#Política

Un café con Allende

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Aunque te presionaron desde distintos flancos no cediste a la aventura más radical. Decidiste respetar las instituciones democráticas en las cuales se forjó tu abuelo -al cual admirabas más que a tu progenitor- y a las cuales enriqueciste desde parlamento

Nací cinco años después del golpe de Estado y me crié en un entorno donde tu apellido se susurraba por la noche. De vez en cuando te veía en una foto en blanco y negro. Alguna vez apareciste en la televisión, pero te aseguro que no fue para bien. Reconozco que no eras de mi agrado total.

Te conocí mejor para las elecciones de 1989. Allí aparecías en colores. Pasaste del oscurantismo a la luz. Incluso en mi casa te pusieron en la biblioteca. Te aseguro que te veías mucho mejor que los años precedentes. Me di cuenta que despertabas sentimientos encontrados y cuando preguntaba por ti en las aulas del colegio afloraban todo tipo de reacciones, desde risitas nerviosas del profesor de historia hasta el más duro epíteto del cura-profesor de educación cívica.

Entre esa dicotomía decidí conocerte mejor. Aunque fue sorpresivo saber que te suicidaste, me llamó la atención tu origen y profesión, tu condición de masón, tus excéntricas apuestas en política (incluido un duelo); en fin, tu personalidad. En la universidad me quedó claro que no eras un marxista de viejo cuño, sino más bien un reformista, un excelente orador, un político republicano tradicional y, por cierto, muy elegante.

Pero paralelamente me percaté que en ocasiones tus pares te menospreciaron. Te consideraron un burgués de pocas agallas por no radicalizar el conflicto y por intentar conciliar las fuerzas en pugnas. Creo que un sector de la izquierda no te ha perdonado nunca tus supuestas vacilaciones.

Así mismo, te acusaron de traidor cuando integraste a un sector de los militares al gobierno. Incluso, te apoyaste en otros partidos porque tus camaradas comenzaron a disentir con tu “excesivo gradualismo”. Te citaron varias veces los tres últimos congresos de tu filiación partidista para que no olvidaras la línea política a seguir. Otros tantos, te recordaban que la democracia burguesa era una etapa del proceso, nada más.

Desde la vereda opuesta, te acusaron de atentar reiteradamente contra la democracia, de ser un leninista, de querer importar la revolución castrista y de promover la guerra civil. El apoyo del centro político se redujo a unos pocos. El resto cruzó la vereda contraria y desde allí observaron tu trágica travesía (el apellido Aylwin te suena verdad). En este ambiente, aparecía en tu memoria la figura de Balmaceda.

Lo llamativo y triste de tu experiencia es que no fuiste comprendido por tus queridos camaradas. Muchos de ellos querían, en el fondo, reemplazarte en el corto plazo. Te señalaron como un burgués soñador. Más encima no comulgaste nunca con la dictadura del proletariado y menos con la vía armada.

Aunque te presionaron desde distintos flancos no cediste a la aventura más radical. Decidiste respetar las instituciones democráticas en las cuales se forjó tu abuelo -al cual admirabas más que a tu progenitor- y a las cuales enriqueciste desde parlamento.

Uno de estos personajes “revolucionarios” ahora te venera con pasión desde las páginas del principal periódico que conspiró en tu contra (El Mercurio). ¡Las paradojas de la vida don Salvador! No sólo te recuerda con cariño, reconoce tu legado ético y político. Algunos contuvieron el aliento cuando leyeron a Garretón este domingo.

La impresión que me dejas es la de un personaje más bien solitario. Tus últimos días los visualizo de manera dramática. Ahora entiendo, en parte, porque tomaste tu última decisión. Convengamos, eso sí, que aunque dijiste, en tu discurso, que no tenías pasta de mártir, creo que algo de eso tenías.

Te veo, esos últimos días, junto a la ventana de Morandé intentando reconciliar esa esquizofrenia de ideas y posiciones encontradas que golpeaban tu puerta. Sin embargo, el futuro del país escapaba a tus decisiones. Creo que los partidos, el mundo empresarial, la ultraizquierda, la CIA y el pueblo que tanto querías, ya te habían escrito el desenlace de tu vida.

Don Salvador, gracias por el café. Espero verlo el año que viene

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

03 de septiembre

Oiga don mauricio, ¿ quien le dijo que no comulgó nunca con la via armada, que respetaba las insotuciones democráticas y todo eso ? .

Podria haberse molestado en comprobarlo con alguna de las célebres premisas para su contertulio. En este caso la resolución que Allende adoptó con gran entusiasmo en Chillán:

“..La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista.

Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada.

Consecuencialmente, las alianzas que el partido establezca sólo se justifican en la medida en que contribuyen a la realización de los objetivos estratégicos ya precisados….”

Esos “delirios por la democracia y la paz” no dejaron mas alternativa que pedir una intervención militar ¿ o no se da cuenta ? Entonces varios años antes que Allende fuese elegido presidente.

Asi es señor… ya lo adivinó: Se metió en camisa de 11 balas con el cafecito.

No se preocupe. Yo ya ni voy a los café con piernas para no hacer el loco.

clau

04 de septiembre

hay que ver las ridiculeces que inventan estos fachos…ridículo, José Luis, vaya a acostarse

jose-luis-silva

05 de septiembre

oiga clau, digaselo a los socialistas, fué un extracto de su orgullosos portal…

Christian Octavio Estay García

03 de septiembre

Enhorabuena, flaco. Creo que ha tiempo no leía un escrito que llegara hasta las venas preclaras de don Salvador. Y entiendo por cierto, cada una de las miradas que en ese café del Alto Puerto disfrutaste con el Presidente.
Algunos (más allá de la generación de los sesenta, que ayer leía), entenderán que Allende cargaba en sí con esa extensa morada de apreciaciones en un mundo convulsionado como el que vivió. Ganas de armarse hasta los dientes y desollar la burguesía a muchos no les faltó. Pero el Presidente no pondría en práctica nunca ni tan solo una bala en contra de su pueblo, en contra de la institución republicana, ni en contra de la institución democrática.

La gran capacidad de oratoria que lo caracterizó, para algunos no es del todo clara y está sujeta a interpretaciones que sugieren ridiculeces como la “necesidad de una intervención militar”, cosa que ni al más flagelado de los cobardes se le podría ocurrir si comparte los ideales democráticos o republicanos.

Un café con Allende hace falta, sin azúcar, por cierto.

04 de septiembre

muy bueno felicitaciones… un agrado leer con tanta claridad

marcela

04 de septiembre

Mauricio, me encantó tu artículo, pero hay algo que no entiendo, y es ésta frase: “…cuando integraste a un sector de los militares al gobierno” (?). Saludos

marcela

04 de septiembre

qué quisiste decir`?

Mauriciorojasc

04 de septiembre

Hola Marcela. Gracias por el comentario.

Allende pidió a las FF.AA. en noviembre de 1972 que integrasen algunos ministerios: el General Prats asumió Interior, el contralmirante Ismael Huerta en Obras Públicas y el general de Brigada, Claudio Sepúlveda en Minería. Los tres integrantes dejaron los cargos en marzo de 1973.

En agosto nuevamente Allende llamó a las FF.AA. (a los 4 miembros máximos de cada una de las ramas) a integrar ministerios claves: Prats en Defensa, César Ruiz (FACH) en Obras Públicas, José Sepúlveda (Carabineros) en Tierras y Colonización y a Raúl Montero (Armada) en Hacienda.

Esta medida fue criticada por un sector de la UP y especialmente por el MIR. A ello me refería con ese párrafo.

Espero que te haya aclarado la duda. Saludos.

04 de septiembre

Discrepo de algunas aseveraciones que se emiten en esta entrada, las entiendo como provenientes de un post
testigo de la vida política que se aventura a comentar. Son expresiones extraídas de lo que se decía de Allende en los últimos años de la trayectoria y por un sector más bien minoritario y no gravitante en la conducción política de la izquierda y del país en esos instantes. No sé a qué se puede llamar marxista de viejo cuño, pero el socialismo
al que Allende adhirió fue influido notablemente por un anarquista. El hecho que Allende haya atravesado por innumerables batallas políticas en el camino de la democracia, las elecciones y el sistema y valores republicanos, no lo convierte en un reformista. La impronta que dejó en Chile, tras 40 años, lo revela más bien como un personaje histórico revolucionario. Y nunca nadie menospreció a Allende. Hoy está considerado como una figura mundial como Gahndi o Mandela.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes