#Política

Un Frente Amplio de Izquierda para Chile

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El entendimiento entre los distintos sectores de izquierda, siempre y cuando no sean serviles a la clase dominante, es algo no sólo deseable, sino que absolutamente necesario, considerando la correlación de fuerzas desfavorable y la dificultad del objetivo final: Derrotar un modelo impuesto con violencia, profundizado mediante una constitución “tramposa”, como diría Fernando Atria, y protegido por una clase dominante que ostenta el monopolio del poder político, mediático y económico.

La hegemonía política en Chile pertenece a la derecha desde la dictadura. Durante 40 años, han sido las ideas de Milton Friedman y los Chicago Boys las que han gobernado nuestro país, muy convenientemente aplicadas por la Concertación, coalición que enarbola banderas de “centroizquierda”, pero que mantiene un romance descarado con el neoliberalismo impuesto por Pinochet. En ese sentido, el trabajo de Guzmán, Büchi y el resto fue tétrico, pero brillante: entregaron el poder, pero siguió gobernando su doctrina, legitimada, incluso, con la firma de un presidente “socialista” en su autoritaria Constitución.

Hoy la derecha se vanagloria del “progreso” de Chile y personas como José Piñera inflan el pecho de orgullo ante los resultados económicos de su “revolución liberal”. Sí, “progreso” y “revolución” entre comillas, porque somos el país con peor distribución del ingreso de la OCDE (con una concentración intolerable de la riqueza), ocupamos el último lugar en el índice “para una vida mejor” de dicho club, tenemos una desigualdad prácticamente constante a través del tiempo y nos “protege” un Estado subsidiario-pasivo que no garantiza ningún derecho. No es casualidad, entonces, que el 81,7% de los chilenos sienta que no se beneficia con el crecimiento económico del país (Encuesta: Cooperativa-Imaginacción, abril 2013).

Haciendo una analogía vial de la situación actual, Chile se encuentra en una “rotonda política”: Nos obligaron a virar a la derecha por la fuerza y, desde entonces, hemos estado dando vueltas en círculo. Peor aún, las “salidas” están cubiertas por los medios de comunicación y por el terror que infunde la clase dominante ante cualquier alternativa de cambio, mientras que el modelo da claras señales de agotamiento y la gente comienza a despertar lentamente, indignada ante cifras macroeconómicas que no se traducen en una mejora real de la calidad de vida. El escenario, entonces, es el siguiente: O damos un golpe de timón y escapamos de la “rotonda” o sencillamente continuamos avanzando, siguiendo el ejemplo de Grecia, España y otros, hasta quedar sin gasolina en medio de las “vías del desarrollo”, esa entelequia económica que nadie realmente comprende (“¿En qué cambia concretamente mi vida si Chile cruza la barrera de los US$ 20 mil per cápita?”, se debe preguntar el grueso de la población).

Y aquí es donde considero que no debemos perdernos como lo hizo la Concertación durante 20 años y reconocer con claridad que el giro debe ser hacia la izquierda. Una izquierda que se inspire en la “revolución ciudadana” liderada por Rafael Correa – el presidente latinoamericano mejor evaluado en 2013 según la Consulta Mitofsky –  en Ecuador; Una como la que definía Benedetti al ser consultado si se consideraba un hombre de izquierda: “Ser de izquierda es tener como punto de mira el bienestar de la gente, la igualdad social, la solidaridad. Por eso me preocupa mucho este momento, porque la humanidad está muy indefensa”. No una “Corea del Norte latinoamericana”, como nos pretenden hacer creer Allamand y Longueira mediante una sucia y falaz campaña anti-izquierdista, pues, como dijo Mariátegui: “No queremos que el socialismo sea, en nuestro continente, un calco; tampoco queremos que sea copia. Tiene que ser una creación heroica”.

La pregunta que nace naturalmente es: ¿Cómo se concibe este cambio de dirección política en medio de campañas del terror y medios funcionales a la derecha? No existe una respuesta clara, pero sí existen errores tradicionales en torno a los cuales se debe reflexionar para entender qué cosas no deben repetirse y cuáles deben emprenderse necesariamente. Uno de esos errores, probablemente el más determinante, es la atomización y la presencia de “iluminados” dentro de la izquierda: Hoy existen candidatos que se adjudican la vanguardia transformadora y que parecen privilegiar aventuras quijotescas en lugar de buscar cambios efectivamente revolucionarios. Ante esto, una estrategia es formar un Frente Amplio de Izquierda en torno a un mínimo programático común, con el objetivo de reunir fuerzas en torno a una coalición de raigambre ciudadana, que sea la “verdadera vanguardia”, en términos leninistas. Así, por ejemplo, tenemos a Marcel Claude, Roxana Miranda y Gustavo Ruz proponiendo una nueva Constitución basada en una Asamblea Constituyente, un sistema de educación universal gratuito, la recuperación de los recursos naturales y otros planteamientos que, si se ordenaran bajo una coalición, un programa y un candidato elegido y legitimado en primarias ciudadanas, dejarían de ser carreras simbólicas y puntos repartibles entre la Concertación y la Alianza. Probablemente las bases y juventudes de los partidos (otrora) de izquierda tradicionales, como el PS y el PC, estén alineados con estas propuestas, pero, por decisiones cupulares, deben asumir el pactismo por conveniencia de sus líderes. Sería interesante, en honor a Recabarren y Schnake, que éstos se rebelaran, en un gesto de consecuencia ideológica, para recuperar la representatividad popular perdida.

Al contrario de lo que se pueda pensar, lo anteriormente propuesto no es nuevo ni contrarrevolucionario; Prueba de ello es la relación que propone Engels entre los comunistas y los “socialistas democráticos”, en “Los Principios del Comunismo”: “Por eso, los comunistas se entenderán con esos socialistas democráticos en los momentos de acción y deben, en general, atenerse en esas ocasiones y en lo posible a una política común con ellos, siempre que estos socialistas no se pongan al servicio de la burguesía dominante y no ataquen a los comunistas. Por supuesto, estas acciones comunes no excluyen la discusión de las divergencias que existen entre ellos y los comunistas”. Es decir, el entendimiento entre los distintos sectores de izquierda, siempre y cuando no sean serviles a la clase dominante, es algo no sólo deseable, sino que absolutamente necesario, considerando la correlación de fuerzas desfavorable y la dificultad del objetivo final: Derrotar un modelo impuesto con violencia, profundizado mediante una constitución “tramposa”, como diría Fernando Atria, y protegido por una clase dominante que ostenta el monopolio del poder político, mediático y económico.

Una pregunta final, entonces, a modo de llamado a los aludidos: ¿Será capaz la izquierda de alinearse para combatir de verdad y sacar a Chile de la “rotonda” o seguirá fragmentándose hasta la autoextinción? Esperemos, por el bien del país, que se cumpla lo primero.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Manuel Alejandro

02 de junio

Muy interesante, Álvaro. Desde hace años q la Izquierda no se puede alinear y cada vez parece más separada. Hay q ver las peleas por twitter entre Ruz y Claude por ejemplo. Mucha desconfianza y egos descontrolados. Así es muy difícil avanzar. Saludos, amigo

Marcelo

03 de junio

¿De qué año es esta columna? ¿1930?

03 de junio

Es de 2013, Marcelo. Las banderas de izquierda tienen plena vigencia en el Chile de hoy: Tenemos un Estado que no es capaz de garantizar ningún derecho, una desigualdad vergonzosa, un modelo enfocado en el crecimiento y no el bienestar humano; Estamos engendrando personas infelices que se “conforman” con lo que le toca vivir. Si cambiar esta aberración le parece de hace 8 décadas atrás, creo que comete un gran error.

Saludos.

03 de junio

Típicamente, y de hecho históricamente, hay dos conceptos detrás de la derecha y la izquierda:
1) Derecha: continuismo, conservadurismo, solo mejorar lo que hay
2) Izquierda: cambio, nuevas realidades, nuevas reglas.

De hecho esta división (y nombres) viene de la revolución francesa, cuando el Rey, al convocar a los estados generales, ponía a su derecha a los que no querían cambios y a la izquierda a quienes si,.
Derecha significa seguir parecido, pero estables. Izquierda significa cambio (en lo posible para mejor), pero con una dosis de incertidumbre que depende de la magnitud del cambio propuesto.
Por lo tanto, OJO, si se quiere lograr apoyo para una lógica de izquierda, se deben pensar cuales son los elementos que entregan estabilidad y/o certidumbre. Sino la aversión al cambio, presente sobre todo en quienes han logrado cosas en su vida, tiende a imponerse.

Milton Zúñiga

03 de junio

Se nota que esto es de un estudiante, que le falta leer mucho sobre historia, Ecuador y su modelo.
Estimado, lea arto, viva, y despues de eso se pone a hablar, y que le vaya bien estudiando en la adolfo ibañez, donde estudia pura gente pobre, que usted dice quiere ayudar

03 de junio

Estimado Milton:

Sin salir en defensa del columnista, me parece que mandarlo a leer más y tildarlo de ignorante, al tiempo que se escribe “HARTO” SIN H, en fin, no resiste mayor análisis.

Saludos

03 de junio

Agradezco el consejo, Milton. Evidentemente me queda mucho por estudiar y leer porque la Izquierda que pretendo es una que se la jugará por un sistema de educación universal y de calidad que le permita a la gente distinguir entre “arto” y “harto”.

Saludos.

03 de junio

Interesante columna Álvaro, ya que mencionas la historia de nuestro país, sería interesante ver cómo expandes estas propuestas basándote en las interesantes experiencias de la República Socialista del ’32 y el FRAP. Hay veces que escarbando en la historia encontramos notables joyitas dignas de volver a usarse (ya que está tan de moda lo “vintage”).

Saludos

03 de junio

Gracias, Alberto. Y tienes razón, siempre podemos desempolvar eventos de nuestra historia para aplicarlos hoy. A los eventos que mencionas, también podemos agregar las revoluciones de 1851 y 1859 (http://elquintopoder.cl/sociedad/en-chile-soplan-vientos-de-revolucion/)

Saludos.

servallas

07 de junio

Alvaro, basta de izquierdas y derechas, venimos desde el siglo XVIII con esas divisiones, con la misma majamama, son viejas, trasnochadas, europeas, en su nombre ha muerto la mitad de la humanidad y cada una tiene sus tiranos insignes, hay que acabar con esa forma de pensar. Hay que darle una oportunidad al latinoamericanismo, a la inteligencia, al cariño natural entre las personas, a la ética, a la moral, a las buenas gentes, al diálogo, salete del redil, piensa por ti mismo.

08 de junio

Sergio, creo que la autonomía del pensamiento y creer en una determinada ideología no son cosas excluyentes. Aún así, entiendo lo que dices y estoy totalmente de acuerdo, por eso considero que es necesario contextualizar a la izquierda y darle un toque latinoamericano y “chileno”: Una revolución con empanadas y vino tinto, como decía Allende.

Personalmente creo en la izquierda porque todas las cosas a las que propones “darle una oportunidad” chocan insalvablemente con el ideario de derecha; con el neoliberalismo que nos gobierna hace 40 años.

Saludos y gracias por el comentario.

30 de octubre

Un aporte, la verdad es que quienes aspiramos a una sociedad mas justa debemos construir un proyecto común, pues de lo contrario jamás lograremos nada aun cuando seamos miles

Alfonso

30 de octubre

con este tipo de gente a pie, sumado a quienes se separan del duopolio en las próximas elecciones (habrá que estar atentos a la suma de los votos no-concertaliansistas) hay futuro, y las instancias de comenzar a trabajar deberían comenzar a materializarse, quizá más allá de la confección de un “partido político” (tiene mala fama, una connotación negativa) un movimiento ciudadano como se ha visto en temas de educación o de los enfermos… para allá creo que sí hay incentivos para que la gente, me incluyo, estemos listos para la primera reunion de trabajo. saludos, muy buen texto.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile