#Política

Piñera versus Piñera

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El incidente ocurrido el viernes 20 de agosto en la ceremonia de celebración del natalicio de Bernardo O’Higgins, en Chillán, provocado por el hecho de que el Presidente Piñera rompió una de las tradiciones de la ciudad en dicha fecha -el desfile de las agrupaciones ciudadanas luego del desfile militar-, confirma algo que ya pocos discuten: que muchas de las dificultades del nuevo gobierno se originan en el estilo ansioso e intempestivo del Mandatario. En este caso, además, su ministro de Defensa se encargó de arrastrarles el poncho a los chillanejos al decir que si no les gustaba que el acto fuera más corto y sin un desfile interminable, “felices, lo hacemos en Santiago”.

Algo hay en el temperamento del Mandatario que le acarrea problemas adicionales a los que plantea una tarea tan compleja y exigente como el ejercicio de la Presidencia. Son muchos los asuntos que el gobernante debe atender en los que se requiere que actúe con equilibrio y serenidad de juicio con el fin de adoptar el mejor curso de acción posible.
 
En nuestro sistema institucional, el Presidente de la República concentra muchas facultades y tiene que tomar cada día decisiones que pueden gravitar, para bien o para mal, en la vida de la población. Por ello, Piñera no puede actuar con apuro, pensando en el efecto inmediato –y mediático- de tal gesto o de tal declaración, u obsesionado por el impacto en las encuestas. Está obligado a medir sus pasos y a tomarles el peso a las palabras. Ya no es (o no debería ser) un hombre de negocios, urgido por aprovechar las oportunidades en la Bolsa; ya no es un candidato que busca votos de cualquier manera. Ahora es el Jefe del Estado. Ni más ni menos. Y después de cinco meses, el balance es deficitario.
 
No sabemos si sus asesores le han aconsejado que baje las revoluciones y muestre estatura de estadista, que sería el mejor consejo que podrían darle. El problema es que parece que él no escucha mucho y que su naturaleza lo empuja frecuentemente a actuar en un cierto sentido sin pensarlo dos veces. Fue imprudente, por ejemplo, al crear la expectativa de que el drama de los mineros atrapados en la mina San José se resolvería en pocos días, antes de tener una visión objetiva de la magnitud del desastre allí ocurrido. A diferencia de él, el ministro de Minería pareció darse cuenta desde el principio de cuán difícil iba a ser todo.

Chile necesita que al gobierno le vaya bien. Sería mezquino desear que Piñera cometa errores de bulto para que su coalición política pague las consecuencias. Lo que necesitamos es que los problemas se resuelvan, no que se agudicen. Y sucede que están dadas las condiciones básicas para que el país progrese. Los últimos datos sobre la actividad económica son muy positivos, lo que indica que, pese al terremoto, la siembra de las políticas aplicadas en los años anteriores puede traducirse en una buena cosecha. Si en los meses que vienen se crean muchos nuevos empleos, será bueno para el país en su conjunto.

Pero Piñera necesita actuar con moderación y sentido de Estado. Se nota demasiado que quiere sacar pequeñas ventajas por aquí y por allá, echando la culpa de determinados problemas al gobierno de la Presidenta Bachelet. Por ese camino no conseguirá mucho, como lo evidencian las encuestas. Es perfectamente válido que el Congreso y los ciudadanos juzguen lo hecho por el gobierno anterior, pero el nuevo gobierno tiene que responder a los retos de hoy, concentrarse en el esfuerzo por dar solución a las necesidades concretas, entre ellas las derivadas de la reconstrucción de la zona devastada por el terremoto.

Los gobernantes de mente abierta y espíritu autocrítico pueden aprender muchas cosas en el ejercicio del cargo. En el caso de Piñera, lo que más necesita es aprender a actuar con templanza. Fue valioso que invitara a La Moneda a los ex Presidentes y que haya manifestado disposición a escuchar sus consejos. Pero debe ser coherente. No puede un día llamar a la unidad nacional, y al siguiente disparar contra su predecesora.

Michelle Bachelet fue muy sobria al referirse a la conversación que mantuvo con Piñera el jueves 19. Es obvio que no podía dejar de mencionar las preocupaciones que le manifestó directamente, entre otras la apresurada y torcida presentación que él hizo de los primeros datos de la encuesta CASEN, con la visible intención de descalificar las políticas de protección social del gobierno anterior. De inmediato, la vocera de gobierno salió a decir que este no era el momento de la “crítica política pequeña”. ¿Acaso La Moneda pretende que Michelle Bachelet no responda a las críticas, sobre todo si la campaña descalificadora la encabeza el propio Piñera?

Por desgracia, da la impresión de que el Mandatario no puede controlar su naturaleza impulsiva y su deseo de “ganar algo” de inmediato. Nada bueno puede esperarse de ese estilo, que genera inquietud en las propias filas del oficialismo y erosiona la credibilidad del gobernante.

En este contexto, lo deseable es que las fuerzas opositoras mantengan la cabeza fría y actúen teniendo siempre presente el interés colectivo y las perspectivas de progreso del país.

—————————————————

Foto: http://gobiernodechile.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional