#Política

Trizaduras en el pensamiento neoliberal

12 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No estamos muy lejos de la afirmación de Lévi-Strauss que decía que la mitología es a las sociedades primitivas lo que la ideología a las sociedades modernas.

Chile se encuentra en una etapa histórica en la cual todos coinciden en catalogarla a lo menos como extraordinaria. Desde los diferentes grupos políticos y medios de comunicación masivos se la define con las siguientes etiquetas: “revolucionaria”, “profundización democrática”, “social popular”, “radicalización de la izquierda”, “movimientos sociales”, “sobreideologizada”. Todas las etiquetas dependen del lugar que institución, partido, agrupación o coalición ocupen en el espacio social. En éste caso particular quiero hacer hincapié en la forma en que los sectores detentadores del statu-quo utilizan de manera reiterada y estratégica como su mejor arma para neutralizar comunicativamente una cantidad importante de cambios que sectores mayoritarios del país le demandan al sistema político de manera urgente, para generar las transformaciones necesarias y accionar los cambios que un sistema político-económico conocido como neoliberalismo, ha venido administrando a lo largo de 40 años, sin mayor contrapeso ni discursivo, ni práctico.

Dicha estrategia se refiere a la utilización del conocimiento económico como herramienta política de freno a los cambios. En ella podemos caracterizar tres puntos centrales que articulan la mayoría de los discursos políticos de la derecha, desde dos principios básicos: a) “las personas comunes y corrientes y los neófitos de la ciencia económica, simplemente no pueden refutar ni el contenido, ni las formas de la argumentación económica, sobre todo en sus aspectos matemáticos” y b) “la argumentación económica fuertemente cargada hacia los principios ideológicos del neoliberalismo, debe interpelar toda su argumentación constantemente a la cotidianidad de los sectores medios, como mecanismo de neutralización de los cambios políticos”.

Esos dos principios estratégicos del discurso público del statu-quo (que no se reduce necesariamente a los sectores de la derecha política, sino que suman al  gran empresariado, los medios de comunicación dominantes y sectores de la Nueva Mayoría, entre otros) se encargan de articular el discurso público de la “resistencia” liberal a las transformaciones.

Ambos son eminentemente estratégicos y, por tanto, no enunciados abiertamente en el discurso público, mantienen las siguientes características:

1.- La utilización permanente de metáforas como “sobreideologización”, “radicalización de la izquierda”, “vuelta de la UP”, “lucha de clases” y todo aquello que pueda usarse como metáfora de radicalización de los principios socialistas o marxistas para nombrar y unificar, mediante dicho nombrar al adversario político. Esta herramienta es muy similar a los primeros dos fundamentos de la propaganda de Joseph Goebbels o al insulto, mecanismo habitual en cualquier tipo confrontación.

2.- La clausura del debate público de cualquier principio que no encaje en la doctrina neoliberal, como reminiscencia de prácticas obsoletas en la política y economía a nivel global.

3.- La movilización de recursos humanos y económicos materializados en centros de producción de conocimiento (Think Tank) capaces de saturar e influenciar cualquier debate público o comisión asesora presidencial, con el saber experto de economistas, abogados o ingenieros proclives a los principios del statu-quo. En éste punto son evidentes la destitución del CEP de Arturo Fontaine y el ascenso de Harald Beyer o la aparición del centro ultraliberal Fundación para el Progreso.

Estas tres características buscan detener una extensión de las reivindicaciones sociales que tanto agrupaciones externas a los tradicionales partidos políticos, como los masivos movimientos sociales, han venido construyendo en la práctica para horadar la hegemonía de un discurso que en 20 años no tuvo ningún tipo de oposición verdadera, ni menos una articulación discursiva que se plasmara en proyectos de transformación política.

Si para Abner Cohen analizando el poder “el grado de mistificación asciende a medida que aumentan las desigualdades entre la gente que debe identificarse en comunicación”, podemos afirmar que dicha función de mistificación es sostenida en el saber liberal, apelando a un abuso de instrumentos estadísticos y matemáticos en donde en última instancia siempre hallaremos una teoría de lo humano o lo social que en dicha doctrina ya adquirió carácter de incuestionable e innegable, diría yo cuasi religioso y altamente dogmático.

Aspectos como la “competitividad congénita”, la “naturaleza egoísta del ser humano”, “la individualidad como primando sobre la comunidad”, esto quiere decir que en una sociedad compleja como la chilena y reconocidamente desigual, tanto los instrumentos de comunicación que explican dicha desigualdad, como las narrativas que buscan legitimarlas como un proceso inherente a toda agrupación social, es decir, ocultarlas bajo el manto mistificador de lo inevitable y lo “naturalmente dado” –como  son las reiterativas columnas del economista Axel Kaiser—nos permiten sumergirnos en un aspecto de la estrategia política del Statu-Quo en la cual la economía como ciencia social, muestra su aspecto revelador como argumento político de contención, siempre al alero de la pureza matemática y prístina, con la cual nutre sus interpretaciones del mundo. Aquí no estamos muy lejos de la afirmación de Lévi-Strauss que decía que la mitología es a las sociedades primitivas lo que la ideología a las sociedades modernas.

Lo que está en juego en varios frentes, pero sobre todo en los de la producción ideológica (que es siempre una organización para la acción) es, como afirmaba Bourdieu “el conocimiento del mundo social y, más precisamente, de las categorías que lo posibilitan es lo que está verdaderamente en juego en la lucha política, una lucha inseparablemente teórica y práctica por el poder de conservar o transformar el mundo social, conservando o transformando las categorías de percepción de ese mundo”. De todo ello depende que tanto nuevas organizaciones, como nuevos discursos anti-statu quo, puedan generar una política de alianzas que evoque una verdadera unidad colectiva, con una visión del mundo común, capaz de sortear las distintas multiplicidades.

La constante interpelación de la derecha a la sociedad chilena y en específico a la eficiente evocación de la clase media, nos ofrece la oportunidad de entender que los supuestos ideológicos de un sistema hegemónico –antaño coherente— como el neoliberalismo ya no tan sólo muestra algunas trizaduras en su armazón discursiva, sino que también evidencia contradicciones políticas al interior de su propia organización (el nacimiento de Evópoli y Amplitud son un claro ejemplo) que muestran a los cambios como una fatalidad inevitable, la cuestión estratégica en la ideología liberal es: qué tanto se puede y se debe resistir el nacimiento de un nuevo orden de tinte socialdemócrata.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

13 de mayo

Quizás haya algo de verdad en este pensamiento, en esa idea, me parece que todo es metáfora, aún la idea de neoliberalismo, una suerte de bluff para esconder nuestra secreta admiración por la lucha de clases y la dictadura del proletariado. Una recomendación, lea a otros gurues, del otro lado, quizás se equilibre su pensamiento.

13 de mayo

Precisamente statu quo significa “estado de equilibrio”.

servallas

20 de mayo

Sr. Soto, cuando se esta en un estado de equilibrio mental se pueden perspectivar las visiones, así, el pensamiento no esta actuando como soldado para defender una causa, sino que es capáz de reflexionar profundamente por si sólo, no tan influenciado por los gurues, después de todo, la economía es sólo una forma de pensar ciertos tipos de cosas.

20 de mayo

señor Valladares, lamentablemente usted no dice nada y en sus 2 opiniones lo que menos hay son reglexiones o argumentaciones, sino que acusaciones y mucho prejuicio.

Haga el favor de acompañar su llamado a la reflexión y la argumentación con reflexiones y argumentaciones, de lo contrario usted simplemente se queda en un llamado de atención, y una acusacion a mi persona que son las tipicas acciones de quienes eluden el debate, la reflexion y argumentacion con lo que se conoce como falacia ad hominem.

El concepto de democracia supone la confrontacion de ideas y proyectos. No comparto su visión anquilosada y estatica de lo politico, ni menos su tendencia a patologizar toda crítica.

Slds.

servallas

04 de junio

Sr. Soto, hay al menos tres argumentos en su artículo que muestran o evidencian claramente su pensamiento, completamente ideologizado, inoculado de ideas, Ud. no es libre. El primero de ellos dice relación con que existe un grupo politico que no esta dipuesto a abordar los “cambios” que Ud. asumiendo que interpreta una mayoría dice necesarios, un segundo argumento dice relación con la parafernalia técnica que impide concretar esos cambios, porque son una suerte de cortina de humo, y una tercera línea postula que se requieren una nueva politica de alianzas de ciertos sectores para romper de una vez por todas el statuo quo que fatalmente nos mantiene así. Si eso no evidencia una clara opción ideológica intentando jugar sus carta no se que otra cosa podría ser. Primero, su diagnóstico al igual que cualquier diagnóstico que se hace desde una postura comprometida deja fuera otras verdades, y sobre todo se salta lo complejo de la realidad, y segundo, quizás el statuo quo sólo exista en su mente, para bien o mal, lo unico que tenemos claro es que todo cambia.

04 de junio

En toda su argumentación usted parte desde un comienzo con juicios de valor que desde ya lo sitúan por sobre mí.

¿Se supone que debo contrargumentar sus acusaciones de mi columna como “completamente ideologizadas”?

¿Debo responder ante la supuesta falta de libertad de la que padezco?

¿Debo refutar sus acusaciones de que padezco de idolatría hacia ciertos “gurúes”?

Por favor, esas no son contra argumentaciones, ud. simplemente no sabe contra argumentar, ya que de todo hace una descalificación de carácter personal.

Y sin embargo le aclararé algunos puntos en los cuales me parece que usted está completamente perdido.

– En primer lugar, usted aunque no lo crea es muy marxista en un punto. Me acusa de estar “completamente” cegado por la ideología. Y lo acompaña con un diagnóstico espiritual “usted carece de libertad”. Para hacer semejante afirmación tendría que concebir la ideología como “falsa conciencia del mundo” y por tanto, como una incapacidad para ver la realidad tal cual es y estar atado a la ilusión (falta de libertad).

La ideología no es falsa conciencia, es un conjunto de ideas y valores directrices a través de las cuales se percibe el mundo y se actúa sobre él. En política la ideología son las ideas que un determinado momento definen los límites de acción y decisión de un grupo político, son contingentes y acotados a un determinado momento histórico, es por eso que existen los “Congresos ideológicos”.

En último lugar no sé porque se molesta en dialogar conmigo ya que desde su posición de certeza absoluta, no tiene ningún sentido iniciar un diálogo, ya que todo se vuelve o estéril o simplemente en recusaciones del tipo: “usted esta ideologizado”, “usted no es libre”.

¿Debo inferir de eso que en usted no existe ideología alguna y está en un estado de gracia donde no sufre coacción alguna, siendo completamente libre?

Por favor señor Valladares, yo soy como el común de la gente, tengo algunos grados relativos de libertad, en algunos muy reducidos y en otros prácticamente no tengo libertad. Muchas gracias por darme un diagnóstico espiritual tan acabado, pero tengo plena conciencia de mis carencias, mis defectos y mis limitaciones.

Por último es precisamente porque no me creo ni en posesión de la verdad absoluta, ni en posesión de un estado de libertad que creo en la democracia, ya que para bien o para mal, la concepción de democracia supone la inexistencia de verdades definitivas, de identidades definidas de una vez para siempre y menos, de una negación al cambio. Precisamente porque no existen las certezas absolutas es que la democracia esta abierta al vaivén de la historia y a la erosión del cambio permanente, y eso en definitiva es lo que la vuelve una empresa tan incierta y compleja.

Por último si el Statuo Quo estuviera reducido a un rincón de mi imaginación, no tendríamos esta ola de protestas y manifestaciones que cada cierto tiempo vienen colmando las calles del país. ¿O a lo mejor usted no se ha enterado?

Slds.

jose-luis-silva

13 de mayo

La verdad es que leo, veo y escucho todo el día críticas y basureo gratuito contra el sistema por parte de quienes se quedan sin argumento al momento de debatir. Personalmente opino en muchos artículos sobe el tema, gano decenas de “desaprobaciones” anónimas sin leer ningún contra-argumento de quienes las hacen, o sea aparentemente nadie entre quienes tanto critican es capaz de rebatir las ideas neoliberales, esa es la verdad. Como dice usted, parece que no hay contrapeso ni discursivo ni práctico, pero no por “quienes administran el sistema” sino simplemente porque quienes lo critican demuestran que no tienen fundamento, solo eso.

Saludos

13 de mayo

Hay que tener perspectiva histórica y en ese sentido el neoliberalismo no tiene mas de 30 años. Las críticas a nivel global son bastante fuertes y muy bien argumentadas.

Las criticas al sistema han demorado en ganar cierto caracter colectivo, pero me parece que ahora comienzan a articularse de manera politica y social, con lo cual de aqui en adelante va a ver lo muy bien fundamentadas que se tornam la mayoria de las críticas, tanto a nivel económico, politico, social y cultural.

jose-luis-silva

13 de mayo

Agradesco respuesta. Bueno espero que las criticas al sistema realmente sean sometidas a debate hasta el fondo para ver como se defienden porque no tiene sentido acusarse mutuamente de “evadir la discución”

Saludos

jose-luis-silva

13 de mayo

No me parece defendible criticar la fuerza de gravedad argumentando que “los que saben física se aprovechan de su conocimiento para defenderla”.

13 de mayo

Es justamente ahí donde está el problema, los físicos no necesitan de un lingüísta, biólogo o economista para fundamentar sus principios teóricos. La economía no puede por sí sóla afirmar una teoría del hombre, del funcionamiento de la mente o de cómo funciona la sociedad, porque simplemente no son sus áreas de conocimiento.

Dígame usted donde están los estudios de la neurociencia o biología que utilizan los neoliberales para afirmar su teoría de la “acción racional”, entre muchos otros que me parecen son más prejuicios que conocimientos científicamente aceptados.

Slds.

jose-luis-silva

13 de mayo

Agradesco comentario. En eso tiene toda la razón. Si la economia fuese una ciencia exacta no habria nada que discutir. De hecho dicen que la verdad es que nadie sabe demasiado sobre economia, ni siquiera los premios nobel, por lo tanto nadie puede sentirse en la última palabra ni dueño de la verdad. Por eso es mejor debatir en lugar de descalificar sin argumentar nada, donde cada uno queda con sus prejuicios, no hay acuerdos y lo mas importante: nadie aprende nada y la sociedad repite los errores una y otra vez.

Nunca habia estado tan de acuerdo con alguien que piensa tan distinto

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable