#Política

Primarias presidenciales y realidad parlamentaria

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ante este escenario, más allá de quien resulte electo Presidente de la República, la invitación para quienes queremos construir un país distinto, es a romper el binominal, es ahí donde está la disputa relevante

El domingo recién pasado, más de tres millones de chilenas y chilenos se acercaron voluntariamente a las urnas, para votar en las elecciones primarias que definían a los candidatos presidenciales que llegarán a la papeleta en noviembre. Por el oficialismo fue electo Pablo Longueira, con un estrecho margen sobre el neoconservador Andrés Allamand (“neo” por acercarse más a Longueira en la etapa final de campaña, lo cual hipotecó su opción a mi juicio) y por parte – solo parte – de la oposición Michelle Bachelet.

Lo primero para sincerar posturas es que soy de quienes optaron por sufragar.  Dicho esto, agrego que es muy destacable la participación de más del 23% del padrón electoral, en una primaria inédita, cifra no considerada por ningún análisis previo. Al parecer la gente quiere participar o al menos sobrepasó expectativas lo que ocurrió el día de ayer. No caeré en análisis reduccionistas o lineales – como lo hace Patricio Navia – al mencionar que los chilenos no queremos marchas porque fueron más a votar que quienes se manifiestan en las calles, asumiendo que los que sí marchamos no votamos ayer.

El punto que me interesa exponer es que más allá de lo que ocurrió el domingo pasado, los motivos para que se desarrollaran las elecciones primarias presidenciales, al menos en el bloque opositor, es que había un resultado ya conocido y nunca es malo agregarle un poco de legitimidad a una política nacional que lo pide a gritos. Respecto del bloque oficialista, históricamente poco apegado a procesos democráticos, entendidos como un proceso más complejo que votar cada cierto tiempo, no haré referencia porque no me parece relevante en esta ocasión.

Si en realidad se quisiera realizar un proceso de fortalecimiento de la democracia, como muchos lo declaraban a los cuatros vientos el día de ayer, se habrían realizado primarias parlamentarias abiertas y vinculantes.  Esto habría permitido que nuevos referentes fueran parte de un proceso histórico, en donde realmente se hubiera expresado una voluntad de abrir la democracia y de formar una nueva mayoría. Pero ya sabemos que esto no fue así, por la “falta de acuerdo” de quienes dirigen los partidos políticos. Dirigencias que por cierto se están encargando de enterrar poco a poco a la Democracia Cristiana (los resultados y la soledad de Claudio Orrego en esta elección son un ejemplo), de demostrar que el Partido Socialista olvidó sus ideales hace rato y donde la ambición por el poder parece ser más fuerte y que además refleja que las bases de esos partidos se encuentran bastante disociadas de las cúpulas que las presiden.

El tema relevante es que quien sea Presidente (lo más probable es que sea electa Michelle Bachelet en segunda vuelta) es más bien indiferente si el congreso sigue conformado por esa suerte de empate técnico que da “estabilidad” al sistema político chileno. Lo importante se juega donde ahora reina el sistema binominal, es decir, las parlamentarias.  Resulta ¿curioso? que justo en esa instancia se haya optado por no realizar primarias. La verdad es que más que curioso es la voluntad de quienes están dirigiendo los partidos políticos actualmente y que juegan al progresismo, a la conexión casi demagógica con lo que “quiere la gente” pero que al momento de demostrar con hechos los discursos, algo pasa que todo se queda en nada.

Ese algo es el statu quo que parecen criticar, pero que en el fondo les gusta, ese que les impide sacar el binominal, que les ha llevado a apadrinar el sistema de mercado en educación, salud y previsión social e incluso a fomentarlo, pese a que la evidencia a nivel mundial muestra lo contrario.

Ante este escenario, más allá de quien resulte electo Presidente de la República, la invitación para quienes queremos construir un país distinto, es a romper el binominal, es ahí donde está la disputa relevante. Para esto se requiere colocar nuevos referentes en el parlamento como lo son Giorgio Jackson en Santiago, Francisco Córdova en Concepción, Gabriel Boric en Magallanes y algún liberal que pueda aparecer en algún distrito.

Los procesos democráticos toman tiempo, se requiere convicción y decisión, y me parece que las generaciones actuales tenemos que hacernos cargos del país que queremos construir. Por esto, hay que focalizar esfuerzos en las parlamentarias, dejemos el efecto mediático de las presidenciales para quienes viven de eso. Es hora de ponerse serios e involucrarnos en las decisiones relevantes.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
ana luisa

04 de julio

Buen analisis. Pero que sacamos opinar si no vale la pena. Porque nada va a cambiar. Solo cambiando el sistema. Pero mientras esten los apernados seguiremos igua. En cuanto ala dc.Se sepulto sola endiosandose y dejando de representarnos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno