#Religión

¿Somos producto del destino o del azar?

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Muchas veces suelo escuchar la palabra destino incluso en los medios de comunicación y me pongo a pensar ¿es real?, ¿nuestra vida está escrita? Para responder reflexionemos con lo siguiente:


No hay fundamentos para decir que el destino está escrito, por ser una tarea imposible y poco práctica, además que tomaría más tiempo que el que lleva el universo existiendo.

Al nacer una mujer cuenta unos 400 mil óvulos, luego de la pubertad, ovula normalmente uno cada 28 días, el hombre produce espermios durante toda su vida y en una eyaculación puede lanzar unos 250 millones, donde normalmente solo uno podría fecundar a un único óvulo.

Cada espermio y óvulo llevan una carga genética distinta, por lo tanto, cada combinación tiene el potencial de producir un ser humano único y diferente a cualquier otra posible combinación. Por ejemplo, de una combinación podría nacer un hombre o una mujer o un homosexual, un maratonista o un violinista, alguien bueno para las matemáticas o con síndrome de Down o un político, etc. Es decir, al momento de la fecundación se unen un óvulo entre 400 mil con un espermio entre más de 250 millones y todo por una mezcla entre el azar y la capacidad.

Muchos cometemos el error de pensar que todos somos especiales y que al encontrarnos, por ejemplo, leyendo este artículo es algo predestinado. ¿Por qué deberíamos estar aquí y ahora? Lamentablemente para nosotros, la historia no tiene ninguna dirección privilegiada, no persigue ningún fin, no busca ni quiere ni le interesan individuos concretos. Durante las primeras etapas de la historia de la Tierra, multitud de eventos proporcionaron una variación de hechos muy amplia y los accidentes naturales escogieron entre lo que encontró disponible. Todos sabemos lo difícil que es acertar la combinación de la lotería pero casi siempre hay un ganador.

Aunque sea prácticamente nula la posibilidad de aparición de una molécula concreta, es seguro que van a formarse por miles y aquellas que sean útiles serán preservadas por la selección natural, que en ningún caso es un mecanismo que dependa exclusivamente del azar.

Para analizar nuestras creencias actuales normalmente se parte del lado equivocado, ya que todo lo juzgamos a como están ahora las cosas, si tuviéramos una máquina del tiempo y pudiéramos viajar 2.000 años al pasado y recorrer la historia a partir de ese momento hasta hoy, notaríamos que si no hubiera sido por una serie de accidentes históricos causados por el azar. Nuestras creencias y nuestra cultura serían totalmente diferentes.

Incluso podemos pensar en un ejemplo para un periodo breve de tiempo, como la historia de nuestros padres, de analizar sus vidas de niños no veríamos cómo, años después se pudieron conocer, casar y tenernos a nosotros. En el caso de las religiones, una tenía que llegar hasta hoy y fue el cristianismo, pero podría haber sido el Mitraismo o cualquier otra y si en tal o cual batalla el desenlace hubiera sido distinto nuestra cultura y tradiciones serían también muy diferentes.

Es decir, el azar es sumamente importante y no existe un plan pre-determinado. Lo podría ejemplificar con un árbol, donde a partir de un tronco salen múltiples ramas que se van subdividiendo, en este caso la historia real es una y todas las otras quedan como posibles historias. También lo podemos llevar a nuestras vidas, donde una serie de accidentes casuales van determinando las ramas que seguirá nuestra vida, desde la misma fecundación hasta nuestra muerte

Ahora veamos si es posible escribir el “Destino“. Mi opinión es que el futuro de las personas no se encuentra predeterminado, ni fue escrito por nadie, sino que se escribe en el transcurso de nuestra vida. En cada acto que efectuamos en el presente, en cada accidente diario se forja nuestro destino.

Analizar la complejidad de los hechos que influyen en nuestras vidas y pensar que un ser superior se dio el trabajo de escribir el destino de todos y cada uno de los seres humanos, que vivieron, viven y vivirán, es no ver la terrible dificultad de esta tarea, incluso para un dios. Voy a dar un ejemplo de la cantidad de eventos causales que debiera tener en cuenta este hipotético ser, para determinar un hecho futuro.

Hace unos años estalló un avión Airbus A330, muriendo 103 de sus pasajeros y se salvo solo un niño de 8 años. Muchos dirán que estaba escrito, que era su destino. Veamos ahora como se debió escribir este destino, primero hay que dejar en claro que siempre que hay un accidente de aviación este se debe investigar, sin importar lo que tarde la investigación, hay que conocer las causas para evitar futuros accidentes, conocer si fue un error de diseño, una falla en los materiales, una falla en la manutención, una falla de pilotaje, etc. Siempre que ocurren estos accidentes, en alguno de los eventos existió una falla humana, es decir si el destino está escrito, esta falla fue “creada” por una serie de eventos previos y fue para que el accidente ocurriera ese día y en ese preciso momento y no en otro, es decir, después de haber cumplido el avión una cantidad precisa de horas de vuelo. Todo lo que acabo de decir, es para el destino del avión. Ahora hay que analizar los eventos que debieron ocurrir para reunir a los 104 pasajeros y tripulantes del avión, para que todos pudieran cumplir su trágico“destino”.

Y si hilamos más fino, cada uno de los puntos tiene, además, su propia serie de hechos causales previos que terminarían en un “cuento de nunca acabar”. En realidad sí termina, pero habría que llegar hasta el mismo momento del origen de nuestro universo, es decir, en el preciso instante del “Big-Bang”. Por eso, el ser que se encarga de determinar cómo será la vida de una persona en particular, debiera preocuparse de encajar dicho destino con muchos otros destinos, que van desde su relación con otras personas, con un barrio, una ciudad, hasta llegar al de un planeta y este encajarlo con un sistema planetario, una galaxia, en fin, el de todo el universo. Para ejecutar su labor debiera preocuparse no tan solo de cada ser viviente, sino que también de cada partícula que puebla este universo, ya que cualquier partícula puede influir, de forma directa o indirecta, por acción o no-acción en el destino de otra.

Otra motivo más lógico para opinar que no hay fundamentos para decir que el destino está escrito, por ser una tarea imposible y poco práctica, además que tomaría más tiempo que el que lleva el universo existiendo. Un destino escrito haría que la vida perdiera toda razón de ser y tendríamos todo el derecho a preguntarnos:

¿Para qué vivir algo que ésta escrito?, ¿Cuál sería el objetivo de vivir?, ¿Por qué Dios se da tanto trabajo y tan terriblemente complicado?, ¿Tan malvado es Dios para escribir destinos tan horribles y/o vidas tan cortas para algunas personas?, ¿Por qué condenar a un asesino o un pedófilo, si el destino de criminal y víctima fue escrito así?

TAGS: Azar destino Futuro

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
cuidadano_preocupado

06 de mayo

Fernando

Buen análisis respecto del destino que si está o no escrito. creo q cada uno se forja a si mismo.

Respecto del azar , no lo creo en absoluto , creo que son variables (internas y/o externas) que hacen que siempre sucedan cosas inexplicables que creemos que son al azar. En mi opinión hay cosas que no podemos explicar……no lo entendemos …a esto le llamamos azar.

Saludos

07 de mayo

ciudadano_preocupado, por tu opinión, sobre el azar ¿tú piensas que alguien los administra y no sería una variante de un destino pre-diseñado?

Gracias por tu opinión

Jose Luis Silva Larrain

07 de mayo

.. entonces podemos pensar que la condena al asesino tambien puede haber estado escrita…

Que buen artículo Fernando. Yo creo que hay muchas cosas que se piensa que son azar o de “la voluntad de Dios” pero en realidad las hace uno, el gran secreto es entender que uno no puede manejar certezas futuras pero sí probabilidades. Un periodista le preguntó al chino: Rios “.. tienes que reconocer que tuviste mucha suerte porque muchos tiros pegaron apenas en la linea” y contesta: “si, es que mientras mas entreno tengo mas suerte”…

Y me parece clave para una sociedad que la gente tenga la libertad para forjar su propio destino, o sea manejar sus posibilidades futuras. Si a los habitantes en lugar de darles alternativas de todo, controlas lo que consumen, el dinero que ganan, etc.. etc.. puedes lograr equidad y cosas asi pero tambien controlas las espectativas de las personas ¿que destino se pueden forjar?. En cambio si no controlas nada para que la gente pueda ejercer la libertad aunque sea segun las alternativas que el azar le dio de cada uno, algunos podrán forjar su destino plenamente porque tendrán muchas alternativas, otros podran forjarlo con mas limitaciones y otros simplemente podrán hacer muy poco o nada para crear su propio futuro.

No importa tanto si el destino está o no escrito o si alguien o nadie lo escribe. Lo importante es que cada uno sí pueda escribir la pequeña parte del destino que esta facultado a escribir.

Saludos

07 de mayo

José Luis

Lo ideal es que las oportunidades sean las mismas para todos, y cada uno las aprovechará según sus propias habilidades, eso sería justo y lo ideal, pero sabemos que lo ideal no se da y vemos que muchos logran cosas gracias a sus contactos, por ser familiar “de” o amigo “de” y no por su experiencia y conocimiento.

Chile es conocido por ser un país donde impera el nepotismo y el “pituto”

Saludos y gracias por tus interesantes opiniones

Servallas

08 de mayo

Durante un tiempo importante de mi vida, la tesis expuesta concordaba con mi pensamiento, pero en los últimos años me vengo convenciendo de una tercera posibilidad, ni azar ni predestinación, la idea viene de la pregunta¿construimos la realidad o la reconocemos?, en tal cuestión me inclino a que construimos la realidad, y la construimos porque tenemos la capacidad para hacerlo, pero resulta que es una capacidad limitada, no comprende toda la construcción de la realidad, solo una parte, y es acotada, una suerte de habilidades ganadas o conseguidas que no están exentas del error o el accidente como todo en el cosmos,   la instrumentación que hemos diseñados para “ver” la realidad nos muestra que esta no es como la percibimos. La implicancia que tiene esto es compleja, así por ejemplo no somos el óvulo y el espermio, somos algo así como un deseo de residir, así, no importa cuantos óvulos y espermios hayan sido fabricados biológicamente, lo que importa es que se construya  un vehículo, que se geste una realidad para construirnos o insertarnos en ella. Al final del día, parece que todo, todo es deseo, con bastantes limitaciones, errores y accidentes,  pero  eso somos y eso construimos, no tenemos un conocimiento acabado de lo que es la realidad, ni lo podemos tener pero sospecho que su complejidad es casi ilimitada.

09 de mayo

El destino me trajo a leer este artículo…, donde aprendí que no existe el destino.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno