#Política

Un futuro con nosotros: incluidos

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La relación entre Pueblos Indígenas, Estado y Sociedad mantiene latente un clima de tensión que recorre toda América Latina, desde México en el norte, hasta los pueblos originarios del cono sur. No hay país, en este período del siglo XXI, en donde no se esté viviendo una señal de parto. En consecuencia, nada de lo que ocurra en nuestros países puede ser extraño, paradojal o sorprendente en su relación con los indígenas. Desde 1492 hasta la fecha, nuestros Pueblos Originarios han transitado, a lo largo de 523 años de historia, por una senda llena de piedras y este caminar seguirá siendo así por un tiempo más.


Las sociedades comienzan a mirar y a percibir a los indígenas como pueblos aliados para un mejor modelo de desarrollo, menos extractivo y menos depredador, y comienzan a comprender que la cosmovisión indígena es una fuente de esperanza.

La relación histórica entre Pueblos Originarios y Estado ha sido crónicamente difícil. No nos detendremos en los diagnósticos de muchísimos informes que relatan y destacan las injusticias cometidas por los Estados en contra de sus comunidades nativas. Unos más, otros menos, los Estados se irán sumando -lenta e inexorablemente- en esta perspectiva. Y este es el verdadero curso de la historia presente y futura. Y los Gobiernos y los Parlamentos, y los distintos poderes del Estado no tendrán más alternativa que ir abriendo paso al reconocimiento integral de Derechos Indígenas, a la inclusión de estos derechos en nuevas Constituciones y a la valoración sin igual de nuestra cultura y de nuestro compromiso con el medio ambiente y un desarrollo social y económico inspirado en el “buen vivir” (kiwün) que, en el caso del Pueblo Mapuche, representa una mirada más que centenaria.

¿Qué impide que estos logros se puedan concretar con más rapidez? La discriminación y el racismo, velado y abierto, que todavía impera en nuestras sociedades en el continente. La invisibilidad de muchos indígenas en Centroamérica. La mayor demanda de espacios políticos en México. Los desafíos de construir un Estado plurinacional en Ecuador y Bolivia. Los compromisos culturales para comprender la importancia de la emancipación de comunidades mapuches en Argentina. Los temas territoriales de pueblos amazónicos en Brasil y Perú. Los límites del protagonismo indígena en Nicaragua y Venezuela. Las tensiones y conflictos existentes en diversas regiones de Chile: del pueblo Rapa Nui y de su lucha por el principio de autodeterminación; del Pueblo mapuche y las tensiones descritas por el “Informe de la Comisión de Verdad y Nuevo Trato” (2004); de comunidades Aymaras en la defensa de su patrimonio arqueológico en el norte. No son tiempos fáciles para los Pueblos Indígenas del continente. Nunca lo han sido, en realidad, y no lo serán en el corto plazo.

¿Por qué, entonces, a pesar de tantas dificultades, los Pueblos Indígenas existen, han sobrevivido sus tradiciones y valores por siglos, y emergen hoy como una promesa de desarrollo y de bienestar, con ideas, experiencias y sabidurías diferentes a la tradición colonial y consumista del modelo occidental? Tales pueblos existen por su acendrada tradición cultural; por su cosmovisión religiosa y de vida; por su organización auténticamente democrática y participativa, desde mucho tiempo antes que surgiera en nuestra civilización, la teoría de la democracia. Nuestros pueblos sobreviven por su rica diversidad cultural, por su arqueología sin igual. ¿Alguien puede desconocer que la civilización Maya, predominante entre las culturas de Centroamérica fue una de las civilizaciones más cultas de Mesoamérica y una de las primeras, antes que en Europa, en donde sus sabios ya podían leer el “lenguaje de las estrellas”? América fue poblada hace más de 10.000 años por pueblos y culturas diversas, ricas en conocimiento.

Pero claro, los españoles conquistadores del siglo XV no podían saber que ellos no eran los únicos “civilizados” en el mundo, y amparados en la fuerza y la religión desconocieron el valor de estas culturas y arrasaron con nuestros Pueblos.  No debiera ser extraño, entonces, que las relaciones entre Pueblos Originarios y Estados sea tensa. Esto es así porque nuestras sociedades, blancas, católicas, “republicanas”, unilingües, centralistas y consumistas, vieron primero a los indígenas como algo marginal. Luego los miraron con curiosidad folklórica. Posteriormente, los emplearon como mano de obra barata. Finalmente, los asimilaron a diversas formas de rebeldías.

Chile acaba de poner en pantalla la primera serie de televisión (en muchos años) que intentó entrar en la profundidad de un drama histórico, con “Sitiados”. Y se logró con ello, que millones de chilenos –siguiendo cada capítulo dominical- aprendieran, precisamente, de aquello que el sistema educacional tradicional y conservador nunca enseñó en las aulas: la existencia de dos pueblos confrontados: chilenos y mapuche. ¿Ha terminado la confrontación? No. El Informe oficial del Estado de Chile, en el 2004, sobre Verdad y Nuevo Trato lo dejó meridianamente claro: Chile reconoce y tiene una deuda de justicia con sus Pueblos Originarios.

¿Se podrán resolver las tensiones existentes entre Pueblos Originarios y Estado en el continente? Sí. Ha habido avances, limitados, pero la experiencia histórica reciente está demostrando que se puede avanzar. Ha emergido en el continente una nueva generación de liderazgos indígenas, ilustrados, preparados, educados y formados -contradictoriamente- en el seno mismo de la sociedad que los ha discriminado. Esa generación tiene en sus manos el proceso político, cultural y social definitivo para abrir nuevos caminos y esto es sin retroceso. Los Estados también comprenden, a pesar de la pesadez formal y estructural de sus propias limitaciones, que tendrán que abrir espacio, sí o sí, a la pluriculturalidad y plurinacionalidad de nuestros países.

La sociedad, por su parte, soberbia y orgullosa de su racismo y discriminación histórica, comienza a ceder en su reconocimiento de lo indígena e incluso hoy ya admira el hecho de que muchas de las esperanzas ciudadanas, en una mejor calidad de vida, en el cuidado de nuestros bosques y de nuestros ríos, en el respeto a la tierra y a la naturaleza, tiene en los Pueblos Indígenas sus mejores pedagogos. Las sociedades comienzan a mirar y a percibir a los indígenas como pueblos aliados para un mejor modelo de desarrollo, menos extractivo y menos depredador, y comienzan a comprender que la cosmovisión indígena es una fuente de esperanza.

Mientras estos valores se desarrollan y se amplían lentamente, es inevitable que fuerzas y movimientos conservadores pugnen en el continente por mantener a los indígenas en el oscurantismo o que los limiten o reduzcan a categorías menores o, en el peor de los casos, que los combatan con la fuerza y la violencia. Pero ya sabemos, luego de 523 años, que no hay fuerza suficiente por parte de los Estados y de las sociedades que puedan disminuir o liquidar el protagonismo indígena. Esa es la principal derrota presente y futura de los Estados, sociedades y de actores políticos que no comprenden que el camino es reconocer, valorar e incluir a los Pueblos Indígenas en su desarrollo, como iguales. Ese es el futuro de Chile: un futuro con nosotros. Incluidos.

TAGS: Derechos Pueblos originarios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de septiembre

Ese futuro en el que se podrían “incluir” los razonamientos indígenas a plenitud, en poco se diferencia del interés de las personas, en general, que el sistema no considera. La gente no participa tanto como debiera del debate del Presupuesto Nacional. Tampoco del Programa de Gobierno. Es decir, no participa de lo fundamental. No participa modelando la forma en que el país crece. No se incluye a la gente en procesos organizacionales de auto abastecimiento financiero, ya que en todos lados de América ha de haber concentración de quien vende créditos, no pudiendo la ciudadanía evitar intermediarios que originan pobreza a manos de tasas de intereses elevados y repactaciones que son no menos que brutalmente injustas. Es decir, algunos pueden tomar créditos baratos, las grandes instituciones, pero, no el pueblo, aunque pareciera que debe ser la institución nacional más grande del país.

Podría serlo, si quisiera, pero, el pueblo aún no se organiza. Aún, a pesar de toda la opresión que tiene sobre él, no logra ver que es posible tomar el poder político, para dejar de ser la mayoría pobre que no es considerada en la toma de decisiones de minorías asociadas al poder económico. ¿Se podrá hacer esto alguna vez?… Depende de los grupos que existan. De su preparación. De su capacidad para presentar un Programa de Gobierno que origine democracia, bienestar económico general y mejores previsiones de futuro, no sólo para pobres, sino que para todos. Podrá hacerlo, si no pretende dar vuelta la tortilla dejándola caer desde dos metros al rescoldo… Pienso que llegar a las aspiraciones del pueblo y de los poderes económicos del país, para interpretarlos, se asemeja a la doma de un caballo salvaje. Hay gente que en pocos segundos lo tiene dominado, otros montado, pero, en ninguno de los dos casos se ha logrado del caballo la confianza que logra la doma racional y métodos similares. Vea videos si le interesa y no conoce el tema.

Así, que usted le pida a los gobiernos económicos que tenemos, que los indígenas sean considerados desde la punta hasta la empuñadura misma de la espada, hasta el último conchito del té de sus aspiraciones, es bastante difícil, porque de una u otra forma, atropella lo que son hoy sus intereses. Eso imagino que lo comprendemos todos. Pero, lo que aún no se comprende, es que si se quiere un mejor país, con mejores índices de asuntos sociales, a la vez debe proponerse también un país con mejores asuntos económicos a todos los sectores. Si esto es poder político que no concede hoy el poder existente, tendrá que ser al menos considerar sus propuestas. Considerarlas, porque si usted estuviera a cargo de aprobar el Presupuesto Nacional, seguro se daría cuenta que las demandas existentes no son sólo las del pueblo mapuche, o las de la gente pobre, o las de personas sin casas, o equipos sin cachas, enfermos si camas, alumnos sin laptop ni internet, etc., son de todos los sectores del país, por lo tanto, la propuesta de una forma distinta de usar el Presupuesto Nacional, es algo que usted debería pensar bien en cómo le hace para satisfacer a todos.

La mejor forma de hacerlo, vendría a ser un algoritmo que a todos los satisfaga hasta el grado mínimo de su satisfacción esperada, post su intervención. Si usted desea sacrificar algo de ello, tal vez podría invertir parte importante del Presupuesto en otra clase de cosa, por ejemplo, un elevado nivel de especialización del Estado en algo, tal como refinar cobre y agregarle valor. O bien una forma distinta y cuantiosamente considerable de hacer inversiones en comunas con menos desarrollo y formas de capacitarlas y potenciarlas con estructuras técnicas fortalecidas con equipos e instalaciones que les permitan aprender oficios, operar equipos, diseñarlos y construirlos, para mejorar nuestras capacidades en comunas, a la par que se cree un mecanismo asociativo de inversión que limite, finalmente, la necesidad de migración al Á. Metropolitana y así eficientar el proceso de despilfarro estatal en ese lugar, en medio de una ciudad caótica llena de delincuentes y necesidades y desechos que origina la concentración de toda clase de poder económico, político o de empresas que construyen subsidiadas por el Estado.

___________

Sabe lo que creo?. Que a los mapuche no los van pescar ni en bajada, mientras no haya democracia. Una vez que exista, atender sus demandas no será el gran norte del país, porque el norte del país debe consistir en balancear todas las necesidades de la nación con los recursos disponibles para satisfacerlas y en proyectar mejores estructuras tanto físicas como sociales que fortalezcan las posiciones del país para tener un desarrollo más sustentable y consciente de las demás especies y sus medios ambientes.

Otra cosa que creo es que la ilustración de los mapuches aún no llega al punto necesario en que decidan tomar el poder. Podrían hacerlo. En mis comentarios y artículo he hablado de una forma muy sencilla que explica cómo, pero, insisto en creer que la ilustración de los mapuches no es aún la suficiente para darse cuenta que pueden tomar el poder, sin protestar, sin pedir subsidios, sin pedir consideración o permisos para llegar al poder… Si nunca tienen una aspiración como tal, procurando sumar al pueblo chileno en su anhelo y metodología de accionar, entonces, Sr. Namuncura, por más ilustrado que sea usted, creo que tendrá que seguirse conformando con pertenecer a la división inferior de personas que no gobiernan y que si no lo hacen, usualmente nos comportamos como quien no se cansan de divulgar que algo anda mal, pero, que no tenemos la voluntad para hacer por nosotros mismos, como equipo apolítico, que las cosas vayan mejor…

Usted sabe lo que se dice… “El que puede, puede, nomáp… “, añado, el que no, se queja o reclama por su causa y la de los postergados. ¿Será esto una cuestión de flojera?… ¿Será no querer llegar al poder un tema de irresponsabilidad ciudadana, al permitir que el país permanezca secuestrado por la tiranía de una falta de democracia real?. Le digo que así como le he leído, me tinca que usted sería un mejor diputado que varios de los que seguramente tenemos. Es decir, el pueblo tiene talento, pero, no debe llamarse pobladores, o ancianos de la tercera edad, o estudiantes, o mapuches, o profesores, o empleados de la cosa pública, sino que debe llamarse de otra forma. Sólo debe llamarse pueblo chileno y no dedicarse a reclamar, sino que a prepararse para tomar el poder, porque tomar el poder parece tan fácil como lastimar a alguien, según una teoría, pero, hacer lo adecuado con el poder, más bien se asemeja a saber curar… Lastimar es fácil, curar es difícil. Acceder al poder es sencillo, prepararse adecuadamente para gobernar, cuando menos debe requerir algo de sabiduría y ésta seguro que se encuentra en la multitud de consejeros…

Es decir, el pueblo mapuche debe sumar su conocimientos y convicciones a las del resto de los sectores gremiales de Chile, para diseñar un programa de operaciones, tal como suena sin relativizarlo, que sea en primer lugar consistente con el Presupuesto Nacional. Si aparece un sector del pueblo, por ejemplo el mapuche, con su creciente “illustración” (¿conoce el illustrator?) y ferviente ánimo de justicia, puede encabezar el llamado nacional que es necesario para aglutinar al pueblo. Bastaría poder unir a sus bases para poner a debatir al pueblo sobre ese programa de operaciones y sobre el uso del presupuesto nacional y del cómo se debiera crear innovaciones en su uso, para que el pueblo entero acuda al lugar, más fervientes aún que ustedes en su ánimo de justicia y en su ánimo de lograr un mejor país. ¿Cuántos ancianos no tendremos hoy que con su conocimiento podrían ser un aporte notable a ese programa de operaciones?…

Si usted quiere diseñar la operación de alcanzar el poder con programas de gobiernos de cuatro paredes, en donde coloca por rima y verso cada una de las demandas mapuches, y lo describe al estilo político imperante, es decir sin el debido programa de operaciones asociado al presupuesto nacional, su metodología será tan chanca-chanca como la de ellos y sus resultados serán igualmente malos, si acaso llegan al poder, cosa que no creo que pasaría… De forma alternativa, y disculpe que insista en mi ánimo comunicacional, distinto sería si el pueblo mapuche llama y todos los sectores entienden que su llamado es el llamado que hacía falta… Al que tenga la gracia para dar el toque adecuado, le sea dada la oportunidad que le abra las puertas a todos, que les abra a la gente las puertas que todos necesitamos abiertas.

Quiere un resumen ? …
Esta bien….
Hay que simular una Cámara Ciudadana Digital,
como una tercera Cámara Nacional…
Allí hay que construir el Prog. de Operaciones al que me he referido.
Si eso existiera, ¿usted cree que la causa mapuche estaría más lejana o cercana de lograr sus aspiraciones?…
Imagino que su respuesta es sí.
Entonces, ¿puede hacer usted algo al respecto?… ¿Utilizar sus redes de contactos para examinarlo?…
Si pudiera hacerlo y cree que es bueno consultar la opinión de otros respecto de lo que le digo, consúltelo y procure lograr una organización básica, si a todos les parece bien. Si lo hace, yo estaría dispuesto a ayudarles, tal como seguro lo harían otras cientos de personas en el país con una preparación que resultaría complementaria y suplementaria de todas las aspiraciones de los pueblos indígenas, tanto como de aquellas personas que pertenecen a otros gremios o grupos del país, aún sin tener una denominación de origen…

Que las cosas cambien, no puede depender de una sola persona. Lo mismo que cuando alguien logra una meta olímpica, ya que también ello depende de un equipo… Así se debe alcanzar el poder, en equipo y con la debida preparación procedimental, no olvidando que pudiendo alcanzar el poder, podría ser posible mejorar nuestros sistemas, hecho que debe mostrar o evidenciar el producto de la preparación del equipo, de forma que no que queden dudas, estadísticamente significativas, de que así podría ser…

02 de septiembre

Estimado/a “peón de Jehová”.
No acostumbro a responder mensajes de personas que no se identifican, pero por cortesía, agradezco tu tiempo y gentileza de compartir tus puntos de vista. Muchas gracias. Saludos cordiales.

tipi tip, tipi tip… | blogdelpeon

11 de diciembre

Si se identifica podemos dialogar. No es necesario esconderse en el anonimato. Atte.

Nedjelka bogdanovic

11 de junio

Como chilena siempre sentí gran admiración por nuestro pueblo mapuche, estoy absolutamente convencida y avergonzada del mal trat que han recibido, no sólo físico, sino que en el afán de mantenerlos alejado de la cultura y participación que les corresponde por derecho propio . Desgraciadamente no es secreto para nadie que nuestros queridos mapuches que han recibido algún grado de educación es a costa de su propio esfuerzo porque no me he enterado que existan planes o proyectos tendientes a facilitar y fomentar la educación con miras a una mejor y más justa participación. Cuando me refiero a mi pueblo mapuche lo hago con el corazón henchido de orgullo y fraternidad hacia los pueblos Originarios. Para terminar tengo la esperanza que al unir nuestras voluntades podremos hacer valer la importancia que puede derivarse de la unidad tendiente a dar a los pueblos originarios su verdadero lugar en una sociedad que necesita como nunca unidad y fuerza para caminar con paso firme y seguro por la senda del progreso y la integridad, no podemos despreciar los valores de la cultura de los pueblos originarios la que añadida a nuestros conocimientos propios de la etapa de la vida que tenemos por delante ,puede dar como consecuencia el enriquecimiento mutuo , por ende saldría también beneficiado el planeta porque quienes mejores que los pueblos originarios conocen y cuidan de el. Tengo confianza que en vuestras manos recae la responsabilidad de formar un equipo responsable.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?