#Salud

Medicamentos: mano firme para regular el mercado

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En Chile el acceso a los medicamentos no está garantizado para los sectores más vulnerables, porque tratamos el tema como un bien de consumo y no como un derecho a la salud. Por ello, la semana pasada vimos que el Ministro de Economía, Pablo Longueira, retiró el proyecto que amplía la venta de fármacos, porque no tiene los votos necesarios, cuando está a punto de ser votado en sala. O contamos en el Congreso cuatro proyectos de ley aislados en relación al tema (patentes farmacéuticas, agencia nacional de medicamentos, venta directa en el comercio, regulación de farmacias), algunos liderados por el Ministerio de Salud, otros por Economía, que apuntan en direcciones muy diferentes.

Echamos de menos una visión de Estado, integral y de largo plazo, que plasme una política nacional de medicamentos; ello implica que un sólo proyecto de ley se regule, respecto de los medicamentos, la producción, comercialización, la certificación de su calidad, su expendio y fiscalización. O, al menos, que los proyectos diversos plasmen esa visión de Estado única y coherente, evitando su tramitación desperdigada, como se ha efectuado a la fecha. No se logra visualizar entre todos estos proyectos de ley una verdadera política nacional de fármacos y al tramitarse separada y paralelamente, se corre el riesgo de inconsistencias y vacíos.

Esto es especialmente grave en un mercado como el nuestro, altamente desregulado y concentrado, en el cual el 95% de las ventas está controlada por 3 cadenas de farmacias que se coluden entre sí; a las cuales se les permite decidir qué medicamentos ponen a la venta o no y que evitan los genéricos bioequivalentes; y las cuales controlan otros eslabones del mercado, pues están integradas verticalmente con laboratorios y distribución. El acceso a medicamentos se hace más feble aún cuando sumamos 50 comunas sin farmacias y el Estado no tiene diseñado intervenir con farmacias estatales.

Convocamos al Gobierno y al Parlamento a dar una mirada diferente, y a discutir los proyectos de fármacos con una mirada común, centrada que los medicamentos son un bien público. Especialmente solicitamos a la Cámara de Diputados encontrar una fórmula para regular férreamente la integración vertical de las cadenas de farmacias con laboratorios y distribuidoras de fármacos o bien solicitar al Tribunal Constitucional su revisión para corroborar o no su inconstitucionalidad.

Cabe destacar que el Senado consideró inconstitucional el artículo que prohibía la integración vertical, por lo cual fue retirado del proyecto de ley. Ahora la Cámara de Diputados deberá revisar el articulado. Este último obliga a las farmacias a tener todos los medicamentos genéricos bioequivalentes a la venta, lo cual es un avance. Sin embargo dado que no se prohibirá ni tampoco se regulará la integración vertical, este paso será claramente insuficiente. La integración vertical de farmacias/ laboratorios/distribuidoras es uno de los ejes en que se está sustentando la concentración del mercado y no lo estamos enfrentando.

Asimismo, es fundamental revisar cómo lograr el objetivo planteado, ya que por la vía de holdings la prohibición de la integración vertical podría ser perfectamente sorteable, como lo demuestra la integración existente hoy entre Isapres y clínicas, prohibida por la ley respectiva, o en el caso de Educación. Por ello es necesario que la regulación propuesta asuma estas experiencias.

La discusión de los proyectos de fármacos está siendo tan poco coherente y consistente, que en ninguno de los cuatro proyectos se ha contemplado normar la bioequivalencia por ley, a pesar de ser ésta centro de muchos de los esfuerzos del Ministerio de Salud y del ISP. La bioequivalencia  de los medicamentos es un proceso que no es rápido, pero que va en la dirección correcta. Hasta el momento, esta exigencia ha dependido de regulaciones del ISP,  sin embargo, la Contraloría ya indicó que el instituto no tiene atribuciones para fijar plazos y multas. El proyecto de ley de fármacos debería establecer la bioequivalencia, como también definir las atribuciones del Ministerio de Salud, del ISP y las obligaciones de la industria al respecto, pues este no es sólo un asunto de precios, sino de entregar al país medicamentos genéricos que sean seguros, eficaces y de calidad.

En estos cuatro proyectos hay temas relevantes que no están u otros que es central precisar y acotar, a fin de regular el mercado con mano firme. Sin embargo, el concepto ordenador debería contribuir a hacer real una política nacional de medicamentos que garantice el acceso a la salud, la calidad de los fármacos y su uso racional, tal como lo establece la Organización Mundial para la Salud en convenios que nuestro país ha suscrito.

—–

Foto: jgoge / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de agosto

Es lamentable que para nuestro pais, y sobre todo para las autoridades, todo sea un mercado que se puede autoregular.

16 de agosto

Le encuentro toda la razón Dra. Cecilia, no solo necesitamos tener una política de estado con respecto a medicamentos, sino también tener políticas públicas basadas en evidencia.

Es importante que los estudios que se realicen no se guarden en un cajón y se omitan a la hora de la discusión parlamentaria.

La academia no puede estar solo cuando conviene para la discusión.

Proyecto de Ministerio de Economía: Medicamentos OTC… | El Quinto Poder

24 de agosto

[…] * Lee además la columna de Cecilia Sepúlveda: “Medicamentos: mano firme para regular el mercado“ […]

Venta libre de medicamentos: ¿es lo que necesitamos? | Desgobierno de Chile

24 de agosto

[…] * Lee además la columna de Cecilia Sepúlveda: “Medicamentos: mano firme para regular el mercado“ […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable