#Política

Política y juegos de rol

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

«En la situación de emergencia social en la que nos encontramos y dada la gravedad de la crisis general (económica, política e institucional) a la que nos enfrentamos, ¿Qué sentido tiene dedicar tiempo a escribir un libro sobre Juego de tronos? ¿No es acaso una tarea ociosa? ¿No hay asuntos más importantes a los que prestar atención ante el drama social y político en el que estamos inmersos?» Así empieza la presentación del libro Ganar o morir. Lecciones políticas en Juego de tronos coordinado y escrito por el mismísimo Pablo Iglesias, y publicado justo antes de las elecciones europeas de este año. En esta obra coral participan, entre otros, los principales líderes de Podemos: Iñigo Errejón, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre. También Tania Sánchez, líder de IU.


La política no es un juego, no. Pero los juegos, para irritación de los sacerdotes de la verdad verdadera, pueden ayudarnos a comprender y a competir.

No, los autores no están ociosos políticamente, como se ha visto y se verá. Ni frivolizan. Ni se entretienen. Ni juegan, como algunos analistas apuntan. Tampoco confunden la ficción con la realidad, aunque no renuncian a los sueños. Lo nuevo es que en su concepción de política laboratorio han decidido utilizar la ficción, la literatura fantástica (o los juegos de rol) como fuentes inspiradoras e interpretadoras de la realidad, precisamente. Este enfoque, novedoso, junto a otras prácticas tecnopolíticas sitúa su oferta política como el resultado y producto de la innovación comunicativa, estratégica y analítica. Son tan estudiosos como activistas. Tan formados (y calculadores) como audaces (y ambiciosos). Esta visión técnica e innovadora de la política es su gran aportación, de momento, junto a la expectativa creada y la esperanza ofrecida a muchos sectores de la opinión pública.

Cuando hablamos de política, hablamos de ideas, de acciones… pero también de emociones, de sentimientos, de valores, de relaciones, de empatía y, en otro orden de cosas, de estrategia. En este sentido, la conexión entre política y juego es evidente y muy poco utilizada por la práctica política, a pesar de que su ficción lúdica permite posicionarse y jugar con diferentes roles logrando, con la experimentación vivida, un mejor itinerario para comprender situaciones y relaciones. Jugamos para imaginar, también. Justo eso, la imaginación, lo que falta también en nuestra política.

Son muchas las series de televisión, las películas o los juegos que se han inspirado en la política, o en los políticos; pero al revés, ¿Se inspiran éstos en algún juego o serie de ficción para desarrollar acciones, plantear estrategias o diseñar su comunicación, por poner algunos ejemplos? El libro escrito por el núcleo dirigente de Podemos analiza la popular serie (basada en la saga literaria del autor estadounidense Geoge R. R. Martin) con un claro objetivo: «Elaborar un original curso de ciencia política cuya lectura contribuya al análisis de ese complejo tablero que constituye la política en la que vivimos inmersos». No esconden sus retos, aunque se les acuse −torpe y permanentemente− de ocultar trayectorias, ideas o relaciones.

A pesar de ser una novela convertida en serie, los paralelismos e interpretaciones que se hacen de ella desde la política pueden trasladarnos fácilmente al universo de los juegos de rol. El origen de este tipo de juego se atribuye a William A. Gamson, profesor de Sociología en el Boston College (EE.UU.), que lo ideó como herramienta para enseñar habilidades de comunicación, entre otros temas vinculados a las ciencias políticas y la sociología. En este juego, la interpretación de un papel ficticio, que poco o nada tiene que ver con la realidad más cotidiana, y el poder de la imaginación para proyectar todo tipo de escenarios y personajes es un marco ideal para el ensayo y la preparación. Juego de tronos ha sido su laboratorio.

Pablo Iglesias, no quiere ser Khaleesi, un personaje de ficción, sino presidente. Ni Podemos aspira al Trono de Hierro, sino a La Moncloa. Su apuesta no es novela, es ensayo. Ensayo político. Y la realidad política española, su laboratorio. No sé si Mariano Rajoy, Pedro Sánchez o Artur Mas saben quiénes son, por ejemplo, los lannisters o los starks, pero si quieren jugar (competir) y ganar (derrotar) a Podemos deberán revisar su bagaje de literatura fantástica.

La política no es un juego, no. Pero los juegos, para irritación de los sacerdotes de la verdad verdadera, pueden ayudarnos a comprender y a competir. Como por ejemplo, Magic: The Gathering, maravilloso juego de cartas de rol, en el que debes organizar tu baraja y llegar a la partida con tus mejores cartas, después ordenarlas y utilizarlas a medida que vayan saliendo. Al final de todo, de lo que se trata es de dejar a tus contrarios con el mínimo de vidas (escaños) posibles, como afirma la ludóloga Imma Marín.

Lo que está en juego es el poder, el real. “Podemos” existe porque un imaginario “Sabemos” anterior ha estudiado mejor que nadie el escenario y el tablero (de juego) político, como le gusta decir al propio Pablo Iglesias. Así está la partida.

TAGS: España

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad