#Política

Reforma electoral: la irrupción del trinominal y otras bestias

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La reforma al sistema electoral binominal es a todas luces una necesidad. La propuesta del Ejecutivo mejorará los niveles esperados de representatividad, pero no a niveles radicalmente diferentes de los actuales. Seguirá habiendo candidatos arrastrados por otros, primeras mayorías individuales que no logren entrar al Congreso y listas subrepresentadas en el Legislativo.

Es imposible saber cuánto cambiará la composición del Congreso nacional con el nuevo sistema electoral propuesto por el Ejecutivo, que cambiará el binominal por uno proporcional moderado. Dado que los partidos y candidatos diseñan sus estrategias sobre la base del sistema electoral que tengan, simular resultados es tan exacto como pensar cuál pudo ser el campeón del fútbol chileno si en vez de jugar en las canchas regulares los equipos lo hubieran hecho en recintos para futbolito. Hecha la advertencia, una simulación requiere que el ejercicio se haga donde los escaños de un nuevo distrito no cambien tanto. Es decir, que pensemos que los equipos de fútbol jugarían con 12 futbolistas cada uno en vez de 11, o que la cancha sea unos pocos metros cuadrados más grande, pues de otro modo la distorsión de los resultados nos puede llevar a conclusiones no fundadas en evidencia seria. Así, un ejercicio de simulación con datos reales para un distrito que reparta 8 diputados sería absurdo.

En otra columna presento los resultados de simulaciones hipotéticas que utilizan el sistema electoral proporcional moderado propuesto por el Gobierno. Allí se muestra cómo, en un escenario de hasta nueve cupos en un distrito, la representatividad del sistema mejora pero sigue favoreciendo a las listas dominantes.

A continuación, presento dos simulaciones basadas en los resultados efectivos de las elecciones de diputados celebradas en 2013. En el primer caso están los actuales distritos 5 y 6 (Copiapó y Vallenar), que ahora se unirían en el nuevo distrito 4. El segundo, el nuevo 28° distrito, que queda igual al actual distrito 60 (Punta Arenas). El nuevo distrito 4 tendrá, según el proyecto de ley, cinco diputados (Tabla 2), y el 28, tres (Tabla 3). Ambos agregan un representante a la actual situación (en términos agregados para Copiapó-Vallenar). Los datos corresponden a la votación final anunciada por el Servel.

tabla2

tabla3

Se comprueba que el binominal pertenece a la familia de los sistemas proporcionales. Los candidatos más votados no necesariamente se transformarán todos en diputados. El futuro Distrito 28 (Tabla 2) podría ser llamado trinominal, pues escoge tres diputados, lo mismo que existirá —si el proyecto de ley se aprobara tal como está— en los futuros distritos 1 (Arica), 2 (Iquique) y 27 (Coyhaique). La segunda conclusión se deriva de la primera. En la Tabla 2 vemos que, gracias al sistema electoral, Alberto Robles fue arrastrado por los votos de su compañera de lista, Yasna Provoste, en desmedro de quien en rigor sacó la segunda mayoría de su distrito, Jaime Mulet. Esa injusticia, si aquí quiere llamársela, no se corrige con el nuevo sistema. No era, entonces, un vicio del binominal, sino de la cifra repartidora usada en el proporcional. Pese a que Mulet superó en 32% la votación de Robles, con el nuevo esquema proporcional “moderado” seguiría quedándose lejos de Valparaíso. En ese distrito fusionado de cinco escaños, o pentanominal, la única diferencia que se hubiese producido es la reelección de Carlos Vilches (UDI). Ninguna lista alternativa entraría al Congreso.

La situación en Punta Arenas sería apenas diferente. En los comicios de 2013, el independiente Gabriel Boric consiguió entrar al Congreso tras romper la lógica del duopolio de coaliciones. En un escenario de trinominal, a los ya electos Boric y Juan Morano (DC) se agregaría la candidata Sandra Amar (Alianza). El independiente Karim Bianchi, que obtuvo 18% más votos que Amar, quedaría afuera. Con el trinominal, Bianchi necesitaría otros 211 votos para conseguir él —y no Amar—el tercer cupo del distrito. El proyecto de ley asimila a los independientes de una lista como si actuaran como un solo “partido”, sin importar cuál sea la posición ideológica de cada independiente. Supongamos que Boric es de izquierda y Bianchi de derecha: podría darse la paradoja de que uno arrastre al otro y ambos sean electos. En este sistema trinominal en Punta Arenas, las dos mayores fuerzas políticas (Nueva Mayoría y Alianza) entran al Congreso, aunque el independiente asegura su inclusión gracias a un respaldo inusualmente elevado.
Asimismo, dos candidatos con mayor cantidad de votos que Amar quedarían fuera, pues sus listas no son tan competitivas como la de la Alianza.

¿Entonces?

La propuesta del Gobierno, catalogada como sistema proporcional moderado, permite una magnitud de distrito no inferior a 3 y no superior a 9 en caso de los diputados (para los senadores, el rango va entre 2 —sí, binominal— y 7). Antes de 1973, la magnitud podía llegar a 18, lo que claramente permitía una mayor representatividad, pero al mismo tiempo una mayor fragmentación. En definitiva, lo “moderado” del sistema proporcional propuesto implica que hay esfuerzos por corregir la distorsionada representatividad del actual sistema sin irse tampoco al otro extremo: nadie quiere una hidra, ese monstruo mitológico que por cada cabeza cortada le crecían dos del mismo cuello. Suficiente con el trinominal y unas pocas variaciones más, que no se necesita un bestiario completo.

Además, el proyecto ni siquiera impone un umbral mínimo que las colectividades deberían obtener para competir por un escaño. En numerosos países, si una lista o partido no consigue, por ejemplo, el 3% o incluso 5% de los votos a nivel nacional, puede quedar excluida(o) de la repartición de escaños.

El segundo elemento relevante para esta discusión es entender que parte de los males achacados al binominal son, en realidad, problemas de cualquier sistema proporcional. ¿Cómo podría entenderse, entonces, que en la simulación del nuevo distrito Copiapó-Vallenar sólo dos listas sean escogidas? Los sistemas proporcionales permiten un amplio arco de opciones y el elegido por el Gobierno es uno de entre incontables combinaciones existentes y posibles. En su defensa, uno al menos debe felicitar su diseño simple y entendible para el votante. Además, en su afán por mejorar trasvasije votos-escaños, la opción escogida por el Gobierno genera mayor representatividad que el que ha encajonado a Chile desde 1989, pero menor que el que existía antes de 1973.

Tercero, a nadie debería sorprenderle que un sistema electoral no es en sí mismo bueno o malo, perfecto o inútil. No. Todo depende del objetivo que se persiga. En el Chile de hoy se busca un sistema que dé poder de representatividad. Eso ya existe en la elección de concejales y consejeros regionales (cores). Y mire usted cómo el duopolio domina también en ellos. No obstante, la posibilidad de que las listas puedan incluir hasta el doble de candidatos que puestos por ocupar favorece a las coaliciones más consolidadas, en desmedro de los nuevos movimientos o de los independientes. De nuevo, eso no es ni bueno ni malo en sí mismo, sino conveniente para cada los intereses de cada quien. Pero de nuevo, si pensamos en el funcionamiento del sistema democrático, la presencia de partidos sólidos y transparentes es condición necesaria para un buen hacer de la política. Una proliferación de parlamentarios independientes y de partidos muy pequeños atomizaría la discusión legislativa hasta hacerla farragosa y sujeta a los intereses particulares de esos representantes. No resulta conveniente, entonces, exacerbar o promover la inclusión de independientes como si se tratase de un fin en sí mismo.

En definitiva, la reforma al sistema electoral binominal es a todas luces una necesidad. La propuesta del Ejecutivo mejorará los niveles esperados de representatividad, pero no a niveles radicalmente diferentes de los actuales. Seguirá habiendo candidatos arrastrados por otros, primeras mayorías individuales que no logren entrar al Congreso y listas subrepresentadas en el Legislativo. La actuación en listas seguirá siendo un factor de rentabilidad electoral, lo que beneficiaría sobre todo al duopolio Concertación/Nueva Mayoría y Alianza. Sólo independientes muy populares podrían ser electos, tal como sucede hoy.

Los cambios sí hacen mover el sistema electoral unos pasos más hacia la diversidad. Pero no la aseguran. Salvo para dejar al binominal encerrado en un cajón y reemplazarlo por el trinominal y otros artefactos.

Nota elquintopoder: Esta es la tercera entrada de una serie de Eduardo Olivares sobre la reforma al sistema electoral. Te invitamos a leer la primera parte, “¿Sabía usted que el binominal es un sistema proporcional?”, y la segunda parte, “Reforma electoral: el secreto impacto de la moderación”.

—————

Foto: www.fotopresidencia.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os."

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Una vez que la violencia ha comenzado no va a disminuir, sólo irá incremento, hasta que el miedo nos paralice y nos impida salir de la situación.
+VER MÁS
#Género

Violencia en pareja, que el amor no te mate

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?