#Religión

Leer la Reforma Tributaria desde la Doctrina Social de la Iglesia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La enseñanza de Jesús basada en lo gratuito tiene mayor fuerza en una sociedad fundada cada vez más en lo económico y en el lucro, en el tener más que en el ser más.

Uno de los temas que ha marcado la contingencia nacional de las últimas semanas ha sido lo referente a la Reforma Tributaria que el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha propuesto como medida para lograr el progresivo tema de la gratuidad en orden a la educación, salud, previsión, etc., y asegurar el desarrollo equitativo de todos los chilenos.

Esta reflexión quiere ser un aporte a la discusión de este tema desde una mirada creyente. La injerencia que la comunidad creyente tiene en temáticas públicas, nos viene por comprender que cada persona posee una dignidad única que no puede ser pasada a llevar, dignidad que está fundada en que hombres y mujeres son imagen y semejanza de Dios (Gn 1,26-27). Está palabra de la Iglesia sobre temáticas contingentes está reunida en la Doctrina Social de la Iglesia (DSI).

Comprenderemos la DSI como el conjunto de orientaciones doctrinales y criterios de acción fundados en la Escritura y en la Tradición de la Iglesia. El objeto primario de la DSI es la dignidad personal del hombre que como hemos visto es imagen de Dios. Su finalidad es la promoción y la liberación integral de la persona humana tanto a nivel terreno como trascendente. La DSI comienza formalmente en 1891 con la Encíclica Rerum Novarum de León XIII.

La Doctrina Social de la Iglesia tiene algunos principios articuladores: a) Principio del Bien Común, el cual se funda en que los bienes tiene un destino dirigido a todos los miembros del tejido social; b) Destino universal de los bienes, el cual sostiene que la tierra y cuanto ella contiene es para uso de todos los hombres y pueblos; c) Principio de subsidiaridad, comprendido como la exigencia de promover y tutelar las expresiones de sociabilidad; d) Principio de participación, es decir, aquellas actividades mediante las cuales el ciudadano contribuye a la vida social; e) Principio de valores de verdad, libertad, justicia y caridad; f) Principio de la solidaridad, entendido como la igualdad de todos en dignidad y derechos, al camino común de los hombres mediante el desarrollo integral de la persona humana.

Estos principios, nos permiten comprender de manera cristiana cuáles deben ser los alcances de una Reforma Tributaria que signifique el tránsito de condiciones menos humanas a condiciones más humanas. Para lograr este proceso de humanización es decir, el logro de un desarrollo integral para cada uno de los miembros del tejido social, es necesario asegurar la participación en la totalidad de los bienes y derechos inherentes a la persona entre los márgenes de gratuidad y conversión.

En relación a la gratuidad, los obispos chilenos en la carta “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile” (2012), sostienen que la enseñanza de Jesús basada en lo gratuito tiene mayor fuerza en una sociedad fundada cada vez más en lo económico y en el lucro, en el tener más que en el ser más. Lo gratuito a juicio de los Obispos, es más y mejor comprendido por los pobres. El cristianismo se presenta como una religión de la gratuidad fundada en que Dios mismo se nos da como regalo invitándonos a la comunión y ver la vida como servicio desinteresado.

En los márgenes de gratuidad y comunión que anteriormente hemos nombrado, se puede asegurar por tanto un verdadero desarrollo, en el cual todos compartamos lo que es de todos. El desarrollo integral debe ser realizado desde abajo, es decir, desde los niveles locales y desde dentro, es decir, desde el espíritu de la gente. Esto fue propuesto por Joaquín Gonzales, sacerdote del Centro de Estudios Teológicos de la Amazonía.

Él compara el desarrollo integral, que a nuestro juicio debe ser la base de la Reforma Tributaria, con una flor de seis pétalos, en donde cada uno de ellos representa las dimensiones del desarrollo integral. Dichas dimensiones son la economía, lo social, la política, lo cultural, la ecología y la ética. Con estas dimensiones y márgenes de acción, estaremos en condiciones de fundar un ethos solidario, una cultura de la solidaridad que sea esplendor de la caridad encarnado en la vida cotidiana de los cristianos.

Esta solidaridad será más auténtica cuando se comprenda como una determinación firme y perseverante en empeñarse por el bien común dejando de lado el afán de la ganancia y de la sed de poder, que a la larga constituyen estructuras de pecado social que deshumanizan sistemáticamente.

Concluir con palabras de Mons. Fulton Sheen, Obispo de Estados Unidos quien nos dice: “La única razón para ser crítico es ser constructivo, como la única razón para echar abajo una casa es construir otra en su lugar”. Quiera Dios que como cristianos y que junto a todos los hombres y mujeres de buena voluntad y de conciencia de justicia e igualdad social, seamos protagonistas de la discusión de un tema que nos incumbe a todos.

TAGS: Iglesia Católica Reforma Tributaria

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

En conclusión, en razón a que los milagros son posibles, esperaríamos que Enea a partir de ahora se enmarque en las directrices empresariales establecidas recientemente por la CPC en el Castillo Las Maja ...
+VER MÁS
#Municipales

Las más grandes empresas se enmarcarán en la probidad

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros