#Política

¿Tiene destino la acusación constitucional contra Jacqueline van Rysselberghe?

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Eficacia versus coherencia parece ser el dilema político al que se enfrenta la oposición luego que obtuviera una victoria neta con la renuncia de la Intendenta del Biobío.
 
Tras un escenario por el que pocos en sus filas apostaban hace solo unas semanas, la oposición tiene que decidir sobre el futuro del libelo acusatorio. Y no es fácil
 
La eficacia de esta acción política tuvo su solidez en la perseverancia de algunos. Pocos. Que siempre creyeron en la necesidad de presentarla. Pero sobre todo, por los impensados efectos de racimo que provocó en la oficialista Alianza por Chile, que mostró un avanzado estado de deterioro en las relaciones entre los partidos que la integran, a solo un año de iniciado el gobierno.
 
Si alguna posibilidad de éxito hubo fue por la posible votación a favor de parlamentarios de Renovación Nacional.
 
Y, si bien el epicentro de la crisis estuvo en la Región del Biobío, la magnitud e intensidad de lo que comenzó a jugarse en la coalición de gobierno alcanzó una dimensión nacional.
 
Digamos que el presidente de Renovación Nacional fue uno de sus protagonistas principales. A la cabeza del partido del Presidente, Larraín mostró un grado de autonomía que debe tener en pánico a los habitantes de palacio, jugó cartas de una forma ladina y cazurra (como un Jarpa posmoderno), moviendo a parlamentarios que son de su corral y que impensadamente aparecieron anunciando su apoyo o potencial apoyo a la acusación constitucional.
 
Esto operó como reacción en cadena tras las tempranas dudas de parlamentarios de RN (¡y algunos UDI!) de la región del Biobío.  
 
La fractura también alcanzó al partido gremialista de la sureña región. Algunos de sus fundadores ya no pertenecen a sus filas.
 
Y, como ha sucedido en prácticamente todos los últimos episodios que lo han afectado, el gobierno manejo mal los tiempos.
 
Los manejó mal al inicio, al no sopesar los efectos de la crisis. Los manejo mal en el medio cuando pudo sacar a la ex autoridad regional antes de la presentación del texto acusatorio. Los manejo mal en el minuto final, cuando pudieron, aunque tardíamente, abrochar la crisis.
 
Pero no, al final tampoco. La Intendenta con el apoyo de su partido hizo lo que quiso: una inédita renuncia en el interior de La Moneda; un “sentido” homenaje del Ministro del Interior; la frase de los dirigentes de la UDI de que la renuncia era “por amor a Chile”; la ida al programa Tolerancia Cero (donde, dicho sea de paso, dio muestras de gran habilidad para sortear las pocas preguntas “difíciles” de los panelistas). El gobierno, puso, una vez más, el exceso comunicacional por sobre la política.
 
La pelota pasa al campo de la oposición (mientras, la guerra en la Alianza continúa ahora en su fase fría). A la oposición le toca decidir que hace.
 
¿Continúa con la acusación, como una forma de mantener coherencia y entregar una fuerte señal pública, aunque probablemente no cuente con los votos de RN con que eventualmente contaba, con el riesgo de perderla?

¿O retira el libelo sintiendo que esta victoria es suficiente, por ahora, y todo lo que venga puede mermar ese capital obtenido?
 
Difícil decisión. La suerte de la Intendenta ya fue echada. La palabra ahora es de la oposición. En ambos casos, la ex Intendenta será la más probable candidata a senadora de la UDI, en una zona donde la Alianza no tiene escaño senatorial. No debiera primar entonces ninguna cuestión de cálculo. Las razones de la presentación son las mismas.
 
Parece ser la hora de la coherencia.
 
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de abril

Estimado René: Lo primero que se debe hacer es celebrar. A la oposición le han sido totalmente esquivos los motivos para celebrar durante los últimos 13 meses. En este caso, la celebración tiene un sentido republicano y no un sentido mal sano como acusa ahora la derecha y, cómo no, pues se logró sacar de un cargo a una persona cuyo comportamiento no es coherente con la autoridad y dignidad del cargo al que se le había mandatado. Puede parecer a algunos que impedir que una persona como JVR sea autoridad del Ejecutivo, puede ser un acto de intolerancia; sin embargo, lo que estamos haciendo con esto es cuidar la democracia. Es decirle a esas que tiraban huesos a los familiares de DDDDD en las puertas de los tribunales, que la república y la democracia exige rendir exámenes permanentes; que no basta con tener votos para ser autoridad; se debe ser coherente con el comportamiento probo, tolerante, justo y democrático. Por lo tanto, esta “celebración” de la que hablo no es una inquisición republicana, es el control de comportamiento democrático y por tal motivo sostener la acusación para llevar adelante su tramitación es un acto coherente y necesario por parte de la oposición, más allá de los votos o apoyos que obtenga, porque lo que estamos sancionando es una CONDUCTA IMPROPIA en el ejercicio de una AUTORIDAD de la REPÜBLICA y, esa conducta no cambia con la renuncia, No. La sanción perseguida en la acción iniciada en la cámara persigue una sanción política, que es marginar al infractor del juego de la democracia y de la preservación de la república. De no seguir adelante, eliminamos las reglas del juego.

04 de abril

La Concertacion actuó en este caso con extremada prudencia, no se inmiscuyo en la pelea chica, la acusación fue una herramienta bien pensada, ahora deben seguir las acciones penales ya que hay flagrante delito con la plantación de marihuana y el informe de Contraloria sobre la gestión municipal de la la alcaldesa . El juicio político ya tuvo su sentencia. La Concertacion ha sido muy leal con el Gobierno y lo que tiene que lograr es que esa confianza sea valorizada por la derecha.
La oposición y concretamente el Senador Navarro fue leal con el Gobierno, actuó en la defensa de su región

04 de abril

La acusación Constitucional contra la Sra. JVR, ex intendenta de la Región del Bío-bío, en la práctica y de acuerdo a los apoyos que fue concitando, razonablemente permitían sostener que se aprobaría.
El fundamento de la misma es la conducta proba que debe mostrar todo funcionario público, que la Constitución Política de la República eleva a obligación de rango jurídico mayor, como reza su “Artículo 8º.- El ejercicio de las funciones públicas obliga a sus titulares a dar estricto cumplimiento al principio de probidad en todas sus actuaciones”. Su dimisión y con ello su reconocimiento de actuar ímprobo, permiten sostener que el propósito de la Acusación Constitucional se ha cumplido.
Fue ella quien renunció a seguir ostentando el cargo de Intendenta de la Región del Bío-bío, lo dijo el propio presidente de la República, señalando categóricamente no haber sido él quien le solicitó la renuncia. Es más, es evidente que la acción adoptada por JVR contó con el aval de su partido, o dicho de otro modo, la UDI resolvió entregar la dimisión de la otrora autoridad y fue el presidente quien la aceptó, dejando claro cómo dicho partido desea que se establezca el orden de las cosas.
Cierto es que, también, la renuncia significa -eventualmente- evitar su destitución por parte del Parlamento, pero no desechemos que igualmente constituye aceptar que Congreso sancionaría sus actuaciones ímprobas. Y, esto último, es lo sustancial de la acusación.
Alguien sostendrá la mayor, vale decir, que también debe sancionársele con la destitución e impedimento para ocupar cargo público por el plazo estipulado (“impidiendo su postulación al Senado y facilitando el doblaje de la oposición en la región”), sin embargo, no habría votos para aquello y, muy probablemente persistir en dicha línea, sólo infringirá una derrota a quienes apoyan el libelo. Pero más que aquello, implicaría un triunfo para la infractora y para todos los que creen poder saltarse el principio de probidad, desde los altos cargos del Estado.
En el sentido anterior, esa estrategia que puede llamarse “de principios”, afirmando que la infracción sigue estando vigente y amerita la sanción establecida en la norma constitucional, por su escasa viabilidad y los negativos efectos de su derrota en el Congreso, no sería aconsejable. No olvidemos que la política, a fin de cuentas, también es “el arte de lo posible”.
Finalmente, cumplido el objeto principal de la acusación, el reconocimiento de sus conductas apartadas del principio de probidad, ahora quedan los hechos delictuales y faltas administrativas, donde no es posible invocar realismos políticos sino pruebas ante los Tribunales de Justicia y la Contraloría, y a ello no se debiera renunciar.
¿Queda pendiente la sanción política completa? Sí, queda pendiente. Sin embargo, podrán ser los electores quienes la consumen, en el caso que finalmente –cuestión que no es segura-, esté en condiciones de presentarse al escrutinio público de los habitantes del Bío-bío.

04 de abril

Efectivamente, como ustedes dicen, el gobierno sufrió su peor derrota en el año que lleva de ejercicio.

Esta situación, concordemos, sigue siendo fruto en gran parte de la sucesión de errores cometidos por el propio gobierno y por la división de la alianza.

Pero esta vez hubo algo distinto, la perseverancia de algunos. En primer lugar, el senador Navarro, el diputado Ascencio, la Concejala Smith. Poco más.

En nombre del realismo político y la prudencia, la razonabilidad y otras yerbas que nacen cuando somos gobierno, pero que, de extremarse, son nocivas en nuestro rol opositor, varios plantearon publicamente sus dudas con la estrategia. No estaban los votos. Sin embargo, lo que ocurrió fue un efecto “bola de nieve” que pocos pensaron.

Se logró la victoria y es bueno, sobre todo pensando en los habitantes de la región del Bio Bio.

Sin embargo, otro de los pecados de la concertación ha sido seguir con una lógica que era buena y a veces impecable en el ejercicio de gobernar. Pero somos oposición.

Como oposición hay una tarea ineludible: mostrar coherencia. Los motivos de la acusación siguen existiendo, ¿o la renuncia elimina la falta al principio de probidad? En ese sentido, muchos, especialmente, los del campo propio, especialmente aquellos en que debemos recuperar confianza, les costaría entender un retiro del libelo acusatorio como han planteado inicialmente hoy los parlamentarios de la concertación.

Este tipo de actitudes muestra el delta que existe entre concertación y oposición. Mientras eso no se arregle y se busque la unidad, las pocas victorias a las que alude Luco, seguirán siendo obra mas de la división y errores de otros que del mérito de los propios.

04 de abril

Frank Sauerbaum, Karla Rubilar, Marcela Sabat, René Manuel García, Roberto Delmastro y Rosauro Martínez, más los diputados del PRI, Alejandra Sepúlveda y Pedro Araya. Ocho parlamentarios de 120 inclinaban claramente la balanza a favor de la Acusación Constitucional. El primero de ellos que llevó liderazgo en esta postura, sin embargo, luego dijo “Van Rysselberghe quedó herida en un ala para ejercer cargos públicos” agregando que la acusación constitucional perdió sentido con la renuncia; Sabat, por su parte, calificaba la eventual renuncia “como un bien para gobierno y la región”; y, García, mucho antes sostuvo que el apoyo a la moción contra la jefa regional puede variar si es que Van Rysselberghe presenta su renuncia: “La intendenta para ahorrar todo esto debiese dar un paso al costado”, los otros que son básicamente de la misma casa, no distan de los primeros. En la práctica quedan los diputados PRI, actualmente en la mesa de la Cámara en virtud de negociaciones con la Alianza, ambos anunciaron “que esperarían contar con todos los antecedentes” antes de pronunciarse.
Ah, pero queda una carta más, la del diputado René Alinco quien enfáticamente señaló: “La situación de la intendenta no amerita una acusación constitucional, porque si se tratara de eso, durante el Gobierno de la Concertación tendría que haber habido muchas”.
Del modo expuesto, hoy no existen los votos para que prospere la acusación.
Lo anterior admite excepción si se deja en manos del PRI, que bien sabrá negociar, pero no olvidemos que para ellos los que dan no están en este lado (me refiero a embajadas y, en general, cualquiera otra poquedad).
Persistir en la acusación me recuerda aquella canción infantil de “Los diez perritos”, ..,que uno se me fue a la nieve, etc., etc. Es imposible no inocular algunas gotas de realismo a este escenario, más cuando perder la acusación cubre de gloria a la Sra. JVR, descartando la existencia de conductas contrarias a la probidad pública, que hoy con la dimisión están más asentadas.
No comparto el escepticismo de creer que el paso dado no sea valorado, por la opinión pública, como un triunfo de la coherencia y de los intereses superiores del país. Pero, por el contrario, me temo que pretender los maximalismos nos lleven a “perder pan y pedazo”.

04 de abril

Urbano: Cuando te leo hasta a mi me baja una dosis de realismo, que, fuera de bromas creo está planteada en lo escrito, al analizar ambas alternativas.

Nunca he sido maximalista en política. Por el contrario,

Sin embargo, creo que la concertación como diría Lechner tiene “déficit de utopía”. Y si, a lo mejor, este no es el caso donde eso requiere ser planteado. Sin embargo, abordar sin más el retiro de la acusación y no ver los valores en juego me parece merecía una reflexión, como la que aquí hemos dado.

Me pasa que siento estamos inundados de la lógica costo/beneficio. Ojalá haya momentos para superar esto.

Saludos y gracias por comentar.

05 de abril

René: cuando a esta altura, todo es historia…, créeme que hubiera querido concederte que estabas en lo cierto, que so pretexto del affaire JVR era posible perseguir una utopía, pero los porfiados hechos demostraron que esta vez no sería así.

No estaré del todo decepcionado, me resulta grato ver el vaso en su parte llena: quedó demostrado que las actuaciones ímprobas no deben tener cabida en nuestro país. No están las aguas para saltos aún más grandes, pero por algo se empieza.

No obstante lo ya dicho, quisiera seguir la idea de las utopías de Lechner, pero en tareas aún mayores como: educación pública-labor preferente del Estado, no a la energía nuclear, régimen impositivo verdaderamente redistributivo, garantías de salud para todos, sólo por citar algunas que se han ido abandonando en el camino.

¿Te apuntas?.

Gracias a ti también por el artículo.

Ps. no encontré una palabra más adecuada para referirme a la conducta perseguir lo máximo, pero, en cualquier caso no quise ofenderte y menos atribuirte dicha condición.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Ya ni rastros quedan del poderoso partido del cual fue a partir del año 1964 con el ascenso al poder de Eduardo Frei Montalva, teniendo el control absoluto en la Cámara, alcanzaba el tercio del Senado, pe ...
+VER MÁS
#Política

Requiem para una DC

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos