#Política

Se abortó, se aborta y se seguirá abortando

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Aceptar toda razón y motivo, aceptar a la mujer no solamente como “madre”, la mujer es más que eso, es dueña de su vida, es quien decide sus acciones y es igualmente mujer si es o no mamá; la maternidad como una opción y no como obligación.

El aborto es un tema discutido desde tiempos remotos, analizado y debatido, muchas veces juzgado y considerado una aberración para los grupos religiosos, pero más allá de todo esto, poco y nada se ha avanzado hacia un real debate que ponga sobre la mesa todo lo que ello implica.

Si nos remontamos a algunas décadas atrás, entre 1931 y 1989, el aborto con fines terapéuticos era legal (Artículo 119 del Código Sanitario, de la Constitución de 1980), pero curioso es hasta qué fecha llegó esta legislación, 1989, justo hacia el fin de la dictadura militar. Prohibir el aborto terapéutico fue un legado dejado por el general Pinochet, pero aquí no radica lo interesante, sino que el argumento que se usó para llevar adelante el proyecto de Ley denominado “Ley Merino” en honor al Almirante José Toribio Merino, fue el siguiente: “… en la Junta de gobierno prevaleció la idea de que no había ninguna razón, ni ética ni médica, para autorizar la muerte de un ser humano indefenso”.

¿Paradójico no? bueno, y también se basó en que por esos años vino el Papa a Chile y obviamente el gobierno de esa época quería “quedar bien” y pensaron que derogar cierta Ley provocaría una cierta aprobación del Vaticano, una especie de ir tapando sus errores luego de la violación evidente y reconocida a los Derechos Humanos. El aborto terapéutico sigue siendo necesario para nuestro país, donde como ya sabemos fue aceptado en su momento, cuando se protegía la salud tanto física como emocional de la mujer. Hay que entender que cuando se informa que un feto es inviable, obligar a tener nueve meses en el vientre al futuro bebé es un daño emocional enorme, pues luego la madre es quien tiene que lidiar con la muerte del hijo y todas las consecuencias futuras que esto conlleva. Pero hablar de un aborto con fines personales o por una necesidad ¿puede llegar a ser válido para la legislación de nuestro país?

Si nos basamos en los argumentos que se entregan para el aborto siempre son los mismos: proteger la salud de una mujer con un embarazo de riesgo, en caso de una violación, así como varios de los que ya conocemos. Pero, hablar de la libertad propia de la mujer que se vería vulnerada por la llegada de un hijo, para muchos no es catalogado como un “argumento”, sino que carece de contenido.

No se toma en cuenta ni se valora la libertad de la mujer para decidir que no quiere ser madre aún o quizás nunca, ni cómo un hijo puede limitar su desarrollo personal, el que para muchos, no es válido, porque se ve a la mujer sólo con una función, la de procrear, o como dijo una vez una senadora (designada) de nuestro país: “La mujer solo presta el cuerpo”.

Yo creo que la libertad de la mujer es tan e igualmente válida para interrumpir un embarazo como la de velar por su salud. Ver más allá de lo que la sociedad ha impuesto -hablando de una sociedad horriblemente dominada por el patriarcado- es necesario para un desarrollo en igualdad de condiciones para todos, pero dejando claro una cosa, la libertad como desarrollo personal en todo lo que ello implica, más allá de una libertad sexual, que suele ser el argumento que la mayoría critica, pero aunque sólo aquél fuese el motivo por el que una mujer no quiere ser mamá, sigue siendo igual de legítimo. A esto sumamos la criminalización traumática que se le ha otorgado al aborto, de manera innecesaria y que se basa en términos como “muerte” y “asesinato”. No hay un asesinato porque no hay un ser humano, el proceso se realiza en cierto período del embarazo, donde aún no se forma una persona, pero bueno, ¿no es costumbre de la iglesia atemorizarnos para estar sometidos a su voluntad?

La despenalización del aborto como decisión personal y no con ciertos “peros”, no produciría más abortos, produciría menos muertes, menos traumas, porque no creo que usted no sepa que el aborto se hace y se seguirá haciendo siempre, sólo que en sectores más acomodados es de forma muy profesional, se hace pasar por “apendicitis” y listo, nunca nadie supo, la mujer regresa a su casa sana y salva, pero en los sectores vulnerables es de la manera más vil y con un riesgo enorme para la mujer, exponiéndola a todo tipo de enfermedades, traumas, que no son por abortar, sino por la forma en que se realizó y sus consecuencias posteriores.

Recientemente se conoció el caso de una niña de 17 años que abortó con pastillas, el famoso misotrol que uno encuentra en Internet a un cierto valor; le produjo una hemorragia, la que la llevó a un centro asistencial donde se encuentra en riesgo vital. Obviamente el médico de turno supo lo que produjo tal hemorragia y avisó a carabineros ya que el aborto está penalizado en todas sus formas. La menor de edad se expuso a todo este proceso que suele ser traumático, sólo por lo que la sociedad ha impuesto, pero además no bastó sólo someterse a un aborto, sino además quedar en riesgo vital, sumándole todo lo doloroso que es para su familia tener que revisar la casa en busca de “pruebas” que acrediten tal aborto. ¿Que hace una menor con solo 17 años criando a un hijo? Muchos se basan en los típicos argumentos (y básicos) como “¿y por qué no se cuidó?”, “eso le pasa por estar haciendo cosas de grandes”, “que asuma su condoro”. ¿Qué asuma? y dígame, usted es quién la ayudará en todo el proceso de ser madre, digo, porque es fácil juzgar a la gente sin saber qué historia hay detrás. Es triste la diferencia en Chile, nuevamente económica, porque como mencioné anteriormente, si usted tiene las lucas necesarias, aborta sin mayor dificultad, de manera profesional en las clínicas de los sectores acomodados del país, pero si no es así y queda sólo el procedimiento de las pastillitas, caes en riesgo vital y estás expuesto a acusaciones médicas, a carabineros registrando tu casa, a un juicio, cárcel o simplemente la muerte.

Es hora de dejar de tapar el aborto para ciertos “fines”, acá se aborta y se seguirá abortando y limitarlo solamente sirve para darle el gusto a la parte “creyente” del país, quienes con su poder económico piensan que pueden manejar todas las acciones de la sociedad. Toda esta moral conservadora no es más que una forma fácil y burda de dominación. Y aún en el siglo XXI la iglesia sigue metiéndose donde no le corresponde, con su medieval concepción de que cada decisión social tiene que pasar por su “aprobación”.

Aceptar toda razón y motivo, aceptar a la mujer no solamente como “madre”, la mujer es más que eso, es dueña de su vida, es quien decide sus acciones y es igualmente mujer si es o no mamá: la maternidad como una opción y no como obligación.

Y si miramos el otro lado de la moneda, ¿qué pasa con las adolescentes que no reciben una educación sexual, quedan embarazadas y lamentablemente no tienen los medio para poder mantener a un hijo? Acá son dos los conflictos, en primer lugar una madre adolescente carece del desarrollo psicológico para ser madre, llevar un embarazo, criar un hijo y enfrentar la sociedad. Y en segundo lugar, los embarazos adolescentes se presentan en mayor porcentaje en los sectores vulnerables de la población. ¿Qué hace una niña (porque aún lo es) con un bebé al que tiene que criar en las precarias condiciones que quizás su familia vive? Tendrá que dejar el colegio para criar a su hijo y quizás el padre del bebé también, y tendrá que trabajar, se trabará su desarrollo y los obligaría a vivir una vida que ellos no eligieron. Por falta de educación sexual muchos adolescentes del país no tienen ni la más mínima idea cómo se pone un condón o que tener relaciones produce embarazo y muchísimas enfermedades de transmisión sexual. No juzgue sin saber. Pero es igualmente válido que la madre adolescente decida “apechugar” y salir adelante, porque de poderse, se puede, pero no todos tenemos las mismas oportunidades, menos en Chile.

¿Qué es lo más importante para nuestra sociedad? Tomo una frase que explica esto :“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro para no morir”. Chile necesita el aborto, necesita educación, necesita decidir, necesita enfrentar este tema de la manera más profesional posible y no como un mero capricho, no hacerlo de manera irresponsable. Si a usted no le gusta el aborto, es simple, ¡no aborte! Pero no se meta en las decisiones de las personas que sí quieren ser dueñas de su propia vida y decidir su rumbo.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de mayo

Es que los derechos humanos no son un “yo quiero”. El “querer” de una persona no se convierte en un derecho humano.

En el caso de aborto, no se trata de que una mujer “quiera” realizarse uno. Ninguna mujer quiere hacerlo, ninguna mujer a los 10 años dice “y cuando tenga 25 me hare un aborto”. El abortar esta limitado no a un querer, sino a una circunstancia. Eso hace que no sea un “querer” sino una “decision”. Y hay galaxias de distancia entre un querer y una decision.

Una mujer, enfrentada a ciertas particulares circunstancias, se encuentra en la disyuntiva de decidir entre tener un hijo (al que no podra mantener, al que no podra criar, que nacera con deformidades, o que la pone en riesgo vital), o poner fin al proceso de gestacion, algo que tambien tiene riesgos. Asi que no es simple el asunto, es todo menos simple.

No se trata de “Si a usted no le gusta el aborto, es simple, ¡no aborte!”. A mi no me gusta, estoy moralmente en desacuerdo con el aborto, es un asesinato y sobre eso no nos hagamos tarugos. Se mata a un ser vivo (cuando esta vivo el embrion), y sin importar cuanto lo maquillemos, eso conlleva consecuencias. La mujer que aborta no sale 100% librada del asunto, sin importar la condicion economica de ella. Hay mujeres que sufren daños en su utero y nunca mas pueden tener hijos, otras que sufren un trauma sicologico, otras que quedan con lesiones…

¿Entonces por qué legislar? Porque, repito, no es un querer, es una decision, y el problema de negarse al aborto es pensar que nunca en la vida, nunca nunca, jamás de los jamases, una mujer se encontrara en la disyuntiva entre abortar y no abortar. Que nunca va a fallar la pastilla anticonceptiva cuando menos uno se lo espera, que nunca sera violada, que nunca su hijo se gestara con problemas, que nunca habra algo que salga mal en el embarazo. Son demasiados “nunca” y demasiado tajantes. E implican meterse directamente con la vida de esa persona, a juzgarla, a condenarla, como si se hubiera “buscado” que eso pasara. Ninguna mujer se busca algo semejante.

La “libertad” de la mujer en este asunto viene dada en que no le tiremos mas ladrillos encima. Que pueda decidir sin tener que sumar a los puntos a considerar que saldra en las noticias siendo calificada de “asesina”, que no tenga como perspectiva la carcel, que no se tenga que pensar en lo que nosotros vamos a pensar. Viene en lo que sí concuerdo, que la mujer no es una cosa, es una persona, y como persona no puede tener secuestrado su utero.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera