#Salud

Salud con o sin lucro

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lo que la clínica sabe es que el riesgo de complicaciones no está cubierto por el seguro público, por Fonasa. Bueno, en los hospitales tampoco, pero es lo que se llama después “deuda hospitalaria” y los liberales privatizadores, lo hacen aparecer como 100% “mala gestión”.

Una soleada mañana de verano, en la cafetería de un hospital, conversábamos acerca de los típicos problemas de la maltratada salud pública. Pero aquí no teorizábamos acerca de las bondades de la privatización o de sus maléficas intenciones. Ni las del Estado.

El caso es que en todo Santiago y en las ciudades más cercanas, en ese preciso momento, no había ninguna cama crítica disponible para un niño recién nacido, que permitiera sostener una cirugía muy compleja que le salvara la vida.

Los doctores intentaban en esa cafetería ver dónde podíamos conseguir una cama antes de enviarlo al sistema privado. Fue imposible.  Entonces llamaron a la clínica que correspondía por la red. La respuesta fue técnicamente categórica. No lo recibirían porque “no hay cama”.

Después de revisar la situación, el médico jefe en el hospital, tomó la decisión. “Hagamos un trueque. Pasemos a la clínica a un niño programado menos complejo, para que podamos liberar una de nuestras camas para esta urgencia compleja”. En mi cabeza inocente pensé que la clínica no podía aceptar eso, porque hacía menos de 5 minutos había dicho que no tenía cama.

El doctor se demoró 1 minuto en “cerrar el trueque”. La clínica aceptaba recibir al niño comprobadamente menos complejo, que por el precio paquetizado del sistema, hace que el privado se lleve una rebanada de utilidad segura si hace bien la pega de aceptar lo que es menos riesgoso.

Lo que la clínica sabe es que el riesgo de complicaciones no está cubierto por el seguro público, por Fonasa. Bueno, en los hospitales tampoco, pero es lo que se llama después “deuda hospitalaria” y los liberales privatizadores, lo hacen aparecer como 100% “mala gestión”.

Así es como el hospital liberó una cama, trajo al niño, que ya venía complicado, cuya operación para salvarle la vida, en vez de costar 12 millones que pagó Fonasa, costó 45 millones.

Los padres quedaron agradecidos, los liberales muy enojados, porque un niño les “robó” 45 millones de sus propiedades privadas, y la clínica ganó en la pasada, unos 6 millones de pesos. El hospital quedó endeudado en otros varios millones, al médico jefe le pasaron la cuenta en sus compromisos de gestión y unos días después, en esa cafetería todavía soleada, de cafecitos de 250 pesos, discutíamos qué se podía hacer con  los dos niños que requerían cama y que no encontraban en ningún hospital.

Esta es la dramatización de una historia real. Aunque usted no quiera creerlo.

—–

Foto: Hospital Luis Calvo Mackenna.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de febrero

Hay bastantes variantes, y por lo mismo no hay una unica visión de que debería hacerse.
Al otro día llevé a una persona a un hospital, con estado grave de anemia producto de dialisis. En los hospitales los doctores trataban de dar un arreglito y mandarla a su casa apenas se pudiese. Y, si no, tenía que ir a otros hospitales a buscar certificados, de especialidades, para que el doctor la atendiera…sin importar si la persona tenía que cruzar la ciudad con una anemia casi mortal.
En caso parecido, en una clinica privada se le tiran arriba 3 doctores, tratando de practicarle exámenes de todo, y dando estupendos remedios para su dolencia y todo lo que pudiera sucederle lateralmente. Obviamente, cobran todos.

Mi observación es que, finalmente, todos bailan al son del dinero; siempre hay gente buena, dispuesta a sacrificarse sin recompensa, pero son los menos y los sistemas deben construirse en base a la realidad, que es que el billete manda. Entonces, realmente el desafío debiera ser construir un sistema en el que, con eficiencia económica y buen control, efectivamente los incentivos económicos funcionen bien y en forma justa; pero no se debería pretender creer que los sistemas no se estructuran de esa forma.

jrpaves

18 de febrero

Lo conté como anécdota. Lo que quiero decir es que no es tema de poner ejemplos de una cosa u otra. Lo importante es que no estoy hablando de sacrificios sin recompensa. Estoy hablando sobre instituciones que NO pueden funcionar desde la perspectiva del lucro, porque, en el lucro no caben las decisiones relevantes para la salud de todo un país.

No pienso que una “visión” desde una experiencia particular, defina la Visión que podemos consensuar sobre un sistema público de salud poderoso y eficiente como necesitamos.

Tampoco podemos confundir el sueldo de profesores, médicos, enfermeras, ingenieros, abogados, con el lucro de las instituciones. No digo que trabajen gratis ellos, digo que el objetivo de la institución no puede ser el lucro.

Ni siquiera digo que no puedan tener “utilidades”.

No entendí lo del arreglito de los doctores. La anemia por diálisis es una complicación muy conocida, por lo que su manejo debió ser menos enredado de lo que cuentas.

Por que hablas de “hospitales” y clínicas?. Estaba con sus medicamentos?. Los certificados de qué eran?. Te pregunto porque me interesan los procesos en salud, que finalmente son los que agregan o restan valor (y bienestar) a las personas.

Gracias¡¡

JR

18 de febrero

Estimado, mi comentario también fue para ilustrar, pero con un ejemplo real. Lo de la clínica privada tiene que ver con que, cuando alguien ingresa a estas, empieza funcionar un taximetro, que hace que la buena voluntad de todos, doctores, arsenaleros, especialistas, cirujanos, enfermeras, etc, se presente de inmediato. Por eso, luego de una pasada por clinica privada, la gente sale relativamente contenta, hasta que llega la cuenta….ahí es donde operan las Isapres,seguros complementarios,etc, que sirven para volver a respirar.

Respecto a la anemia, cuando el doctor recibe al paciente, quiere saber las causas, en su presunción podía no ser solo por la diálisis; luego, dice que para la transfusión debe primero contar con un certificado de otro doctor (especialidad que no hay en ese hospital) para proceder; así que le dice que vuelva cuando tenga el papelito del otro doctor. En ese caso, fui con ella al otro hospital, donde el doctor en cuestión revisa rápidamente, dice que no tiene nada que ver, y trata de despachar lo mas rápidamente posible; pregunté si se podía hacer la transfusión en ese hospital, y me contesta que no hay, y que le corresponde el primero hospital (según donde vive). Obviamente ni doctor A ni doctor B repararon en que la persona estaba con anemia; simplemente vamos incorporando procedimientos dilaciones a la persona.
En mi fuero iba pensando en lo que había sucedido, y concluyendo que en el sistema público, al no haber incentivos económicos por cada acción que hacen (si en el sistema privado; te mandan una boleta con 500 items cobrados, uno por uno, a un precio de oro), la mayoría de los actores termina arrastrando el poncho y tratando de pasar el tiempo sin complicarse. No quisiera generalizar, pero es, como dije anteriormente, una visión de las cosas.

jrpaves

19 de febrero

Espero publicar una columna sobre lo que hace el sistema público, para ver eso de que “pasan el tiempo sin complicarse”. Lo que ocurre es que es inimaginable el tamaño de salud pública, y todo lo que pasa. De hecho, es impresionante como queda perdido lo que sí se hace.

Sobre el punto de la recompensa económica, le dire que todos ganan su sueldo en salud. No debería haber otra. Y de hecho en las clínicas también ganan su sueldo. Los que ganan son los dueños de las clínicas. Un doctor va y le pagan su turno, si te pide más o menos exámenes no va a ganar más plata, ni menos. La mayoría de las veces los exámenes de más, están de más porque los pacientes reclaman cuando no lo mandan a hacerlos.

Ahora, el “peloteo” de la persona que acompañaste es impresentable. Pero quizás lo peor, es que hay una explicación y una manera de ponerse de acuerdo cooperando, pero muchas veces, reconozco que las personas dejan de escuchar y de ponerse en el lugar del otro. Probablemente sabemos que no se va a morir por esa anemia, pero lo va a pasar pésimo y sin embargo, la haremos ir y venir para cumplir con los “requisitos” que el sistema pide. En eso, tenemos que mejorar un montón.

18 de febrero

Don Juan:
Entiendo perfectamente el drama de personal de muchos galenos que siguen su juramento Hipocrático sanar a los enfermos a como sea, mas aún en situaciones crítica como la que expone, se agradece su valentía para darlo a conocer.
Esto es pan de cada día.Aquí se ve como el sistema mercantilista que nos rige, no les importa un rábano el sentido social que debe tener el sistema de salud actual, Lamentablemente dentro de su profesión hay una importante masa de galenos que coludidos con los Expertos de las finanzas y de las leyes han hecho pebre lo que garantiza la constitución (garantizar la salud de todos los chilenos)
le buscaron las cuatro patas a gato para hacer de las suyas en beneficio personal, eludiendo la ley elegantemente ( diría suciamente) tal como lo han hecho los industriales de la educación, mire como está la crema con la calidad de lo que enseñan y eso es traición a la juventud, sino son capaces de pensar en que la juventud es el futuro del País. lo mismo está pasando en este sector.
Ahora porque cree que pusieron a Mañalich de ministro, sencillamente para disminuir el sistema público y a favor del negocio de ISAPRES y clínicas coludidos como lo manifesté.
Cuantos hospitales nuevos de calidad de han construido y habilitado NINGUNO salvo espero el de Maipú que es obra de la Sra Bachelet. Como ve mientras no nos saquemos de encima este sistema de gobierno mercantilista no llegamos a ninguna parte.

Un abrazo.

jrpaves

18 de febrero

Yo soy de los coludidos para que mejoremos la atención de salud, protegiendo una salud pública eficaz, eficiente y humana. No es necesario “desaparecer” a los privados, lo que debe entenderse es que ellos NO son los encargados de protegernos. Yo entiendo que el mercado puede funcionar, pero hay cosas en las que simplemente no ha dado resultado. Creo que en educación y salud, puede tener la “alternativa”, pero debe haber una base que permita que tod@s puedan acceder a la misma calidad. Si quiere un viaje de estudio a París, o un televisor de 50 pulgadas en la habitación de la clínica, eso debería ser extra, y no importar al final de cuentas.

jrpaves

18 de febrero

Ahhh y déjeme agregar que de todas maneras, siempre debería privilegiarse a la salud pública. Hoy tenemos que por cada $1 invertido en salud pública, el Estado le está comprando $2,9 en prestaciones a los privados. Eso es más que “complementariedad”, que es muy sana, hasta que se pasa de la raya. Pero como usted señala, los pasados de la raya son cada día más.

18 de febrero

Don Juan:
Si todos los coludidos pensarán como Ud. otro gallo cantaría, porque se trata de una colusión positiva y eso es notable.
Por otra parte en ninguna parte he dicho que la salud debe ser solamente pública, eso es imposible, pero hay que tener en cuenta que cuando se deja la puerta abierta siempre se aprovecharán los ambiciosos de la profesión que sea, en menoscabo de los menos favorecidos, por eso el Estado debe tener un papel protagónico en la regulación del sistema. Ud ve que la famosa superintendencia no tienen autoridad para fijar las reglas del juego y para el sector privado organismo débiles en su concepción,como el que señalo es tan simple como amarrar el perro con longanizas.

En todo caso admiro su preocupación por tratar de solucionar problemas de la salud de los niños.

Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera