#Política

Una legislación simbólica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Se requiere un real compromiso de nuestra clase política por el resguardo de los derechos fundamentales y por la solución de los problemas sociales de manera eficaz. No podemos seguir tolerando que la ley se utilice como el pan que se lanza a los asistentes al circo que montan los medios de comunicación.

La academia es un mundo interesante. Quienes han hecho del estudio y la reflexión teórica su profesión han aportado considerablemente en los avances de las distintas disciplinas, y sin duda sus posiciones argumentadas han de servir de base para el debate acerca de las propuestas sociales. Con todo, mucho se ha hablado de la desconexión que existe entre la doctrina y la sociedad, así pues, si bien es necesario aceptar que aquella pertenece a ésta, las más de las veces, las opiniones vertidas a nivel académico no logran ser socializadas, tanto por el lenguaje altamente técnico utilizado como por aspectos prácticos, esencialmente porque a las personas les interesa más tener sus problemas resueltos a que la solución a ellos se adecue a la ley. Esto último ciertamente ha impactado a nivel político, gestando un Congreso Nacional que muchas veces carece de rigor técnico a la hora de la formulación de las leyes, entendiendo estas como meros analgésicos a suministrar a la sociedad, pero que no solucionan la enfermedad de fondo.

Hace un par de días atrás se aprobó una ley que conmemora el día del niño que está por nacer; hace otro par de años atrás, en un incendio en el que murieron varios brigadistas, los parlamentarios crearon el día del brigadista; más recientemente -a raíz de esa moda que existe en la prensa de levantar un tema polémico de tanto en tanto- se “crea el delito de femicidio”, el cual en realidad no tiene diferencia alguna con el ya instituido delito de parricidio, salvo que si la víctima es la cónyuge o conviviente del autor, el delito recibe tal nombre. En fin, el objeto de todas estas “normas”, más que venir a solucionar el problema de fondo, es generar una bomba de humo mediática que haga creer a las personas que en el parlamento se están haciendo cosas por solucionar dichos problemas, cuando realmente se opta por la vía más fácil y carente de cualquier rigor técnico. Al menos en estos casos.

Por otro lado, es de una opinión bastante mayoritaria a nivel académico la fatal orientación que ha tomado la legislación penal, huyendo hacia sus faldas ante cualquier problema que se presente. Es prácticamente irrefutable estadísticamente que a mayor gravedad de las penas la delincuencia no decrece, y es también sustentado académicamente que una política penal no puede reñir con los derechos fundamentales de las personas. Pese a ello, se siguen día a día aumentando los delitos y sus penas, denotando una absoluta desconexión entre los postulados teóricos a la aplicación práctica de los mismos. No es raro abrir el Código Penal y encontrar normas abiertamente reñidas con los derechos fundamentales, y que al ser analizadas no es posible decir que detrás de ellas existe un valor tan importante que merece ser protegido por la vía penal (como el robo de cajero automático). De la misma forma, encontramos valores -como la propiedad- que se encuentran sobreprotegidos, incluso más que la vida, la que debiese ser el valor supremo en todo ordenamiento.

En conclusión, se requiere un real compromiso de nuestra clase política por el resguardo de los derechos fundamentales y por la solución de los problemas sociales de manera eficaz. No podemos seguir tolerando que la ley se utilice como el pan que se lanza a los asistentes al circo que montan los medios de comunicación. El llamado es a tener una mirada más aguda de cómo se está legislando y a cuál es la realidad que se nos muestra día a día. Si seguimos avanzando (retrocediendo mejor dicho) con una política legislativa simbólica, seguiremos dándole analgésicos a un enfermo cuya necesidad es una cirugía.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros