después de resolver los temas urgentes, a saber, garantizar constitucionalmente el Derecho a la Información y recuperar las prerrogativas de la Orden profesional como corporación de derecho público, deberíamos abocarnos al análisis auto-crítico de la ética. He cambiado de opinión. Creo tendremos que abordar el tema deontológico simultáneamente con los otros dos.

20 de abril

Don Giacomo,

Le agradezco que leyera mi columna, antes de escribirla visité la página de la orden a fin de buscar el tema de la auto-crítica ante el hecho recurrente de los errores de “forma” en los medios escritos, asumo que no busqué con suficiente ahínco porque no encontré algo sobre el tema.

La falta de interés de los medios escritos regionales y comunales por entregar una edición pulcra me produce un desencanto propio de las personas que disfrutamos el acto de leer. No sé si es un problema de las escuelas de periodismo que no ponen énfasis en el dominio del lenguaje o si es simplemente una cuestión de conciencia personal.

En mi opinión, no puede ser que una persona que entregó cinco o más años de su vida al estudio de una carrera, no trate de ejercerla con excelencia. Más triste me parece que los periodistas que están a cargo de un medio, tampoco parezcan preocupados por entregar un trabajo profesional.

Y no, no soy periodista.
Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile