#Política

Separando aguas: Estado – capitales financieros

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, que permanecemos encarcelados por los capitales financieros, por esos capitales que se fortalecieron con el botín obtenido de las tierras de América Latina, con ese tesoro mineral, pesquero y forestal regalado por las transiciones democráticas, hemos comenzado a despertar del letargo social al que parecíamos condenados. Sin embargo, no será posible recuperar la felicidad que se nos arroja con el honor republicano si no somos capaces hoy, igual que hace décadas hicieron los que intentaron la separación de la iglesia del Estado, de separar al Estado de los capitales financieros.

Separar las aguas fue la acción más poderosa que mi conciencia infantil hubiese podido escuchar; más aún cuando el líquido era un mar que obedecía la orden de una mano anciana sosteniendo un báculo nudoso. Qué poder cósmico alimentaba el cuerpo de ese barbudo para lograr hazaña semejante, que ante el gesto de sus cejas arqueadas lograba que el mar rojo se recogiera sobre sí mismo para permitir el paso de miles de trabajadores explotados por el faraón. Esa sola imagen simbólica, en sí misma, llamaba a la tropa de cabros chicos sentados en gruesos pupitres de madera pintada de color verde a pensar en la necesidad de separar para obtener ¡Era entonces una sentencia dialéctica! O eso me enseñaron buenos amigos marxistas y masones una buena cantidad de años después.

Esta tesis se comenzaba a convertir entonces en algo que ese grupo de muchachos y muchachas utilizaba a su antojo para comprender la pútrida sociedad de fines de los ochenta. Nuestra tesis era simple, pero valiente: la dictadura militar y económica debía ser reemplazada por una dictadura proletaria; por esa masa de trabajadores humillados y cansados, mediante acciones rebeldes (mucho más rebeldes que revolucionarias) y organizadas, con muchas más piedras que balas y letras en vez de bombas. Ese grupo de actores secundarios apostábamos con nuestra limpia juventud contra la sucia conciencia de quienes se apoltronaban en sus comodidades.

Los años pasan irremediablemente, aunque la idea humana se empeñe en lo contrario, de esa manera algunos fuimos a la universidad, otro se hizo ascensorista, una fue bailarina, otras dos fueron madres (de profesión) y otro par caminó hasta tierras lejanas para colaborar con la construcción del socialismo. La antítesis se vino a colar dentro de nuestros huesos, alojándose hondo dentro de las concepciones de esa sociedad nuestra de cada día, que reaccionaba frente al capítulo mejor logrado de Sartre. Allí estábamos, los mismos que unos años antes hacían de correo o de chispas, también los que funcionaban de loros y los de la PRP, los de los grupos operativos y los de Rodríguez, los del Sebastián Acevedo y los de la Vicaría, allí estábamos contemplando consternados el traspaso del cobre pampino a los capitales financieros, el regalo de las compañías estatales a las trasnacionales; la anulación de la conciencia estaba en marcha, la farandulización de la rebeldía había comenzado.

Entre tanto, Ernesto Solé cerró sus ojos verdes para siempre. Antes los cerraba de vez en cuando para soñar o para pensar en esa república por la que soportó electricidad pasando por sus testículos, pero esta vez los cerraba para morir empobrecido, viejo y cansado en una sala de hospital mientras los administradores de sus fondos de pensiones gozaban de las comodidades propias de los grandes señores. Ernesto fue un hombre justo, medido, tierno; jamás el resentimiento se apoderó de él, porque estaba apoderado por el sentimiento.

Entonces llegó la edad de la síntesis, y si los primeros pasos fueron la resistencia y los segundos la anarquía, ahora comenzaba a sentir la pupila el brillo de la soberanía. Fue este el momento cuando recordé a Moisés y su figura delgada abriendo el mar. Fue entonces que el símbolo funcionó con pureza dialéctica: Separar para que la libertad sea con los populares, o también separar para que Dios sea con nosotros.

Así lo entendió la humanidad cuando luchó por la separación del estado y la monarquía, luego nuestros conciudadanos cuando bregaron por la separación de la iglesia y el Estado, fundando así la sociedad laica.  Una sociedad que desde Recabarren y Rocuant trabajaba por el esclarecimiento moral, en búsqueda permanente de la desconcentración y la dignidad humana. No sé cuántos se murieron así como falleció mi compañero Ernesto, el abuelo; tampoco alcanzo a sumar el horror de miles de mujeres y niños que,  hechos hoy ancianas y hombres,  siguen con la tortura dentro del pecho, pero sí sabemos que estamos en deuda, que persiste un amor herido, una mueca contrahecha.

Hoy, que permanecemos encarcelados por los capitales financieros, por esos capitales que se fortalecieron con el botín obtenido de las tierras de América Latina, con ese tesoro mineral, pesquero y forestal  regalado por las transiciones democráticas, hemos comenzado a despertar del letargo social al que parecíamos condenados. Sin embargo, no será posible recuperar la felicidad que se nos arroja con el honor republicano si no somos capaces hoy, igual que hace décadas hicieron los que intentaron la separación de la iglesia del Estado, de separar al Estado de los capitales financieros.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera