#Salud

Saneamiento Sanitario Rural: historia de inequidad social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

A mediados del siglo XX, nuestro país registraba un pobre 53,5% de cobertura de agua potable, y un 25,4% en cobertura del alcantarillado. Hablar de Sistemas de Tratamiento de Aguas Servidas era solo una quimera, por lo que el concepto de alcantarillado se refería a la recolección de aguas servidas y disposición final de éstas, en fosas sépticas colectivas o letrinas particulares.


Urge una nueva institucionalidad, dedicada a mejorar el déficit de cobertura y calidad del Saneamiento Sanitario Rural.

Cincuenta años después, la realidad es otra. Con una alta concentración demográfica instalada en sectores urbanos, Chile presenta una cobertura prácticamente completa de agua potable y de Saneamiento Sanitario. ¿Qué fue lo que pasó durante estos cincuenta años? Principalmente el gran incremento de la población urbana, transformó el tema del saneamiento sanitario, en una necesidad de primer orden para los habitantes de las ciudades. En los últimos 30 años, se amplió la red de recolección de alcantarillado y se incorporaron tecnologías de depuración de aguas servidas, lo que nos permite señalar con orgullo, que en los sectores urbanos de nuestro país, el acceso al agua potable y saneamiento sanitario es tema prácticamente resuelto; tanto en cobertura, como en la calidad de éstos.

Junto a esto, en la década del ´90, se debió instalar una nueva institucionalidad, destinada al uso sanitario de las aguas, que fue plasmada con la creación de una Superintendencia de Servicios Sanitarios, con un fuerte rol fiscalizador, el cual definiría áreas concesionadas urbanas, donde operan las grandes empresas sanitarias.

¿Qué ocurre con los sectores rurales? Desde el año 1961, en aquella “Carta de Punta del Este, firmada por todos los ministros de Salud latinoamericanos de la época, donde se fijaba el compromiso de abastecer de agua potable al 50% de la población rural para finales de la década, que este país ha efectuado un trabajo sostenido de dotación de agua potable a su comunidad rural, principalmente a través del modelo de Cooperativas. Datos del año 2012 entregados por INE, indican que el 13,2% de la población chilena, reside en sectores rurales de nuestro país, lo que supone un poco más de 2 millones de personas. La gestión del Agua destinada a consumo humano, es efectuada por Asociaciones de Agua Potable Rural (llamadas por sus siglas A.P.R.), constituidas como Comités o Cooperativas. Los sistemas de alcantarillado y tratamiento de aguas servidas, tienen múltiples tipos de propietarios: Municipios, APR y algunas Organizaciones Territoriales.

Bajo este sistema de saneamiento rural, la cobertura nacional rural de Agua Potable, es de un 80% aproximadamente, y solo un 33% cuenta con algún sistema de saneamiento de Aguas Servidas.

La normativa que regulan el funcionamiento de los sistemas de agua potable y alcantarillado rurales, son las que se derivan del Código Sanitario; siendo éste, instrumento exclusivo de la Autoridad Sanitaria. Dentro de estas competencias, podemos separar dos ámbitos de acción: calidad del agua potable y tratamiento de aguas servidas.

La calidad del agua potable, que se encuentra regulada mediante el DFL 735/69, presentan buenos estándares de calidad, en términos generales, constituyendo a las “Cooperativas de APR” como empresas sociales, gestoras del agua potable, con gran capacidad operativa y administrativa.

No obstante, el saneamiento sanitario rural presenta grandes deficiencias: En primer lugar, la normativa que regula los sistemas de alcantarillado rurales, ¡data del año 1926! Lo cual impide que pueda haber una fiscalización efectiva, porque los actuales procesos de depuración sanitaria no se encuentran normados, y por tanto no son exigibles en dichos términos.

Lo mismo ocurre con los sistemas de tratamiento de aguas servidas cuya complejidad de operación demanda con mayor urgencia una normativa que pueda estar a la altura de las circunstancias.

Es por lo anterior, queridos lectores, que urge una nueva institucionalidad, dedicada a mejorar el déficit de cobertura y calidad del Saneamiento Sanitario Rural.

Es de esperar que la normativa que se está discutiendo actualmente en el Congreso sobre Saneamiento Sanitario Rural, pueda ver pronto la luz. Las personas que viven en los sectores rurales no pueden seguir esperando. Es un asunto de dignidad para quienes cada día que pasa ven cómo se agranda la brecha de felicidad y dignidad entre sectores urbanos y rurales. Urge una normativa que ataque el drama del saneamiento sanitario rural, para que las letrinas sean parte de un recuerdo bucólico, y no la realidad que viven, actualmente, más de dos millones de nuestros compatriotas.

TAGS: Agua Potable Ruralidad Saneamiento Sanitario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable