#Política

Regresión: A propósito del presidente del PRO

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 El timonel del PRO, Marco Enríquez-Ominami, afirmó el sábado pasado, ante una multitud de trabajadores, que “observa en el gobierno una cierta regresión autoritaria”.

Llama la atención la obviedad del señor Enríquez-Ominami  cuando revela su descubrimiento de que hay “una cierta regresión autoritaria, una cierta regresión conservadora, en la mente de las actuales autoridades”.

Como este “acierto” lo generó el problema creado por una enciclopedia sexual de carácter técnico pedagógico, y sólo para ser administrada por docentes – como sabemos -, no podemos más que celebrar sus ideas progresistas respecto del tema.

Sin embargo, a la luz de los antecedentes políticos de este ex candidato a la presidencia de Chile, que un día decisivo manifestó que no estaba ni ahí con la última opción concertacionista para salvarnos de la derecha…, no podemos sino abismarnos de unas  declaraciones tardías e ingenuas, impropias de un político con ambiciones. Las dice como si hubiera descubierto América.

¿Acaso no imaginó el mapa ideológico y de gestión que aplicaría la derecha dura  ya instalada en el gobierno? ¿Tanto tardó para hacerse cargo de la regresión del gobierno de la Alianza?  Ahora, si este escenario no era predecible para el ex candidato, no se entiende su presencia en la arena política, cuyo arte es precisamente la capacidad de predecir y de anticiparse a los acontecimientos. Le podemos asegurar al señor Enríquez Ominami que la instalación de íconos confesionales en los frontis de  los edificios públicos, y el manejo impropio de un vocabulario excluyente de alcances  religiosos son sólo el principio de una “revolución silenciosa”  que, sustentada en el Opus Dei, intentará desde allí, sentar las bases de un fundamentalismo que busca  “lo mejor para el pueblo”.

Ante esta realidad, y retrotrayendo la historia a unos pocos meses, más precisamente a las elecciones presidenciales de diciembre de 2009, podemos sostener que los arrebatos de individualismo, la mezquindad y las acciones de quiebre, pueden resultar tanto o más regresivas que las confesionales. En esto, es práctico, si no elemental, señalar que un político no juega con la historia. Ésta demuestra que las regresiones conducen a largas caminatas por el desierto, muchas veces sin regreso posible.

El caso de la educación municipalizada, último acto alevoso de la dictadura,  es un ejemplo decisivo: esa institución quedó instalada como un ente monstruoso e inamovible, que los chilenos aceptan hoy sin voluntad de desafiarla, a sabiendas de que fue el acto fundacional de la inequidad total entre los chilenos. Sólo por exponer una clase de regresión trascendental.

Hay muchas otras a lo largo de la historia de nuestro país; y aunque parezca extraño, no todas las regresiones han sido generadas por la derecha. Lo ideal es anticiparlas para evitar que se consoliden como parte de la nueva cultura (no tan sólo de la nueva forma de gobernar); y que el señor presidente del PRO, agudice su percepción de la política contingente. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno