#Política

Pablo Longueira y la hegemonía de un cierto consenso

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La democracia debe ser hecha con consensos, pero eso no quiere decir que deba someterse a la política de los consensos, que es una herramienta ideológica de sectores dominantes. Es lo que podríamos llamar -ya que está tan de moda en este último tiempo- la “aplanadora” de la derecha.

Pablo Longueira volvió al escenario político, o si somos realistas, la verdad es que nunca se ha ido, ya que en los grandes medios ha estado presente hasta el cansancio, donde siempre se ha hablado de sus ganas de “servir a Chile”. Pero la cuestión es que hace unas horas se supo la noticia que en este supuesto afán de servir a Chile, el ex ministro de Piñera habría sido convocado por el Ministerio de Energía para hacer asesorías en esta materia.

Algunos aplaudieron la medida porque como se dice, Longueira es un gran servidor público y su pasado como gran dialogador en esto que se llamó la “democracia de los acuerdos” durante los noventa, lo pone en algo así como un cierto pedestal democrático. O por lo menos en lo que hemos entendido hace veinticuatro años como “democracia”. Porque lo cierto es que esta democracia consensuada -a la que a simple vista uno no podría sino aplaudir- es un concepto y una perspectiva hegemónica del ejercicio democrático post dictadura. Es la manera en que por medio de apretones de manos, sonrisas y fuertes carcajadas que daban a entender que la violencia había pasado, la Concertación veía subyugada su otrora rebeldía ante la concepción de realidad de la derecha. Uno de los íconos de eso ha sido Longueira.

Él ha sido uno de los grandes exponentes de esa construcción de un Chile que parecía entrando en un nuevo ciclo, pero que si somos sinceros, solamente estaba marchando en una dirección que convenía a un relato que no iba muy acorde con la realidad: el que planteaba que la dictadura era sólo el autoritarismo y una vez acabado esto, todo terminaba.

Por lo mismo, en el momento histórico que estamos viviendo hoy es importante preguntarse por qué es tan importante que Longueira aparezca en el escenario político. ¿Se quiere revivir una manera de hacer política? ¿Se quiere obviar la política de consensos que todo ejercicio democrático debe tener para suplantarlo por la política de los consensos? Porque es importante ver ahí las grandes diferencias entre estos dos conceptos. La democracia debe ser hecha con consensos, pero eso no quiere decir que deba someterse a la política de los consensos, que es una herramienta ideológica de sectores dominantes. Es lo que podríamos llamar -ya que está tan de moda en este último tiempo- la “aplanadora” de la derecha.

Pero una aplanadora que la Concertación no demoró mucho en asimilar como parte de su espíritu. Tal vez no por una maquinación maquiavélica como algunos ultrones intentan decir, sino porque luego de años y años de destrucción de la concepción real de democracia, construirla era más complicado, sobre todo cuando se estaba frente a quienes decían sostener en sus postulados lo que era la realidad. Pablo Longueira es uno de esos personajes que dijo manejar lo “real”, por ese “interés por Chile” que parece despojado de ideología, pero es quizás la visión más ideológica que hemos respirado en estos últimos cuarenta y tantos años.

Por lo tanto es importante ver qué signos son los que se quieren dar con esta incorporación de Longueira a Energía. Sobre todo por sus frases, como aquella que dice que colaboraría simplemente “como un ciudadano”. Pero no cualquier ciudadano, sino que uno de los conductores de esta peculiar democracia que pretendemos modificar.

Si bien el ministro Peñailillo en las últimas horas le ha quitado piso a este nombramiento, lo cierto es que hay un cierto afán de atribuirle a Longueira, de parte de la maquina medial de la derecha, un cierto valor por sobre el bien y el mal, lo que nos lleva a ver las intenciones de editores y periodistas, de darle un cariz estabilizador y garante de un alma transicional y por lo mismo, tranquilizador para ciertos aparatos de poder.

Si fue el Gobierno realmente quien impulsó esta incorporación, lo cierto es que hay una intención clara de poner a Pablo Longueira en el centro del debate, es decir, volver a crear la ilusión de que una política olvidable en muchos aspectos, llegó a poner orden.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de junio

Potente señal del capital internacional en HidroAysén , Ministro Pacheco lo representa. El capital de hacienda, nacional y criollo lo representa Colbún (Matte, Mercurio, etc.), sus tradicionales gestores deben abandonar el escenario para la modernización del país (Longueira, la nota de humor; igual es un abuso a sus derechos elementales). Los movimientos en CODELCO confirman lo mismo, una generación meritocrática debe hacerse cargo del país. La oferta de la NM es el ingreso a las ligas productivas internacionales, con industria local e inversión y tecnología foránea. Para eso el capital tradicional de comercio de piedras y celulosa debe abrirle paso.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable