Columna en Política
5
Difunde: Whatsapp

¿Quién provocó la ´sicosis de la bencina`?

Imagen

La “sicosis de la bencina” que se desató el miércoles 8 de julio no fue un hecho azaroso. Cuando desde la mitad de la tarde comenzó a expandirse a través de Whatsapp un mensaje que advertía del inminente paro de los transportistas de combustibles a contar de las 00:00 horas del jueves 9, que causaría desabastecimiento en las estaciones de servicio, era posible identificar algunas características que indicaban que estábamos frente a una acción planificada y cuyo objetivo era el que se alcanzó: colapsar las bombas de bencina, generando preocupación en la ciudadanía y mover el fantasma de otras épocas de nuestra historia.


¿Quiénes estuvieron detrás de la difusión de este rumor? ¿Qué objetivos buscaban esparciendo una información falsa? Estas son preguntas que los medios y la justicia deberían tratar de responder.

Analicemos algunos elementos de la trama que permiten apuntar a un diseño preestablecido.

Primero, la mentira se construyó a partir de un dato real, el malestar de un grupo importante de choferes de camiones de transporte de combustibles, quienes desde hace un tiempo vienen ejecutando funciones que a su juicio no les corresponde en la carga y descarga de combustible. La verosimilitud de historia completa, por tanto, parasita de este hecho cierto, a lo que se suma la aparición en los medios de algunos diputados que habían sostenido conversaciones con los choferes.

En segundo lugar, la hora en que se comenzó a difundir el rumor. Todo indica que fue en algún momento en torno a las 17:00 horas, cuando las personas están ya empezando a salir de sus trabajos. Los desmentidos oficiales tardarían algunas horas en aparecer, tiempo suficiente para que camino a sus hogares, muchas personas decidieran llenar los estanques de sus vehículos, “no fuera a ser cierta la información”. De haberse esparcido más temprano, las empresas (Copec y la Confederación Nacional de Transporte, en este caso) habrían alcanzado a desmentir y evitar las largas filas en las estaciones de servicio.

En tercer lugar, el mensaje se transmitió al principio de manera intensa por Whatsapp. Nuestros familiares, amigos y los contactos de nuestros celulares se convirtieron en nuestras fuentes de información. Es decir, personas con las cuales tenemos un filtro de confianza predefinido, nos hacían llegar una alerta, confiriéndole a ésta otro nivel de verosimilitud. ¿Por qué habría de mentirme mi cónyuge, mi mejor amigo, el colega de la oficina o el apoderado del curso de mi hijo?

Asociado al punto anterior, al parecer la difusión por Whatsapp fue más intensiva entre personas que viven en las comunas de Santiago oriente. En esto puede existir un sesgo en mis contactos o un sesgo en cómo los medios informaron sobre el colapso de las bombas. Sea cual sea la causa, lo efectivo es que sólo se vieron imágenes de bencineras saturadas en las comunas más acomodadas de la capital. ¿Por qué? Porque lo que ocurre en ellas llega de manera mucho más rápida (casi instantánea en este caso) a los medios de comunicación.

El rol de los medios de comunicación es otro punto. Quienes hayan diseñado este episodio, apostaban a que operaría la creciente dificultad de los medios para filtrar información que fluye en las redes (o en este caso a través de un sistema de mensajería). Y así fue. Las primeras reacciones de algunos medios difundieron el rumor sin haber confirmado con fuentes oficiales la información, amplificando exponencialmente su alcance y dándole, por tanto, status de verdad: si salió en la tele o lo escuchamos en la radio, es cierto. Carlos Orrego, socio de la empresa Brandmetric, especializada en análisis de redes, indicó que el primer mensaje en Twitter que alcanzó nivel de viralización (por el número de retuiteos que recibió), fue el de un periodista de Televisión Nacional. A esa hora, ya se registraban las primeras noticias de bombas de bencina colapsadas.

Curiosamente, el primer mensaje que Brandmetric detecta en Twitter sobre este rumor es de una cuenta que hasta ese momento había emitido tres mensajes y no tenía seguidores, mensaje que consultaba a la cuenta del canal 24 Horas de TVN sobre el supuesto paro.

Por último, pese a que a las 21:00 horas ya se encontraba completamente desmentido el rumor, vimos en horario prime cómo los noticieros interrumpían en varias oportunidades sus transmisiones para informes de “Última Hora” que se reducían a mostrar las largas filas en las bombas de bencina.

A esa hora, alguien sonreía detrás de la pantalla de un celular, comprobando el éxito de su operación comunicacional.

El corolario son las portadas de los principales diarios impresos del día siguiente, todos con la foto de las bencineras destacada.

A poco andar, el episodio se cerró con análisis que apuntan a la baja credibilidad de las redes sociales en general (como si el medio fuera responsable de la desinformación que provocan algunos de sus usuarios) o que empezarían a diluir la responsabilidad con afirmaciones tales como que “todos fuimos ‘cómplices’ de la difusión de este mensaje”, según sugirió Pablo Matamoros, asesor digital del ex presidente Piñera.

¿Quiénes estuvieron detrás de la difusión de este rumor? ¿Qué objetivos buscaban esparciendo una información falsa? Estas son preguntas que los medios y la justicia deberían tratar de responder. Tal como ocurrió para los aluviones de Atacama en marzo, cuando se habló de cientos de muertos apilados en la morgue del Hospital de Copiapó, será cada vez más frecuente este tipo de episodios, en los que de manera premeditada se intentará generar pánico utilizando sistemas de mensajería en línea y las redes sociales, el terror vía Whatsapp como bien describió Oscar Contardo.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de julio

Lo que queda es la duda de cual será el próximo evento de efecto rebaño…¿LCD gratis en una multitienda?..¿los Argentinos nos invaden y llegan en 2 horas?..
O, como hizo Orson Wells, el ataque extraterrestre…
El manejo de medios exige responsabilidad; y cuando no se sabe quien fue, un irresponsable puede inpunemente dejar la embarrada.

18 de julio

Fueron los pitufos… Andaban todos pitufi locos en una pitufi citroneta azul a exceso de pitufi velocidad gritando pitufi consignas y exhibiendo pitufi pancartas que decían Jobino Novoa al poder…

19 de julio

Yo le preguntaría al actor Daniel Muñoz si no fue su personaje “El Malo” que lanzó el rumor… En sus rutinas, con el Pollo Fuentes, siempre se hacía notar con esas salidas…

megatroncho

21 de julio

según la teoría conspiracionista , este rumor es considerado un ataque a la sociedad. la idea es causar estragos en los servicios básicos, q estos colapsen . no por nada hubo un tiempo donde se manifestaban en ciertos puntos criticos y a las 7 am. todos al mismo tiempo. bueno , esto tb es considerado un ataque a la sociedad.

23 de julio

Maldito celular, maldita peste que ha contaminado a medio Chile. Al almuerzo, comida, desayunos, etc el maldito celular robo toda comunicacion con hijos, conyuges, amigos. Cada uno en su propio mundo de imagenes que son ajenas, que son de otros. Para hacer el amor con la pareja se necesita solicitarlo por whatsap u otro sistema similar y durante el encontron, hay un deficit de atencion al hecho increible. Lo de la bencina?….mañana se soluciona. Lo de la familia ya casi inexistente, dudo que mejore.