#Política

Y la alegría, ¿viene con el fin de la transición?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El principal eslogan de campaña de la Concertación de Partidos por la Democracia, coalición que agrupó a diecisiete partidos de oposición a la dictadura cívico-militar encabezada por Augusto Pinochet, era el anuncio de que la alegría vendría. No, no es la actriz de ese apellido: es la consolidación de esas ansias de cambio escondidas a la fuerza por el peso de una magra noche.

Pero lo que podía haberse convertido en un hermoso proyecto de transformación democrática, que escuchara a la sociedad en su conjunto y caminara al tan anhelado desarrollo de la mano del crecimiento con equidad, se murió antes de que empezara a vociferarse quela alegría estaba por venir.

La suerte de la República Concertacionista se selló en una mesa, con unos pocos negociadores. Patricio Aylwin, Gabriel Valdés, Edgardo Boeninger: tres nombres que figurarán ampliamente en los años venideros serán los cómplices de una entrega fatal, la democracia obtenida a cambio de la protección y el blindaje a Pinochet y las fuerzas armadas. Todo se condensó en un tutelaje mutuo: el nuevo gobierno cubriría a Pinochet y él resguardaría el nuevo período a su imagen y semejanza. Para muestra un botón: tanto el boinazo y los “pinocheques” como los constantes discursos de “justicia en la medida de lo posible”, “respeto para Pinochet en el extranjero” y “territorialidad de la justicia” serán las demostraciones de lo que una vez fue un lindo sueño.

Pero no todos tienen la culpa, al menos en principio. En una primera etapa, las cúpulas concertacionistas –a espaldas de las bases- cooptarán la nueva democracia y la moldearán según acuerdos pactados. Ahora bien, los militantes como Ricardo Lagos y Eduardo Frei, precandidatos presidenciales en 1989, tendrán su responsabilidad posterior al querer cerrar ese eterno término llamado “transición”.

Este concepto opera a tres niveles: política, constitucional y social. La primera ha sido tratada de manejar muchas veces por las cúpulas concertacionistas, que posteriormente se amplían. Comienza con las negociaciones secretas de 1988 y culminan con las elecciones de 2010, puesto que un gobierno de derecha triunfa luego de medio siglo sin vencer en las urnas. La segunda, comienza con la negociación que deriva en las 52 reformas de 1989, que modifican la Carta Fundamental de 1980. Su término es forzado en 2005, cuando Ricardo Lagos da por “cerrado” el proceso. Sin embargo, no podrá culminar plenamente sino hasta que no se derogue tal texto. La tercera, no puede sino comenzar en 1983 y tener su cénit en 1989. Lamentable es ver cómo la República Concertacionista desmovilizó al país y lo desintegró socialmente. El proyecto de los sectores subalternos renace con fuerza en 2006, con las movilizaciones “pingüinas”.

Con estos antecedentes es legítimo preguntarse: ¿Acabará la transición algún día? ¿Llegará esa alegría que tanto se prometió? ¿O no será que, en realidad, son dos conceptos inventados para cohesionar a la gente cuando se tiene miedo de perder las elecciones?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de julio

Diego, si bien concuerdo en términos generales en tu planteamiento, no entiendo por qué delimitas la responsabilidad en tres personas, todas ellas democratacristianas. Lamentablemente los acuerdos de la transición fueron mucho más transversales, incluyendo incluso al candidato del Pc que avaló la privatización de la educación..

Saludos

dvrsalov

06 de julio

Hola, Christian. Uno de los autores de base que utilizo para esta columna es Felipe Portales, en “Chile, una democracia tutelada”. En este libro se ahonda en esas resposabilidades. Hay que distinguir dos tipos de acuerdos: los “implícitos” y los “explícitos”. En los primeros, estas tres personas -de quienes controlaron cupularmente el proceso- se sentaron directamente a conversar con las cúpulas cívico-militares; y en los segundos, sí tuvieron culpa los demás integrantes con poder. Estos tres democratacristianos tienen una responsabilidad directa en las concesiones del tutelaje, como quedó demostrado en esa investigación que menciono al principio. .

Muchos saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable