#Política

Nuevo Contrato Social: yo te doy trabajo, tú te dejas envenenar

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Hasta cuándo va a ser de “mal gusto” o “políticamente incorrecto” hablar en contra del empleo -abusivo y venenoso-que ofrecen bandas de fascinerosos con plata como los de Agro Súper? No señor: l@s chilen@s no formamos un pueblo en estado tal de necesidad atroz y/o somos tan estúpidos, que estamos dispuestos a dejarnos envenenar, a vivir en pésimas condiciones reales, pero llenos de empleos que prometen plasmas y zapatillas de última generación.

Fantástico cómo de pronto se caen los discursos “oficiales” y se mira por las fisuras, por las grietas y hasta toparse con el lado oscuro, oculto: con el discurso de lo que no debe decirse. No en voz alta, al menos. Agro… ¿súper? Bueno, tal vez sí. Súper: ha hablado con la superioridad de unas palabras ya no tan “oficiales”. Ha usado otras.

Los empresarios en Chile justifican todo lo que hacen señalando un bien mayor. Pueden hacer cualquier cosa pero “dan trabajo y empleo”. Esta es la fórmula universal de legitimidad social: cualquiera que llegara a hablar en contra del empleo sería un loco, un desubicado, un insensible; parecería, en todo caso, asegurarse la furia popular.

Porque el pueblo, los pueblos, se nos dice, se repite, se nos hace creer, se machaca día tras día desde la televisión hasta las aulas universitarias –pasando por las agencias de publicidad y de relaciones públicas-, el pueblo chileno lo primero que quiere, ahora y siempre, es empleo. Y los empresarios son estos benditos que extienden sus inversiones para responder: sí.

La Gerencia de Agrosúper nos ha abierto los ojos. Gracias. Cierran su planta en Freirina. ¿Por qué? No porque le importe la gente; no porque la amedrenten las manifestaciones ciudadanas, no porque tengan al 70% de la opinión pública del país en contra. No. Cierran la planta por razones simples y comerciales: han calculado que así, obedeciendo las normas legales de cuidado al medioambiente y de respeto a las comunidades vecinas, así no hay negocio. Y lo más importante: lo han dicho públicamente. Ya no es necesario sospecharlo. No es necesario imputárselo: los empresarios se lo dicen abiertamente a l@s chilen@s.

De modo que, después de que este gobierno se atreve a decirles: cumplan con la ley ambiental, ellos están proponiendo a Chile este nuevo contrato social: “nosotros les damos pega; ustedes se dejan envenenar”.

Trabajo por contaminación: ese es el trato. La amenaza es: donde no nos dejen contaminar –cosa necesaria para obtener el nivel de utilidades que nosotros consideramos es hacer negocio en Chile-, nos vamos. Estimado lector: ¿considera usted válido que le ofrezcan elegir entre trabajo o contaminación? ¿De qué le sirve tener un trabajo si con ello termina pudriéndose la vida?

Porque nada de plantas industriales con tecnologías limpias, con filtros, con inversión en procesos de descontaminación. ¡No ven que eso hace muy caro producir, se rebajan nuestras utilidades, y se acaba el negocio! Comunidades de Chile: o nos dejan poner plantas industriales como a nosotros nos gustan, o no las van a tener.

¿Nos hablan de envenenamiento del aire, del suelo, de la napa subterránea, de los ríos y del mar? Es parte del precio. El precio que ustedes pagan; no nosotros, que, de pasada, no vivimos donde producimos. Y, al final, ¿de qué se quejan? ¿No se supone que estamos todos de acuerdo en la consigna: “dar empleo”?

¿Hasta cuándo va a ser de “mal gusto” o “políticamente incorrecto” hablar en contra del empleo -abusivo y venenoso-que ofrecen bandas de fascinerosos con plata como los de Agro Súper? No señor: l@s chilen@s no formamos un pueblo en estado tal de necesidad atroz y/o somos tan estúpidos, que estamos dispuestos a dejarnos envenenar, a vivir en pésimas condiciones reales, pero llenos de empleos que prometen plasmas y zapatillas de última generación.

—-

Foto: Acuerdos.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Gran Z Topanga

13 de diciembre

Excelente el reportaje. Como un simple lector y opinante me queda solo preguntar y la Institucióndas chilena, cuál es su culpa?/ porque estás empresas, se instalan segun el cumplimiento de las normas sanitarias…/ el estado, permite que estas empresas trabajen con las mínimas condiciones de respeto al medio ambiente: cuasando lo que ya sabemos, contaminación, enfermedades, etc….

13 de diciembre

gracias por sus palabras GRAN Z;
podemos añadir que lo más espectacular que nos anuncia
la gerencia de AgroS es que ni aun con esas condiciones
blandas de cuidado medioambiental y de trato con las comunidades vecinas, ellos aceptan “hacer negocio”;

es decir, les resulta insoportable comercialmente invertir
aunque sea lo mínimo en tecnologías menos contaminantes;
l@s chilen@s estamos ya PUBLICAMENTE advertidos:
o los dejamos que nos envenenen o no nos dan empleo….

–si usted se fija, son dos maneras de ofrecer la muerte

pedro perez campos

13 de diciembre

y usted a quien le da pega?

13 de diciembre

¿por qué su pregunta Pedro?
lo mismo podría usted preguntar: ¿quién me da pega a mí?

imaginemos que alguien me da trabajo a mí;
¿tengo derecho y el deber de preguntar y saber si
es un trabajo con consecuencias contaminantes
para mi cuerpo, para el de mi familia, mis hijos?
con efectos contaminantes para el pueblo donde vivo,
para el agua que tomamos
¿no cree usted que estas preguntas son simplemente
básicas?
¿que saca usted con tener un trabajo donde le paguen
diez millones si en diez años usted y su familia
estarán enfermos o muertos por los efectos de este trabajo?

¿cómo podría usted disfrutar de esos millones?
a menos que nos hagamos todos los locos, ¿no?
y un empresario, ¿no tiene el deber de crear empleos
que no envenenen a la gente?
a la gente como usted y yo, por ejemplo

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros