#Política

Un nuevo comienzo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Es abril, se ha iniciado el otoño, las hojas comienzan a caer, y tal como una melancólica película de cine arte, la política ha comenzado a seguir el juego al avance estacionario, o, al menos, es a eso a donde la inercia nos desea llevar.


Impulsemos con energía las causas justas que nos orienten hacia una mejor comunidad, pero entendamos que como tal, debemos avanzar todos juntos con un objetivo claro; ciudadanos, instituciones y también políticos, cada uno con su rol, construyendo y no destruyendo… esa es tarea de todos.

Pues tal como decía, es abril pero el clima político pareciera estar llegando a julio, tiempo de largas lluvias y del frío que te cala los huesos. No bastó con Penta, le siguió Caval, SQM, y quizás que vendrá después. La aprobación del gobierno y la oposición están por el suelo, las confianzas están rotas, ya no hay nada que salvar. Todos se arreglan los bigotes, nadie se preocupa “del pueblo”. La solución es sencilla y ya la hemos escuchado durante estas semanas: tal como la mejor hinchada de fútbol, cantemos todos al unísono: “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”. Rechacémoslos a todos, que se vayan los políticos, no nos sirve nadie, solo buscan su propio interés, son todos unos ladrones.

Lo anterior no puede estar más lejos de lo que pienso realmente. Efectivamente surgen la rabia y la desesperanza tras la seguidilla de hechos que hemos conocido en los últimos meses y semanas. Es duro, es transversal, la oposición se desarma y el oficialismo se debate entre aplicar el “caiga quien caiga”, sin importar que eso conlleve el hundimiento de varios rostros insignes de la flota histórica de la Nueva Mayoría, o buscar un acuerdo que salve, al menos, a los de mayor peso.

Hemos llegado a un punto de no retorno, uno en el que debemos debatir en torno al fondo y a las formas: ¿Cuál es el país que queremos para el futuro; con quiénes avanzamos; cómo lo construimos? No sirve de nada perder nuestro tiempo llenándonos la boca con insultos y alegatos apuntando a todos aquellos que puedan querer dedicarse a la política o sus derivados. Simplemente debemos ser capaces de rechazar lo condenable, lo que va en contra de la ética colectiva. Debemos rechazar con fuerza lo conocido y lo que probablemente seguiremos conociendo, pero ya está, que los culpables, sean quienes sean, asuman su responsabilidad y dejen la actividad pública, pero no convirtamos esto en una hoguera medieval sin razón. Al fin y al cabo señores, guste o no, un sistema político firme y estable necesita de políticos – y de las instituciones del Estado – dispuestos a llenarse de la acción colectiva del liderazgo para la construcción de mayorías que aporten a un proyecto colectivo de país. Que aporten a la esencia de la política, esa que Alessandri, Frei Montalva, Allende y tantos otros de otrora engalanaron.

¿Debemos cambiar la forma en cómo la política se presenta ante la ciudadanía? Sí, con urgencia, pero también la ciudadanía debe preguntarse cómo se orienta hacia la construcción de un país que necesita también de los políticos, de los buenos políticos… sí, aún quedan algunos.

Es momento de dar paso a un nuevo ciclo, a un cambio de caras pero también de ideas, a un cambio en el fondo y también en la forma. La ciudadanía se empoderó, es un hecho, como también lo es el que la política se dejó estar y no reflexionó en torno al cómo debía adaptarse a este nuevo escenario. Ya es tarde y deberá hacerlo con apremio, con hostilidad del medio y con desconfianza de su propio pueblo. Medidas que orienten hacia una democracia participativa con estándares de probidad incuestionables y a la promoción de una ciudadanía con real cultura cívica serán necesarias y urgentes en el corto, mediano y largo plazo. Debemos soñar en grande; si no es ahora, no será jamás.

Es abril y recién comienzan a caer las hojas… cuando éstas estén todas caídas, venga el frío, y tras él vuelva a salir el sol, será tiempo para que aquellos brotes, posteriormente frutos, salgan a la luz y nos devuelvan al camino perdido. No perdamos la esperanza y no caigamos en el juego idiota de la hinchada que canta y canta pero nunca se detiene para ver realmente más allá del resultado. Impulsemos con energía las causas justas que nos orienten hacia una mejor comunidad, pero entendamos que como tal, debemos avanzar todos juntos con un objetivo claro; ciudadanos, instituciones y también políticos, cada uno con su rol, construyendo y no destruyendo… esa es tarea de todos.

TAGS: #CrisisPolítica Crisis

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile