#Política

Otras interpretaciones del fallo de La Haya

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Considero en extremo llamativo que a través de décadas de discusión y conflictos, bajo distintos gobiernos, en distintas etapas de nuestro proceso evolutivo como país, como sociedad y como región cono sur, no haya sido posible llegar a acuerdo.

Durante los días posteriores al fallo de La Haya por la delimitación marítima entre Perú y Chile se han abierto una serie de discusiones relacionada con la sentencia y las consecuencias de la misma. Se ha hablado mucho sobre cuáles fueron las ganancias y las pérdidas para cada bando, las responsabilidades de los gobiernos, el nuevo proceso de acomodación para la implementación de la sentencia, el desempeño de La Haya e incluso, si su actuación ha sido acorde a derecho – aspecto a mi juicio incuestionable en tanto su calidad como tribunal de justicia internacional.

Hoy quiero abrir el debate a dos aspectos menos patentes y que han pasado inadvertidos ante la opinión pública durante este torbellino de información, carente de visión de conjunto.

En primer lugar me refiero al dilema juicio v/s negociación precedente a lo que ha sido el actual dictamen. Muchas personas desconocen que antes de llegar a esta instancia existió una serie de discusiones e intentos de negociación que vienen a formar la antesala de nuestra situación actual y que se remontan por lo menos hace 50 años, y cuyo trajín no es objeto de este breve análisis. A modo de síntesis y con toda claridad podemos señalar que desde la guerra del Pacífico, Chile ha encontrado múltiples contiendas con otros países del cono sur que han tenido por objetivo limar las asperezas que en cuanto a límites, soberanía y uso económico han quedado en el tintero o simplemente no han sido objeto de interés en determinados momentos históricos.

Lo que no ha sido tan claro es cómo Chile llega a comparecer ante una instancia como el tribunal de La Haya. Lo más intrigante a mi juicio guarda relación con dos aspectos en particular. Por un lado, la incapacidad de ambos países para negociar un acuerdo sobre sus límites marítimos, y por otro, la valoración de un tribunal de justicia internacional como mejor método para resolver este tipo de conflictos. Considero en extremo llamativo que a través de décadas de discusión y conflictos, bajo distintos gobiernos, en distintas etapas de nuestro proceso evolutivo como país, como sociedad y como región cono sur, no haya sido posible llegar a acuerdo.

Sugiero como un aliciente importante a estas tensiones la dificultad para establecer una mesa de negociación en cuyo tablero se hayan considerado nuevas alternativas, nuevos intercambios y nuevos valores de interés para ambas partes. En negociación, al menos desde la perspectiva más actual, la premisa siempre es intentar la relación ganar – ganar, es decir, que todas las partes puedan considerarse ganadoras (en mayor o menor medida) y nunca perdedoras, puesto que esto graba necesariamente en una de las partes, intensificando o al menos perpetuando el conflicto.

El concepto es entonces “ampliar la torta” de negociación, es decir, ampliar los elementos o sus magnitudes  –materiales o inmateriales- para el intercambio y no cristalizar a las partes en una posición férrea (como ha sido en este caso). Y bueno, para ello tienen que existir reales intensiones de negociar, de ganar y que los otros ganen, de fortalecerse en conjunto (a juicio del lector quedará dirimir sobre este asunto).

Por otro lado, debo agregar que la instancia de un tribunal de justicia cierra las posibilidades reales de negociación, ello porque el tribunal, en su potestad y conocimiento dirime lo que en justicia corresponderá a cada parte, negándose la posibilidad de ampliar la torta y sometiendo la relación entre las partes a una de tipo perder-ganar o incluso a una perder-perder, si este así lo requiere.

El segundo de los aspectos centrales que considero inadvertido guarda relación con los efectos que genera el fallo en relación a situaciones de conflicto entre países que hasta el momento se consideraban en una especie de status quo, que implica imperceptibilidad ante la opinión pública y estancamiento en las relaciones internacionales.

Sin duda existen diversos conflictos internacionales similares a lo sucedido entre Perú y Chile que han encontrado estancamiento en estados de equilibrio que no permiten la resolución, ni tampoco la inclinación de la balanza hacia ningún lado. La reciente sentencia de La Haya no es inocua en este tema, puesto que impulsa y remueve los cimientos de los diversos status quo previos, agregando nueva evidencia internacional que pueda ser usada como precedente ante intermediadores o tribunales internacionales. Estos no solo son usados como precedentes ante la jurisprudencia internacional, sino que son incentivos tanto para la política internacional como la nacional y dependerá de cada país la utilidad que en ellos vea y la probidad que para con ellos considere.

Lo que es ineludible es que este ha sido un remezón de buena proporción y en los próximos meses veremos debates relacionados con lo que ya se ha comentado. Sin ir más lejos, Bolivia considera ya inamovible su posición frente a la resolución del conflicto limítrofe con Chile a través del tribunal de La Haya, donde no han descartado el diálogo y posible negociación, sin perjuicio de que no desistirán en el uso de este instrumento en el que depositan su confianza y sus anhelos de justicia (en palabras de la Ministro).

El llamado es a atender estos aspectos y tomar nota de los efectos de anteponer tribunales e intermediadores a la resolución bilateral, la negociación y la integración del cono sur.

——-

Foto: Wikimedia Commons

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de febrero

Existen una serie de instancias para que dos estados puedan resolver sus diferencias según consta en el Derecho Internacional, sin embargo, el Pacto de Bogotá obliga a los países miembros a ir a juicio en caso de conflicto, así lo hizo el Perú con Chile, quien se vio obligado a comparecer. Ahí está la limitación del Pacto de Bogotá, el cual anula toda posibilidad de negociación o de utilización de las diversas herramientas que proporciona el Derecho Internacional para resolver situaciones de conflicto entre dos estados. Por lo que el retirarse del Pacto de Bogotá no deja de ser una opción válida y de apertura de oportunidades en cuanto a negociaciones.
Por otra parte, Bolivia no tiene ninguna posibilidad de entablar un juicio contra Chile si es que nuestro país no lo acepta. Por lo que lo único que les queda es el diálogo y la negociación. Dejo dos documentos sobre este punto, saludos.

http://www.oas.org/dil/esp/a-42_objecion_chile_06-15-2011.pdf
http://www.oas.org/dil/esp/a-42_nota_389_chile_12-13-2011.pdf

28 de febrero

Interesante Rubén.
A pesar de que existen tal como tu dices estas obligaciones, no podemos negar que la negociación y el lobby siempre existen.
Tal como señalaba, existiendo posibilidad de acuerdo, y disposición, la dinámica del conflicto puede encontrar otras vías, incluso en instancias tribunales como las mencionadas.
Creo indiscutible que la cuestión tiene que ver con el enfoque de gobierno y las prioridades en materia internacional.
Chile a través de este gobierno a priorizado ciertos temas y a supeditado otros – por convicción ideológica, conveniencia, etc. -.
No critico esto, pero sostengo que debemos mantener una política de diálogo e integración intertemporal con nuestros vecinos, mal que mal, siempre van a serlo.

Saludos, y gracias por tu comentario.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los datos muestran un escandaloso porcentaje de exclusión normalizada. Se pone obstáculos a priori a los participantes que han aprobado el nivel secundario. Ni siquiera se les permite intentarlo.
+VER MÁS
#Educación

Selección Universitaria y datos 2018: exclusión académica estandarizada

En este presente conflicto, el temor pareciera ser una emoción recurrente, especialmente porque ante tal coyuntura hay definiciones económicas para cada espacio geográfico. Esta incertidumbre muestra có ...
+VER MÁS
#Sociedad

Entre el miedo y el orgullo: 110 años de rivalidad portuaria

Curiosamente, la variable clase media parece hacer una buena labor explicando la votación del candidato, pero en una forma justamente contraria a la propuesta por el relato modernizador.
+VER MÁS
#Política

Analizando el relato de la modernización desde los datos

"La iglesia católica no desaparecerá, pero en Chile y el mundo se avanza en una dirección en la que ella seguirá perdiendo influencia, perdiendo fieles y también perdiendo vocaciones sacerdotales. ...
+VER MÁS
#Religión

La coherencia vaticana

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento

¿En esta coyuntura, hubo algún interés de los obispos en proteger la integridad del Papa Francisco y evitar que cayera en el error? Desde luego, no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Papa Francisco ¿víctima de una confabulación?