#Política

Piñera y Parisi: Dos caras para la misma moneda

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El próximo año será, sin duda, el comienzo de una abrumadora vorágine de transformaciones (entiéndase en el lenguaje de los 60). Parisi quiere jugar al gerente, cuando una mayoría estruendosa quiere jugar a ser fundador. ¿Qué le puede esperar si llegase a La Moneda? Probablemente, lo mismo que a Piñera ahora: la total incertidumbre. 

Debo hacer una confesión previa: el gobierno de Piñera me ha parecido bastante mejor de lo que se grita en las calles. Su gestión se puede regocijar con importantes logros: éxitos indiscutibles en materia económica, con un nivel de desempleo histórico, nos muestran un país pujante y efervescente, sumado a una sociedad potencialmente instruida y llena de expectativas comerciales y laborales. En fin, un feliz corolario para un gobierno de derecha, que como tal, prometió eso: números.

Sin embargo, la calle y todo lo que de ella nace, nos han advertido con agudeza la paradoja que encierra esta complaciente ecuación. Nos han mostrado un país oscuro, desigual, atrapado en una inmensa camisa de fuerza que le impide ver, sentir, y resolver lo que tanto le atormenta. Un diagnóstico tan variado como discutible. Algo confuso, pero fríamente real. ¿Cómo ocurre esto? Volvamos atrás.

Piñera es un hombre probadamente exitoso. No hay duda. Fue siempre el mejor en todo lo que hizo y se propuso. Luego de doctorarse, comenzó una loca carrera de emprendimientos y acumulación de riqueza. Tuvo epifanías, cercanas a la genialidad, en los negocios. Buenos amigos, mejores sueldos. Entró un poco tarde a la política, cuando ya los grandes del NO habían arriesgado sus carreras (y sus vidas) por la causa. Luego, extrañamente se unió a la derecha cuando la DC no le aguantó su soberbia y egolatría. ¡Todo un personaje!

El año 2009 era su momento. Él era el hombre, todos lo sabíamos. La Concertación despilfarró cómodamente su última candidatura, conscientes de que el país buscaba el cambio. Con una épica iluminadora, Piñera le mostró al país el desgaste y la ineficiencia de lo que alguna vez fueron grandes gobiernos. La solución era obvia y simple: hacer las cosas bien y dejar de hacerlas mal. Alejarse de lo político, de lo tradicional, volver a las leyes de la matemática, a las leyes de la robótica gestión de empresas. Y funcionó: se transformó en el primer candidato de derecha en ganar la presidencial en 50 años.

Lo que vino después es conocido. La Moneda se llenó de tecnócratas de la más variada gama de especialidades. Ministros totalmente desconocidos para la gente, del mundo empresarial en su mayoría, daban cuenta de una nueva forma de gobernar. Los 21 de mayo se llenaron de gráficos y balances, la retórica del Presidente, siempre optimista y segura, se encargaba de enrostrar los logros, que se sumaban cada nuevo mes. Números y más números. Lo que venía era francamente imprevisible. Había un malestar, es cierto, algo que no sonaba bien, pero nunca algo tan poderoso como lo que comenzó y ocurre hoy.

Esto fue así: bien entrado el gobierno, como una chispa que produce una reacción en cadena, revivió con una fuerza inusitada el movimiento estudiantil. Miles y miles de manos salieron a las calles a reclamarle al sistema (a la sociedad) un nuevo trato, una nueva forma de entender las cosas. Lo que empezó tímidamente con la educación, pasó rápidamente a ser un diagnóstico global de la sociedad. Ya era el momento para repensarlo absolutamente todo (y por todos).

Rápidamente, el Presidente pasó a ser un total extraño, un elemento tediosamente indeseado, contrario a todo, la antítesis de la vociferante voluntad de las masas. Lo que alguna vez fue un proyecto que representaba las aspiraciones de un nuevo país, degeneró en uno totalmente anacrónico. Los tiempos habían cambiado para no volver atrás, y el Presidente no estaba invitado a esta revolución (sí, a estas alturas qué duda cabe que lo es). El gobierno entró, y está, en una profunda crisis de representatividad. Poca gente lo quiere, muchos menos lo buscan. Su ideario-proyecto político está acabado, superado abruptamente en la praxis, por una contundente mayoría política y electoral que se vino de golpe, sin avisar, como de las peores sorpresas de fin de año. Esto, jamás alguien lo habría pensado en 2010.

Aquí entra Parisi. Él es, como Piñera, un hombre probadamente exitoso: me imagino debe tener empapelada su oficina de grados y distinciones académicas, y algunas elocuentes cartas de recomendación. Todo lo que querría un accionista de Blanco y Negro. En fin, Parisi, aunque sin el extenso prontuario político de Piñera, llega como él en 2009 proponiendo hacer política desde fuera de ella (y de la buena, como diría él). Su motivo es quitarles la política y el poder a los viejos animales del parlamento, todos enclaustrados en sus asientos de cuero y desprovistos de la más pura decencia que él tanto se autoproclama. La cosa es bien simple. Abrir los libros empastados, mantener la cabeza fría, y hacer caso a lo más obvio de las obviedades: hacer las cosas bien, y no hacerlas mal (de nuevo). Y esto le está funcionando: sube aparatosamente en las encuestas, y se perfila como el principal contendor de las candidatas del “duopolio”.

Pero los tiempos para Parisi ya no son los que fueron propicios para Piñera y su revolucionaria administración tecnocrática. La política pura y dura, ideológica, se tomó las calles, las universidades, los libros, y se apoderó total y excluyentemente de la discusión social. Ya no valen, como antes, los gráficos infalibles ni las minutas académicas exponiendo rendimientos innovadores. Ahora, está en juego la sociedad y sus más elementales valores: la democracia está en un momento único (histórico, me atrevería a decir). El próximo año será, sin duda, el comienzo de una abrumadora vorágine de transformaciones (entiéndase en el lenguaje de los 60). Parisi quiere jugar al gerente, cuando una mayoría estruendosa quiere jugar a ser fundador. ¿Qué le puede esperar si llegase a La Moneda? Probablemente, lo mismo que a Piñera ahora: la total incertidumbre. Porque este movimiento social y político tiene ideas, anhelos, tan radicales como variados, pero sobre todo, una magnitud y profundidad incierta.

Pero hay una diferencia determinante entre Piñera y Parisi. El Presidente ha logrado tortuosamente sostener durante su mandato el proyecto político que encabeza, debido al respaldo (unos más, otros menos) de una inmensa estructura institucional y electoral como son la UDI y RN. Sin ellos, todo se habría decantado por la desesperación. Parisi, en cambio, no tiene una maquinaria política detrás, de hecho, su principal orgullo es ostentar la independencia absoluta del poder político tradicional. Claramente eso lo tiene donde está, aunque el seguir especulando burdamente con la inteligencia política de esa manera, no puede sino darme total incertidumbre sobre el destino de un eventual gobierno suyo.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de octubre

tal vez Parisi hubiese sido electo en 2009 porque era lo que la gente pedía en su momento, pero ahora la gente quiere cambios sociales que un economista no puede dar.

carmen borbaran

17 de octubre

ESTAN DESESPERADOS PORQUE SE ESTA ACERCANDO DEMASIADO A LA META.

Claudio Costa Guajardo

17 de octubre

Paulo, te felicito, hiciste una descripción muy clara de lo que está pasando en el país y planteas con interrogantes concretas lo que puede pasar en el futuro. Además, debo decir que tu prosa es muy dinámica y fácil de seguir, muy buen vocabulario y mejor redacción.
No dejes de hacer tus crónicas, aportan mucho. Un abrazo.

Alex Eduardo Olivares Villablanca

17 de octubre

Efectivamente, los cambios sociales que este país reclama no pueden ser liderados por un economista, ya que, requiere de cambios profundos a la manera de hacer política y que la sociedad en su conjunto se beneficié de ellos, debido a que los postergados de siempre, (sin color político-partidista), hoy se dan cuenta que conforman el 70 u 80% de este país y los logros económicos sólo hacen que junto con ellos crece la desigualdad de esta sociedad y esto dejando fuera de la discusión al quintil de los más desposeídos.
Por todo lo antes expuesto esta gran masa de la sociedad, hoy se sabe mayoría, conoce y ejerce sus derechos y no están dispuestos a seguir esperando que por inercia o chorreo, el crecimiento sostenido de los índices económicos los alcance en forma más equitativa.

17 de octubre

Estimado,
Leí tu columna detalladamente y tiene buen uso de retorica ademas fundamenta muy bien tu opinión y hasta me logré hacer la idea de lo que sientes emocionalmente respecto a lo que se avecina políticamente.
Encuentro que de eso debe depender una columna, por algo es de opinión. He visto muchas “columnas” por aquí que parecen diarios, poseedores de la verdad absoluta.
Te felicito de verdad.
Joaquin

20 de octubre

Gracias !

cindy-iriarte

17 de octubre

El mayor logro de Parisi será quitar el tan preciado tercer lugar que tiene Meo, pero si queremos empezar a fantasear, y creer que puede llegar a primer lugar, es lógico pensar que el pueblo le hará el camino muy difícil, pero eso le pasará a Mathei o Bachelett, ya que esta especie de primavera chilensis no tiene cara ni ganas de terminarse, hay muchas cosas por resolver y la gente no tiene paciencia. Precisamente en este contexto tiene acidero la candidatura de Parisi ya que supo leer una sociedad de abusos y sobre eso ha levantado su campaña y le ha ido bien, no creo que Parisi cometa los mismos errores de Piñera en ese sentido, yo creo que este gobierno dejo varias cosas al limpio de lo que no hay que hacer, pero comparto que hacer política afuera de la política es un juego peligroso, ya que saltarse la jerarquía y no entender como funciona la comunicación llevó este gobierno a la funa pública.

18 de octubre

Ahora, es un poco tarde. Lo que dices es que el muerto era buena gente. Todo los chilenos saben esos cuentos y descaradamente, muchos politicos, tradicionales, continuan argumentando. La diferencia es que Franco Parisi sabiendo de la tarea gigantesca se lanza a candidato, con el objetivo de colocar en la agenda del pais una serie de medidas, que hace mucho tiempo, deberian haber sido implementadas, asuntos que afectan a todos nosotros.
– Intereses abusivos
– Ley de quiebra a las personas
– cambio del FUT,
– Educacion gratuita y de calidad, etc, etc.

Los intereses de algunos grupos economicos, mantienen este status-quo que sirve afanosamente la concentracion economica y el achaque permanente al ciudadano comun. Chile no puede ser un pais desarrollado, con este modelito. Todos los medianamente informados (elite) lo saben, entonces no quieren un pais desarrollado. Prefieren las ganancias. Si no, tendrian negocios con comportamiento etico. Necesitan ser fiscalizados.

Parisi, ademas, nos muestra que se puede hacer una campana politica con fondos minimos, con la real ayuda de los voluntarios motivados por las ideas practicas. Reune las firmas, con poquisimo espacio en los medios de comunicacion. Enfrenta a dos conglomerados politicos enormes, arcaicos, que esperan, sentados, casi durmiendo, que su candidatura se desinfle. Entonces, no se desinfla, cresce. Creo que hasta Parisi se sorprende. Es la gente, los habitantes de Chile, que hasta la coronilla de discursos ultrapasados, que quieren un cambio radical de los politicos, un rumbo diferente, un angulo que sobrepasa los esquemas de izquierda y derecha, inutiles hasta ahora.

Escuché, algunas veces, repetir “mandato” es una forma de abuso. Concuerdo plenamente. Los chilenos tambien quieren reglas claras y simples para todos, justicia plena, castigos rigorosos para los bandidos. Educacion de excelencia, gratuita en la basica y media, para emparejar un poco la cancha. Universidad Publica, de calidad y gratuita. Un sistema de salud preventivo, dedicado a la gente, no a la ganancia.
Ahora en esta etapa de la campana, Parisi esta a las puertas de pasar a segunda vuelta ( creo que pasa) aparecen un monton de opinologos que “sabian” y otros que atacaran con furia, pero el crecimiento es inexorable, es la gente que esta pasando un recado fuerte y directo, queremos que se atiendan todas las demandas que Parisi propone, que se escuche la gente. Entonces cuando se ataca a Parisi, se ataca a todos los votantes empoderados directamente y si Franco no llega a la presidencia, tendran que, governar con ellos
Vote inteligente.

21 de octubre

Concuerdo hasta cierto punto contigo, pero creo que te equivocas en algo: La “gente” como tú le llamas, pensando que te refieres a una gran mayoría de personas, no está con Parisi. Está con Bachelet, y por lejos. Por lo menos eso dicen las encuestas…
Saludos !

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El humor funciona como válvula de escape para tabúes sociales, como crítica social y genera la consolidación de la pertenencia a un grupo, además de funcionar como defensa contra el miedo y la ansiedad ...
+VER MÁS
#Sociedad

El chiste, su relación con el inconsciente y su impacto con lo social

Si el Frente Amplio piensa seguir por el camino de la pureza, simplemente terminarán siendo parte de un humo colectivo que no perdurará, ya que perderán la credibilidad mal lograda. El pasado está lleno ...
+VER MÁS
#Política

¿Hay algo nuevo en El Frente Amplio? Un par de dudas

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Popular

El desafío no es sólo “dejar contentos” a los actuales usuarios de la institucionalidad,  sino estar a la altura de las necesidades de un país, haciendo convivir las necesidades artísticas, cientí ...
+VER MÁS
#Política

Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio: nuevas oportunidades

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje