#Política

Voto voluntario: el catalizador de una crisis

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“…La República es el sistema que hay que adoptar; ¿pero sabe cómo yo la entiendo para estos países? Un Gobierno fuerte, centralizador, cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo, y así enderezar a los ciudadanos por el camino del orden y de las virtudes. Cuando se hayan moralizado, venga el Gobierno completamente liberal, libre y lleno de ideales, donde tengan parte todos los ciudadanos…”. Carta de Portales a Cea

La Constitución Política de la República, aquel documento escrito que es cúspide y marco del ordenamiento jurídico-político de nuestro país, y que actualmente se encuentra tan cuestionado que la propia Presidenta Bachelet ha respondido favorablemente a la fuerte petición social de su reemplazo por uno nuevo, ha sido objeto de numerosas reformas, entre ellas, la del año 2009.


Las casi dos décadas de gobierno de facto, dejaron enormes secuelas en la sociedad chilena, entre ellas, la falta de una cultura electoral, del significado de ser un ciudadano, de los derechos y deberes que ello conlleva.

Ésta -que se puede caracterizar como una reforma corta y precisa- realiza dos cambios: en primer lugar, entabla la voluntariedad del sufragio para las elecciones y plebiscitos que pueden llevarse a cabo en nuestro país; y, en segundo lugar, consagra la inscripción automática de los votantes en los registros electorales. Es respecto de lo primero, que luego de 6 años de dicha reforma, me gustaría hacer algunas reflexiones.

La voluntariedad del voto es algo nuevo en nuestro país, pero no en el resto del mundo. Así -según el International Institute for Democracy and Electoral Abstinence (IDEA)-, en el año 2013 eran cerca del 100 países en el orbe los que consagraban dicha característica del sufragio, algo cercano al 48 %, lo que denota que, en relación a los demás miembros de la comunidad internacional, nos sumamos a una tendencia creciente. Sin embargo, las razones de nuestro constituyente -en términos reales, los Parlamentarios-, no son tan pueriles, como podría entenderse, a ellas subyace la búsqueda de un propósito político-electoral, incurriendo en demagogia como un recurso poco acertado para evitar la crisis política que estaba -y aún está-, dando sus señales.

Así se puede corroborar en las elecciones de Presidente de la República del año 2013, donde pese a existir candidatos provenientes de las tradicionales coaliciones de gobierno, antiguos miembros de ellas, de movimiento ecologistas o de deudores habitacionales, desde el mundo de la televisión y la enseñanza; es decir, cuantiosas y variadas opciones presidenciales, la cantidad de sufragantes que participaron de la primera vuelta solo alcanzó el 49,7% del cuerpo electoral. Pero la situación se agravó aún más. Así, en la segunda vuelta, solo participó el 42% del total de habilitados para votar. Entonces nuestra desentendida clase política, solo pudo -en una profunda desesperación- murmurar: ¿¡Que pasó!? Y la respuesta es que pasó lo que no tenía que haber pasado, hicieron lo que no debía haber hecho.

Las casi dos décadas de gobierno de facto, dejaron enormes secuelas en la sociedad chilena, entre ellas, la falta de una cultura electoral, del significado de ser un ciudadano, de los derechos y deberes que ello conlleva; pero también es claro que, por lo que implica un gobierno de facto con las características del chileno, nada se podía hacer que no hubiese provocado dichos efectos. Luego, una vez en los gobiernos “democráticos”, nuevamente se provocó un secuestro en la dirección del país, esta vez, más que en dos coaliciones de gobierno, en las mismas personas -que se consolidaron en las campañas del SI y el NO-, esta vez, durante otras dos décadas. Es decir, durante al menos 40 años no ha existido un fomento ni desarrollo de la “cuestión cívica”.

Las palabras de Portales, así como la misma figura de Portales, han sido fuertemente criticadas por los estudiosos de la historia. Empero, sus palabras no dejan de tener algún grado de razón. Solo cuando los ciudadanos sean lo suficientemente “virtuosos” o “morales”, otórgueseles “libertades” (obviamente, me estoy refiriendo en un sentido cívico-electoral), como la voluntariedad del voto, de lo contrario, solo se acrecienta la crisis política.

Con todo, no quiero decir que esté en contra de la voluntariedad del sufragio, ni mucho menos señalar que las responsabilidades son del electorado; por el contrario, creo que solo se ha configurado como un catalizador de lo que había de suceder.

Por último, hace un par de semanas, estuvo en el país el catedrático británico Martin Loughlin, él señalaba que las Constituciones no son solo los artículos, lo que identificaba como el aspecto instrumental de las Constituciones, sino que se conformaban también de un aspecto simbólico, que era la identificación de la sociedad con ella, y por lo tanto, la legitimidad que a ella le otorgan. Cuando las instancias jurídico-políticas no cumplen las expectativas que la sociedad espera de ellas -es decir, falla el aspecto simbólico-, se provocan crisis de alguna de aquellas naturalezas -en este caso, mucho más política que jurídica-, y solo los cambios reales pueden hacer subsistir o renacer las democracias y el tradicional sentir republicano de una nación tan diversa y disgregada como la chilena.

TAGS: #Democracia Ciudadanía Voto obligatorio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es evidente la vulneración de la Constitución española por parte de Generalitat, por ende, no puede sorprender que un Estado de Derecho utilice los medios coercitivos para defenderse cuando se promueve u ...
+VER MÁS
#Internacional

El Intríngulis de Cataluña

"Los gritos atrajeron a José. Sabiendo cientos de personas en el lugar al mismo tiempo, aprovecha la ocasión; estando cerca de una mujer manifestante le ofrece una paleta"
+VER MÁS
#Internacional

José, hablando de lo dulce y lo amargo

Canal 13, con las palabras de Bofill en su tuit y sus decisiones editoriales, entiende la democracia en un espacio bizarro, donde sus límites están definidos por la parodia y la movilización de otros dec ...
+VER MÁS
#Medios

Los hombres aparte de la bizarra democracia del debate

Desde los medios y con el pretexto del concurso se hace un énfasis en el rol docente como técnico experto en metodologías y estrategias de enseñanza y se devalúa el rol de activismo social del docente, ...
+VER MÁS
#Educación

Global Teacher Prize ¿estrategia de neoliberalización filantrópica?

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier ...
+VER MÁS
#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa